Reportaje

21/08/2003 12:00 (UTC)

MANOLO ESCOBAR, VACACIONES JUNTO A ANITA, SU MUJER DESDE HACE 44 AÑOS

  • Fecha: 21/08/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Ricardo Albillos
  • Fotos: 14
  • Palabras: 608
  • Referencia: 4000008979

*** “Tras la operación me propuse trabajar lo menos posible, entendiendo por trabajar mantenerme activo, un acicate y un estímulo para mí. Por lo demás, siempre me he tomado mi trabajo con una enorme seriedad, como lo sigo haciendo ahora”

*** “Sigo siendo el mismo. Las únicas huellas que conservo de las operaciones son las señales, las cicatrices en el pecho, una especie de medallas que, cuando me abro la camisa y las veo, me recuerdan aquellos momentos”

*** “Sigo siendo el mismo. Las únicas huellas que conservo de las operaciones son las señales, las cicatrices en el pecho, una especie de medallas que, cuando me abro la camisa y las veo, me recuerdan aquellos momentos”

Manolo Escobar, a sus 70 años y con dos recientes operaciones cardíacas a sus espaldas, pasa este verano en la tranquilidad de su santuario de Benidorm, en compañía de su mujer Anita, espaciando sus galas artísticas lo más que puede. “Trabajo lo justo, como yo quería, ni más ni menos. Ya no es aquel frenesí de actuaciones de otros años”, asegura el popular cantante.

- ¿Cómo te encuentras, Manolo?.

- Estoy estupendamente, tal vez más relajado porque el volumen de trabajo es menor. Tengo contratadas cerca de 25 galas para este verano, que ya es bastante.

- ¿Te ha costado disminuir tu ritmo de trabajo, después de otros veranos de trabajo frenético?.

- Tras la operación me propuse trabajar lo menos posible, entendiendo por trabajar mantenerme activo, un acicate y un estímulo para mí. Por lo demás, siempre me he tomado mi trabajo con una enorme seriedad, como lo sigo haciendo ahora.

- Antes vivías para trabajar... .

- Nunca he vivido para trabajar, jamás he sido esclavo de la necesidad de...

  • Fecha: 21/08/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Ricardo Albillos
  • Fotos: 14
  • Palabras: 608
  • Referencia: 4000008979

*** “Tras la operación me propuse trabajar lo menos posible, entendiendo por trabajar mantenerme activo, un acicate y un estímulo para mí. Por lo demás, siempre me he tomado mi trabajo con una enorme seriedad, como lo sigo haciendo ahora”

*** “Sigo siendo el mismo. Las únicas huellas que conservo de las operaciones son las señales, las cicatrices en el pecho, una especie de medallas que, cuando me abro la camisa y las veo, me recuerdan aquellos momentos”

*** “Sigo siendo el mismo. Las únicas huellas que conservo de las operaciones son las señales, las cicatrices en el pecho, una especie de medallas que, cuando me abro la camisa y las veo, me recuerdan aquellos momentos”

Manolo Escobar, a sus 70 años y con dos recientes operaciones cardíacas a sus espaldas, pasa este verano en la tranquilidad de su santuario de Benidorm, en compañía de su mujer Anita, espaciando sus galas artísticas lo más que puede. “Trabajo lo justo, como yo quería, ni más ni menos. Ya no es aquel frenesí de actuaciones de otros años”, asegura el popular cantante.

- ¿Cómo te encuentras, Manolo?.

- Estoy estupendamente, tal vez más relajado porque el volumen de trabajo es menor. Tengo contratadas cerca de 25 galas para este verano, que ya es bastante.

- ¿Te ha costado disminuir tu ritmo de trabajo, después de otros veranos de trabajo frenético?.

- Tras la operación me propuse trabajar lo menos posible, entendiendo por trabajar mantenerme activo, un acicate y un estímulo para mí. Por lo demás, siempre me he tomado mi trabajo con una enorme seriedad, como lo sigo haciendo ahora.

- Antes vivías para trabajar... .

- Nunca he vivido para trabajar, jamás he sido esclavo de la necesidad de...

  • Fecha: 21/08/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Ricardo Albillos
  • Fotos: 14
  • Palabras: 608
  • Referencia: 4000008979

*** “Tras la operación me propuse trabajar lo menos posible, entendiendo por trabajar mantenerme activo, un acicate y un estímulo para mí. Por lo demás, siempre me he tomado mi trabajo con una enorme seriedad, como lo sigo haciendo ahora”

*** “Sigo siendo el mismo. Las únicas huellas que conservo de las operaciones son las señales, las cicatrices en el pecho, una especie de medallas que, cuando me abro la camisa y las veo, me recuerdan aquellos momentos”

*** “Sigo siendo el mismo. Las únicas huellas que conservo de las operaciones son las señales, las cicatrices en el pecho, una especie de medallas que, cuando me abro la camisa y las veo, me recuerdan aquellos momentos”

Manolo Escobar, a sus 70 años y con dos recientes operaciones cardíacas a sus espaldas, pasa este verano en la tranquilidad de su santuario de Benidorm, en compañía de su mujer Anita, espaciando sus galas artísticas lo más que puede. “Trabajo lo justo, como yo quería, ni más ni menos. Ya no es aquel frenesí de actuaciones de otros años”, asegura el popular cantante.

- ¿Cómo te encuentras, Manolo?.

- Estoy estupendamente, tal vez más relajado porque el volumen de trabajo es menor. Tengo contratadas cerca de 25 galas para este verano, que ya es bastante.

- ¿Te ha costado disminuir tu ritmo de trabajo, después de otros veranos de trabajo frenético?.

- Tras la operación me propuse trabajar lo menos posible, entendiendo por trabajar mantenerme activo, un acicate y un estímulo para mí. Por lo demás, siempre me he tomado mi trabajo con una enorme seriedad, como lo sigo haciendo ahora.

- Antes vivías para trabajar... .

- Nunca he vivido para trabajar, jamás he sido esclavo de la necesidad de...

  • Fecha: 21/08/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Ricardo Albillos
  • Fotos: 14
  • Palabras: 608
  • Referencia: 4000008979

*** “Tras la operación me propuse trabajar lo menos posible, entendiendo por trabajar mantenerme activo, un acicate y un estímulo para mí. Por lo demás, siempre me he tomado mi trabajo con una enorme seriedad, como lo sigo haciendo ahora”

*** “Sigo siendo el mismo. Las únicas huellas que conservo de las operaciones son las señales, las cicatrices en el pecho, una especie de medallas que, cuando me abro la camisa y las veo, me recuerdan aquellos momentos”

*** “Sigo siendo el mismo. Las únicas huellas que conservo de las operaciones son las señales, las cicatrices en el pecho, una especie de medallas que, cuando me abro la camisa y las veo, me recuerdan aquellos momentos”

Manolo Escobar, a sus 70 años y con dos recientes operaciones cardíacas a sus espaldas, pasa este verano en la tranquilidad de su santuario de Benidorm, en compañía de su mujer Anita, espaciando sus galas artísticas lo más que puede. “Trabajo lo justo, como yo quería, ni más ni menos. Ya no es aquel frenesí de actuaciones de otros años”, asegura el popular cantante.

- ¿Cómo te encuentras, Manolo?.

- Estoy estupendamente, tal vez más relajado porque el volumen de trabajo es menor. Tengo contratadas cerca de 25 galas para este verano, que ya es bastante.

- ¿Te ha costado disminuir tu ritmo de trabajo, después de otros veranos de trabajo frenético?.

- Tras la operación me propuse trabajar lo menos posible, entendiendo por trabajar mantenerme activo, un acicate y un estímulo para mí. Por lo demás, siempre me he tomado mi trabajo con una enorme seriedad, como lo sigo haciendo ahora.

- Antes vivías para trabajar... .

- Nunca he vivido para trabajar, jamás he sido esclavo de la necesidad de...

  • Fecha: 21/08/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Ricardo Albillos
  • Fotos: 14
  • Palabras: 608
  • Referencia: 4000008979

*** “Tras la operación me propuse trabajar lo menos posible, entendiendo por trabajar mantenerme activo, un acicate y un estímulo para mí. Por lo demás, siempre me he tomado mi trabajo con una enorme seriedad, como lo sigo haciendo ahora”

*** “Sigo siendo el mismo. Las únicas huellas que conservo de las operaciones son las señales, las cicatrices en el pecho, una especie de medallas que, cuando me abro la camisa y las veo, me recuerdan aquellos momentos”

*** “Sigo siendo el mismo. Las únicas huellas que conservo de las operaciones son las señales, las cicatrices en el pecho, una especie de medallas que, cuando me abro la camisa y las veo, me recuerdan aquellos momentos”

Manolo Escobar, a sus 70 años y con dos recientes operaciones cardíacas a sus espaldas, pasa este verano en la tranquilidad de su santuario de Benidorm, en compañía de su mujer Anita, espaciando sus galas artísticas lo más que puede. “Trabajo lo justo, como yo quería, ni más ni menos. Ya no es aquel frenesí de actuaciones de otros años”, asegura el popular cantante.

- ¿Cómo te encuentras, Manolo?.

- Estoy estupendamente, tal vez más relajado porque el volumen de trabajo es menor. Tengo contratadas cerca de 25 galas para este verano, que ya es bastante.

- ¿Te ha costado disminuir tu ritmo de trabajo, después de otros veranos de trabajo frenético?.

- Tras la operación me propuse trabajar lo menos posible, entendiendo por trabajar mantenerme activo, un acicate y un estímulo para mí. Por lo demás, siempre me he tomado mi trabajo con una enorme seriedad, como lo sigo haciendo ahora.

- Antes vivías para trabajar... .

- Nunca he vivido para trabajar, jamás he sido esclavo de la necesidad de...

  • Fecha: 21/08/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Ricardo Albillos
  • Fotos: 14
  • Palabras: 608
  • Referencia: 4000008979

*** “Tras la operación me propuse trabajar lo menos posible, entendiendo por trabajar mantenerme activo, un acicate y un estímulo para mí. Por lo demás, siempre me he tomado mi trabajo con una enorme seriedad, como lo sigo haciendo ahora”

*** “Sigo siendo el mismo. Las únicas huellas que conservo de las operaciones son las señales, las cicatrices en el pecho, una especie de medallas que, cuando me abro la camisa y las veo, me recuerdan aquellos momentos”

*** “Sigo siendo el mismo. Las únicas huellas que conservo de las operaciones son las señales, las cicatrices en el pecho, una especie de medallas que, cuando me abro la camisa y las veo, me recuerdan aquellos momentos”

Manolo Escobar, a sus 70 años y con dos recientes operaciones cardíacas a sus espaldas, pasa este verano en la tranquilidad de su santuario de Benidorm, en compañía de su mujer Anita, espaciando sus galas artísticas lo más que puede. “Trabajo lo justo, como yo quería, ni más ni menos. Ya no es aquel frenesí de actuaciones de otros años”, asegura el popular cantante.

- ¿Cómo te encuentras, Manolo?.

- Estoy estupendamente, tal vez más relajado porque el volumen de trabajo es menor. Tengo contratadas cerca de 25 galas para este verano, que ya es bastante.

- ¿Te ha costado disminuir tu ritmo de trabajo, después de otros veranos de trabajo frenético?.

- Tras la operación me propuse trabajar lo menos posible, entendiendo por trabajar mantenerme activo, un acicate y un estímulo para mí. Por lo demás, siempre me he tomado mi trabajo con una enorme seriedad, como lo sigo haciendo ahora.

- Antes vivías para trabajar... .

- Nunca he vivido para trabajar, jamás he sido esclavo de la necesidad de...

  • Fecha: 21/08/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Ricardo Albillos
  • Fotos: 14
  • Palabras: 608
  • Referencia: 4000008979

*** “Tras la operación me propuse trabajar lo menos posible, entendiendo por trabajar mantenerme activo, un acicate y un estímulo para mí. Por lo demás, siempre me he tomado mi trabajo con una enorme seriedad, como lo sigo haciendo ahora”

*** “Sigo siendo el mismo. Las únicas huellas que conservo de las operaciones son las señales, las cicatrices en el pecho, una especie de medallas que, cuando me abro la camisa y las veo, me recuerdan aquellos momentos”

*** “Sigo siendo el mismo. Las únicas huellas que conservo de las operaciones son las señales, las cicatrices en el pecho, una especie de medallas que, cuando me abro la camisa y las veo, me recuerdan aquellos momentos”

Manolo Escobar, a sus 70 años y con dos recientes operaciones cardíacas a sus espaldas, pasa este verano en la tranquilidad de su santuario de Benidorm, en compañía de su mujer Anita, espaciando sus galas artísticas lo más que puede. “Trabajo lo justo, como yo quería, ni más ni menos. Ya no es aquel frenesí de actuaciones de otros años”, asegura el popular cantante.

- ¿Cómo te encuentras, Manolo?.

- Estoy estupendamente, tal vez más relajado porque el volumen de trabajo es menor. Tengo contratadas cerca de 25 galas para este verano, que ya es bastante.

- ¿Te ha costado disminuir tu ritmo de trabajo, después de otros veranos de trabajo frenético?.

- Tras la operación me propuse trabajar lo menos posible, entendiendo por trabajar mantenerme activo, un acicate y un estímulo para mí. Por lo demás, siempre me he tomado mi trabajo con una enorme seriedad, como lo sigo haciendo ahora.

- Antes vivías para trabajar... .

- Nunca he vivido para trabajar, jamás he sido esclavo de la necesidad de...

  • Fecha: 21/08/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Ricardo Albillos
  • Fotos: 14
  • Palabras: 608
  • Referencia: 4000008979

*** “Tras la operación me propuse trabajar lo menos posible, entendiendo por trabajar mantenerme activo, un acicate y un estímulo para mí. Por lo demás, siempre me he tomado mi trabajo con una enorme seriedad, como lo sigo haciendo ahora”

*** “Sigo siendo el mismo. Las únicas huellas que conservo de las operaciones son las señales, las cicatrices en el pecho, una especie de medallas que, cuando me abro la camisa y las veo, me recuerdan aquellos momentos”

*** “Sigo siendo el mismo. Las únicas huellas que conservo de las operaciones son las señales, las cicatrices en el pecho, una especie de medallas que, cuando me abro la camisa y las veo, me recuerdan aquellos momentos”

Manolo Escobar, a sus 70 años y con dos recientes operaciones cardíacas a sus espaldas, pasa este verano en la tranquilidad de su santuario de Benidorm, en compañía de su mujer Anita, espaciando sus galas artísticas lo más que puede. “Trabajo lo justo, como yo quería, ni más ni menos. Ya no es aquel frenesí de actuaciones de otros años”, asegura el popular cantante.

- ¿Cómo te encuentras, Manolo?.

- Estoy estupendamente, tal vez más relajado porque el volumen de trabajo es menor. Tengo contratadas cerca de 25 galas para este verano, que ya es bastante.

- ¿Te ha costado disminuir tu ritmo de trabajo, después de otros veranos de trabajo frenético?.

- Tras la operación me propuse trabajar lo menos posible, entendiendo por trabajar mantenerme activo, un acicate y un estímulo para mí. Por lo demás, siempre me he tomado mi trabajo con una enorme seriedad, como lo sigo haciendo ahora.

- Antes vivías para trabajar... .

- Nunca he vivido para trabajar, jamás he sido esclavo de la necesidad de...

  • Fecha: 21/08/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Ricardo Albillos
  • Fotos: 14
  • Palabras: 608
  • Referencia: 4000008979

*** “Tras la operación me propuse trabajar lo menos posible, entendiendo por trabajar mantenerme activo, un acicate y un estímulo para mí. Por lo demás, siempre me he tomado mi trabajo con una enorme seriedad, como lo sigo haciendo ahora”

*** “Sigo siendo el mismo. Las únicas huellas que conservo de las operaciones son las señales, las cicatrices en el pecho, una especie de medallas que, cuando me abro la camisa y las veo, me recuerdan aquellos momentos”

*** “Sigo siendo el mismo. Las únicas huellas que conservo de las operaciones son las señales, las cicatrices en el pecho, una especie de medallas que, cuando me abro la camisa y las veo, me recuerdan aquellos momentos”

Manolo Escobar, a sus 70 años y con dos recientes operaciones cardíacas a sus espaldas, pasa este verano en la tranquilidad de su santuario de Benidorm, en compañía de su mujer Anita, espaciando sus galas artísticas lo más que puede. “Trabajo lo justo, como yo quería, ni más ni menos. Ya no es aquel frenesí de actuaciones de otros años”, asegura el popular cantante.

- ¿Cómo te encuentras, Manolo?.

- Estoy estupendamente, tal vez más relajado porque el volumen de trabajo es menor. Tengo contratadas cerca de 25 galas para este verano, que ya es bastante.

- ¿Te ha costado disminuir tu ritmo de trabajo, después de otros veranos de trabajo frenético?.

- Tras la operación me propuse trabajar lo menos posible, entendiendo por trabajar mantenerme activo, un acicate y un estímulo para mí. Por lo demás, siempre me he tomado mi trabajo con una enorme seriedad, como lo sigo haciendo ahora.

- Antes vivías para trabajar... .

- Nunca he vivido para trabajar, jamás he sido esclavo de la necesidad de...

  • Fecha: 21/08/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Ricardo Albillos
  • Fotos: 14
  • Palabras: 608
  • Referencia: 4000008979

*** “Tras la operación me propuse trabajar lo menos posible, entendiendo por trabajar mantenerme activo, un acicate y un estímulo para mí. Por lo demás, siempre me he tomado mi trabajo con una enorme seriedad, como lo sigo haciendo ahora”

*** “Sigo siendo el mismo. Las únicas huellas que conservo de las operaciones son las señales, las cicatrices en el pecho, una especie de medallas que, cuando me abro la camisa y las veo, me recuerdan aquellos momentos”

*** “Sigo siendo el mismo. Las únicas huellas que conservo de las operaciones son las señales, las cicatrices en el pecho, una especie de medallas que, cuando me abro la camisa y las veo, me recuerdan aquellos momentos”

Manolo Escobar, a sus 70 años y con dos recientes operaciones cardíacas a sus espaldas, pasa este verano en la tranquilidad de su santuario de Benidorm, en compañía de su mujer Anita, espaciando sus galas artísticas lo más que puede. “Trabajo lo justo, como yo quería, ni más ni menos. Ya no es aquel frenesí de actuaciones de otros años”, asegura el popular cantante.

- ¿Cómo te encuentras, Manolo?.

- Estoy estupendamente, tal vez más relajado porque el volumen de trabajo es menor. Tengo contratadas cerca de 25 galas para este verano, que ya es bastante.

- ¿Te ha costado disminuir tu ritmo de trabajo, después de otros veranos de trabajo frenético?.

- Tras la operación me propuse trabajar lo menos posible, entendiendo por trabajar mantenerme activo, un acicate y un estímulo para mí. Por lo demás, siempre me he tomado mi trabajo con una enorme seriedad, como lo sigo haciendo ahora.

- Antes vivías para trabajar... .

- Nunca he vivido para trabajar, jamás he sido esclavo de la necesidad de...

  • Fecha: 21/08/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Ricardo Albillos
  • Fotos: 14
  • Palabras: 608
  • Referencia: 4000008979

*** “Tras la operación me propuse trabajar lo menos posible, entendiendo por trabajar mantenerme activo, un acicate y un estímulo para mí. Por lo demás, siempre me he tomado mi trabajo con una enorme seriedad, como lo sigo haciendo ahora”

*** “Sigo siendo el mismo. Las únicas huellas que conservo de las operaciones son las señales, las cicatrices en el pecho, una especie de medallas que, cuando me abro la camisa y las veo, me recuerdan aquellos momentos”

*** “Sigo siendo el mismo. Las únicas huellas que conservo de las operaciones son las señales, las cicatrices en el pecho, una especie de medallas que, cuando me abro la camisa y las veo, me recuerdan aquellos momentos”

Manolo Escobar, a sus 70 años y con dos recientes operaciones cardíacas a sus espaldas, pasa este verano en la tranquilidad de su santuario de Benidorm, en compañía de su mujer Anita, espaciando sus galas artísticas lo más que puede. “Trabajo lo justo, como yo quería, ni más ni menos. Ya no es aquel frenesí de actuaciones de otros años”, asegura el popular cantante.

- ¿Cómo te encuentras, Manolo?.

- Estoy estupendamente, tal vez más relajado porque el volumen de trabajo es menor. Tengo contratadas cerca de 25 galas para este verano, que ya es bastante.

- ¿Te ha costado disminuir tu ritmo de trabajo, después de otros veranos de trabajo frenético?.

- Tras la operación me propuse trabajar lo menos posible, entendiendo por trabajar mantenerme activo, un acicate y un estímulo para mí. Por lo demás, siempre me he tomado mi trabajo con una enorme seriedad, como lo sigo haciendo ahora.

- Antes vivías para trabajar... .

- Nunca he vivido para trabajar, jamás he sido esclavo de la necesidad de...

  • Fecha: 21/08/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Ricardo Albillos
  • Fotos: 14
  • Palabras: 608
  • Referencia: 4000008979

*** “Tras la operación me propuse trabajar lo menos posible, entendiendo por trabajar mantenerme activo, un acicate y un estímulo para mí. Por lo demás, siempre me he tomado mi trabajo con una enorme seriedad, como lo sigo haciendo ahora”

*** “Sigo siendo el mismo. Las únicas huellas que conservo de las operaciones son las señales, las cicatrices en el pecho, una especie de medallas que, cuando me abro la camisa y las veo, me recuerdan aquellos momentos”

*** “Sigo siendo el mismo. Las únicas huellas que conservo de las operaciones son las señales, las cicatrices en el pecho, una especie de medallas que, cuando me abro la camisa y las veo, me recuerdan aquellos momentos”

Manolo Escobar, a sus 70 años y con dos recientes operaciones cardíacas a sus espaldas, pasa este verano en la tranquilidad de su santuario de Benidorm, en compañía de su mujer Anita, espaciando sus galas artísticas lo más que puede. “Trabajo lo justo, como yo quería, ni más ni menos. Ya no es aquel frenesí de actuaciones de otros años”, asegura el popular cantante.

- ¿Cómo te encuentras, Manolo?.

- Estoy estupendamente, tal vez más relajado porque el volumen de trabajo es menor. Tengo contratadas cerca de 25 galas para este verano, que ya es bastante.

- ¿Te ha costado disminuir tu ritmo de trabajo, después de otros veranos de trabajo frenético?.

- Tras la operación me propuse trabajar lo menos posible, entendiendo por trabajar mantenerme activo, un acicate y un estímulo para mí. Por lo demás, siempre me he tomado mi trabajo con una enorme seriedad, como lo sigo haciendo ahora.

- Antes vivías para trabajar... .

- Nunca he vivido para trabajar, jamás he sido esclavo de la necesidad de...

  • Fecha: 21/08/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Ricardo Albillos
  • Fotos: 14
  • Palabras: 608
  • Referencia: 4000008979

*** “Tras la operación me propuse trabajar lo menos posible, entendiendo por trabajar mantenerme activo, un acicate y un estímulo para mí. Por lo demás, siempre me he tomado mi trabajo con una enorme seriedad, como lo sigo haciendo ahora”

*** “Sigo siendo el mismo. Las únicas huellas que conservo de las operaciones son las señales, las cicatrices en el pecho, una especie de medallas que, cuando me abro la camisa y las veo, me recuerdan aquellos momentos”

*** “Sigo siendo el mismo. Las únicas huellas que conservo de las operaciones son las señales, las cicatrices en el pecho, una especie de medallas que, cuando me abro la camisa y las veo, me recuerdan aquellos momentos”

Manolo Escobar, a sus 70 años y con dos recientes operaciones cardíacas a sus espaldas, pasa este verano en la tranquilidad de su santuario de Benidorm, en compañía de su mujer Anita, espaciando sus galas artísticas lo más que puede. “Trabajo lo justo, como yo quería, ni más ni menos. Ya no es aquel frenesí de actuaciones de otros años”, asegura el popular cantante.

- ¿Cómo te encuentras, Manolo?.

- Estoy estupendamente, tal vez más relajado porque el volumen de trabajo es menor. Tengo contratadas cerca de 25 galas para este verano, que ya es bastante.

- ¿Te ha costado disminuir tu ritmo de trabajo, después de otros veranos de trabajo frenético?.

- Tras la operación me propuse trabajar lo menos posible, entendiendo por trabajar mantenerme activo, un acicate y un estímulo para mí. Por lo demás, siempre me he tomado mi trabajo con una enorme seriedad, como lo sigo haciendo ahora.

- Antes vivías para trabajar... .

- Nunca he vivido para trabajar, jamás he sido esclavo de la necesidad de...

  • Fecha: 21/08/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Ricardo Albillos
  • Fotos: 14
  • Palabras: 608
  • Referencia: 4000008979

*** “Tras la operación me propuse trabajar lo menos posible, entendiendo por trabajar mantenerme activo, un acicate y un estímulo para mí. Por lo demás, siempre me he tomado mi trabajo con una enorme seriedad, como lo sigo haciendo ahora”

*** “Sigo siendo el mismo. Las únicas huellas que conservo de las operaciones son las señales, las cicatrices en el pecho, una especie de medallas que, cuando me abro la camisa y las veo, me recuerdan aquellos momentos”

*** “Sigo siendo el mismo. Las únicas huellas que conservo de las operaciones son las señales, las cicatrices en el pecho, una especie de medallas que, cuando me abro la camisa y las veo, me recuerdan aquellos momentos”

Manolo Escobar, a sus 70 años y con dos recientes operaciones cardíacas a sus espaldas, pasa este verano en la tranquilidad de su santuario de Benidorm, en compañía de su mujer Anita, espaciando sus galas artísticas lo más que puede. “Trabajo lo justo, como yo quería, ni más ni menos. Ya no es aquel frenesí de actuaciones de otros años”, asegura el popular cantante.

- ¿Cómo te encuentras, Manolo?.

- Estoy estupendamente, tal vez más relajado porque el volumen de trabajo es menor. Tengo contratadas cerca de 25 galas para este verano, que ya es bastante.

- ¿Te ha costado disminuir tu ritmo de trabajo, después de otros veranos de trabajo frenético?.

- Tras la operación me propuse trabajar lo menos posible, entendiendo por trabajar mantenerme activo, un acicate y un estímulo para mí. Por lo demás, siempre me he tomado mi trabajo con una enorme seriedad, como lo sigo haciendo ahora.

- Antes vivías para trabajar... .

- Nunca he vivido para trabajar, jamás he sido esclavo de la necesidad de...

Contenidos del Reportaje:

<
>

Manolo Escobar, en un momento del torneo de mus "El Porompompero". A su lado, Anita, su mujer.

Manolo y Anita.

Manolo y Anita.

Manolo y Anita.

Manolo y Anita.

Junto a la piscina de su casa.

JUnto a su piscina.

Manolo y Anita.

Con sus perros.

Junto a su colección de carros, de aquéllos que no "me lo robaron".

Con las cartas del mus.

Con sus compañeros de partida.

En su casa, con su perro.

Manolo Escobar, en su casa.

Sugerencias de Producto

Vídeo
EFE VÍDEO Internacional para España
Texto
Texto Andalucía
Texto
Efedata
Reportaje
Reportajes general España
Texto
Texto Castilla y León
Texto
Texto España
Foto
Fototeca
Vídeo
EFE VÍDEO