Reportaje

13/08/2001 12:00 (UTC)

UNGARO, LA EXQUISITEZ BARROCA

  • Fecha: 13/08/2001 12:00 (UTC)
  • Fotos: 3
  • Palabras: 933
  • Referencia: 4000003721

-- “Mi primer juguete fue una máquina de coser, pero desde pequeño siempre quise ir a París. Trabajar con Balenciaga se convirtió en una auténtica obsesión”



-- “Lo más difícil es conseguir un estilo personal, reconocible e intrasferible”



-- “El carácter casi religiosos de nuestro oficio lo aprendí con Balenciaga, con el que trabajé seis años. Es el último gran señor de la moda, un verdadero maestro que se retiró en 1968, en plena gloria, porque el alboroto y el bullicio del mundo que veía no le interesaba nada”

El modisto italiano Emanuel Ungaro presentó en París su colección de alta costura para invierno 2001-2002, hace unas semanas y fue acogida con gran entusiasmo y calificada como una de las mejores del diseñador. La combinación de diferentes colores fue uno de los elementos dominantes del desfile del artista, que también dedicó al negro una parte importante de lo que en su opinión deben lucir las mujeres más elegantes del mundo. La inspiración de la colección Ungaro procede en parte de Oriente, tanto por sus brocados, texturas y brillos como por sus formas: abrigos, chilaba con capucha, vestidos drapeados de satén o de tul semi-transparente y “tops” bordados, aptos para princesas de los cuentos de “Las mil y una noches”.

SU MAESTRO, BALENCIAGA

Nació hace 68 años en Aix-en-Provence (Francia). Segundo de cinco hermanos, Ungaro creció entre las tablas de cortar y las máquinas de coser de su padre, que era un sastre italiano, refugiado del fascismo. Su infancia transcurrió feliz y tranquila...

  • Fecha: 13/08/2001 12:00 (UTC)
  • Fotos: 3
  • Palabras: 933
  • Referencia: 4000003721

-- “Mi primer juguete fue una máquina de coser, pero desde pequeño siempre quise ir a París. Trabajar con Balenciaga se convirtió en una auténtica obsesión”



-- “Lo más difícil es conseguir un estilo personal, reconocible e intrasferible”



-- “El carácter casi religiosos de nuestro oficio lo aprendí con Balenciaga, con el que trabajé seis años. Es el último gran señor de la moda, un verdadero maestro que se retiró en 1968, en plena gloria, porque el alboroto y el bullicio del mundo que veía no le interesaba nada”

El modisto italiano Emanuel Ungaro presentó en París su colección de alta costura para invierno 2001-2002, hace unas semanas y fue acogida con gran entusiasmo y calificada como una de las mejores del diseñador. La combinación de diferentes colores fue uno de los elementos dominantes del desfile del artista, que también dedicó al negro una parte importante de lo que en su opinión deben lucir las mujeres más elegantes del mundo. La inspiración de la colección Ungaro procede en parte de Oriente, tanto por sus brocados, texturas y brillos como por sus formas: abrigos, chilaba con capucha, vestidos drapeados de satén o de tul semi-transparente y “tops” bordados, aptos para princesas de los cuentos de “Las mil y una noches”.

SU MAESTRO, BALENCIAGA

Nació hace 68 años en Aix-en-Provence (Francia). Segundo de cinco hermanos, Ungaro creció entre las tablas de cortar y las máquinas de coser de su padre, que era un sastre italiano, refugiado del fascismo. Su infancia transcurrió feliz y tranquila...

  • Fecha: 13/08/2001 12:00 (UTC)
  • Fotos: 3
  • Palabras: 933
  • Referencia: 4000003721

-- “Mi primer juguete fue una máquina de coser, pero desde pequeño siempre quise ir a París. Trabajar con Balenciaga se convirtió en una auténtica obsesión”



-- “Lo más difícil es conseguir un estilo personal, reconocible e intrasferible”



-- “El carácter casi religiosos de nuestro oficio lo aprendí con Balenciaga, con el que trabajé seis años. Es el último gran señor de la moda, un verdadero maestro que se retiró en 1968, en plena gloria, porque el alboroto y el bullicio del mundo que veía no le interesaba nada”

El modisto italiano Emanuel Ungaro presentó en París su colección de alta costura para invierno 2001-2002, hace unas semanas y fue acogida con gran entusiasmo y calificada como una de las mejores del diseñador. La combinación de diferentes colores fue uno de los elementos dominantes del desfile del artista, que también dedicó al negro una parte importante de lo que en su opinión deben lucir las mujeres más elegantes del mundo. La inspiración de la colección Ungaro procede en parte de Oriente, tanto por sus brocados, texturas y brillos como por sus formas: abrigos, chilaba con capucha, vestidos drapeados de satén o de tul semi-transparente y “tops” bordados, aptos para princesas de los cuentos de “Las mil y una noches”.

SU MAESTRO, BALENCIAGA

Nació hace 68 años en Aix-en-Provence (Francia). Segundo de cinco hermanos, Ungaro creció entre las tablas de cortar y las máquinas de coser de su padre, que era un sastre italiano, refugiado del fascismo. Su infancia transcurrió feliz y tranquila...

Contenidos del Reportaje:

<
>

Sugerencias de Producto

Texto
Efedata
Foto
Gráfico Cataluña
Foto
Fototeca
Texto
Texto deportes general España
Foto
Gráfico deportes España
Texto
Texto España
Vídeo
EFE VÍDEO España
Multimedia
Contenidos digitales general multimedia con vídeo España