Free
Texto

09/01/2015 20:09 (UTC)

CHINA ECUADOR

Correa cierra viaje oficial buscando inversión china para astilleros Ecuador

Shanghái (China), 9 ene (EFE).- El presidente de Ecuador, Rafael Correa, concluyó hoy su segundo viaje oficial a China en Shanghái, su capital económica, donde presidió un foro de inversiones ante unos 300 empresarios chinos, y visitó los mayores astilleros del país, buscando inversión para abrir astilleros propios en Ecuador.

Este viaje de Estado en China, su segundo desde el que llevó a cabo en noviembre de 2007, ha supuesto todo un "éxito" para Ecuador, aseguró a Efe hoy el propio Correa, ya que se han superado sus espectativas y se han logrado compromisos de inversión por parte de China de más de 7.000 millones de dólares.

A estos frutos, tras su paso en Pekín por el primer foro ministerial entre China y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC), de la que Ecuador asumirá, por elección entre los países miembros, la presidencia pro témpore este mes, Correa exprimió su jornada en Shanghái en busca de más oportunidades.

El presidente ecuatoriano inició el día presidiendo un desayuno de trabajo ante medio centenar de empresarios ecuatorianos, con los que se reunió poco después con varios fabricantes chinos de cocinas de inducción, como el gigante de los electrodomésticos Haier.

Su objetivo es introducir en el mercado ecuatoriano cerca de tres millones de cocinas de inducción para 2015, para que sus 15 millones de habitantes empiecen a sustituir sus caros y contaminantes cocinas actuales por aparatos eléctricos mucho más eficientes y baratos en su consumo, gracias a la reforma energética que emprende el país.

El propio Gobierno ecuatoriano, que busca en China fabricantes que ofrezcan cocinas de calidad, con servicio técnico y precio competitivo, se plantea adquirir medio millón de esos aparatos para distribuirlos entre familias necesitadas, aparte de los que entren en el mercado a precios atractivos.

Esto se espera que contribuya a reducir el consumo energético de millones de hogares, mientras a partir de 2016 ocho nuevos proyectos hidroeléctricos revolucionarán el sistema energético del país, que pasará, de tener carencias e importar a electricidad, a tener en esa fuente el 90% de su energía e incluso exportarla a países vecinos.

De todo esto habló Correa en un foro de atracción de inversiones ante más de 300 empresarios chinos, de unas 270 firmas del este y el centro del gigante asiático, tras el que se reunió con la mayor autoridad política local, el alcalde de Shanghái, Yang Xiong, con quien mantuvo un almuerzo de trabajo.

Entonces el presidente ecuatoriano y su delegación se trasladaron a las afueras de Shanghái, hasta la isla fluvial de Changxing, en la desembocadura del gigantesco río Yangtsé, donde se encuentran los astilleros de Jiangnan, los más antiguos y grandes del gigante asiático, donde se arman grandes buques mercantes y de defensa.

Dependen del segundo mayor grupo chino del sector, la Corporación Estatal de Construcción Naval de China (CSSC), que se ocupa de gran parte de los barcos construidos por China en el este y el sur del país, y que ha armado en las últimas décadas más de 1.900 buques, incluidos de alta tecnología como los de gas natural licuado (GNL).

Correa visitó sus instalaciones antes de abandonar el país, y explicó a Efe que su intención es dotar a Ecuador de unos astilleros propios, para la fabricación de petroleros y que el país deje de tener que alquilarlos, y porque suponen "una actividad movilizadora de toda la sociedad" y crean puestos de trabajo.

"Es una de nuestras industrias prioritarias", señaló, y adelantó que "muy probablemente empezaremos pronto a construir nuestros astilleros con CSSC".

Para ese proyecto, dijo, "estamos acabando el estudio de prefactibilidad, lo tendremos acabado a final de enero, con la ubicación, a grandes rasgos, y desde ahí veremos cuál es la mejor oferta para hacer un contrato de EPC: ingeniería, procura y construcción, todo junto".

"La ventaja de CSSC es que es pública, y de acuerdo a la ley ecuatoriana, a la empresa pública podemos otorgarle directamente el contrato, y vendría con financiación de China, así que eso nos resuelve todos los problemas" y sería la solución más eficaz y rápida posible, destacó.

"Porque lo más caro, y el recurso más escaso que tiene el país, es el tiempo: hemos perdido demasiado tiempo para el desarrollo, así que en principio, el camino más corto es el mejor", concluyó, aunque aclaró que se tardará dos o tres años en ver el resultado.

"Esto no lo veré en mi Gobierno", afirmó, "pero no trabajamos para futuras elecciones, sino para futuras generaciones". EFE

jad/jla

(foto)(vídeo)

Sugerencias de Producto

Texto
EFECOM Internacional
Texto
EFECOM
Texto
Texto economía motor
Texto
Texto internacional general para España
Foto
Fototeca
Texto
Texto Andalucía
Texto
Texto España
Texto
Texto deportes general España