Reportaje

29/01/2003 12:00 (UTC)

MÚSICA

Paquita la del Barrio, la voz de la mujer despechada

  • Fecha: 29/01/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Mónica Medel
  • Fotos: 5
  • Palabras: 878
  • Referencia: 4000006943

Las canciones de amor lánguidas y adolescentes, así como los clásicos versos apasionados con que los hombres ensalzan a las mujeres están cediendo rápido paso en México a otra corriente, la del despecho femenino puro y duro, pero con ritmo ranchero y aires de arrabal.

Y la responsable de este fenómeno es Francisca Viveros, una tímida mujer de 55 años, rubia, con enormes ojos café y risa nerviosa que sobre un escenario, repleta de joyas y enfundada en brillos, se transforma en Paquita la del Barrio, el nuevo símbolo de la mujer oprimida y cornuda.

Con una voz fuerte, repleta de matices, insulta, regaña y echa en cara a los hombres todas sus faltas, sin tapujos ni eufemismos que suavicen la expresión.

“TODOS ENGAÑAN”. Se refiere al sexo masculino como "ratas" y "bichos rastreros" y todas sus canciones parten de la premisa de que los hombres "son iguales, porque todos engañan", afirma en entrevista con EFE.

"Rata de dos patas, te estoy hablando a ti, porque un bicho rastrero, aun siendo el más maldito, comparado contigo, se queda muy chiquito", es el estribillo de su último éxito "Rata de dos patas", que además de en México y Centroamérica ha sido difundido con gran aceptación en Colombia, Venezuela, Chile y España.

Sólo con observar a sus...

  • Fecha: 29/01/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Mónica Medel
  • Fotos: 5
  • Palabras: 878
  • Referencia: 4000006943

Las canciones de amor lánguidas y adolescentes, así como los clásicos versos apasionados con que los hombres ensalzan a las mujeres están cediendo rápido paso en México a otra corriente, la del despecho femenino puro y duro, pero con ritmo ranchero y aires de arrabal.

Y la responsable de este fenómeno es Francisca Viveros, una tímida mujer de 55 años, rubia, con enormes ojos café y risa nerviosa que sobre un escenario, repleta de joyas y enfundada en brillos, se transforma en Paquita la del Barrio, el nuevo símbolo de la mujer oprimida y cornuda.

Con una voz fuerte, repleta de matices, insulta, regaña y echa en cara a los hombres todas sus faltas, sin tapujos ni eufemismos que suavicen la expresión.

“TODOS ENGAÑAN”. Se refiere al sexo masculino como "ratas" y "bichos rastreros" y todas sus canciones parten de la premisa de que los hombres "son iguales, porque todos engañan", afirma en entrevista con EFE.

"Rata de dos patas, te estoy hablando a ti, porque un bicho rastrero, aun siendo el más maldito, comparado contigo, se queda muy chiquito", es el estribillo de su último éxito "Rata de dos patas", que además de en México y Centroamérica ha sido difundido con gran aceptación en Colombia, Venezuela, Chile y España.

Sólo con observar a sus...

  • Fecha: 29/01/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Mónica Medel
  • Fotos: 5
  • Palabras: 878
  • Referencia: 4000006943

Las canciones de amor lánguidas y adolescentes, así como los clásicos versos apasionados con que los hombres ensalzan a las mujeres están cediendo rápido paso en México a otra corriente, la del despecho femenino puro y duro, pero con ritmo ranchero y aires de arrabal.

Y la responsable de este fenómeno es Francisca Viveros, una tímida mujer de 55 años, rubia, con enormes ojos café y risa nerviosa que sobre un escenario, repleta de joyas y enfundada en brillos, se transforma en Paquita la del Barrio, el nuevo símbolo de la mujer oprimida y cornuda.

Con una voz fuerte, repleta de matices, insulta, regaña y echa en cara a los hombres todas sus faltas, sin tapujos ni eufemismos que suavicen la expresión.

“TODOS ENGAÑAN”. Se refiere al sexo masculino como "ratas" y "bichos rastreros" y todas sus canciones parten de la premisa de que los hombres "son iguales, porque todos engañan", afirma en entrevista con EFE.

"Rata de dos patas, te estoy hablando a ti, porque un bicho rastrero, aun siendo el más maldito, comparado contigo, se queda muy chiquito", es el estribillo de su último éxito "Rata de dos patas", que además de en México y Centroamérica ha sido difundido con gran aceptación en Colombia, Venezuela, Chile y España.

Sólo con observar a sus...

  • Fecha: 29/01/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Mónica Medel
  • Fotos: 5
  • Palabras: 878
  • Referencia: 4000006943

Las canciones de amor lánguidas y adolescentes, así como los clásicos versos apasionados con que los hombres ensalzan a las mujeres están cediendo rápido paso en México a otra corriente, la del despecho femenino puro y duro, pero con ritmo ranchero y aires de arrabal.

Y la responsable de este fenómeno es Francisca Viveros, una tímida mujer de 55 años, rubia, con enormes ojos café y risa nerviosa que sobre un escenario, repleta de joyas y enfundada en brillos, se transforma en Paquita la del Barrio, el nuevo símbolo de la mujer oprimida y cornuda.

Con una voz fuerte, repleta de matices, insulta, regaña y echa en cara a los hombres todas sus faltas, sin tapujos ni eufemismos que suavicen la expresión.

“TODOS ENGAÑAN”. Se refiere al sexo masculino como "ratas" y "bichos rastreros" y todas sus canciones parten de la premisa de que los hombres "son iguales, porque todos engañan", afirma en entrevista con EFE.

"Rata de dos patas, te estoy hablando a ti, porque un bicho rastrero, aun siendo el más maldito, comparado contigo, se queda muy chiquito", es el estribillo de su último éxito "Rata de dos patas", que además de en México y Centroamérica ha sido difundido con gran aceptación en Colombia, Venezuela, Chile y España.

Sólo con observar a sus...

  • Fecha: 29/01/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Mónica Medel
  • Fotos: 5
  • Palabras: 878
  • Referencia: 4000006943

Las canciones de amor lánguidas y adolescentes, así como los clásicos versos apasionados con que los hombres ensalzan a las mujeres están cediendo rápido paso en México a otra corriente, la del despecho femenino puro y duro, pero con ritmo ranchero y aires de arrabal.

Y la responsable de este fenómeno es Francisca Viveros, una tímida mujer de 55 años, rubia, con enormes ojos café y risa nerviosa que sobre un escenario, repleta de joyas y enfundada en brillos, se transforma en Paquita la del Barrio, el nuevo símbolo de la mujer oprimida y cornuda.

Con una voz fuerte, repleta de matices, insulta, regaña y echa en cara a los hombres todas sus faltas, sin tapujos ni eufemismos que suavicen la expresión.

“TODOS ENGAÑAN”. Se refiere al sexo masculino como "ratas" y "bichos rastreros" y todas sus canciones parten de la premisa de que los hombres "son iguales, porque todos engañan", afirma en entrevista con EFE.

"Rata de dos patas, te estoy hablando a ti, porque un bicho rastrero, aun siendo el más maldito, comparado contigo, se queda muy chiquito", es el estribillo de su último éxito "Rata de dos patas", que además de en México y Centroamérica ha sido difundido con gran aceptación en Colombia, Venezuela, Chile y España.

Sólo con observar a sus...

Contenidos del Reportaje:

<
>

Paquita la del Barrio, en su casa de México.

Paquita canta a los "ratas de dos patas".

"Todos los hombres son iguales, todos engañan, y nunca nadie les había dicho tantas cosas como yo", dice la cantante mexicana.

Paquita es toda una celebridad en México y otros países hispanos.

Paquita, genio y figura

Sugerencias de Producto

Foto
Gráfico Cataluña
Texto
Texto Castilla y León
Texto
Texto Andalucía
Texto
EFECOM
Texto
Efedata
Foto
Gráfico deportes España
Multimedia
Contenidos digitales general multimedia con vídeo España
Vídeo
EFE VÍDEO España