Reportaje

17/12/2003 12:00 (UTC)

Cultura

Rubem Fonseca, el elogio del antihéroe

  • Fecha: 17/12/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Desconocido
  • Fotos: 6
  • Palabras: 1285
  • Referencia: 4000011046

Discreto, afable, alérgico a las entrevistas y a la fama gratuita, el escritor brasileño Rubem Fonseca, reciente ganador del Premio de Literatura “Juan Rulfo” 2003, cree que la buena literatura supera siempre al escritor y nada de lo que éste pueda decir debería ensombrecer lo que cuentan sus libros.

Fonseca (Juiz de Fora, Minas de Gerais, 1925), un maestro de la novela negra y del cuento, se sinceró con sus lectores en la última Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL), sobre todo con los más jóvenes, a quienes tentó a retar las reglas del mundo en el que viven y a subvertir sus valores.

Nadie diría, viendo a este hombre calvo calado con gorra, vestido con pantalón vaquero y de mirada gris, esquiva y despierta, que tan aparente timidez encierra tras de sí un enorme escritor.

No tiene pelos en la lengua pero habla poco, menos aún con la prensa, y cuando lo hace recuerda siempre que la literatura es el único patrimonio que tiene, su lucha diaria y la libertad el principio más vivo que debe defender un autor, como hizo él durante la dictadura de Ernesto Geisel cuando “Feliz Año Nuevo” (1975) sufrió el embate de la censura.

EL INFRAMUNDO DE FONSECA.

Sus amigos tuvieron oportunidad en la Feria del Libro de Guadalajara de ilustrar un poco de la personalidad del mito, de contar...

  • Fecha: 17/12/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Desconocido
  • Fotos: 6
  • Palabras: 1285
  • Referencia: 4000011046

Discreto, afable, alérgico a las entrevistas y a la fama gratuita, el escritor brasileño Rubem Fonseca, reciente ganador del Premio de Literatura “Juan Rulfo” 2003, cree que la buena literatura supera siempre al escritor y nada de lo que éste pueda decir debería ensombrecer lo que cuentan sus libros.

Fonseca (Juiz de Fora, Minas de Gerais, 1925), un maestro de la novela negra y del cuento, se sinceró con sus lectores en la última Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL), sobre todo con los más jóvenes, a quienes tentó a retar las reglas del mundo en el que viven y a subvertir sus valores.

Nadie diría, viendo a este hombre calvo calado con gorra, vestido con pantalón vaquero y de mirada gris, esquiva y despierta, que tan aparente timidez encierra tras de sí un enorme escritor.

No tiene pelos en la lengua pero habla poco, menos aún con la prensa, y cuando lo hace recuerda siempre que la literatura es el único patrimonio que tiene, su lucha diaria y la libertad el principio más vivo que debe defender un autor, como hizo él durante la dictadura de Ernesto Geisel cuando “Feliz Año Nuevo” (1975) sufrió el embate de la censura.

EL INFRAMUNDO DE FONSECA.

Sus amigos tuvieron oportunidad en la Feria del Libro de Guadalajara de ilustrar un poco de la personalidad del mito, de contar...

  • Fecha: 17/12/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Desconocido
  • Fotos: 6
  • Palabras: 1285
  • Referencia: 4000011046

Discreto, afable, alérgico a las entrevistas y a la fama gratuita, el escritor brasileño Rubem Fonseca, reciente ganador del Premio de Literatura “Juan Rulfo” 2003, cree que la buena literatura supera siempre al escritor y nada de lo que éste pueda decir debería ensombrecer lo que cuentan sus libros.

Fonseca (Juiz de Fora, Minas de Gerais, 1925), un maestro de la novela negra y del cuento, se sinceró con sus lectores en la última Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL), sobre todo con los más jóvenes, a quienes tentó a retar las reglas del mundo en el que viven y a subvertir sus valores.

Nadie diría, viendo a este hombre calvo calado con gorra, vestido con pantalón vaquero y de mirada gris, esquiva y despierta, que tan aparente timidez encierra tras de sí un enorme escritor.

No tiene pelos en la lengua pero habla poco, menos aún con la prensa, y cuando lo hace recuerda siempre que la literatura es el único patrimonio que tiene, su lucha diaria y la libertad el principio más vivo que debe defender un autor, como hizo él durante la dictadura de Ernesto Geisel cuando “Feliz Año Nuevo” (1975) sufrió el embate de la censura.

EL INFRAMUNDO DE FONSECA.

Sus amigos tuvieron oportunidad en la Feria del Libro de Guadalajara de ilustrar un poco de la personalidad del mito, de contar...

  • Fecha: 17/12/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Desconocido
  • Fotos: 6
  • Palabras: 1285
  • Referencia: 4000011046

Discreto, afable, alérgico a las entrevistas y a la fama gratuita, el escritor brasileño Rubem Fonseca, reciente ganador del Premio de Literatura “Juan Rulfo” 2003, cree que la buena literatura supera siempre al escritor y nada de lo que éste pueda decir debería ensombrecer lo que cuentan sus libros.

Fonseca (Juiz de Fora, Minas de Gerais, 1925), un maestro de la novela negra y del cuento, se sinceró con sus lectores en la última Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL), sobre todo con los más jóvenes, a quienes tentó a retar las reglas del mundo en el que viven y a subvertir sus valores.

Nadie diría, viendo a este hombre calvo calado con gorra, vestido con pantalón vaquero y de mirada gris, esquiva y despierta, que tan aparente timidez encierra tras de sí un enorme escritor.

No tiene pelos en la lengua pero habla poco, menos aún con la prensa, y cuando lo hace recuerda siempre que la literatura es el único patrimonio que tiene, su lucha diaria y la libertad el principio más vivo que debe defender un autor, como hizo él durante la dictadura de Ernesto Geisel cuando “Feliz Año Nuevo” (1975) sufrió el embate de la censura.

EL INFRAMUNDO DE FONSECA.

Sus amigos tuvieron oportunidad en la Feria del Libro de Guadalajara de ilustrar un poco de la personalidad del mito, de contar...

  • Fecha: 17/12/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Desconocido
  • Fotos: 6
  • Palabras: 1285
  • Referencia: 4000011046

Discreto, afable, alérgico a las entrevistas y a la fama gratuita, el escritor brasileño Rubem Fonseca, reciente ganador del Premio de Literatura “Juan Rulfo” 2003, cree que la buena literatura supera siempre al escritor y nada de lo que éste pueda decir debería ensombrecer lo que cuentan sus libros.

Fonseca (Juiz de Fora, Minas de Gerais, 1925), un maestro de la novela negra y del cuento, se sinceró con sus lectores en la última Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL), sobre todo con los más jóvenes, a quienes tentó a retar las reglas del mundo en el que viven y a subvertir sus valores.

Nadie diría, viendo a este hombre calvo calado con gorra, vestido con pantalón vaquero y de mirada gris, esquiva y despierta, que tan aparente timidez encierra tras de sí un enorme escritor.

No tiene pelos en la lengua pero habla poco, menos aún con la prensa, y cuando lo hace recuerda siempre que la literatura es el único patrimonio que tiene, su lucha diaria y la libertad el principio más vivo que debe defender un autor, como hizo él durante la dictadura de Ernesto Geisel cuando “Feliz Año Nuevo” (1975) sufrió el embate de la censura.

EL INFRAMUNDO DE FONSECA.

Sus amigos tuvieron oportunidad en la Feria del Libro de Guadalajara de ilustrar un poco de la personalidad del mito, de contar...

  • Fecha: 17/12/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Desconocido
  • Fotos: 6
  • Palabras: 1285
  • Referencia: 4000011046

Discreto, afable, alérgico a las entrevistas y a la fama gratuita, el escritor brasileño Rubem Fonseca, reciente ganador del Premio de Literatura “Juan Rulfo” 2003, cree que la buena literatura supera siempre al escritor y nada de lo que éste pueda decir debería ensombrecer lo que cuentan sus libros.

Fonseca (Juiz de Fora, Minas de Gerais, 1925), un maestro de la novela negra y del cuento, se sinceró con sus lectores en la última Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL), sobre todo con los más jóvenes, a quienes tentó a retar las reglas del mundo en el que viven y a subvertir sus valores.

Nadie diría, viendo a este hombre calvo calado con gorra, vestido con pantalón vaquero y de mirada gris, esquiva y despierta, que tan aparente timidez encierra tras de sí un enorme escritor.

No tiene pelos en la lengua pero habla poco, menos aún con la prensa, y cuando lo hace recuerda siempre que la literatura es el único patrimonio que tiene, su lucha diaria y la libertad el principio más vivo que debe defender un autor, como hizo él durante la dictadura de Ernesto Geisel cuando “Feliz Año Nuevo” (1975) sufrió el embate de la censura.

EL INFRAMUNDO DE FONSECA.

Sus amigos tuvieron oportunidad en la Feria del Libro de Guadalajara de ilustrar un poco de la personalidad del mito, de contar...

Contenidos del Reportaje:

<
>

El escritor brasileño Rubem Fonseca acudió a uno de los eventos celebrados en la última Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL).

Rubem Fonseca, flanqueado por su amigo Gabriel García Márquez, pronuncia unas palabras de agradecimiento después de recibir el Premio de Literatura Latinoamericana y del Caribe “Juan Rulfo” 2003, en Guadalajara (México)

Rubem Fonseca muestra el busto develado en su honor en la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG). La estatua tiene cerrados los ojos, quizás en consonancia con el silencio que guarda el escritor.

Rubem Fonseca pasea entre los jóvenes durante uno de los eventos estelares y más emocionantes de la Feria del Libro de Guadalajara 2003. En el mismo recomendó a quienes se dediquen a la literatura nutrirse de los autores que les han precedido y leer con avidez sus obras.

Rubem Fonseca reflexiona durante uno de los eventos culturales celebrados en la pasada Feria del Libro en Guadalajara, México.

El escritor brasileño Rubem Fonseca participó en varios eventos conmemorativos del Premio de Literatura “Juan Rulfo” 2003, que recibió en Guadalajara (México). El escritor, un maestro en la novela policíaca, fue elegido por unanimidad por el jurado.

Sugerencias de Producto

Texto
Texto España
Texto
Texto deportes general España
Texto
EFECOM
Vídeo
EFE VÍDEO España
Reportaje
Reportajes general España
Vídeo
EFE VÍDEO
Foto
Gráfico Galicia
Vídeo
EFE VÍDEO Internacional para España