Reportaje

21/03/2003 12:00 (UTC)

CINE

Mar del Plata, la vidriera del cine latinoamericano para el mundo

  • Fecha: 21/03/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Maitena de Amorrortu
  • Fotos: 8
  • Palabras: 1788
  • Referencia: 4000007365

Durante diez días, Mar del Plata (Argentina) se dedicó a la ficción. En el marco del XVIII Festival Internacional de Cine se proyectaron 16 filmes en concurso oficial - Brasil y España fueron los grandes ganadores- y 126 películas fuera de concurso, en ocho salas de la ciudad, con la asistencia de un 80 por ciento más de espectadores que el año pasado.

Sin grandes estrellas internacionales, el vacío fue ocupado por realizadores de todo el mundo acompañando sus filmes, muchos de ellos con elementos autobiográficos. Algunos polemizaron sobre el estado del cine español, mientras otros mostraron un pedacito de su intimidad en las historias que relataron.

El Festival de cine de esta ciudad es el único “clase A” de América Latina. Y al desarrollarse en el ajustado calendario de los grandes festivales internacionales de la misma clase, siempre tuvo problemas para lograr el concurso de películas y sus estrenos.

En febrero está el festival de Berlín y en abril, el de Cannes. Mar del Plata ajusta sus posibilidades al espacio que media entre estas dos vidrieras, que ofrecen mucho mejor exposición. A estos esfuerzos, se suma la distancia.

Este año, los organizadores del festival y especialmente su coordinador artístico, Miguel Pereira, decidieron cambiarle el perfil y orientarlo hacia el mundo latinoamericano. “Que Mar del Plata sea la vidriera...

  • Fecha: 21/03/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Maitena de Amorrortu
  • Fotos: 8
  • Palabras: 1788
  • Referencia: 4000007365

Durante diez días, Mar del Plata (Argentina) se dedicó a la ficción. En el marco del XVIII Festival Internacional de Cine se proyectaron 16 filmes en concurso oficial - Brasil y España fueron los grandes ganadores- y 126 películas fuera de concurso, en ocho salas de la ciudad, con la asistencia de un 80 por ciento más de espectadores que el año pasado.

Sin grandes estrellas internacionales, el vacío fue ocupado por realizadores de todo el mundo acompañando sus filmes, muchos de ellos con elementos autobiográficos. Algunos polemizaron sobre el estado del cine español, mientras otros mostraron un pedacito de su intimidad en las historias que relataron.

El Festival de cine de esta ciudad es el único “clase A” de América Latina. Y al desarrollarse en el ajustado calendario de los grandes festivales internacionales de la misma clase, siempre tuvo problemas para lograr el concurso de películas y sus estrenos.

En febrero está el festival de Berlín y en abril, el de Cannes. Mar del Plata ajusta sus posibilidades al espacio que media entre estas dos vidrieras, que ofrecen mucho mejor exposición. A estos esfuerzos, se suma la distancia.

Este año, los organizadores del festival y especialmente su coordinador artístico, Miguel Pereira, decidieron cambiarle el perfil y orientarlo hacia el mundo latinoamericano. “Que Mar del Plata sea la vidriera...

  • Fecha: 21/03/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Maitena de Amorrortu
  • Fotos: 8
  • Palabras: 1788
  • Referencia: 4000007365

Durante diez días, Mar del Plata (Argentina) se dedicó a la ficción. En el marco del XVIII Festival Internacional de Cine se proyectaron 16 filmes en concurso oficial - Brasil y España fueron los grandes ganadores- y 126 películas fuera de concurso, en ocho salas de la ciudad, con la asistencia de un 80 por ciento más de espectadores que el año pasado.

Sin grandes estrellas internacionales, el vacío fue ocupado por realizadores de todo el mundo acompañando sus filmes, muchos de ellos con elementos autobiográficos. Algunos polemizaron sobre el estado del cine español, mientras otros mostraron un pedacito de su intimidad en las historias que relataron.

El Festival de cine de esta ciudad es el único “clase A” de América Latina. Y al desarrollarse en el ajustado calendario de los grandes festivales internacionales de la misma clase, siempre tuvo problemas para lograr el concurso de películas y sus estrenos.

En febrero está el festival de Berlín y en abril, el de Cannes. Mar del Plata ajusta sus posibilidades al espacio que media entre estas dos vidrieras, que ofrecen mucho mejor exposición. A estos esfuerzos, se suma la distancia.

Este año, los organizadores del festival y especialmente su coordinador artístico, Miguel Pereira, decidieron cambiarle el perfil y orientarlo hacia el mundo latinoamericano. “Que Mar del Plata sea la vidriera...

  • Fecha: 21/03/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Maitena de Amorrortu
  • Fotos: 8
  • Palabras: 1788
  • Referencia: 4000007365

Durante diez días, Mar del Plata (Argentina) se dedicó a la ficción. En el marco del XVIII Festival Internacional de Cine se proyectaron 16 filmes en concurso oficial - Brasil y España fueron los grandes ganadores- y 126 películas fuera de concurso, en ocho salas de la ciudad, con la asistencia de un 80 por ciento más de espectadores que el año pasado.

Sin grandes estrellas internacionales, el vacío fue ocupado por realizadores de todo el mundo acompañando sus filmes, muchos de ellos con elementos autobiográficos. Algunos polemizaron sobre el estado del cine español, mientras otros mostraron un pedacito de su intimidad en las historias que relataron.

El Festival de cine de esta ciudad es el único “clase A” de América Latina. Y al desarrollarse en el ajustado calendario de los grandes festivales internacionales de la misma clase, siempre tuvo problemas para lograr el concurso de películas y sus estrenos.

En febrero está el festival de Berlín y en abril, el de Cannes. Mar del Plata ajusta sus posibilidades al espacio que media entre estas dos vidrieras, que ofrecen mucho mejor exposición. A estos esfuerzos, se suma la distancia.

Este año, los organizadores del festival y especialmente su coordinador artístico, Miguel Pereira, decidieron cambiarle el perfil y orientarlo hacia el mundo latinoamericano. “Que Mar del Plata sea la vidriera...

  • Fecha: 21/03/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Maitena de Amorrortu
  • Fotos: 8
  • Palabras: 1788
  • Referencia: 4000007365

Durante diez días, Mar del Plata (Argentina) se dedicó a la ficción. En el marco del XVIII Festival Internacional de Cine se proyectaron 16 filmes en concurso oficial - Brasil y España fueron los grandes ganadores- y 126 películas fuera de concurso, en ocho salas de la ciudad, con la asistencia de un 80 por ciento más de espectadores que el año pasado.

Sin grandes estrellas internacionales, el vacío fue ocupado por realizadores de todo el mundo acompañando sus filmes, muchos de ellos con elementos autobiográficos. Algunos polemizaron sobre el estado del cine español, mientras otros mostraron un pedacito de su intimidad en las historias que relataron.

El Festival de cine de esta ciudad es el único “clase A” de América Latina. Y al desarrollarse en el ajustado calendario de los grandes festivales internacionales de la misma clase, siempre tuvo problemas para lograr el concurso de películas y sus estrenos.

En febrero está el festival de Berlín y en abril, el de Cannes. Mar del Plata ajusta sus posibilidades al espacio que media entre estas dos vidrieras, que ofrecen mucho mejor exposición. A estos esfuerzos, se suma la distancia.

Este año, los organizadores del festival y especialmente su coordinador artístico, Miguel Pereira, decidieron cambiarle el perfil y orientarlo hacia el mundo latinoamericano. “Que Mar del Plata sea la vidriera...

  • Fecha: 21/03/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Maitena de Amorrortu
  • Fotos: 8
  • Palabras: 1788
  • Referencia: 4000007365

Durante diez días, Mar del Plata (Argentina) se dedicó a la ficción. En el marco del XVIII Festival Internacional de Cine se proyectaron 16 filmes en concurso oficial - Brasil y España fueron los grandes ganadores- y 126 películas fuera de concurso, en ocho salas de la ciudad, con la asistencia de un 80 por ciento más de espectadores que el año pasado.

Sin grandes estrellas internacionales, el vacío fue ocupado por realizadores de todo el mundo acompañando sus filmes, muchos de ellos con elementos autobiográficos. Algunos polemizaron sobre el estado del cine español, mientras otros mostraron un pedacito de su intimidad en las historias que relataron.

El Festival de cine de esta ciudad es el único “clase A” de América Latina. Y al desarrollarse en el ajustado calendario de los grandes festivales internacionales de la misma clase, siempre tuvo problemas para lograr el concurso de películas y sus estrenos.

En febrero está el festival de Berlín y en abril, el de Cannes. Mar del Plata ajusta sus posibilidades al espacio que media entre estas dos vidrieras, que ofrecen mucho mejor exposición. A estos esfuerzos, se suma la distancia.

Este año, los organizadores del festival y especialmente su coordinador artístico, Miguel Pereira, decidieron cambiarle el perfil y orientarlo hacia el mundo latinoamericano. “Que Mar del Plata sea la vidriera...

  • Fecha: 21/03/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Maitena de Amorrortu
  • Fotos: 8
  • Palabras: 1788
  • Referencia: 4000007365

Durante diez días, Mar del Plata (Argentina) se dedicó a la ficción. En el marco del XVIII Festival Internacional de Cine se proyectaron 16 filmes en concurso oficial - Brasil y España fueron los grandes ganadores- y 126 películas fuera de concurso, en ocho salas de la ciudad, con la asistencia de un 80 por ciento más de espectadores que el año pasado.

Sin grandes estrellas internacionales, el vacío fue ocupado por realizadores de todo el mundo acompañando sus filmes, muchos de ellos con elementos autobiográficos. Algunos polemizaron sobre el estado del cine español, mientras otros mostraron un pedacito de su intimidad en las historias que relataron.

El Festival de cine de esta ciudad es el único “clase A” de América Latina. Y al desarrollarse en el ajustado calendario de los grandes festivales internacionales de la misma clase, siempre tuvo problemas para lograr el concurso de películas y sus estrenos.

En febrero está el festival de Berlín y en abril, el de Cannes. Mar del Plata ajusta sus posibilidades al espacio que media entre estas dos vidrieras, que ofrecen mucho mejor exposición. A estos esfuerzos, se suma la distancia.

Este año, los organizadores del festival y especialmente su coordinador artístico, Miguel Pereira, decidieron cambiarle el perfil y orientarlo hacia el mundo latinoamericano. “Que Mar del Plata sea la vidriera...

  • Fecha: 21/03/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Maitena de Amorrortu
  • Fotos: 8
  • Palabras: 1788
  • Referencia: 4000007365

Durante diez días, Mar del Plata (Argentina) se dedicó a la ficción. En el marco del XVIII Festival Internacional de Cine se proyectaron 16 filmes en concurso oficial - Brasil y España fueron los grandes ganadores- y 126 películas fuera de concurso, en ocho salas de la ciudad, con la asistencia de un 80 por ciento más de espectadores que el año pasado.

Sin grandes estrellas internacionales, el vacío fue ocupado por realizadores de todo el mundo acompañando sus filmes, muchos de ellos con elementos autobiográficos. Algunos polemizaron sobre el estado del cine español, mientras otros mostraron un pedacito de su intimidad en las historias que relataron.

El Festival de cine de esta ciudad es el único “clase A” de América Latina. Y al desarrollarse en el ajustado calendario de los grandes festivales internacionales de la misma clase, siempre tuvo problemas para lograr el concurso de películas y sus estrenos.

En febrero está el festival de Berlín y en abril, el de Cannes. Mar del Plata ajusta sus posibilidades al espacio que media entre estas dos vidrieras, que ofrecen mucho mejor exposición. A estos esfuerzos, se suma la distancia.

Este año, los organizadores del festival y especialmente su coordinador artístico, Miguel Pereira, decidieron cambiarle el perfil y orientarlo hacia el mundo latinoamericano. “Que Mar del Plata sea la vidriera...

Contenidos del Reportaje:

<
>

El jurado, presidido por Ventura Pons, anuncia los filmes ganadores de la competencia oficial.

Tristán Ulloa y Antonio Chavarrías durante la conferencia de prensa en que presentaron “Volverás”

Carlos Saura conversa con el gran maestro del cine argentino, Manuel Antín.

Ventura Pons, presidente del jurado, disfrutó de la belleza de la ciudad argentina

Sergi López presento Dirty Pretty Things, la última de Stephen Frears

Antonio Chavarrías muestra uno de los premios que recibió por Volverás

Los españoles Antonio Chavarrías y Tristán Ulloa en las calles de Mar del Plata

El tango no pudo faltar en esta fiesta del cine latinoamericano.

Sugerencias de Producto

Foto
Gráfico deportes España
Foto
Gráfico Cataluña
Texto
Texto Castilla y León
Texto
Texto España
Foto
Fototeca
Vídeo
EFE VÍDEO Internacional para España
Foto
Gráfico Galicia
Foto
Servicio Gráfico General España