Reportaje

18/03/2003 12:00 (UTC)

LA GUIA LITERARIA

Silvina Ocampo: la piadosa maldad de una escritora

  • Fecha: 18/03/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Oscar Peyrou
  • Fotos: 2
  • Palabras: 1236
  • Referencia: 4000007342

Silvina Ocampo fue una gran escritora argentina. Como en los niños, en sus cuentos y en su poesía alternan la piedad y la crueldad sin separación alguna, como si formaran parte de un mismo proceso vital. Silvina, desde el punto de vista creativo, fue mucho más importante que su famosa hermana Victoria.

Realizó estudios de pintura con Giorgio de Chirico y estuvo vinculada al mundo literario a través de su hermana Victoria Ocampo y su marido Adolfo Bioy Casares.

Se inició con un libro de cuentos no reivindicado, ‘Viaje olvidado’ (1937). Luego cultivó una poesía cercana a las formas del clasicismo: ‘Enumeración de la patria’ (1942), ‘Espacios métricos’ (1945), ‘Poemas de amor desesperado’ (1949) y ‘Los nombres’ (1953).

Volvió a la poesía en 1962 con ‘Lo amargo por dulce’ y en 1972 con ‘Amarillo celeste’. Lo más reconocido de su obra son sus libros de relatos, donde incursiona en la literatura fantástica (fantasmas, monstruos, figuras persecutorias) mezclada con observaciones irónicas y de humor negro sobre las costumbres de la gente común: ‘Autobiografía de Irene’ (1948), ‘La furia’ (1959), ‘Las invitadas’ (1961), ‘Y así sucesivamente’ (1987) y ‘Cornelia ante el espejo’ (1988).

Colaboró con Bioy Casares en una novela policíaca, ‘Los que aman odian’ (1946), con Bioy y Borges en antologías de la literatura fantástica y de la poesía argentina, y con Juan Rodolfo Wilcock en el drama ‘Los traidores’ (1956). El cuento que se trascribe a...

  • Fecha: 18/03/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Oscar Peyrou
  • Fotos: 2
  • Palabras: 1236
  • Referencia: 4000007342

Silvina Ocampo fue una gran escritora argentina. Como en los niños, en sus cuentos y en su poesía alternan la piedad y la crueldad sin separación alguna, como si formaran parte de un mismo proceso vital. Silvina, desde el punto de vista creativo, fue mucho más importante que su famosa hermana Victoria.

Realizó estudios de pintura con Giorgio de Chirico y estuvo vinculada al mundo literario a través de su hermana Victoria Ocampo y su marido Adolfo Bioy Casares.

Se inició con un libro de cuentos no reivindicado, ‘Viaje olvidado’ (1937). Luego cultivó una poesía cercana a las formas del clasicismo: ‘Enumeración de la patria’ (1942), ‘Espacios métricos’ (1945), ‘Poemas de amor desesperado’ (1949) y ‘Los nombres’ (1953).

Volvió a la poesía en 1962 con ‘Lo amargo por dulce’ y en 1972 con ‘Amarillo celeste’. Lo más reconocido de su obra son sus libros de relatos, donde incursiona en la literatura fantástica (fantasmas, monstruos, figuras persecutorias) mezclada con observaciones irónicas y de humor negro sobre las costumbres de la gente común: ‘Autobiografía de Irene’ (1948), ‘La furia’ (1959), ‘Las invitadas’ (1961), ‘Y así sucesivamente’ (1987) y ‘Cornelia ante el espejo’ (1988).

Colaboró con Bioy Casares en una novela policíaca, ‘Los que aman odian’ (1946), con Bioy y Borges en antologías de la literatura fantástica y de la poesía argentina, y con Juan Rodolfo Wilcock en el drama ‘Los traidores’ (1956). El cuento que se trascribe a...

Contenidos del Reportaje:

<
>

Portada de "El lenguaje y la muerte", de Giorgio Agamben

Portada del libro "Los cuadernos de la letra pequeña", de José Jiménez Lozano.

Sugerencias de Producto

Reportaje
Reportajes general España
Foto
Fototeca
Multimedia
Contenidos digitales general multimedia con vídeo España
Texto
EFECOM
Texto
Efedata
Foto
Gráfico Cataluña
Vídeo
EFE VÍDEO
Foto
Gráfico deportes España