Reportaje

24/09/2011 12:00 (UTC)

CINE

La película "Blackthorn", tarjeta de presentación de Bolivia

La magia del altiplano boliviano, con sus pueblos mineros y sus cerros; la belleza inverosímil del salar de Uyuni; el inmenso desierto de sal situado a 4.000 metros de altitud, y la exuberante vegetación de los Yungas de La Paz han quedado perfectamente retratados en el nuevo portafolio fotográfico del país: el "western" "Blackthorn", del director español Mateo Gil.

DESTACADOS:.

*** Dos producciones españolas como "Blackthorn" y "También la lluvia" ayudan a que afuera se pierda el miedo a rodar en Bolivia.

*** Con "Blackthorn", el director Mateo Gil no sólo ha revivido al legendario bandido Butch Cassidy, sino también ha dado un nuevo valor agregado a Bolivia al mostrarla como un destino turístico donde es posible hacer cine de calidad.

*** El "sorojchi" -mal de altura- no causó mayores problemas a los actores. Y eso que en las nueve semanas de rodaje, el equipo se movilizó entre los 3.800 y 5.000 metros de altitud, viajando la mayor parte del tiempo por inverosímiles carreteras para llegar a los lugares elegidos para el filme.

Con este filme, Gil no sólo ha revivido al legendario bandido Butch Cassidy, sino también ha dado un nuevo valor agregado a Bolivia al mostrarla como un destino turístico donde es posible hacer cine de calidad, rompiendo así algunos mitos que se habían creado en los últimos años en torno al país andino.

La película...

La magia del altiplano boliviano, con sus pueblos mineros y sus cerros; la belleza inverosímil del salar de Uyuni; el inmenso desierto de sal situado a 4.000 metros de altitud, y la exuberante vegetación de los Yungas de La Paz han quedado perfectamente retratados en el nuevo portafolio fotográfico del país: el "western" "Blackthorn", del director español Mateo Gil.

DESTACADOS:.

*** Dos producciones españolas como "Blackthorn" y "También la lluvia" ayudan a que afuera se pierda el miedo a rodar en Bolivia.

*** Con "Blackthorn", el director Mateo Gil no sólo ha revivido al legendario bandido Butch Cassidy, sino también ha dado un nuevo valor agregado a Bolivia al mostrarla como un destino turístico donde es posible hacer cine de calidad.

*** El "sorojchi" -mal de altura- no causó mayores problemas a los actores. Y eso que en las nueve semanas de rodaje, el equipo se movilizó entre los 3.800 y 5.000 metros de altitud, viajando la mayor parte del tiempo por inverosímiles carreteras para llegar a los lugares elegidos para el filme.

Con este filme, Gil no sólo ha revivido al legendario bandido Butch Cassidy, sino también ha dado un nuevo valor agregado a Bolivia al mostrarla como un destino turístico donde es posible hacer cine de calidad, rompiendo así algunos mitos que se habían creado en los últimos años en torno al país andino.

La película...

La magia del altiplano boliviano, con sus pueblos mineros y sus cerros; la belleza inverosímil del salar de Uyuni; el inmenso desierto de sal situado a 4.000 metros de altitud, y la exuberante vegetación de los Yungas de La Paz han quedado perfectamente retratados en el nuevo portafolio fotográfico del país: el "western" "Blackthorn", del director español Mateo Gil.

DESTACADOS:.

*** Dos producciones españolas como "Blackthorn" y "También la lluvia" ayudan a que afuera se pierda el miedo a rodar en Bolivia.

*** Con "Blackthorn", el director Mateo Gil no sólo ha revivido al legendario bandido Butch Cassidy, sino también ha dado un nuevo valor agregado a Bolivia al mostrarla como un destino turístico donde es posible hacer cine de calidad.

*** El "sorojchi" -mal de altura- no causó mayores problemas a los actores. Y eso que en las nueve semanas de rodaje, el equipo se movilizó entre los 3.800 y 5.000 metros de altitud, viajando la mayor parte del tiempo por inverosímiles carreteras para llegar a los lugares elegidos para el filme.

Con este filme, Gil no sólo ha revivido al legendario bandido Butch Cassidy, sino también ha dado un nuevo valor agregado a Bolivia al mostrarla como un destino turístico donde es posible hacer cine de calidad, rompiendo así algunos mitos que se habían creado en los últimos años en torno al país andino.

La película...

La magia del altiplano boliviano, con sus pueblos mineros y sus cerros; la belleza inverosímil del salar de Uyuni; el inmenso desierto de sal situado a 4.000 metros de altitud, y la exuberante vegetación de los Yungas de La Paz han quedado perfectamente retratados en el nuevo portafolio fotográfico del país: el "western" "Blackthorn", del director español Mateo Gil.

DESTACADOS:.

*** Dos producciones españolas como "Blackthorn" y "También la lluvia" ayudan a que afuera se pierda el miedo a rodar en Bolivia.

*** Con "Blackthorn", el director Mateo Gil no sólo ha revivido al legendario bandido Butch Cassidy, sino también ha dado un nuevo valor agregado a Bolivia al mostrarla como un destino turístico donde es posible hacer cine de calidad.

*** El "sorojchi" -mal de altura- no causó mayores problemas a los actores. Y eso que en las nueve semanas de rodaje, el equipo se movilizó entre los 3.800 y 5.000 metros de altitud, viajando la mayor parte del tiempo por inverosímiles carreteras para llegar a los lugares elegidos para el filme.

Con este filme, Gil no sólo ha revivido al legendario bandido Butch Cassidy, sino también ha dado un nuevo valor agregado a Bolivia al mostrarla como un destino turístico donde es posible hacer cine de calidad, rompiendo así algunos mitos que se habían creado en los últimos años en torno al país andino.

La película...

Contenidos del Reportaje:

<
>

Una vista del Salar de Uyuni, una de las localizaciones del film.

Camino de los Yungas hacia la Asunta, otra de las localizaciones del film.

El director español Mateo Gil.

La Isla pescado en el centro del salar de Uyuni, otra de las localizaciones del film.

Sugerencias de Producto

Vídeo
EFE VÍDEO España
Foto
Gráfico Cataluña
Texto
Efedata
Texto
Texto deportes general España
Texto
Texto Andalucía
Vídeo
EFE VÍDEO Internacional para España
Reportaje
Reportajes general España
Texto
Texto internacional general para España