Reportaje

25/02/2003 12:00 (UTC)

ARTE

Muralismo mexicano, arte revolucionario para el pueblo

  • Fecha: 25/02/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Laura Durango
  • Fotos: 5
  • Palabras: 1715
  • Referencia: 4000007157

Cuando los turistas visitan en Ciudad de México el Palacio de Bellas Artes o la Secretaría de Educación Pública, entre otros, o el Palacio de Hernán Cortés en Cuernavaca, recintos que albergan varios de los murales más impactantes, no saben muy bien qué sentir: si admiración por la belleza de esos frescos inmensos, o sorpresa al encontrar rostros como el de León Trotsky mezclado entre indios aztecas. Rivera, Orozco y Siqueiros crearon un estilo propio que liberó América Latina de la estética europea.

El periodo de entreguerras en México supuso una mágica combinación de creatividad, idealismo político y vibrante realidad. Dos revoluciones marcaron a fondo esta situación, una nacional y otra extranjera: la Revolución Mexicana, la primera del siglo XX, bajo el lema Tierra y Libertad, y la Revolución Rusa, que dejó el comunismo instalado en miles de intelectuales y campesinos. El ansia de democracia y el anhelo de educar a las masas tuvo su reflejo en la pintura con el movimiento Muralista, nacido en México a finales de 1920 y cuyos máximos exponentes fueron Diego Rivera, José Clemente Orozco y David Alfaro Siqueiros, tres leyendas latinoamericanas.

Fue el famoso ministro de Educación Pública José Vasconcelos, durante el mandato del presidente Álvaro Obregón, quien puso a disposición de los artistas el espacio mural de los edificios públicos con dos motivos: la educación popular y facilitar el acceso a la apasionante y apasionada historia revolucionaria y precolombina de México,...

  • Fecha: 25/02/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Laura Durango
  • Fotos: 5
  • Palabras: 1715
  • Referencia: 4000007157

Cuando los turistas visitan en Ciudad de México el Palacio de Bellas Artes o la Secretaría de Educación Pública, entre otros, o el Palacio de Hernán Cortés en Cuernavaca, recintos que albergan varios de los murales más impactantes, no saben muy bien qué sentir: si admiración por la belleza de esos frescos inmensos, o sorpresa al encontrar rostros como el de León Trotsky mezclado entre indios aztecas. Rivera, Orozco y Siqueiros crearon un estilo propio que liberó América Latina de la estética europea.

El periodo de entreguerras en México supuso una mágica combinación de creatividad, idealismo político y vibrante realidad. Dos revoluciones marcaron a fondo esta situación, una nacional y otra extranjera: la Revolución Mexicana, la primera del siglo XX, bajo el lema Tierra y Libertad, y la Revolución Rusa, que dejó el comunismo instalado en miles de intelectuales y campesinos. El ansia de democracia y el anhelo de educar a las masas tuvo su reflejo en la pintura con el movimiento Muralista, nacido en México a finales de 1920 y cuyos máximos exponentes fueron Diego Rivera, José Clemente Orozco y David Alfaro Siqueiros, tres leyendas latinoamericanas.

Fue el famoso ministro de Educación Pública José Vasconcelos, durante el mandato del presidente Álvaro Obregón, quien puso a disposición de los artistas el espacio mural de los edificios públicos con dos motivos: la educación popular y facilitar el acceso a la apasionante y apasionada historia revolucionaria y precolombina de México,...

  • Fecha: 25/02/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Laura Durango
  • Fotos: 5
  • Palabras: 1715
  • Referencia: 4000007157

Cuando los turistas visitan en Ciudad de México el Palacio de Bellas Artes o la Secretaría de Educación Pública, entre otros, o el Palacio de Hernán Cortés en Cuernavaca, recintos que albergan varios de los murales más impactantes, no saben muy bien qué sentir: si admiración por la belleza de esos frescos inmensos, o sorpresa al encontrar rostros como el de León Trotsky mezclado entre indios aztecas. Rivera, Orozco y Siqueiros crearon un estilo propio que liberó América Latina de la estética europea.

El periodo de entreguerras en México supuso una mágica combinación de creatividad, idealismo político y vibrante realidad. Dos revoluciones marcaron a fondo esta situación, una nacional y otra extranjera: la Revolución Mexicana, la primera del siglo XX, bajo el lema Tierra y Libertad, y la Revolución Rusa, que dejó el comunismo instalado en miles de intelectuales y campesinos. El ansia de democracia y el anhelo de educar a las masas tuvo su reflejo en la pintura con el movimiento Muralista, nacido en México a finales de 1920 y cuyos máximos exponentes fueron Diego Rivera, José Clemente Orozco y David Alfaro Siqueiros, tres leyendas latinoamericanas.

Fue el famoso ministro de Educación Pública José Vasconcelos, durante el mandato del presidente Álvaro Obregón, quien puso a disposición de los artistas el espacio mural de los edificios públicos con dos motivos: la educación popular y facilitar el acceso a la apasionante y apasionada historia revolucionaria y precolombina de México,...

  • Fecha: 25/02/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Laura Durango
  • Fotos: 5
  • Palabras: 1715
  • Referencia: 4000007157

Cuando los turistas visitan en Ciudad de México el Palacio de Bellas Artes o la Secretaría de Educación Pública, entre otros, o el Palacio de Hernán Cortés en Cuernavaca, recintos que albergan varios de los murales más impactantes, no saben muy bien qué sentir: si admiración por la belleza de esos frescos inmensos, o sorpresa al encontrar rostros como el de León Trotsky mezclado entre indios aztecas. Rivera, Orozco y Siqueiros crearon un estilo propio que liberó América Latina de la estética europea.

El periodo de entreguerras en México supuso una mágica combinación de creatividad, idealismo político y vibrante realidad. Dos revoluciones marcaron a fondo esta situación, una nacional y otra extranjera: la Revolución Mexicana, la primera del siglo XX, bajo el lema Tierra y Libertad, y la Revolución Rusa, que dejó el comunismo instalado en miles de intelectuales y campesinos. El ansia de democracia y el anhelo de educar a las masas tuvo su reflejo en la pintura con el movimiento Muralista, nacido en México a finales de 1920 y cuyos máximos exponentes fueron Diego Rivera, José Clemente Orozco y David Alfaro Siqueiros, tres leyendas latinoamericanas.

Fue el famoso ministro de Educación Pública José Vasconcelos, durante el mandato del presidente Álvaro Obregón, quien puso a disposición de los artistas el espacio mural de los edificios públicos con dos motivos: la educación popular y facilitar el acceso a la apasionante y apasionada historia revolucionaria y precolombina de México,...

  • Fecha: 25/02/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Laura Durango
  • Fotos: 5
  • Palabras: 1715
  • Referencia: 4000007157

Cuando los turistas visitan en Ciudad de México el Palacio de Bellas Artes o la Secretaría de Educación Pública, entre otros, o el Palacio de Hernán Cortés en Cuernavaca, recintos que albergan varios de los murales más impactantes, no saben muy bien qué sentir: si admiración por la belleza de esos frescos inmensos, o sorpresa al encontrar rostros como el de León Trotsky mezclado entre indios aztecas. Rivera, Orozco y Siqueiros crearon un estilo propio que liberó América Latina de la estética europea.

El periodo de entreguerras en México supuso una mágica combinación de creatividad, idealismo político y vibrante realidad. Dos revoluciones marcaron a fondo esta situación, una nacional y otra extranjera: la Revolución Mexicana, la primera del siglo XX, bajo el lema Tierra y Libertad, y la Revolución Rusa, que dejó el comunismo instalado en miles de intelectuales y campesinos. El ansia de democracia y el anhelo de educar a las masas tuvo su reflejo en la pintura con el movimiento Muralista, nacido en México a finales de 1920 y cuyos máximos exponentes fueron Diego Rivera, José Clemente Orozco y David Alfaro Siqueiros, tres leyendas latinoamericanas.

Fue el famoso ministro de Educación Pública José Vasconcelos, durante el mandato del presidente Álvaro Obregón, quien puso a disposición de los artistas el espacio mural de los edificios públicos con dos motivos: la educación popular y facilitar el acceso a la apasionante y apasionada historia revolucionaria y precolombina de México,...

Contenidos del Reportaje:

<
>

Diego Rivera pintó en 1934 “El hombre controlador del universo”, una alegoría sobre el mundo moderno y su tecnología.

Detalle en el que se aprecian, junto a la bandera de la tercera internacional y entre un tumulto de personajes, los rostros de León Trotsky y Marx.

Tríptico “Carnaval de la vida mexicana”, de Diego Rivera, pintado en 1936,

En 1934 José Clemente Orozco pintó este mural que refleja la tragedia, violencia y desolación de la realidad

“Nueva democracia”, uno de los murales más conocidos de David Alfaro Siqueiros, pintado en 1944 y expuesto en el Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México

Sugerencias de Producto

Texto
Efedata
Foto
Gráfico Cataluña
Texto
Texto deportes general España
Multimedia
Contenidos digitales general multimedia con vídeo España
Reportaje
Reportajes general España
Vídeo
EFE VÍDEO
Foto
Gráfico Galicia
Foto
Servicio Gráfico General España