Reportaje

23/08/2002 12:00 (UTC)

GALERÍA DE ARTE

Nimes, entre Roma y Valencia

  • Fecha: 23/08/2002 12:00 (UTC)
  • Autor: Desconocido
  • Fotos: 5
  • Palabras: 797
  • Referencia: 4000005579

Nimes es una tierra de encrucijada, encrucijada del tiempo y el espacio, donde se perciben aromas de tierra y mar, de pasado y de presente. Es una pequeña Roma con aires de Valencia.

La ciudad está en un territorio en el que confluyen el Languedoc y la Provenza, las estribaciones montañosas y los llanos, las albuferas y los viñedos.

El viajero que entra por la avenida Jean Jaurès, se asombra al encontrar un orgulloso toro, totem ibérico. Luego, al acercarse al viejo circo romano, les Arènes,se sorprenderá al ver una estatua de bronce de un torero, Nimeño II. Y si es tarde de toros oirá los olés de un público amante de la fiesta inmemorial.

Nimes recuerda a también en el culto al agua. Y si Valencia tiene ante su catedral al genio del Turia y a sus siete ninfas, en una fuente monumental, Nimes debe hasta su nombre al dios Nemausus, cuyas fuentes están en el mismo corazón del jardín de La Fontaine.

Y Nimes recuerda a Roma, con sus templos de piedra blanca, con la vigilante Tour Magne y con el cercano Pont du Gard, grandiosa obra romana de estructura tan eterna como moderna.

Un recorrido por Nimes.

Ya que hemos mencionado el orgulloso toro de la avenida Jean Jaurés,...

  • Fecha: 23/08/2002 12:00 (UTC)
  • Autor: Desconocido
  • Fotos: 5
  • Palabras: 797
  • Referencia: 4000005579

Nimes es una tierra de encrucijada, encrucijada del tiempo y el espacio, donde se perciben aromas de tierra y mar, de pasado y de presente. Es una pequeña Roma con aires de Valencia.

La ciudad está en un territorio en el que confluyen el Languedoc y la Provenza, las estribaciones montañosas y los llanos, las albuferas y los viñedos.

El viajero que entra por la avenida Jean Jaurès, se asombra al encontrar un orgulloso toro, totem ibérico. Luego, al acercarse al viejo circo romano, les Arènes,se sorprenderá al ver una estatua de bronce de un torero, Nimeño II. Y si es tarde de toros oirá los olés de un público amante de la fiesta inmemorial.

Nimes recuerda a también en el culto al agua. Y si Valencia tiene ante su catedral al genio del Turia y a sus siete ninfas, en una fuente monumental, Nimes debe hasta su nombre al dios Nemausus, cuyas fuentes están en el mismo corazón del jardín de La Fontaine.

Y Nimes recuerda a Roma, con sus templos de piedra blanca, con la vigilante Tour Magne y con el cercano Pont du Gard, grandiosa obra romana de estructura tan eterna como moderna.

Un recorrido por Nimes.

Ya que hemos mencionado el orgulloso toro de la avenida Jean Jaurés,...

  • Fecha: 23/08/2002 12:00 (UTC)
  • Autor: Desconocido
  • Fotos: 5
  • Palabras: 797
  • Referencia: 4000005579

Nimes es una tierra de encrucijada, encrucijada del tiempo y el espacio, donde se perciben aromas de tierra y mar, de pasado y de presente. Es una pequeña Roma con aires de Valencia.

La ciudad está en un territorio en el que confluyen el Languedoc y la Provenza, las estribaciones montañosas y los llanos, las albuferas y los viñedos.

El viajero que entra por la avenida Jean Jaurès, se asombra al encontrar un orgulloso toro, totem ibérico. Luego, al acercarse al viejo circo romano, les Arènes,se sorprenderá al ver una estatua de bronce de un torero, Nimeño II. Y si es tarde de toros oirá los olés de un público amante de la fiesta inmemorial.

Nimes recuerda a también en el culto al agua. Y si Valencia tiene ante su catedral al genio del Turia y a sus siete ninfas, en una fuente monumental, Nimes debe hasta su nombre al dios Nemausus, cuyas fuentes están en el mismo corazón del jardín de La Fontaine.

Y Nimes recuerda a Roma, con sus templos de piedra blanca, con la vigilante Tour Magne y con el cercano Pont du Gard, grandiosa obra romana de estructura tan eterna como moderna.

Un recorrido por Nimes.

Ya que hemos mencionado el orgulloso toro de la avenida Jean Jaurés,...

  • Fecha: 23/08/2002 12:00 (UTC)
  • Autor: Desconocido
  • Fotos: 5
  • Palabras: 797
  • Referencia: 4000005579

Nimes es una tierra de encrucijada, encrucijada del tiempo y el espacio, donde se perciben aromas de tierra y mar, de pasado y de presente. Es una pequeña Roma con aires de Valencia.

La ciudad está en un territorio en el que confluyen el Languedoc y la Provenza, las estribaciones montañosas y los llanos, las albuferas y los viñedos.

El viajero que entra por la avenida Jean Jaurès, se asombra al encontrar un orgulloso toro, totem ibérico. Luego, al acercarse al viejo circo romano, les Arènes,se sorprenderá al ver una estatua de bronce de un torero, Nimeño II. Y si es tarde de toros oirá los olés de un público amante de la fiesta inmemorial.

Nimes recuerda a también en el culto al agua. Y si Valencia tiene ante su catedral al genio del Turia y a sus siete ninfas, en una fuente monumental, Nimes debe hasta su nombre al dios Nemausus, cuyas fuentes están en el mismo corazón del jardín de La Fontaine.

Y Nimes recuerda a Roma, con sus templos de piedra blanca, con la vigilante Tour Magne y con el cercano Pont du Gard, grandiosa obra romana de estructura tan eterna como moderna.

Un recorrido por Nimes.

Ya que hemos mencionado el orgulloso toro de la avenida Jean Jaurés,...

  • Fecha: 23/08/2002 12:00 (UTC)
  • Autor: Desconocido
  • Fotos: 5
  • Palabras: 797
  • Referencia: 4000005579

Nimes es una tierra de encrucijada, encrucijada del tiempo y el espacio, donde se perciben aromas de tierra y mar, de pasado y de presente. Es una pequeña Roma con aires de Valencia.

La ciudad está en un territorio en el que confluyen el Languedoc y la Provenza, las estribaciones montañosas y los llanos, las albuferas y los viñedos.

El viajero que entra por la avenida Jean Jaurès, se asombra al encontrar un orgulloso toro, totem ibérico. Luego, al acercarse al viejo circo romano, les Arènes,se sorprenderá al ver una estatua de bronce de un torero, Nimeño II. Y si es tarde de toros oirá los olés de un público amante de la fiesta inmemorial.

Nimes recuerda a también en el culto al agua. Y si Valencia tiene ante su catedral al genio del Turia y a sus siete ninfas, en una fuente monumental, Nimes debe hasta su nombre al dios Nemausus, cuyas fuentes están en el mismo corazón del jardín de La Fontaine.

Y Nimes recuerda a Roma, con sus templos de piedra blanca, con la vigilante Tour Magne y con el cercano Pont du Gard, grandiosa obra romana de estructura tan eterna como moderna.

Un recorrido por Nimes.

Ya que hemos mencionado el orgulloso toro de la avenida Jean Jaurés,...

Contenidos del Reportaje:

<
>

El viejo templo romano, la Maisson Carrée.

El templo de Diana.

El anfiteatro romano.

Aires de fiesta ibérica, en los carteles taurinos de Nimes.

Especialidades dulces, típicas en Nimes y en el resto del Mediterráneo occidental.

Sugerencias de Producto

Multimedia
Contenidos digitales general multimedia con vídeo España
Foto
Gráfico Galicia
Texto
Texto Andalucía
Vídeo
EFE VÍDEO Internacional para España
Texto
EFECOM
Vídeo
EFE VÍDEO España
Vídeo
EFE VÍDEO
Foto
Servicio Gráfico General España