Reportaje

17/04/2011 12:00 (UTC)

Cultura

EL Museo de Napoleón reabre en La Habana

El Museo Napoleónico de La Habana ha reabierto sus puertas para exhibir su colección de reliquias relacionadas con el emperador francés (1769-1821), una de las más importantes del mundo y a la que ahora se han sumado más piezas únicas.

DESTACADOS:.

-- Entre los objetos únicos que ahora se muestran por primera vez en La Habana figuran la mascarilla mortuoria original de Napoleón I y un reloj de bolsillo, ambos traídos a Cuba por el médico personal del emperador hasta su muerte en 1821, el doctor Francesco Antommarchi, quien se radicó en la ciudad oriental de Santiago de Cuba.

-- El origen de buena parte de la colección es fruto de la "pasión amorosa" del desaparecido millonario venezolano, Julio Lobo Olavarría, magnate de la industria azucarera cubana y gran admirador de Napoleón.

-- Pinturas que marcan la vida y las grandes epopeyas militares de Napoleón, realizados por los artistas franceses Louis Tocqué, Jean-Marc Nattier, Nicolás de Largillière y Hubert Robert, entre otros, se exhiben en este atípico centro.

Estos fondos, auténticos tesoros patrimoniales que vieron la luz como museo el 1 de diciembre de 1961, están instalados desde entonces en una antigua casona de estilo ecléctico que sobresale majestuosa en...

El Museo Napoleónico de La Habana ha reabierto sus puertas para exhibir su colección de reliquias relacionadas con el emperador francés (1769-1821), una de las más importantes del mundo y a la que ahora se han sumado más piezas únicas.

DESTACADOS:.

-- Entre los objetos únicos que ahora se muestran por primera vez en La Habana figuran la mascarilla mortuoria original de Napoleón I y un reloj de bolsillo, ambos traídos a Cuba por el médico personal del emperador hasta su muerte en 1821, el doctor Francesco Antommarchi, quien se radicó en la ciudad oriental de Santiago de Cuba.

-- El origen de buena parte de la colección es fruto de la "pasión amorosa" del desaparecido millonario venezolano, Julio Lobo Olavarría, magnate de la industria azucarera cubana y gran admirador de Napoleón.

-- Pinturas que marcan la vida y las grandes epopeyas militares de Napoleón, realizados por los artistas franceses Louis Tocqué, Jean-Marc Nattier, Nicolás de Largillière y Hubert Robert, entre otros, se exhiben en este atípico centro.

Estos fondos, auténticos tesoros patrimoniales que vieron la luz como museo el 1 de diciembre de 1961, están instalados desde entonces en una antigua casona de estilo ecléctico que sobresale majestuosa en...

El Museo Napoleónico de La Habana ha reabierto sus puertas para exhibir su colección de reliquias relacionadas con el emperador francés (1769-1821), una de las más importantes del mundo y a la que ahora se han sumado más piezas únicas.

DESTACADOS:.

-- Entre los objetos únicos que ahora se muestran por primera vez en La Habana figuran la mascarilla mortuoria original de Napoleón I y un reloj de bolsillo, ambos traídos a Cuba por el médico personal del emperador hasta su muerte en 1821, el doctor Francesco Antommarchi, quien se radicó en la ciudad oriental de Santiago de Cuba.

-- El origen de buena parte de la colección es fruto de la "pasión amorosa" del desaparecido millonario venezolano, Julio Lobo Olavarría, magnate de la industria azucarera cubana y gran admirador de Napoleón.

-- Pinturas que marcan la vida y las grandes epopeyas militares de Napoleón, realizados por los artistas franceses Louis Tocqué, Jean-Marc Nattier, Nicolás de Largillière y Hubert Robert, entre otros, se exhiben en este atípico centro.

Estos fondos, auténticos tesoros patrimoniales que vieron la luz como museo el 1 de diciembre de 1961, están instalados desde entonces en una antigua casona de estilo ecléctico que sobresale majestuosa en...

El Museo Napoleónico de La Habana ha reabierto sus puertas para exhibir su colección de reliquias relacionadas con el emperador francés (1769-1821), una de las más importantes del mundo y a la que ahora se han sumado más piezas únicas.

DESTACADOS:.

-- Entre los objetos únicos que ahora se muestran por primera vez en La Habana figuran la mascarilla mortuoria original de Napoleón I y un reloj de bolsillo, ambos traídos a Cuba por el médico personal del emperador hasta su muerte en 1821, el doctor Francesco Antommarchi, quien se radicó en la ciudad oriental de Santiago de Cuba.

-- El origen de buena parte de la colección es fruto de la "pasión amorosa" del desaparecido millonario venezolano, Julio Lobo Olavarría, magnate de la industria azucarera cubana y gran admirador de Napoleón.

-- Pinturas que marcan la vida y las grandes epopeyas militares de Napoleón, realizados por los artistas franceses Louis Tocqué, Jean-Marc Nattier, Nicolás de Largillière y Hubert Robert, entre otros, se exhiben en este atípico centro.

Estos fondos, auténticos tesoros patrimoniales que vieron la luz como museo el 1 de diciembre de 1961, están instalados desde entonces en una antigua casona de estilo ecléctico que sobresale majestuosa en...

El Museo Napoleónico de La Habana ha reabierto sus puertas para exhibir su colección de reliquias relacionadas con el emperador francés (1769-1821), una de las más importantes del mundo y a la que ahora se han sumado más piezas únicas.

DESTACADOS:.

-- Entre los objetos únicos que ahora se muestran por primera vez en La Habana figuran la mascarilla mortuoria original de Napoleón I y un reloj de bolsillo, ambos traídos a Cuba por el médico personal del emperador hasta su muerte en 1821, el doctor Francesco Antommarchi, quien se radicó en la ciudad oriental de Santiago de Cuba.

-- El origen de buena parte de la colección es fruto de la "pasión amorosa" del desaparecido millonario venezolano, Julio Lobo Olavarría, magnate de la industria azucarera cubana y gran admirador de Napoleón.

-- Pinturas que marcan la vida y las grandes epopeyas militares de Napoleón, realizados por los artistas franceses Louis Tocqué, Jean-Marc Nattier, Nicolás de Largillière y Hubert Robert, entre otros, se exhiben en este atípico centro.

Estos fondos, auténticos tesoros patrimoniales que vieron la luz como museo el 1 de diciembre de 1961, están instalados desde entonces en una antigua casona de estilo ecléctico que sobresale majestuosa en...

Contenidos del Reportaje:

<
>

Dos celadoras conversan cerca de un busto del emperador Napoleón en la mansión "Dulce Dimora", edificada en 1928, que sirve de sede al Museo Napoleónico de La Habana. EFE/Alejandro Ernesto

Salón de la mansión "Dulce Dimora", edificada en 1928, que sirve de sede al Museo Napoleónico de La Habana, y en el que se exhibe una lámpara usada por Napolón y Josefina. EFE/Alejandro Ernesto

Salón principal de la mansión "Dulce Dimora", edificada en 1928, que sirve de sede al Museo Napoleónico de La Habana. EFE/Alejandro Ernesto

Bustos y cuadros del emperador Napoleón decoran el salón principal de la mansión "Dulce Dimora", edificada en 1928, que sirve de sede al Museo Napoleónico de La Habana. EFE/Alejandro Ernesto

Mascara mortuoria del emperador Napoleón que se exhibe en el Museo Napoleónico de La Habana. EFE/Alejandro Ernesto

Sugerencias de Producto

Foto
Servicio Gráfico General España
Foto
Fototeca
Texto
Texto Andalucía
Vídeo
EFE VÍDEO
Multimedia
Contenidos digitales general multimedia con vídeo España
Texto
Texto deportes general España
Texto
Efedata
Reportaje
Reportajes general España