Reportaje

23/10/2003 12:00 (UTC)

MODA

Salvatore Ferragamo, el legado de un humilde zapatero

  • Fecha: 23/10/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Carmen Martín
  • Fotos: 7
  • Palabras: 1215
  • Referencia: 4000010023

Salvatore Ferragamo hizo del oficio más humilde un arte. Calzó a reinas, princesas y famosas de todo el mundo: Grace de Mónaco, Audrey Hepburn, Marilyn Monroe, Sofía Loren, Greta Garbo y Anna Magnani entre otras. Pero ser el favorito de las estrellas de Hollywood no era suficiente. El quería vestir a la mujer de pies a cabeza. No le dio tiempo. Sus seis hijos, herederos del impero, han hecho realidad el sueño de su padre.

Elaborar los zapatos más bonitos del mundo era el sueño del pequeño Salvatore cuando a los nueve años deja el colegio, una vez terminado el tercer curso de educación primaria, el mayor nivel de estudios que sus padres pueden ofrecerle en su pueblo, Bonito, Nápoles. Aún siendo un niño, este napolitano tenía las ideas muy claras respecto a su futuro: quería ser zapatero, oficio considerado como uno de los más humildes de la época.

Sin embargo sus ilusiones le llevan a la búsqueda de la perfección funcional y estética. En poco tiempo consigue entrar en el taller de su pueblo natal. Ahí empieza su gran aventura. Con once años era aprendiz de un afamado zapatero napolitano y a los 13 dueño de un pequeña tienda en Bonito, donde, con la ayuda de dos trabajadores más, creó los primeros zapatos de mujer a medida.

Salvatorre Ferragamo, que nace en 1898, es el undécimo de entre catorce hermanos. Dada las pocas posibilidades para la formación de los habitantes que ofrecía el pueblo y los pocos...

  • Fecha: 23/10/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Carmen Martín
  • Fotos: 7
  • Palabras: 1215
  • Referencia: 4000010023

Salvatore Ferragamo hizo del oficio más humilde un arte. Calzó a reinas, princesas y famosas de todo el mundo: Grace de Mónaco, Audrey Hepburn, Marilyn Monroe, Sofía Loren, Greta Garbo y Anna Magnani entre otras. Pero ser el favorito de las estrellas de Hollywood no era suficiente. El quería vestir a la mujer de pies a cabeza. No le dio tiempo. Sus seis hijos, herederos del impero, han hecho realidad el sueño de su padre.

Elaborar los zapatos más bonitos del mundo era el sueño del pequeño Salvatore cuando a los nueve años deja el colegio, una vez terminado el tercer curso de educación primaria, el mayor nivel de estudios que sus padres pueden ofrecerle en su pueblo, Bonito, Nápoles. Aún siendo un niño, este napolitano tenía las ideas muy claras respecto a su futuro: quería ser zapatero, oficio considerado como uno de los más humildes de la época.

Sin embargo sus ilusiones le llevan a la búsqueda de la perfección funcional y estética. En poco tiempo consigue entrar en el taller de su pueblo natal. Ahí empieza su gran aventura. Con once años era aprendiz de un afamado zapatero napolitano y a los 13 dueño de un pequeña tienda en Bonito, donde, con la ayuda de dos trabajadores más, creó los primeros zapatos de mujer a medida.

Salvatorre Ferragamo, que nace en 1898, es el undécimo de entre catorce hermanos. Dada las pocas posibilidades para la formación de los habitantes que ofrecía el pueblo y los pocos...

  • Fecha: 23/10/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Carmen Martín
  • Fotos: 7
  • Palabras: 1215
  • Referencia: 4000010023

Salvatore Ferragamo hizo del oficio más humilde un arte. Calzó a reinas, princesas y famosas de todo el mundo: Grace de Mónaco, Audrey Hepburn, Marilyn Monroe, Sofía Loren, Greta Garbo y Anna Magnani entre otras. Pero ser el favorito de las estrellas de Hollywood no era suficiente. El quería vestir a la mujer de pies a cabeza. No le dio tiempo. Sus seis hijos, herederos del impero, han hecho realidad el sueño de su padre.

Elaborar los zapatos más bonitos del mundo era el sueño del pequeño Salvatore cuando a los nueve años deja el colegio, una vez terminado el tercer curso de educación primaria, el mayor nivel de estudios que sus padres pueden ofrecerle en su pueblo, Bonito, Nápoles. Aún siendo un niño, este napolitano tenía las ideas muy claras respecto a su futuro: quería ser zapatero, oficio considerado como uno de los más humildes de la época.

Sin embargo sus ilusiones le llevan a la búsqueda de la perfección funcional y estética. En poco tiempo consigue entrar en el taller de su pueblo natal. Ahí empieza su gran aventura. Con once años era aprendiz de un afamado zapatero napolitano y a los 13 dueño de un pequeña tienda en Bonito, donde, con la ayuda de dos trabajadores más, creó los primeros zapatos de mujer a medida.

Salvatorre Ferragamo, que nace en 1898, es el undécimo de entre catorce hermanos. Dada las pocas posibilidades para la formación de los habitantes que ofrecía el pueblo y los pocos...

  • Fecha: 23/10/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Carmen Martín
  • Fotos: 7
  • Palabras: 1215
  • Referencia: 4000010023

Salvatore Ferragamo hizo del oficio más humilde un arte. Calzó a reinas, princesas y famosas de todo el mundo: Grace de Mónaco, Audrey Hepburn, Marilyn Monroe, Sofía Loren, Greta Garbo y Anna Magnani entre otras. Pero ser el favorito de las estrellas de Hollywood no era suficiente. El quería vestir a la mujer de pies a cabeza. No le dio tiempo. Sus seis hijos, herederos del impero, han hecho realidad el sueño de su padre.

Elaborar los zapatos más bonitos del mundo era el sueño del pequeño Salvatore cuando a los nueve años deja el colegio, una vez terminado el tercer curso de educación primaria, el mayor nivel de estudios que sus padres pueden ofrecerle en su pueblo, Bonito, Nápoles. Aún siendo un niño, este napolitano tenía las ideas muy claras respecto a su futuro: quería ser zapatero, oficio considerado como uno de los más humildes de la época.

Sin embargo sus ilusiones le llevan a la búsqueda de la perfección funcional y estética. En poco tiempo consigue entrar en el taller de su pueblo natal. Ahí empieza su gran aventura. Con once años era aprendiz de un afamado zapatero napolitano y a los 13 dueño de un pequeña tienda en Bonito, donde, con la ayuda de dos trabajadores más, creó los primeros zapatos de mujer a medida.

Salvatorre Ferragamo, que nace en 1898, es el undécimo de entre catorce hermanos. Dada las pocas posibilidades para la formación de los habitantes que ofrecía el pueblo y los pocos...

  • Fecha: 23/10/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Carmen Martín
  • Fotos: 7
  • Palabras: 1215
  • Referencia: 4000010023

Salvatore Ferragamo hizo del oficio más humilde un arte. Calzó a reinas, princesas y famosas de todo el mundo: Grace de Mónaco, Audrey Hepburn, Marilyn Monroe, Sofía Loren, Greta Garbo y Anna Magnani entre otras. Pero ser el favorito de las estrellas de Hollywood no era suficiente. El quería vestir a la mujer de pies a cabeza. No le dio tiempo. Sus seis hijos, herederos del impero, han hecho realidad el sueño de su padre.

Elaborar los zapatos más bonitos del mundo era el sueño del pequeño Salvatore cuando a los nueve años deja el colegio, una vez terminado el tercer curso de educación primaria, el mayor nivel de estudios que sus padres pueden ofrecerle en su pueblo, Bonito, Nápoles. Aún siendo un niño, este napolitano tenía las ideas muy claras respecto a su futuro: quería ser zapatero, oficio considerado como uno de los más humildes de la época.

Sin embargo sus ilusiones le llevan a la búsqueda de la perfección funcional y estética. En poco tiempo consigue entrar en el taller de su pueblo natal. Ahí empieza su gran aventura. Con once años era aprendiz de un afamado zapatero napolitano y a los 13 dueño de un pequeña tienda en Bonito, donde, con la ayuda de dos trabajadores más, creó los primeros zapatos de mujer a medida.

Salvatorre Ferragamo, que nace en 1898, es el undécimo de entre catorce hermanos. Dada las pocas posibilidades para la formación de los habitantes que ofrecía el pueblo y los pocos...

  • Fecha: 23/10/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Carmen Martín
  • Fotos: 7
  • Palabras: 1215
  • Referencia: 4000010023

Salvatore Ferragamo hizo del oficio más humilde un arte. Calzó a reinas, princesas y famosas de todo el mundo: Grace de Mónaco, Audrey Hepburn, Marilyn Monroe, Sofía Loren, Greta Garbo y Anna Magnani entre otras. Pero ser el favorito de las estrellas de Hollywood no era suficiente. El quería vestir a la mujer de pies a cabeza. No le dio tiempo. Sus seis hijos, herederos del impero, han hecho realidad el sueño de su padre.

Elaborar los zapatos más bonitos del mundo era el sueño del pequeño Salvatore cuando a los nueve años deja el colegio, una vez terminado el tercer curso de educación primaria, el mayor nivel de estudios que sus padres pueden ofrecerle en su pueblo, Bonito, Nápoles. Aún siendo un niño, este napolitano tenía las ideas muy claras respecto a su futuro: quería ser zapatero, oficio considerado como uno de los más humildes de la época.

Sin embargo sus ilusiones le llevan a la búsqueda de la perfección funcional y estética. En poco tiempo consigue entrar en el taller de su pueblo natal. Ahí empieza su gran aventura. Con once años era aprendiz de un afamado zapatero napolitano y a los 13 dueño de un pequeña tienda en Bonito, donde, con la ayuda de dos trabajadores más, creó los primeros zapatos de mujer a medida.

Salvatorre Ferragamo, que nace en 1898, es el undécimo de entre catorce hermanos. Dada las pocas posibilidades para la formación de los habitantes que ofrecía el pueblo y los pocos...

  • Fecha: 23/10/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Carmen Martín
  • Fotos: 7
  • Palabras: 1215
  • Referencia: 4000010023

Salvatore Ferragamo hizo del oficio más humilde un arte. Calzó a reinas, princesas y famosas de todo el mundo: Grace de Mónaco, Audrey Hepburn, Marilyn Monroe, Sofía Loren, Greta Garbo y Anna Magnani entre otras. Pero ser el favorito de las estrellas de Hollywood no era suficiente. El quería vestir a la mujer de pies a cabeza. No le dio tiempo. Sus seis hijos, herederos del impero, han hecho realidad el sueño de su padre.

Elaborar los zapatos más bonitos del mundo era el sueño del pequeño Salvatore cuando a los nueve años deja el colegio, una vez terminado el tercer curso de educación primaria, el mayor nivel de estudios que sus padres pueden ofrecerle en su pueblo, Bonito, Nápoles. Aún siendo un niño, este napolitano tenía las ideas muy claras respecto a su futuro: quería ser zapatero, oficio considerado como uno de los más humildes de la época.

Sin embargo sus ilusiones le llevan a la búsqueda de la perfección funcional y estética. En poco tiempo consigue entrar en el taller de su pueblo natal. Ahí empieza su gran aventura. Con once años era aprendiz de un afamado zapatero napolitano y a los 13 dueño de un pequeña tienda en Bonito, donde, con la ayuda de dos trabajadores más, creó los primeros zapatos de mujer a medida.

Salvatorre Ferragamo, que nace en 1898, es el undécimo de entre catorce hermanos. Dada las pocas posibilidades para la formación de los habitantes que ofrecía el pueblo y los pocos...

Contenidos del Reportaje:

<
>

Salvatore Ferragamo con Sofía Loren.

Salvatore Ferragamo rodeado de los moldes de los pies más famosos de Hollywood

Bailarina diseñada para Audrey Hepburn.

Sandalia con suela de ante de colores de Judy Garland.

Zapato con lienzo pintado a mano con tacón de madera.

Sandalia de ante dorado en empeine y tacón de metal.

Ferrucio Ferragamo, primogénito de Salvatore Ferragamo.

Sugerencias de Producto

Texto
Texto deportes general España
Reportaje
Reportajes general España
Vídeo
EFE VÍDEO Internacional para España
Texto
Efedata
Texto
EFECOM
Foto
Servicio Gráfico General España
Vídeo
EFE VÍDEO
Texto
Texto internacional general para España