Reportaje

20/01/2003 12:00 (UTC)

GALERÍA DE ARTE

El pálpito de las viejas ciudades

  • Fecha: 20/01/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Desconocido
  • Fotos: 6
  • Palabras: 1350
  • Referencia: 4000006863

Cuando los fríos invernales hacen casi inhabitables las calles de las ciudades europeas, uno de los placeres del amante del arte es el de descubrir las bellezas acumuladas en los museos. En muchas de las viejas urbes hay uno tradicionalmente recomendable: el de la catedral.

Con siglos de historia en su haber, ciudades como Toledo o Florencia guardan en el recinto catedralicio y sus dependencias obras de arte de los más insignes artistas del pasado: tallas, pinturas, orfebrería… Y en esos tesoros se rastrea perfectamente el pasado de cada urbe.

En numerosas ciudades de Europa, el museo de la catedral se llama “Museo de la Obra de la Catedral” y en él se recogen no sólo los tesoros artísticos, sino también dibujos, planos y proyectos vinculados al magno edificio ciudadano, así como figuras emblemáticas del templo, en tanto que se dejan en el mismo, sobre todo en el exterior, dignas réplicas de los trabajos medievales.

Hay diversos museos de la obra de la catedral realmente emblemáticos. Uno de ellos es el del Duomo de Florencia, cuya visita es un goce estético singular. En él se pueden seguir interesantes elementos constructivos del magnífico edificio y de otros de la ciudad, como Santa Maria dei Fiore.

Pero lo mejor del museo está en la estatuaria, donde...

  • Fecha: 20/01/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Desconocido
  • Fotos: 6
  • Palabras: 1350
  • Referencia: 4000006863

Cuando los fríos invernales hacen casi inhabitables las calles de las ciudades europeas, uno de los placeres del amante del arte es el de descubrir las bellezas acumuladas en los museos. En muchas de las viejas urbes hay uno tradicionalmente recomendable: el de la catedral.

Con siglos de historia en su haber, ciudades como Toledo o Florencia guardan en el recinto catedralicio y sus dependencias obras de arte de los más insignes artistas del pasado: tallas, pinturas, orfebrería… Y en esos tesoros se rastrea perfectamente el pasado de cada urbe.

En numerosas ciudades de Europa, el museo de la catedral se llama “Museo de la Obra de la Catedral” y en él se recogen no sólo los tesoros artísticos, sino también dibujos, planos y proyectos vinculados al magno edificio ciudadano, así como figuras emblemáticas del templo, en tanto que se dejan en el mismo, sobre todo en el exterior, dignas réplicas de los trabajos medievales.

Hay diversos museos de la obra de la catedral realmente emblemáticos. Uno de ellos es el del Duomo de Florencia, cuya visita es un goce estético singular. En él se pueden seguir interesantes elementos constructivos del magnífico edificio y de otros de la ciudad, como Santa Maria dei Fiore.

Pero lo mejor del museo está en la estatuaria, donde...

  • Fecha: 20/01/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Desconocido
  • Fotos: 6
  • Palabras: 1350
  • Referencia: 4000006863

Cuando los fríos invernales hacen casi inhabitables las calles de las ciudades europeas, uno de los placeres del amante del arte es el de descubrir las bellezas acumuladas en los museos. En muchas de las viejas urbes hay uno tradicionalmente recomendable: el de la catedral.

Con siglos de historia en su haber, ciudades como Toledo o Florencia guardan en el recinto catedralicio y sus dependencias obras de arte de los más insignes artistas del pasado: tallas, pinturas, orfebrería… Y en esos tesoros se rastrea perfectamente el pasado de cada urbe.

En numerosas ciudades de Europa, el museo de la catedral se llama “Museo de la Obra de la Catedral” y en él se recogen no sólo los tesoros artísticos, sino también dibujos, planos y proyectos vinculados al magno edificio ciudadano, así como figuras emblemáticas del templo, en tanto que se dejan en el mismo, sobre todo en el exterior, dignas réplicas de los trabajos medievales.

Hay diversos museos de la obra de la catedral realmente emblemáticos. Uno de ellos es el del Duomo de Florencia, cuya visita es un goce estético singular. En él se pueden seguir interesantes elementos constructivos del magnífico edificio y de otros de la ciudad, como Santa Maria dei Fiore.

Pero lo mejor del museo está en la estatuaria, donde...

  • Fecha: 20/01/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Desconocido
  • Fotos: 6
  • Palabras: 1350
  • Referencia: 4000006863

Cuando los fríos invernales hacen casi inhabitables las calles de las ciudades europeas, uno de los placeres del amante del arte es el de descubrir las bellezas acumuladas en los museos. En muchas de las viejas urbes hay uno tradicionalmente recomendable: el de la catedral.

Con siglos de historia en su haber, ciudades como Toledo o Florencia guardan en el recinto catedralicio y sus dependencias obras de arte de los más insignes artistas del pasado: tallas, pinturas, orfebrería… Y en esos tesoros se rastrea perfectamente el pasado de cada urbe.

En numerosas ciudades de Europa, el museo de la catedral se llama “Museo de la Obra de la Catedral” y en él se recogen no sólo los tesoros artísticos, sino también dibujos, planos y proyectos vinculados al magno edificio ciudadano, así como figuras emblemáticas del templo, en tanto que se dejan en el mismo, sobre todo en el exterior, dignas réplicas de los trabajos medievales.

Hay diversos museos de la obra de la catedral realmente emblemáticos. Uno de ellos es el del Duomo de Florencia, cuya visita es un goce estético singular. En él se pueden seguir interesantes elementos constructivos del magnífico edificio y de otros de la ciudad, como Santa Maria dei Fiore.

Pero lo mejor del museo está en la estatuaria, donde...

  • Fecha: 20/01/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Desconocido
  • Fotos: 6
  • Palabras: 1350
  • Referencia: 4000006863

Cuando los fríos invernales hacen casi inhabitables las calles de las ciudades europeas, uno de los placeres del amante del arte es el de descubrir las bellezas acumuladas en los museos. En muchas de las viejas urbes hay uno tradicionalmente recomendable: el de la catedral.

Con siglos de historia en su haber, ciudades como Toledo o Florencia guardan en el recinto catedralicio y sus dependencias obras de arte de los más insignes artistas del pasado: tallas, pinturas, orfebrería… Y en esos tesoros se rastrea perfectamente el pasado de cada urbe.

En numerosas ciudades de Europa, el museo de la catedral se llama “Museo de la Obra de la Catedral” y en él se recogen no sólo los tesoros artísticos, sino también dibujos, planos y proyectos vinculados al magno edificio ciudadano, así como figuras emblemáticas del templo, en tanto que se dejan en el mismo, sobre todo en el exterior, dignas réplicas de los trabajos medievales.

Hay diversos museos de la obra de la catedral realmente emblemáticos. Uno de ellos es el del Duomo de Florencia, cuya visita es un goce estético singular. En él se pueden seguir interesantes elementos constructivos del magnífico edificio y de otros de la ciudad, como Santa Maria dei Fiore.

Pero lo mejor del museo está en la estatuaria, donde...

  • Fecha: 20/01/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Desconocido
  • Fotos: 6
  • Palabras: 1350
  • Referencia: 4000006863

Cuando los fríos invernales hacen casi inhabitables las calles de las ciudades europeas, uno de los placeres del amante del arte es el de descubrir las bellezas acumuladas en los museos. En muchas de las viejas urbes hay uno tradicionalmente recomendable: el de la catedral.

Con siglos de historia en su haber, ciudades como Toledo o Florencia guardan en el recinto catedralicio y sus dependencias obras de arte de los más insignes artistas del pasado: tallas, pinturas, orfebrería… Y en esos tesoros se rastrea perfectamente el pasado de cada urbe.

En numerosas ciudades de Europa, el museo de la catedral se llama “Museo de la Obra de la Catedral” y en él se recogen no sólo los tesoros artísticos, sino también dibujos, planos y proyectos vinculados al magno edificio ciudadano, así como figuras emblemáticas del templo, en tanto que se dejan en el mismo, sobre todo en el exterior, dignas réplicas de los trabajos medievales.

Hay diversos museos de la obra de la catedral realmente emblemáticos. Uno de ellos es el del Duomo de Florencia, cuya visita es un goce estético singular. En él se pueden seguir interesantes elementos constructivos del magnífico edificio y de otros de la ciudad, como Santa Maria dei Fiore.

Pero lo mejor del museo está en la estatuaria, donde...

Contenidos del Reportaje:

<
>

1. Cabeza de Cristo de Wissembourg. Siglo XI. Museo de la Obra de la Catedral, de Estrasburgo.

2. David. Vitral del siglo XV, de Peter Hemmel d´Andlau. Museo de la Obra de la Catedral, de Estrasburgo.

3. Muestras de estatuaria gótica del Portal de San Lorenzo. De Juan de Aix-la-Chapelle, 1502. En la Sala principal del Museo de la Obra de la Catedral, de Estrasburgo.

4. Cabeza de hombre con turbante, obra de Nicolás de Leyde. Siglo XV. Museo de la Obra de la Catedral, de Estrasburgo.

5. La Circuncisión. Relieve del siglo XV, madera policromada, de la cartuja de Estrasburgo. Museo de la Obra de la Catedral, de Estrasburgo.

6. Retrato de Los amantes perforados, obra anónima del final del siglo XV. Museo de la Obra de la Catedral, de Estrasburgo.

Sugerencias de Producto

Reportaje
Reportajes general España
Foto
Gráfico deportes España
Multimedia
Contenidos digitales general multimedia con vídeo España
Texto
Efedata
Texto
EFECOM
Foto
Servicio Gráfico General España
Texto
Texto España
Vídeo
EFE VÍDEO España