Reportaje

04/06/2004 12:00 (UTC)

CINE

Maureen O’Hara, historia viva de un mito de Hollywood

  • Fecha: 04/06/2004 12:00 (UTC)
  • Autor: Roberto Cazorla
  • Fotos: 5
  • Palabras: 1509
  • Referencia: 4000013908

Espléndida y jovial a sus 83 años, la actriz acaba de presentar sus memorias. Musa de John Ford y la compañera preferida de John Wayne, confiesa que el director le pegó un puñetazo, pero se lo perdonó porque era un genio. Tras dos matrimonios fallidos y un tercero que acabó en tragedia, vive en su mansión de Arizona con su único nieto

Erguida, manteniendo la arrogancia de sus años mozos, dominando la atmósfera allí donde aparezca, con su cabellera pelirroja, la misma que la convirtió en una de las más envidiadas, como si estuviera a punto de iniciar el rodaje de un filme del Oeste, Maureen O’Hara estuvo espléndida en la presentación de sus memorias ante un grupo de representantes de todos los medios de comunicación nacionales e internacionales. Hizo derroche de señorío. Nadie diría que es una octogenaria.

Mente clara y jovial, optimista y planificando cosas que le quedan por hacer, es el ejemplo de que la vejez no existe. Cuando se le preguntó dónde radica el misterio de mantenerse bella, contestó: “No existe misterio, simplemente levarse la cara antes de ir a dormir y, dos veces a la semana, frotársela con un cepillo pequeño, de esos que se usan para las uñas, hasta que la piel quede brillante. Es muy importante la buena circulación. Llevar una dieta equilibrada y beber mucha agua. Eso que ahora está tan de moda,...

  • Fecha: 04/06/2004 12:00 (UTC)
  • Autor: Roberto Cazorla
  • Fotos: 5
  • Palabras: 1509
  • Referencia: 4000013908

Espléndida y jovial a sus 83 años, la actriz acaba de presentar sus memorias. Musa de John Ford y la compañera preferida de John Wayne, confiesa que el director le pegó un puñetazo, pero se lo perdonó porque era un genio. Tras dos matrimonios fallidos y un tercero que acabó en tragedia, vive en su mansión de Arizona con su único nieto

Erguida, manteniendo la arrogancia de sus años mozos, dominando la atmósfera allí donde aparezca, con su cabellera pelirroja, la misma que la convirtió en una de las más envidiadas, como si estuviera a punto de iniciar el rodaje de un filme del Oeste, Maureen O’Hara estuvo espléndida en la presentación de sus memorias ante un grupo de representantes de todos los medios de comunicación nacionales e internacionales. Hizo derroche de señorío. Nadie diría que es una octogenaria.

Mente clara y jovial, optimista y planificando cosas que le quedan por hacer, es el ejemplo de que la vejez no existe. Cuando se le preguntó dónde radica el misterio de mantenerse bella, contestó: “No existe misterio, simplemente levarse la cara antes de ir a dormir y, dos veces a la semana, frotársela con un cepillo pequeño, de esos que se usan para las uñas, hasta que la piel quede brillante. Es muy importante la buena circulación. Llevar una dieta equilibrada y beber mucha agua. Eso que ahora está tan de moda,...

  • Fecha: 04/06/2004 12:00 (UTC)
  • Autor: Roberto Cazorla
  • Fotos: 5
  • Palabras: 1509
  • Referencia: 4000013908

Espléndida y jovial a sus 83 años, la actriz acaba de presentar sus memorias. Musa de John Ford y la compañera preferida de John Wayne, confiesa que el director le pegó un puñetazo, pero se lo perdonó porque era un genio. Tras dos matrimonios fallidos y un tercero que acabó en tragedia, vive en su mansión de Arizona con su único nieto

Erguida, manteniendo la arrogancia de sus años mozos, dominando la atmósfera allí donde aparezca, con su cabellera pelirroja, la misma que la convirtió en una de las más envidiadas, como si estuviera a punto de iniciar el rodaje de un filme del Oeste, Maureen O’Hara estuvo espléndida en la presentación de sus memorias ante un grupo de representantes de todos los medios de comunicación nacionales e internacionales. Hizo derroche de señorío. Nadie diría que es una octogenaria.

Mente clara y jovial, optimista y planificando cosas que le quedan por hacer, es el ejemplo de que la vejez no existe. Cuando se le preguntó dónde radica el misterio de mantenerse bella, contestó: “No existe misterio, simplemente levarse la cara antes de ir a dormir y, dos veces a la semana, frotársela con un cepillo pequeño, de esos que se usan para las uñas, hasta que la piel quede brillante. Es muy importante la buena circulación. Llevar una dieta equilibrada y beber mucha agua. Eso que ahora está tan de moda,...

  • Fecha: 04/06/2004 12:00 (UTC)
  • Autor: Roberto Cazorla
  • Fotos: 5
  • Palabras: 1509
  • Referencia: 4000013908

Espléndida y jovial a sus 83 años, la actriz acaba de presentar sus memorias. Musa de John Ford y la compañera preferida de John Wayne, confiesa que el director le pegó un puñetazo, pero se lo perdonó porque era un genio. Tras dos matrimonios fallidos y un tercero que acabó en tragedia, vive en su mansión de Arizona con su único nieto

Erguida, manteniendo la arrogancia de sus años mozos, dominando la atmósfera allí donde aparezca, con su cabellera pelirroja, la misma que la convirtió en una de las más envidiadas, como si estuviera a punto de iniciar el rodaje de un filme del Oeste, Maureen O’Hara estuvo espléndida en la presentación de sus memorias ante un grupo de representantes de todos los medios de comunicación nacionales e internacionales. Hizo derroche de señorío. Nadie diría que es una octogenaria.

Mente clara y jovial, optimista y planificando cosas que le quedan por hacer, es el ejemplo de que la vejez no existe. Cuando se le preguntó dónde radica el misterio de mantenerse bella, contestó: “No existe misterio, simplemente levarse la cara antes de ir a dormir y, dos veces a la semana, frotársela con un cepillo pequeño, de esos que se usan para las uñas, hasta que la piel quede brillante. Es muy importante la buena circulación. Llevar una dieta equilibrada y beber mucha agua. Eso que ahora está tan de moda,...

  • Fecha: 04/06/2004 12:00 (UTC)
  • Autor: Roberto Cazorla
  • Fotos: 5
  • Palabras: 1509
  • Referencia: 4000013908

Espléndida y jovial a sus 83 años, la actriz acaba de presentar sus memorias. Musa de John Ford y la compañera preferida de John Wayne, confiesa que el director le pegó un puñetazo, pero se lo perdonó porque era un genio. Tras dos matrimonios fallidos y un tercero que acabó en tragedia, vive en su mansión de Arizona con su único nieto

Erguida, manteniendo la arrogancia de sus años mozos, dominando la atmósfera allí donde aparezca, con su cabellera pelirroja, la misma que la convirtió en una de las más envidiadas, como si estuviera a punto de iniciar el rodaje de un filme del Oeste, Maureen O’Hara estuvo espléndida en la presentación de sus memorias ante un grupo de representantes de todos los medios de comunicación nacionales e internacionales. Hizo derroche de señorío. Nadie diría que es una octogenaria.

Mente clara y jovial, optimista y planificando cosas que le quedan por hacer, es el ejemplo de que la vejez no existe. Cuando se le preguntó dónde radica el misterio de mantenerse bella, contestó: “No existe misterio, simplemente levarse la cara antes de ir a dormir y, dos veces a la semana, frotársela con un cepillo pequeño, de esos que se usan para las uñas, hasta que la piel quede brillante. Es muy importante la buena circulación. Llevar una dieta equilibrada y beber mucha agua. Eso que ahora está tan de moda,...

Contenidos del Reportaje:

<
>

La actriz irlandesa conserva toda su belleza a sus 83 años.

Con Gregory Peck en una imagen de 1999.

Junto a John Wayne, su compañero preferido en el cine.

En la parada de San Patricio, fiesta irlandesa de Nueva York, en 1999.

Marueen O´Hara sigue siendo simpatía y vitalidad.

Sugerencias de Producto

Vídeo
EFE VÍDEO
Foto
Gráfico Galicia
Texto
Texto Andalucía
Vídeo
EFE VÍDEO Internacional para España
Texto
EFECOM
Foto
Servicio Gráfico General España
Texto
Efedata
Texto
Texto España