Reportaje

11/09/2009 12:00 (UTC)

ESPECTÁCULOS

Zapatos de tango, arte y negocio con sello argentino

La elaboración del calzado específico para bailar tango en Argentina, se ha convertido en un arte y un negocio capaz de llegar a cualquier lugar del mundo.

DESTACADOS:.

-- Los aficionados y profesionales del tango son conscientes de que el calzado es lo primero que se mira en un bailarín.

-- La confección del zapato de tango comienza con el "cortado" de las alrededor de cuarenta piezas que componen cada par de zapatos en el material elegido por el cliente, para lo que se utilizan diferentes moldes.

-- Todo bailarín de tango debe tener, como mínimo, unos zapatos clásicos, cerrados, de cuero negro y suela de cromo antideslizante habitualmente, que rondan los 300 pesos (78,5 dólares), y a partir de ahí se abre un amplio abanico de posibilidades.



Con suela de cromo o cuero, con taco alto o bajo, zapatillas, sandalias o zapatos cerrados, con charol o cabretilla; las posibilidades son cada vez mayores para los aficionados y profesionales del tango, que dedican a esta prenda una atención primordial porque son conscientes de que el calzado es lo primero que se mira en un bailarín.

Igual que ocurre desde hace décadas con las letras, la música...

La elaboración del calzado específico para bailar tango en Argentina, se ha convertido en un arte y un negocio capaz de llegar a cualquier lugar del mundo.

DESTACADOS:.

-- Los aficionados y profesionales del tango son conscientes de que el calzado es lo primero que se mira en un bailarín.

-- La confección del zapato de tango comienza con el "cortado" de las alrededor de cuarenta piezas que componen cada par de zapatos en el material elegido por el cliente, para lo que se utilizan diferentes moldes.

-- Todo bailarín de tango debe tener, como mínimo, unos zapatos clásicos, cerrados, de cuero negro y suela de cromo antideslizante habitualmente, que rondan los 300 pesos (78,5 dólares), y a partir de ahí se abre un amplio abanico de posibilidades.



Con suela de cromo o cuero, con taco alto o bajo, zapatillas, sandalias o zapatos cerrados, con charol o cabretilla; las posibilidades son cada vez mayores para los aficionados y profesionales del tango, que dedican a esta prenda una atención primordial porque son conscientes de que el calzado es lo primero que se mira en un bailarín.

Igual que ocurre desde hace décadas con las letras, la música...

La elaboración del calzado específico para bailar tango en Argentina, se ha convertido en un arte y un negocio capaz de llegar a cualquier lugar del mundo.

DESTACADOS:.

-- Los aficionados y profesionales del tango son conscientes de que el calzado es lo primero que se mira en un bailarín.

-- La confección del zapato de tango comienza con el "cortado" de las alrededor de cuarenta piezas que componen cada par de zapatos en el material elegido por el cliente, para lo que se utilizan diferentes moldes.

-- Todo bailarín de tango debe tener, como mínimo, unos zapatos clásicos, cerrados, de cuero negro y suela de cromo antideslizante habitualmente, que rondan los 300 pesos (78,5 dólares), y a partir de ahí se abre un amplio abanico de posibilidades.



Con suela de cromo o cuero, con taco alto o bajo, zapatillas, sandalias o zapatos cerrados, con charol o cabretilla; las posibilidades son cada vez mayores para los aficionados y profesionales del tango, que dedican a esta prenda una atención primordial porque son conscientes de que el calzado es lo primero que se mira en un bailarín.

Igual que ocurre desde hace décadas con las letras, la música...

La elaboración del calzado específico para bailar tango en Argentina, se ha convertido en un arte y un negocio capaz de llegar a cualquier lugar del mundo.

DESTACADOS:.

-- Los aficionados y profesionales del tango son conscientes de que el calzado es lo primero que se mira en un bailarín.

-- La confección del zapato de tango comienza con el "cortado" de las alrededor de cuarenta piezas que componen cada par de zapatos en el material elegido por el cliente, para lo que se utilizan diferentes moldes.

-- Todo bailarín de tango debe tener, como mínimo, unos zapatos clásicos, cerrados, de cuero negro y suela de cromo antideslizante habitualmente, que rondan los 300 pesos (78,5 dólares), y a partir de ahí se abre un amplio abanico de posibilidades.



Con suela de cromo o cuero, con taco alto o bajo, zapatillas, sandalias o zapatos cerrados, con charol o cabretilla; las posibilidades son cada vez mayores para los aficionados y profesionales del tango, que dedican a esta prenda una atención primordial porque son conscientes de que el calzado es lo primero que se mira en un bailarín.

Igual que ocurre desde hace décadas con las letras, la música...

La elaboración del calzado específico para bailar tango en Argentina, se ha convertido en un arte y un negocio capaz de llegar a cualquier lugar del mundo.

DESTACADOS:.

-- Los aficionados y profesionales del tango son conscientes de que el calzado es lo primero que se mira en un bailarín.

-- La confección del zapato de tango comienza con el "cortado" de las alrededor de cuarenta piezas que componen cada par de zapatos en el material elegido por el cliente, para lo que se utilizan diferentes moldes.

-- Todo bailarín de tango debe tener, como mínimo, unos zapatos clásicos, cerrados, de cuero negro y suela de cromo antideslizante habitualmente, que rondan los 300 pesos (78,5 dólares), y a partir de ahí se abre un amplio abanico de posibilidades.



Con suela de cromo o cuero, con taco alto o bajo, zapatillas, sandalias o zapatos cerrados, con charol o cabretilla; las posibilidades son cada vez mayores para los aficionados y profesionales del tango, que dedican a esta prenda una atención primordial porque son conscientes de que el calzado es lo primero que se mira en un bailarín.

Igual que ocurre desde hace décadas con las letras, la música...

Contenidos del Reportaje:

<
>

Los aficionados y profesionales del tango son conscientes de que el calzado es lo primero que se mira en un bailarín. En la imagen, varias parejas durante la VII edición del Campeonato Mundial de Baile de Tango desarrollado en agosto de 2009 en Buenos Aires. EFE/Leo La Valle

Victorio Zingale, porteño de origen italiano, lleva más de 60 de sus 75 años dedicado a la confección de calzado, pero fue el pedido de un milonguero a comienzos de la década de los ochenta para que arreglara las puntas de sus zapatos de tango lo que le hizo introducirse en esta especialidad. EFE/Cézaro De Luca

En Buenos Aires, Argentina, cuna del tango por excelencia, la elaboración y el diseño del calzado específico para esta disciplina se ha convertido en todo un arte y en un negocio capaz de llegar a los lugares más recónditos del mundo. EFE/Cézaro De Luca

Victorio Zingale en su taller de Buenos Aires. EFE/Cézaro De Luca

El tango se ha convertido para muchos argentinos en una forma de vida. EFE/Emilio Naranjo

Sugerencias de Producto

Vídeo
EFE VÍDEO Internacional para España
Texto
Texto internacional general para España
Foto
Gráfico Cataluña
Foto
Fototeca
Vídeo
EFE VÍDEO
Vídeo
EFE VÍDEO España
Texto
Texto Castilla y León
Foto
Gráfico Galicia