Reportaje

21/12/2009 12:00 (UTC)

DECORACIÓN

Esta Navidad, hágalo usted mismo

¿Es usted de esas personas a las que la vorágine de las Navidades le provoca un invariable estrés? ¿Abomina de las aglomeraciones, el consumismo desenfrenado y las orgías culinarias? Como antídoto le proponemos, más allá de creencias religiosas, una vuelta a los valores tradicionales de estas fiestas: una Navidad hecha en casa.

DESTACADOS.

-- Sume el tiempo que pasarán todos encerrados en el coche en atascos de tráfico a la ida y a la vuelta, los empujones y colas kilométricas. ¿Le gusta la imagen?

-- Las guirnaldas de palomitas de maiz enhebradas mantendrán a los niños ocupados durante una tarde entera.

-- Si va a ser anfitrión o anfitriona esta Nochebuena o Nochevieja, hable con antelación con sus invitados y propongales organizar un bufé al que cada uno aporte algo.

Llega la Navidad y un año más nos vemos inmersos en una espiral de compras, atracones, multitudes que empujan cargadas de paquetes, colas interminables para fotografiarse con el rey mago de turno y, al final de todo ello, una cuesta de enero que este año se antoja más insalvable que nunca.

La alternativa, que no sólo aliviará su ánimo sino también su bolsillo, es volver la vista hacia lo que ya tenemos e intentar dar a estas fechas un enfoque distinto en el que los protagonistas sean nuestros seres queridos y el tiempo que les dedicamos.

Por...

¿Es usted de esas personas a las que la vorágine de las Navidades le provoca un invariable estrés? ¿Abomina de las aglomeraciones, el consumismo desenfrenado y las orgías culinarias? Como antídoto le proponemos, más allá de creencias religiosas, una vuelta a los valores tradicionales de estas fiestas: una Navidad hecha en casa.

DESTACADOS.

-- Sume el tiempo que pasarán todos encerrados en el coche en atascos de tráfico a la ida y a la vuelta, los empujones y colas kilométricas. ¿Le gusta la imagen?

-- Las guirnaldas de palomitas de maiz enhebradas mantendrán a los niños ocupados durante una tarde entera.

-- Si va a ser anfitrión o anfitriona esta Nochebuena o Nochevieja, hable con antelación con sus invitados y propongales organizar un bufé al que cada uno aporte algo.

Llega la Navidad y un año más nos vemos inmersos en una espiral de compras, atracones, multitudes que empujan cargadas de paquetes, colas interminables para fotografiarse con el rey mago de turno y, al final de todo ello, una cuesta de enero que este año se antoja más insalvable que nunca.

La alternativa, que no sólo aliviará su ánimo sino también su bolsillo, es volver la vista hacia lo que ya tenemos e intentar dar a estas fechas un enfoque distinto en el que los protagonistas sean nuestros seres queridos y el tiempo que les dedicamos.

Por...

¿Es usted de esas personas a las que la vorágine de las Navidades le provoca un invariable estrés? ¿Abomina de las aglomeraciones, el consumismo desenfrenado y las orgías culinarias? Como antídoto le proponemos, más allá de creencias religiosas, una vuelta a los valores tradicionales de estas fiestas: una Navidad hecha en casa.

DESTACADOS.

-- Sume el tiempo que pasarán todos encerrados en el coche en atascos de tráfico a la ida y a la vuelta, los empujones y colas kilométricas. ¿Le gusta la imagen?

-- Las guirnaldas de palomitas de maiz enhebradas mantendrán a los niños ocupados durante una tarde entera.

-- Si va a ser anfitrión o anfitriona esta Nochebuena o Nochevieja, hable con antelación con sus invitados y propongales organizar un bufé al que cada uno aporte algo.

Llega la Navidad y un año más nos vemos inmersos en una espiral de compras, atracones, multitudes que empujan cargadas de paquetes, colas interminables para fotografiarse con el rey mago de turno y, al final de todo ello, una cuesta de enero que este año se antoja más insalvable que nunca.

La alternativa, que no sólo aliviará su ánimo sino también su bolsillo, es volver la vista hacia lo que ya tenemos e intentar dar a estas fechas un enfoque distinto en el que los protagonistas sean nuestros seres queridos y el tiempo que les dedicamos.

Por...

¿Es usted de esas personas a las que la vorágine de las Navidades le provoca un invariable estrés? ¿Abomina de las aglomeraciones, el consumismo desenfrenado y las orgías culinarias? Como antídoto le proponemos, más allá de creencias religiosas, una vuelta a los valores tradicionales de estas fiestas: una Navidad hecha en casa.

DESTACADOS.

-- Sume el tiempo que pasarán todos encerrados en el coche en atascos de tráfico a la ida y a la vuelta, los empujones y colas kilométricas. ¿Le gusta la imagen?

-- Las guirnaldas de palomitas de maiz enhebradas mantendrán a los niños ocupados durante una tarde entera.

-- Si va a ser anfitrión o anfitriona esta Nochebuena o Nochevieja, hable con antelación con sus invitados y propongales organizar un bufé al que cada uno aporte algo.

Llega la Navidad y un año más nos vemos inmersos en una espiral de compras, atracones, multitudes que empujan cargadas de paquetes, colas interminables para fotografiarse con el rey mago de turno y, al final de todo ello, una cuesta de enero que este año se antoja más insalvable que nunca.

La alternativa, que no sólo aliviará su ánimo sino también su bolsillo, es volver la vista hacia lo que ya tenemos e intentar dar a estas fechas un enfoque distinto en el que los protagonistas sean nuestros seres queridos y el tiempo que les dedicamos.

Por...

¿Es usted de esas personas a las que la vorágine de las Navidades le provoca un invariable estrés? ¿Abomina de las aglomeraciones, el consumismo desenfrenado y las orgías culinarias? Como antídoto le proponemos, más allá de creencias religiosas, una vuelta a los valores tradicionales de estas fiestas: una Navidad hecha en casa.

DESTACADOS.

-- Sume el tiempo que pasarán todos encerrados en el coche en atascos de tráfico a la ida y a la vuelta, los empujones y colas kilométricas. ¿Le gusta la imagen?

-- Las guirnaldas de palomitas de maiz enhebradas mantendrán a los niños ocupados durante una tarde entera.

-- Si va a ser anfitrión o anfitriona esta Nochebuena o Nochevieja, hable con antelación con sus invitados y propongales organizar un bufé al que cada uno aporte algo.

Llega la Navidad y un año más nos vemos inmersos en una espiral de compras, atracones, multitudes que empujan cargadas de paquetes, colas interminables para fotografiarse con el rey mago de turno y, al final de todo ello, una cuesta de enero que este año se antoja más insalvable que nunca.

La alternativa, que no sólo aliviará su ánimo sino también su bolsillo, es volver la vista hacia lo que ya tenemos e intentar dar a estas fechas un enfoque distinto en el que los protagonistas sean nuestros seres queridos y el tiempo que les dedicamos.

Por...

¿Es usted de esas personas a las que la vorágine de las Navidades le provoca un invariable estrés? ¿Abomina de las aglomeraciones, el consumismo desenfrenado y las orgías culinarias? Como antídoto le proponemos, más allá de creencias religiosas, una vuelta a los valores tradicionales de estas fiestas: una Navidad hecha en casa.

DESTACADOS.

-- Sume el tiempo que pasarán todos encerrados en el coche en atascos de tráfico a la ida y a la vuelta, los empujones y colas kilométricas. ¿Le gusta la imagen?

-- Las guirnaldas de palomitas de maiz enhebradas mantendrán a los niños ocupados durante una tarde entera.

-- Si va a ser anfitrión o anfitriona esta Nochebuena o Nochevieja, hable con antelación con sus invitados y propongales organizar un bufé al que cada uno aporte algo.

Llega la Navidad y un año más nos vemos inmersos en una espiral de compras, atracones, multitudes que empujan cargadas de paquetes, colas interminables para fotografiarse con el rey mago de turno y, al final de todo ello, una cuesta de enero que este año se antoja más insalvable que nunca.

La alternativa, que no sólo aliviará su ánimo sino también su bolsillo, es volver la vista hacia lo que ya tenemos e intentar dar a estas fechas un enfoque distinto en el que los protagonistas sean nuestros seres queridos y el tiempo que les dedicamos.

Por...

Contenidos del Reportaje:

<
>

24/12/06.- Kasia, de 7 meses, busca sus regalos navideños colocados bajo el tradicional árbol de Navidad en su casa de Varsovia (Polonia).

06/12/08.- Un hombre disfrazado de Santa Claus camina por una calle del centro de Hamburgo (Alemania) en las pasadas Navidades.

6/1/2009.- Varios niños desfilan disfrazados por las calles de "El Barrio" en Nueva York (EEUU) en enero pasado. Más de un millar de niños de las escuelas públicas participaron en la tradicional festividad del Día de Reyes, en el Harlem Hispano también conocido como "El Barrio".

13/12/06.- Un grupo de niños internos del Hospital Materno Infantil de Tegucigalpa sonríen durante la celebración de vísperas de Navidad en diciembre de 2006 en este centro de la capital hondureña.

21/12/06.- Una vivienda residencial es decorada con numerosas luces navideñas en 2006 días antes de celebrarse la Navidad, en Szederkeny, al sur de Hungría, a unos 200 kilómetros de Budapest. Los miembros de la familia Debertin decoraron su casa con 65.000 bombillas de colores.

31/12/2004.- Dos niñas decoran un árbol de Navidad en Bagdad en la Navidad de 2004.

Sugerencias de Producto

Texto
Texto economía Turismo
Vídeo
EFE VÍDEO España
Foto
Gráfico deportes España
Texto
Texto Castilla y León
Multimedia
Contenidos digitales general multimedia con vídeo España
Texto
Texto España
Texto
Texto internacional general para España
Vídeo
EFE VÍDEO