Reportaje

29/04/2003 12:00 (UTC)

GALERÍA DE ARTE

Ramón Gaya: Un maestro de la pintura del siglo XX.

  • Fecha: 29/04/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Desconocido
  • Fotos: 11
  • Palabras: 946
  • Referencia: 4000007738

Pintor, ensayista, poeta, idealista, Ramón Gaya tuvo desde sus orígenes una vida agitada. El exilio le condujo a México, París, Venecia y Roma, hasta su regreso a España en la década de los setenta. Ya nonagenario, recoge los laureles del triunfo. En el año 2002 recibió el primer premio Velázquez de Artes Plásticas y el Centro de Arte Reina Sofía le dedica ahora, en Madrid, una gran exposición.

Es sin duda una de las buenas exposiciones del año, pues –tal como se recalcó en la presentación- la solidez y personalidad de su carrera artística se ha fortalecido con el paso del tiempo hasta constituirse en uno de los “faros de la cultura artística europea del siglo XX”, según le definió el comisario de la muestra, Enrique Andrés Ruiz.

Una vida densa.

Ramón Gaya nació en Murcia, España, en 1910 donde había un pequeño pero activo núcleo cultural. En 1928 viajó a París. Allí contactó con Picasso y otros grandes de la pintura moderna. Pero ese viaje marcó un giro en la trayectoria del pintor, pues descubrió “amnesias y artificios” de las vanguardias. A su regreso de París, y en un encuentro con Jorge Guillén, éste le preguntó por su viaje y el artista respondió "A mí lo que me gustan son Las Meninas". Para Gaya el gran foco de inspiración estaba en el Museo del Prado, al que definía como memoria viva de España y corazón artístico de occidente.

Entusiasmado por la riqueza de la...

  • Fecha: 29/04/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Desconocido
  • Fotos: 11
  • Palabras: 946
  • Referencia: 4000007738

Pintor, ensayista, poeta, idealista, Ramón Gaya tuvo desde sus orígenes una vida agitada. El exilio le condujo a México, París, Venecia y Roma, hasta su regreso a España en la década de los setenta. Ya nonagenario, recoge los laureles del triunfo. En el año 2002 recibió el primer premio Velázquez de Artes Plásticas y el Centro de Arte Reina Sofía le dedica ahora, en Madrid, una gran exposición.

Es sin duda una de las buenas exposiciones del año, pues –tal como se recalcó en la presentación- la solidez y personalidad de su carrera artística se ha fortalecido con el paso del tiempo hasta constituirse en uno de los “faros de la cultura artística europea del siglo XX”, según le definió el comisario de la muestra, Enrique Andrés Ruiz.

Una vida densa.

Ramón Gaya nació en Murcia, España, en 1910 donde había un pequeño pero activo núcleo cultural. En 1928 viajó a París. Allí contactó con Picasso y otros grandes de la pintura moderna. Pero ese viaje marcó un giro en la trayectoria del pintor, pues descubrió “amnesias y artificios” de las vanguardias. A su regreso de París, y en un encuentro con Jorge Guillén, éste le preguntó por su viaje y el artista respondió "A mí lo que me gustan son Las Meninas". Para Gaya el gran foco de inspiración estaba en el Museo del Prado, al que definía como memoria viva de España y corazón artístico de occidente.

Entusiasmado por la riqueza de la...

  • Fecha: 29/04/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Desconocido
  • Fotos: 11
  • Palabras: 946
  • Referencia: 4000007738

Pintor, ensayista, poeta, idealista, Ramón Gaya tuvo desde sus orígenes una vida agitada. El exilio le condujo a México, París, Venecia y Roma, hasta su regreso a España en la década de los setenta. Ya nonagenario, recoge los laureles del triunfo. En el año 2002 recibió el primer premio Velázquez de Artes Plásticas y el Centro de Arte Reina Sofía le dedica ahora, en Madrid, una gran exposición.

Es sin duda una de las buenas exposiciones del año, pues –tal como se recalcó en la presentación- la solidez y personalidad de su carrera artística se ha fortalecido con el paso del tiempo hasta constituirse en uno de los “faros de la cultura artística europea del siglo XX”, según le definió el comisario de la muestra, Enrique Andrés Ruiz.

Una vida densa.

Ramón Gaya nació en Murcia, España, en 1910 donde había un pequeño pero activo núcleo cultural. En 1928 viajó a París. Allí contactó con Picasso y otros grandes de la pintura moderna. Pero ese viaje marcó un giro en la trayectoria del pintor, pues descubrió “amnesias y artificios” de las vanguardias. A su regreso de París, y en un encuentro con Jorge Guillén, éste le preguntó por su viaje y el artista respondió "A mí lo que me gustan son Las Meninas". Para Gaya el gran foco de inspiración estaba en el Museo del Prado, al que definía como memoria viva de España y corazón artístico de occidente.

Entusiasmado por la riqueza de la...

  • Fecha: 29/04/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Desconocido
  • Fotos: 11
  • Palabras: 946
  • Referencia: 4000007738

Pintor, ensayista, poeta, idealista, Ramón Gaya tuvo desde sus orígenes una vida agitada. El exilio le condujo a México, París, Venecia y Roma, hasta su regreso a España en la década de los setenta. Ya nonagenario, recoge los laureles del triunfo. En el año 2002 recibió el primer premio Velázquez de Artes Plásticas y el Centro de Arte Reina Sofía le dedica ahora, en Madrid, una gran exposición.

Es sin duda una de las buenas exposiciones del año, pues –tal como se recalcó en la presentación- la solidez y personalidad de su carrera artística se ha fortalecido con el paso del tiempo hasta constituirse en uno de los “faros de la cultura artística europea del siglo XX”, según le definió el comisario de la muestra, Enrique Andrés Ruiz.

Una vida densa.

Ramón Gaya nació en Murcia, España, en 1910 donde había un pequeño pero activo núcleo cultural. En 1928 viajó a París. Allí contactó con Picasso y otros grandes de la pintura moderna. Pero ese viaje marcó un giro en la trayectoria del pintor, pues descubrió “amnesias y artificios” de las vanguardias. A su regreso de París, y en un encuentro con Jorge Guillén, éste le preguntó por su viaje y el artista respondió "A mí lo que me gustan son Las Meninas". Para Gaya el gran foco de inspiración estaba en el Museo del Prado, al que definía como memoria viva de España y corazón artístico de occidente.

Entusiasmado por la riqueza de la...

  • Fecha: 29/04/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Desconocido
  • Fotos: 11
  • Palabras: 946
  • Referencia: 4000007738

Pintor, ensayista, poeta, idealista, Ramón Gaya tuvo desde sus orígenes una vida agitada. El exilio le condujo a México, París, Venecia y Roma, hasta su regreso a España en la década de los setenta. Ya nonagenario, recoge los laureles del triunfo. En el año 2002 recibió el primer premio Velázquez de Artes Plásticas y el Centro de Arte Reina Sofía le dedica ahora, en Madrid, una gran exposición.

Es sin duda una de las buenas exposiciones del año, pues –tal como se recalcó en la presentación- la solidez y personalidad de su carrera artística se ha fortalecido con el paso del tiempo hasta constituirse en uno de los “faros de la cultura artística europea del siglo XX”, según le definió el comisario de la muestra, Enrique Andrés Ruiz.

Una vida densa.

Ramón Gaya nació en Murcia, España, en 1910 donde había un pequeño pero activo núcleo cultural. En 1928 viajó a París. Allí contactó con Picasso y otros grandes de la pintura moderna. Pero ese viaje marcó un giro en la trayectoria del pintor, pues descubrió “amnesias y artificios” de las vanguardias. A su regreso de París, y en un encuentro con Jorge Guillén, éste le preguntó por su viaje y el artista respondió "A mí lo que me gustan son Las Meninas". Para Gaya el gran foco de inspiración estaba en el Museo del Prado, al que definía como memoria viva de España y corazón artístico de occidente.

Entusiasmado por la riqueza de la...

  • Fecha: 29/04/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Desconocido
  • Fotos: 11
  • Palabras: 946
  • Referencia: 4000007738

Pintor, ensayista, poeta, idealista, Ramón Gaya tuvo desde sus orígenes una vida agitada. El exilio le condujo a México, París, Venecia y Roma, hasta su regreso a España en la década de los setenta. Ya nonagenario, recoge los laureles del triunfo. En el año 2002 recibió el primer premio Velázquez de Artes Plásticas y el Centro de Arte Reina Sofía le dedica ahora, en Madrid, una gran exposición.

Es sin duda una de las buenas exposiciones del año, pues –tal como se recalcó en la presentación- la solidez y personalidad de su carrera artística se ha fortalecido con el paso del tiempo hasta constituirse en uno de los “faros de la cultura artística europea del siglo XX”, según le definió el comisario de la muestra, Enrique Andrés Ruiz.

Una vida densa.

Ramón Gaya nació en Murcia, España, en 1910 donde había un pequeño pero activo núcleo cultural. En 1928 viajó a París. Allí contactó con Picasso y otros grandes de la pintura moderna. Pero ese viaje marcó un giro en la trayectoria del pintor, pues descubrió “amnesias y artificios” de las vanguardias. A su regreso de París, y en un encuentro con Jorge Guillén, éste le preguntó por su viaje y el artista respondió "A mí lo que me gustan son Las Meninas". Para Gaya el gran foco de inspiración estaba en el Museo del Prado, al que definía como memoria viva de España y corazón artístico de occidente.

Entusiasmado por la riqueza de la...

  • Fecha: 29/04/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Desconocido
  • Fotos: 11
  • Palabras: 946
  • Referencia: 4000007738

Pintor, ensayista, poeta, idealista, Ramón Gaya tuvo desde sus orígenes una vida agitada. El exilio le condujo a México, París, Venecia y Roma, hasta su regreso a España en la década de los setenta. Ya nonagenario, recoge los laureles del triunfo. En el año 2002 recibió el primer premio Velázquez de Artes Plásticas y el Centro de Arte Reina Sofía le dedica ahora, en Madrid, una gran exposición.

Es sin duda una de las buenas exposiciones del año, pues –tal como se recalcó en la presentación- la solidez y personalidad de su carrera artística se ha fortalecido con el paso del tiempo hasta constituirse en uno de los “faros de la cultura artística europea del siglo XX”, según le definió el comisario de la muestra, Enrique Andrés Ruiz.

Una vida densa.

Ramón Gaya nació en Murcia, España, en 1910 donde había un pequeño pero activo núcleo cultural. En 1928 viajó a París. Allí contactó con Picasso y otros grandes de la pintura moderna. Pero ese viaje marcó un giro en la trayectoria del pintor, pues descubrió “amnesias y artificios” de las vanguardias. A su regreso de París, y en un encuentro con Jorge Guillén, éste le preguntó por su viaje y el artista respondió "A mí lo que me gustan son Las Meninas". Para Gaya el gran foco de inspiración estaba en el Museo del Prado, al que definía como memoria viva de España y corazón artístico de occidente.

Entusiasmado por la riqueza de la...

  • Fecha: 29/04/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Desconocido
  • Fotos: 11
  • Palabras: 946
  • Referencia: 4000007738

Pintor, ensayista, poeta, idealista, Ramón Gaya tuvo desde sus orígenes una vida agitada. El exilio le condujo a México, París, Venecia y Roma, hasta su regreso a España en la década de los setenta. Ya nonagenario, recoge los laureles del triunfo. En el año 2002 recibió el primer premio Velázquez de Artes Plásticas y el Centro de Arte Reina Sofía le dedica ahora, en Madrid, una gran exposición.

Es sin duda una de las buenas exposiciones del año, pues –tal como se recalcó en la presentación- la solidez y personalidad de su carrera artística se ha fortalecido con el paso del tiempo hasta constituirse en uno de los “faros de la cultura artística europea del siglo XX”, según le definió el comisario de la muestra, Enrique Andrés Ruiz.

Una vida densa.

Ramón Gaya nació en Murcia, España, en 1910 donde había un pequeño pero activo núcleo cultural. En 1928 viajó a París. Allí contactó con Picasso y otros grandes de la pintura moderna. Pero ese viaje marcó un giro en la trayectoria del pintor, pues descubrió “amnesias y artificios” de las vanguardias. A su regreso de París, y en un encuentro con Jorge Guillén, éste le preguntó por su viaje y el artista respondió "A mí lo que me gustan son Las Meninas". Para Gaya el gran foco de inspiración estaba en el Museo del Prado, al que definía como memoria viva de España y corazón artístico de occidente.

Entusiasmado por la riqueza de la...

  • Fecha: 29/04/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Desconocido
  • Fotos: 11
  • Palabras: 946
  • Referencia: 4000007738

Pintor, ensayista, poeta, idealista, Ramón Gaya tuvo desde sus orígenes una vida agitada. El exilio le condujo a México, París, Venecia y Roma, hasta su regreso a España en la década de los setenta. Ya nonagenario, recoge los laureles del triunfo. En el año 2002 recibió el primer premio Velázquez de Artes Plásticas y el Centro de Arte Reina Sofía le dedica ahora, en Madrid, una gran exposición.

Es sin duda una de las buenas exposiciones del año, pues –tal como se recalcó en la presentación- la solidez y personalidad de su carrera artística se ha fortalecido con el paso del tiempo hasta constituirse en uno de los “faros de la cultura artística europea del siglo XX”, según le definió el comisario de la muestra, Enrique Andrés Ruiz.

Una vida densa.

Ramón Gaya nació en Murcia, España, en 1910 donde había un pequeño pero activo núcleo cultural. En 1928 viajó a París. Allí contactó con Picasso y otros grandes de la pintura moderna. Pero ese viaje marcó un giro en la trayectoria del pintor, pues descubrió “amnesias y artificios” de las vanguardias. A su regreso de París, y en un encuentro con Jorge Guillén, éste le preguntó por su viaje y el artista respondió "A mí lo que me gustan son Las Meninas". Para Gaya el gran foco de inspiración estaba en el Museo del Prado, al que definía como memoria viva de España y corazón artístico de occidente.

Entusiasmado por la riqueza de la...

  • Fecha: 29/04/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Desconocido
  • Fotos: 11
  • Palabras: 946
  • Referencia: 4000007738

Pintor, ensayista, poeta, idealista, Ramón Gaya tuvo desde sus orígenes una vida agitada. El exilio le condujo a México, París, Venecia y Roma, hasta su regreso a España en la década de los setenta. Ya nonagenario, recoge los laureles del triunfo. En el año 2002 recibió el primer premio Velázquez de Artes Plásticas y el Centro de Arte Reina Sofía le dedica ahora, en Madrid, una gran exposición.

Es sin duda una de las buenas exposiciones del año, pues –tal como se recalcó en la presentación- la solidez y personalidad de su carrera artística se ha fortalecido con el paso del tiempo hasta constituirse en uno de los “faros de la cultura artística europea del siglo XX”, según le definió el comisario de la muestra, Enrique Andrés Ruiz.

Una vida densa.

Ramón Gaya nació en Murcia, España, en 1910 donde había un pequeño pero activo núcleo cultural. En 1928 viajó a París. Allí contactó con Picasso y otros grandes de la pintura moderna. Pero ese viaje marcó un giro en la trayectoria del pintor, pues descubrió “amnesias y artificios” de las vanguardias. A su regreso de París, y en un encuentro con Jorge Guillén, éste le preguntó por su viaje y el artista respondió "A mí lo que me gustan son Las Meninas". Para Gaya el gran foco de inspiración estaba en el Museo del Prado, al que definía como memoria viva de España y corazón artístico de occidente.

Entusiasmado por la riqueza de la...

  • Fecha: 29/04/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Desconocido
  • Fotos: 11
  • Palabras: 946
  • Referencia: 4000007738

Pintor, ensayista, poeta, idealista, Ramón Gaya tuvo desde sus orígenes una vida agitada. El exilio le condujo a México, París, Venecia y Roma, hasta su regreso a España en la década de los setenta. Ya nonagenario, recoge los laureles del triunfo. En el año 2002 recibió el primer premio Velázquez de Artes Plásticas y el Centro de Arte Reina Sofía le dedica ahora, en Madrid, una gran exposición.

Es sin duda una de las buenas exposiciones del año, pues –tal como se recalcó en la presentación- la solidez y personalidad de su carrera artística se ha fortalecido con el paso del tiempo hasta constituirse en uno de los “faros de la cultura artística europea del siglo XX”, según le definió el comisario de la muestra, Enrique Andrés Ruiz.

Una vida densa.

Ramón Gaya nació en Murcia, España, en 1910 donde había un pequeño pero activo núcleo cultural. En 1928 viajó a París. Allí contactó con Picasso y otros grandes de la pintura moderna. Pero ese viaje marcó un giro en la trayectoria del pintor, pues descubrió “amnesias y artificios” de las vanguardias. A su regreso de París, y en un encuentro con Jorge Guillén, éste le preguntó por su viaje y el artista respondió "A mí lo que me gustan son Las Meninas". Para Gaya el gran foco de inspiración estaba en el Museo del Prado, al que definía como memoria viva de España y corazón artístico de occidente.

Entusiasmado por la riqueza de la...

Contenidos del Reportaje:

<
>

Retrato de Alicia

Retrato de su padre(1927) la obra más antigua del pintor

El bodegón de la mandolina(1927) otra de las primeras obras, de marcada influencia cubista.

Retrato de Tomás Segovia

la bañista de Rembrandt

El niño de Vallecas

La Verónica de Salzillo

IV homenaje a Rembrandt

El durmiente de Salzillo

Visitantes, en la muestra de Ramón Gaya.

El Príncipe de Asturias conversa con Ramón Gaya ante el retrato del padre del artista.

Sugerencias de Producto

Multimedia
Contenidos digitales general multimedia con vídeo España
Foto
Fototeca
Texto
Texto Andalucía
Texto
Texto España
Foto
Gráfico Galicia
Vídeo
EFE VÍDEO Internacional para España
Vídeo
EFE VÍDEO
Foto
Gráfico deportes España