Reportaje

24/10/2002 12:00 (UTC)

GENTE/FAMOSOS

Woody Allen: calor popular en España

  • Fecha: 24/10/2002 12:00 (UTC)
  • Autor: Manuel Carretero
  • Fotos: 6
  • Palabras: 919
  • Referencia: 4000006238

El cineasta norteamericano dedicó sus primeras horas de estancia en la ciudad de Oviedo, donde recibe el Premio Príncipe de Asturias de las Artes, a tomar contacto con la cultura asturiana, incluida la gastronómica, en un paseo por las calles de la ciudad junto a su esposa, Soon-Yi, en el que pudo apreciar la admiración que provoca entre los aficionados al cine. Además, el director de “La rosa púrpura de El Cairo” y “Bananas”, habló del cine de Hollywood, aunque no muy bien: “En mi país, cuando quieres ir al cine y piensas un poco, casi siempre vas a ver una película que no es de Estados Unidos”.

La familia Allen llegó a Oviedo a primera hora de la tarde del 23 de octubre, en un vuelo privado desde Nueva York. El cineasta y su séquito, compuesto por una decena de personas, se dirigieron al hotel Reconquista - donde se alojan los galardonados con el Príncipe de Asturias- en una comitiva de varios vehículos, entre ellos una furgoneta con un abundante equipaje de una veintena de bultos, entre ellos varios cochecitos de niños.

Y es que el cineasta y su esposa viajaron a Oviedo acompañados por las dos hijas que adoptaron. En la puerta del hotel, Allen, visiblemente cansado, sostenía en brazos a la pequeña Manzie Tio, y saludó con un escueto “Hola, muchas gracias” a los numerosos admiradores que le recibieron con una ovación. A su lado, Soon Yi sostenía en brazos a su otra hija, Bechet, un nombre que recibió en honor al ídolo de Allen, el clarinete Sidney Bechet.

Tras descansar unos momentos, el matrimonio Allen salió del hotel para comer en un típico restaurante asturiano del casco...

  • Fecha: 24/10/2002 12:00 (UTC)
  • Autor: Manuel Carretero
  • Fotos: 6
  • Palabras: 919
  • Referencia: 4000006238

El cineasta norteamericano dedicó sus primeras horas de estancia en la ciudad de Oviedo, donde recibe el Premio Príncipe de Asturias de las Artes, a tomar contacto con la cultura asturiana, incluida la gastronómica, en un paseo por las calles de la ciudad junto a su esposa, Soon-Yi, en el que pudo apreciar la admiración que provoca entre los aficionados al cine. Además, el director de “La rosa púrpura de El Cairo” y “Bananas”, habló del cine de Hollywood, aunque no muy bien: “En mi país, cuando quieres ir al cine y piensas un poco, casi siempre vas a ver una película que no es de Estados Unidos”.

La familia Allen llegó a Oviedo a primera hora de la tarde del 23 de octubre, en un vuelo privado desde Nueva York. El cineasta y su séquito, compuesto por una decena de personas, se dirigieron al hotel Reconquista - donde se alojan los galardonados con el Príncipe de Asturias- en una comitiva de varios vehículos, entre ellos una furgoneta con un abundante equipaje de una veintena de bultos, entre ellos varios cochecitos de niños.

Y es que el cineasta y su esposa viajaron a Oviedo acompañados por las dos hijas que adoptaron. En la puerta del hotel, Allen, visiblemente cansado, sostenía en brazos a la pequeña Manzie Tio, y saludó con un escueto “Hola, muchas gracias” a los numerosos admiradores que le recibieron con una ovación. A su lado, Soon Yi sostenía en brazos a su otra hija, Bechet, un nombre que recibió en honor al ídolo de Allen, el clarinete Sidney Bechet.

Tras descansar unos momentos, el matrimonio Allen salió del hotel para comer en un típico restaurante asturiano del casco...

  • Fecha: 24/10/2002 12:00 (UTC)
  • Autor: Manuel Carretero
  • Fotos: 6
  • Palabras: 919
  • Referencia: 4000006238

El cineasta norteamericano dedicó sus primeras horas de estancia en la ciudad de Oviedo, donde recibe el Premio Príncipe de Asturias de las Artes, a tomar contacto con la cultura asturiana, incluida la gastronómica, en un paseo por las calles de la ciudad junto a su esposa, Soon-Yi, en el que pudo apreciar la admiración que provoca entre los aficionados al cine. Además, el director de “La rosa púrpura de El Cairo” y “Bananas”, habló del cine de Hollywood, aunque no muy bien: “En mi país, cuando quieres ir al cine y piensas un poco, casi siempre vas a ver una película que no es de Estados Unidos”.

La familia Allen llegó a Oviedo a primera hora de la tarde del 23 de octubre, en un vuelo privado desde Nueva York. El cineasta y su séquito, compuesto por una decena de personas, se dirigieron al hotel Reconquista - donde se alojan los galardonados con el Príncipe de Asturias- en una comitiva de varios vehículos, entre ellos una furgoneta con un abundante equipaje de una veintena de bultos, entre ellos varios cochecitos de niños.

Y es que el cineasta y su esposa viajaron a Oviedo acompañados por las dos hijas que adoptaron. En la puerta del hotel, Allen, visiblemente cansado, sostenía en brazos a la pequeña Manzie Tio, y saludó con un escueto “Hola, muchas gracias” a los numerosos admiradores que le recibieron con una ovación. A su lado, Soon Yi sostenía en brazos a su otra hija, Bechet, un nombre que recibió en honor al ídolo de Allen, el clarinete Sidney Bechet.

Tras descansar unos momentos, el matrimonio Allen salió del hotel para comer en un típico restaurante asturiano del casco...

  • Fecha: 24/10/2002 12:00 (UTC)
  • Autor: Manuel Carretero
  • Fotos: 6
  • Palabras: 919
  • Referencia: 4000006238

El cineasta norteamericano dedicó sus primeras horas de estancia en la ciudad de Oviedo, donde recibe el Premio Príncipe de Asturias de las Artes, a tomar contacto con la cultura asturiana, incluida la gastronómica, en un paseo por las calles de la ciudad junto a su esposa, Soon-Yi, en el que pudo apreciar la admiración que provoca entre los aficionados al cine. Además, el director de “La rosa púrpura de El Cairo” y “Bananas”, habló del cine de Hollywood, aunque no muy bien: “En mi país, cuando quieres ir al cine y piensas un poco, casi siempre vas a ver una película que no es de Estados Unidos”.

La familia Allen llegó a Oviedo a primera hora de la tarde del 23 de octubre, en un vuelo privado desde Nueva York. El cineasta y su séquito, compuesto por una decena de personas, se dirigieron al hotel Reconquista - donde se alojan los galardonados con el Príncipe de Asturias- en una comitiva de varios vehículos, entre ellos una furgoneta con un abundante equipaje de una veintena de bultos, entre ellos varios cochecitos de niños.

Y es que el cineasta y su esposa viajaron a Oviedo acompañados por las dos hijas que adoptaron. En la puerta del hotel, Allen, visiblemente cansado, sostenía en brazos a la pequeña Manzie Tio, y saludó con un escueto “Hola, muchas gracias” a los numerosos admiradores que le recibieron con una ovación. A su lado, Soon Yi sostenía en brazos a su otra hija, Bechet, un nombre que recibió en honor al ídolo de Allen, el clarinete Sidney Bechet.

Tras descansar unos momentos, el matrimonio Allen salió del hotel para comer en un típico restaurante asturiano del casco...

  • Fecha: 24/10/2002 12:00 (UTC)
  • Autor: Manuel Carretero
  • Fotos: 6
  • Palabras: 919
  • Referencia: 4000006238

El cineasta norteamericano dedicó sus primeras horas de estancia en la ciudad de Oviedo, donde recibe el Premio Príncipe de Asturias de las Artes, a tomar contacto con la cultura asturiana, incluida la gastronómica, en un paseo por las calles de la ciudad junto a su esposa, Soon-Yi, en el que pudo apreciar la admiración que provoca entre los aficionados al cine. Además, el director de “La rosa púrpura de El Cairo” y “Bananas”, habló del cine de Hollywood, aunque no muy bien: “En mi país, cuando quieres ir al cine y piensas un poco, casi siempre vas a ver una película que no es de Estados Unidos”.

La familia Allen llegó a Oviedo a primera hora de la tarde del 23 de octubre, en un vuelo privado desde Nueva York. El cineasta y su séquito, compuesto por una decena de personas, se dirigieron al hotel Reconquista - donde se alojan los galardonados con el Príncipe de Asturias- en una comitiva de varios vehículos, entre ellos una furgoneta con un abundante equipaje de una veintena de bultos, entre ellos varios cochecitos de niños.

Y es que el cineasta y su esposa viajaron a Oviedo acompañados por las dos hijas que adoptaron. En la puerta del hotel, Allen, visiblemente cansado, sostenía en brazos a la pequeña Manzie Tio, y saludó con un escueto “Hola, muchas gracias” a los numerosos admiradores que le recibieron con una ovación. A su lado, Soon Yi sostenía en brazos a su otra hija, Bechet, un nombre que recibió en honor al ídolo de Allen, el clarinete Sidney Bechet.

Tras descansar unos momentos, el matrimonio Allen salió del hotel para comer en un típico restaurante asturiano del casco...

  • Fecha: 24/10/2002 12:00 (UTC)
  • Autor: Manuel Carretero
  • Fotos: 6
  • Palabras: 919
  • Referencia: 4000006238

El cineasta norteamericano dedicó sus primeras horas de estancia en la ciudad de Oviedo, donde recibe el Premio Príncipe de Asturias de las Artes, a tomar contacto con la cultura asturiana, incluida la gastronómica, en un paseo por las calles de la ciudad junto a su esposa, Soon-Yi, en el que pudo apreciar la admiración que provoca entre los aficionados al cine. Además, el director de “La rosa púrpura de El Cairo” y “Bananas”, habló del cine de Hollywood, aunque no muy bien: “En mi país, cuando quieres ir al cine y piensas un poco, casi siempre vas a ver una película que no es de Estados Unidos”.

La familia Allen llegó a Oviedo a primera hora de la tarde del 23 de octubre, en un vuelo privado desde Nueva York. El cineasta y su séquito, compuesto por una decena de personas, se dirigieron al hotel Reconquista - donde se alojan los galardonados con el Príncipe de Asturias- en una comitiva de varios vehículos, entre ellos una furgoneta con un abundante equipaje de una veintena de bultos, entre ellos varios cochecitos de niños.

Y es que el cineasta y su esposa viajaron a Oviedo acompañados por las dos hijas que adoptaron. En la puerta del hotel, Allen, visiblemente cansado, sostenía en brazos a la pequeña Manzie Tio, y saludó con un escueto “Hola, muchas gracias” a los numerosos admiradores que le recibieron con una ovación. A su lado, Soon Yi sostenía en brazos a su otra hija, Bechet, un nombre que recibió en honor al ídolo de Allen, el clarinete Sidney Bechet.

Tras descansar unos momentos, el matrimonio Allen salió del hotel para comer en un típico restaurante asturiano del casco...

Contenidos del Reportaje:

<
>

El cineasta norteamericano y su esposa, Soon-Yi, frente a la catedral de Oviedo

Woody Allen y su esposa durante su recorrido por Oviedo.

Allen y Soon-Yi paseando por el centro histórico de Oviedo.

Woody Allen a su llegada a la capital asturiana, con su hija Manzie Tio.

Soon-Yi con su hija Bechet en brazo, junto a su esposo y su otra hija Manzie Tio.

Woody Allen y su esposa recibieron el calor del público de Oviedo.

Sugerencias de Producto

Foto
Servicio Gráfico General España
Foto
Fototeca
Texto
Texto España
Foto
Gráfico Galicia
Texto
Efedata
Foto
Gráfico deportes España
Texto
EFECOM
Vídeo
EFE VÍDEO España