Reportaje

08/07/2003 12:00 (UTC)

ARTE

México, la Meca del Surrealismo

  • Fecha: 08/07/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Desconocido
  • Fotos: 7
  • Palabras: 1691
  • Referencia: 4000008543

Cuando el escritor francés André Bretón proclamó tras visitar México en 1938 que éste era "el país surrealista por excelencia" no se imaginó que sus palabras atraerían a decenas de artistas, entre ellos algunos refugiados españoles de la Guerra Civil, que se consagrarían en estas tierras con lo mejor de sus obras.

El insigne poeta francés que dio forma al Manifiesto Surrealista en 1924 y catorce años después pisó este país, constató entonces que un pueblo entero vivía cada día ocupado por completo por reconciliar su realidad, por humilde que fuese, con sus mundos ideales, una forma de pensar que era la esencia del movimiento artístico que apadrinó: el Surrealismo.

DOS ESCRITORES FRANCESES, LOS PRECURSORES.

La historia del choque de los artistas surrealistas con México, plasmada en dos volúmenes de la revista "Artes de México" recientemente publicados, comienza con Antonin Artaud, el poeta marsellés que en 1936 se fugó de la Vieja Europa y halló en México mundos inimaginables.

Tenía cuarenta años cuando llegó a este país y desde allí se dirigió a una de sus zonas más inhóspitas, la Sierra Tarahumara, en Chihuahua, donde vivían los indígenas del mismo nombre.

"Al norte de México, a 48 horas de la Ciudad de México, habita una raza de indios piel roja llamados tarahumaras. Cuarenta mil personas...

  • Fecha: 08/07/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Desconocido
  • Fotos: 7
  • Palabras: 1691
  • Referencia: 4000008543

Cuando el escritor francés André Bretón proclamó tras visitar México en 1938 que éste era "el país surrealista por excelencia" no se imaginó que sus palabras atraerían a decenas de artistas, entre ellos algunos refugiados españoles de la Guerra Civil, que se consagrarían en estas tierras con lo mejor de sus obras.

El insigne poeta francés que dio forma al Manifiesto Surrealista en 1924 y catorce años después pisó este país, constató entonces que un pueblo entero vivía cada día ocupado por completo por reconciliar su realidad, por humilde que fuese, con sus mundos ideales, una forma de pensar que era la esencia del movimiento artístico que apadrinó: el Surrealismo.

DOS ESCRITORES FRANCESES, LOS PRECURSORES.

La historia del choque de los artistas surrealistas con México, plasmada en dos volúmenes de la revista "Artes de México" recientemente publicados, comienza con Antonin Artaud, el poeta marsellés que en 1936 se fugó de la Vieja Europa y halló en México mundos inimaginables.

Tenía cuarenta años cuando llegó a este país y desde allí se dirigió a una de sus zonas más inhóspitas, la Sierra Tarahumara, en Chihuahua, donde vivían los indígenas del mismo nombre.

"Al norte de México, a 48 horas de la Ciudad de México, habita una raza de indios piel roja llamados tarahumaras. Cuarenta mil personas...

  • Fecha: 08/07/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Desconocido
  • Fotos: 7
  • Palabras: 1691
  • Referencia: 4000008543

Cuando el escritor francés André Bretón proclamó tras visitar México en 1938 que éste era "el país surrealista por excelencia" no se imaginó que sus palabras atraerían a decenas de artistas, entre ellos algunos refugiados españoles de la Guerra Civil, que se consagrarían en estas tierras con lo mejor de sus obras.

El insigne poeta francés que dio forma al Manifiesto Surrealista en 1924 y catorce años después pisó este país, constató entonces que un pueblo entero vivía cada día ocupado por completo por reconciliar su realidad, por humilde que fuese, con sus mundos ideales, una forma de pensar que era la esencia del movimiento artístico que apadrinó: el Surrealismo.

DOS ESCRITORES FRANCESES, LOS PRECURSORES.

La historia del choque de los artistas surrealistas con México, plasmada en dos volúmenes de la revista "Artes de México" recientemente publicados, comienza con Antonin Artaud, el poeta marsellés que en 1936 se fugó de la Vieja Europa y halló en México mundos inimaginables.

Tenía cuarenta años cuando llegó a este país y desde allí se dirigió a una de sus zonas más inhóspitas, la Sierra Tarahumara, en Chihuahua, donde vivían los indígenas del mismo nombre.

"Al norte de México, a 48 horas de la Ciudad de México, habita una raza de indios piel roja llamados tarahumaras. Cuarenta mil personas...

  • Fecha: 08/07/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Desconocido
  • Fotos: 7
  • Palabras: 1691
  • Referencia: 4000008543

Cuando el escritor francés André Bretón proclamó tras visitar México en 1938 que éste era "el país surrealista por excelencia" no se imaginó que sus palabras atraerían a decenas de artistas, entre ellos algunos refugiados españoles de la Guerra Civil, que se consagrarían en estas tierras con lo mejor de sus obras.

El insigne poeta francés que dio forma al Manifiesto Surrealista en 1924 y catorce años después pisó este país, constató entonces que un pueblo entero vivía cada día ocupado por completo por reconciliar su realidad, por humilde que fuese, con sus mundos ideales, una forma de pensar que era la esencia del movimiento artístico que apadrinó: el Surrealismo.

DOS ESCRITORES FRANCESES, LOS PRECURSORES.

La historia del choque de los artistas surrealistas con México, plasmada en dos volúmenes de la revista "Artes de México" recientemente publicados, comienza con Antonin Artaud, el poeta marsellés que en 1936 se fugó de la Vieja Europa y halló en México mundos inimaginables.

Tenía cuarenta años cuando llegó a este país y desde allí se dirigió a una de sus zonas más inhóspitas, la Sierra Tarahumara, en Chihuahua, donde vivían los indígenas del mismo nombre.

"Al norte de México, a 48 horas de la Ciudad de México, habita una raza de indios piel roja llamados tarahumaras. Cuarenta mil personas...

  • Fecha: 08/07/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Desconocido
  • Fotos: 7
  • Palabras: 1691
  • Referencia: 4000008543

Cuando el escritor francés André Bretón proclamó tras visitar México en 1938 que éste era "el país surrealista por excelencia" no se imaginó que sus palabras atraerían a decenas de artistas, entre ellos algunos refugiados españoles de la Guerra Civil, que se consagrarían en estas tierras con lo mejor de sus obras.

El insigne poeta francés que dio forma al Manifiesto Surrealista en 1924 y catorce años después pisó este país, constató entonces que un pueblo entero vivía cada día ocupado por completo por reconciliar su realidad, por humilde que fuese, con sus mundos ideales, una forma de pensar que era la esencia del movimiento artístico que apadrinó: el Surrealismo.

DOS ESCRITORES FRANCESES, LOS PRECURSORES.

La historia del choque de los artistas surrealistas con México, plasmada en dos volúmenes de la revista "Artes de México" recientemente publicados, comienza con Antonin Artaud, el poeta marsellés que en 1936 se fugó de la Vieja Europa y halló en México mundos inimaginables.

Tenía cuarenta años cuando llegó a este país y desde allí se dirigió a una de sus zonas más inhóspitas, la Sierra Tarahumara, en Chihuahua, donde vivían los indígenas del mismo nombre.

"Al norte de México, a 48 horas de la Ciudad de México, habita una raza de indios piel roja llamados tarahumaras. Cuarenta mil personas...

  • Fecha: 08/07/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Desconocido
  • Fotos: 7
  • Palabras: 1691
  • Referencia: 4000008543

Cuando el escritor francés André Bretón proclamó tras visitar México en 1938 que éste era "el país surrealista por excelencia" no se imaginó que sus palabras atraerían a decenas de artistas, entre ellos algunos refugiados españoles de la Guerra Civil, que se consagrarían en estas tierras con lo mejor de sus obras.

El insigne poeta francés que dio forma al Manifiesto Surrealista en 1924 y catorce años después pisó este país, constató entonces que un pueblo entero vivía cada día ocupado por completo por reconciliar su realidad, por humilde que fuese, con sus mundos ideales, una forma de pensar que era la esencia del movimiento artístico que apadrinó: el Surrealismo.

DOS ESCRITORES FRANCESES, LOS PRECURSORES.

La historia del choque de los artistas surrealistas con México, plasmada en dos volúmenes de la revista "Artes de México" recientemente publicados, comienza con Antonin Artaud, el poeta marsellés que en 1936 se fugó de la Vieja Europa y halló en México mundos inimaginables.

Tenía cuarenta años cuando llegó a este país y desde allí se dirigió a una de sus zonas más inhóspitas, la Sierra Tarahumara, en Chihuahua, donde vivían los indígenas del mismo nombre.

"Al norte de México, a 48 horas de la Ciudad de México, habita una raza de indios piel roja llamados tarahumaras. Cuarenta mil personas...

  • Fecha: 08/07/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Desconocido
  • Fotos: 7
  • Palabras: 1691
  • Referencia: 4000008543

Cuando el escritor francés André Bretón proclamó tras visitar México en 1938 que éste era "el país surrealista por excelencia" no se imaginó que sus palabras atraerían a decenas de artistas, entre ellos algunos refugiados españoles de la Guerra Civil, que se consagrarían en estas tierras con lo mejor de sus obras.

El insigne poeta francés que dio forma al Manifiesto Surrealista en 1924 y catorce años después pisó este país, constató entonces que un pueblo entero vivía cada día ocupado por completo por reconciliar su realidad, por humilde que fuese, con sus mundos ideales, una forma de pensar que era la esencia del movimiento artístico que apadrinó: el Surrealismo.

DOS ESCRITORES FRANCESES, LOS PRECURSORES.

La historia del choque de los artistas surrealistas con México, plasmada en dos volúmenes de la revista "Artes de México" recientemente publicados, comienza con Antonin Artaud, el poeta marsellés que en 1936 se fugó de la Vieja Europa y halló en México mundos inimaginables.

Tenía cuarenta años cuando llegó a este país y desde allí se dirigió a una de sus zonas más inhóspitas, la Sierra Tarahumara, en Chihuahua, donde vivían los indígenas del mismo nombre.

"Al norte de México, a 48 horas de la Ciudad de México, habita una raza de indios piel roja llamados tarahumaras. Cuarenta mil personas...

Contenidos del Reportaje:

<
>

La revista Artes de México dedicó dos ejemplares a estudiar la influencia y fascinación del Surrealismo por México.

Objetos tradicionales asociados a los festivales populares como esta colección de máscaras del Museo de Antropología, sirvieron de inspiración para los autores surrealistas, que exploraron las costumbres y modos de vida de estos pueblos.

La pintora mexicana Frida Kahlo (1907-1954) fue fuente deinspiración para los surrealistas, amiga de Andre Breton y aun hoy una de las artistas más estudiadas en México.

Frida Kahlo (1907-1954) amiga de Andre Breton, inspiró a los surrealista.

Detalles de "Las dos Fridas" (1939), uno de los cuadros deFrida Kahlo expuesto en el museo de Arte Moderno de México.

"Marioneta", una de las tallas de José Horna (1909-1963), expuesta en el Museo Nacional de Arte.

Los surrealistas se sintieron fascinados por los modos de vida y la cosmovisión de los pueblos indígenas. En la imagen, una muestra de cómo viven expuesta en el museo de Antropología de la Ciudad de México.

Sugerencias de Producto

Texto
EFECOM
Foto
Gráfico deportes España
Texto
Texto deportes general España
Foto
Servicio Gráfico General España
Vídeo
EFE VÍDEO Internacional para España
Texto
Texto España
Multimedia
Contenidos digitales general multimedia con vídeo España
Texto
Efedata