Free
Texto

12/12/2012 18:01 (UTC)

MÉXICO SALUD

Experto advierte que impuesto a refrescos en México no bajará la obesidad

México, 12 dic (EFE).- La subida se un 20 % en los impuestos a los refrescos tendrá una incidencia mínima sobre su consumo y por tanto no servirá para reducir la obesidad y enfermedades como la diabetes, aseguró hoy el doctor en Economía Mario Rodarte.



"En los refrescos la demanda es muy inelástica respecto al precio, no se nota que haya una disminución importante cuando se aumenta, por lo tanto va a ser un instrumento recaudatorio que va a afectar al ingreso de las personas, que van a dejar de consumir otro tipo de cosas para seguir consumiendo refrescos", advirtió el experto, doctorado en Economía por la Universidad de Texas A&M.



El Senado mexicano envió ayer a la Cámara de Diputados una iniciativa de reformas a la Ley de Impuestos Especiales sobre Producción y Servicios (IEPS) que aplica una tasa tributaria del 20 % a las aguas mineralizadas, refrescos, concentrados, polvos, jarabes, esencias o extractos de sabores.



La justificación de esta medida es que ante los altos niveles de obesidad infantil y de diabetes en México hay que establecer nuevos impuestos para frenar el consumo de estas bebidas, recaudación que se dedicaría al Sector Salud para la atención de estas enfermedades.



"Si se observa el patrón de consumo de este tipo de bebidas en la sociedad, realmente es la fuente de energía para muchas personas, sobre todo trabajadores de bajos ingresos que no tienen otra forma de satisfacer sus requerimientos energéticos en el día y esas personas se van a ver sumamente afectadas", apuntó Rodarte.



Para el exvicepresidente de la Junta de Gobierno del INEGI y director general del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado esta medida es "precipitada" porque "no está estudiado a fondo el problema ni a qué se debe".



"No conocemos nada del problema, estamos dando palos de ciego y simplemente pensando que si elevamos el precio de las bebidas endulzadas va a disminuir la obesidad y eso es muy poco probable", aseguró el Doctor.



Según la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012, el 34,4 % de los niños de 5 a 11 años tienen sobrepeso y obesidad, mientras que en los adultos el dato sube hasta el 73 % para las mujeres y el 69,4 % para los hombres.



En opinión de Rodarte, lo primero que habría que hacer es un estudio sobre dónde se da la mayor incidencia, a qué edades, de qué tipo de familias proceden las personas obesas, entre otras cosas, para conocer la verdadera radiografía del problema.



"Se dice que son en los niños y jóvenes, pero no son todos. En las escuelas privadas, donde es gente con recursos económicos, se nota que hay menos casos de personas obesas que en esos lugares en donde el índice de pobreza es mayor", dijo



Por ello, Rodarte está convencido de que hay una correlación entre la cuestión de la pobreza y la obesidad.



"Si se hace un recorrido aleatorio por las zonas pobres de la ciudad, lo que se encuentra fuera de las escuelas es una mayor incidencia de puestos callejeros, accesibles para jóvenes y niños, que hacen que estos tengan una pésima dieta", apuntó.



Así, en su opinión lo que se tendría que hacer es una política pública en donde actúen conjuntamente la autoridad educativa, la autoridad de salud y hasta la fuerza pública para, entre otras cosas, erradicar que en los alrededores de las escuelas se venda comida chatarra (comida basura). EFE

pem/ag

(foto)

Sugerencias de Producto

Texto
Texto Andalucía
Vídeo
EFE VÍDEO Internacional para España
Vídeo
EFE VÍDEO España
Foto
Gráfico deportes España
Foto
Fototeca
Reportaje
Reportajes general España
Foto
Gráfico Galicia
Texto
EFECOM