Reportaje

31/07/2002 12:00 (UTC)

CULTURA:

Luis Cernuda, más allá del conflicto entre realidad y deseo

  • Fecha: 31/07/2002 12:00 (UTC)
  • Autor: Juan Manuel González
  • Fotos: 4
  • Palabras: 1522
  • Referencia: 4000005490

Luis Cernuda mantuvo su compromiso con la libertad y lo fraterno. Nos queda además una imagen, un símbolo, para ilustrar ese compromiso, la de aquel Cernuda enrolado en el batallón alpino que durante la Guerra Civil española defendió las sierras de Madrid, “con un fusil y un tomo de Hölderlin en la chaqueta”. Un deseo vencedor de la realidad, incluso gracias a la derrota.

En uno de sus poemas esenciales, incluido en las páginas de “Los placeres prohibidos”, ese poeta fundamental que fue -y es- Luis Cernuda nos recordaba:

“Si el hombre pudiera decir lo que ama, si el hombre pudiera levantar su amor por el cielo como una nube en la luz; si como los muros se derrumban, para saludar la verdad erguida en medio, pudiera derrumbar su cuerpo, dejando sólo la verdad de su amor, la verdad de si mismo, que no se llama gloria, fortuna o ambición, sino amor o deseo, yo sería aquel que imaginaba”.

Como una quilla decisiva y hermosa, este poema abre aún para muchos de nosotros la estela del legado que Cernuda dejó para todos. En sus líneas ha quedado para siempre, nítido y diáfano, el objetivo central de los trabajos del poeta: el descubrimiento de sí mismo, la intuición del ser propio, a través del conocimiento de ese eterno choque inevitable entre la realidad y el deseo.

Palpar la humanidad profunda que reside en cada uno.

No sólo en Cernuda, sino en todo...

  • Fecha: 31/07/2002 12:00 (UTC)
  • Autor: Juan Manuel González
  • Fotos: 4
  • Palabras: 1522
  • Referencia: 4000005490

Luis Cernuda mantuvo su compromiso con la libertad y lo fraterno. Nos queda además una imagen, un símbolo, para ilustrar ese compromiso, la de aquel Cernuda enrolado en el batallón alpino que durante la Guerra Civil española defendió las sierras de Madrid, “con un fusil y un tomo de Hölderlin en la chaqueta”. Un deseo vencedor de la realidad, incluso gracias a la derrota.

En uno de sus poemas esenciales, incluido en las páginas de “Los placeres prohibidos”, ese poeta fundamental que fue -y es- Luis Cernuda nos recordaba:

“Si el hombre pudiera decir lo que ama, si el hombre pudiera levantar su amor por el cielo como una nube en la luz; si como los muros se derrumban, para saludar la verdad erguida en medio, pudiera derrumbar su cuerpo, dejando sólo la verdad de su amor, la verdad de si mismo, que no se llama gloria, fortuna o ambición, sino amor o deseo, yo sería aquel que imaginaba”.

Como una quilla decisiva y hermosa, este poema abre aún para muchos de nosotros la estela del legado que Cernuda dejó para todos. En sus líneas ha quedado para siempre, nítido y diáfano, el objetivo central de los trabajos del poeta: el descubrimiento de sí mismo, la intuición del ser propio, a través del conocimiento de ese eterno choque inevitable entre la realidad y el deseo.

Palpar la humanidad profunda que reside en cada uno.

No sólo en Cernuda, sino en todo...

  • Fecha: 31/07/2002 12:00 (UTC)
  • Autor: Juan Manuel González
  • Fotos: 4
  • Palabras: 1522
  • Referencia: 4000005490

Luis Cernuda mantuvo su compromiso con la libertad y lo fraterno. Nos queda además una imagen, un símbolo, para ilustrar ese compromiso, la de aquel Cernuda enrolado en el batallón alpino que durante la Guerra Civil española defendió las sierras de Madrid, “con un fusil y un tomo de Hölderlin en la chaqueta”. Un deseo vencedor de la realidad, incluso gracias a la derrota.

En uno de sus poemas esenciales, incluido en las páginas de “Los placeres prohibidos”, ese poeta fundamental que fue -y es- Luis Cernuda nos recordaba:

“Si el hombre pudiera decir lo que ama, si el hombre pudiera levantar su amor por el cielo como una nube en la luz; si como los muros se derrumban, para saludar la verdad erguida en medio, pudiera derrumbar su cuerpo, dejando sólo la verdad de su amor, la verdad de si mismo, que no se llama gloria, fortuna o ambición, sino amor o deseo, yo sería aquel que imaginaba”.

Como una quilla decisiva y hermosa, este poema abre aún para muchos de nosotros la estela del legado que Cernuda dejó para todos. En sus líneas ha quedado para siempre, nítido y diáfano, el objetivo central de los trabajos del poeta: el descubrimiento de sí mismo, la intuición del ser propio, a través del conocimiento de ese eterno choque inevitable entre la realidad y el deseo.

Palpar la humanidad profunda que reside en cada uno.

No sólo en Cernuda, sino en todo...

  • Fecha: 31/07/2002 12:00 (UTC)
  • Autor: Juan Manuel González
  • Fotos: 4
  • Palabras: 1522
  • Referencia: 4000005490

Luis Cernuda mantuvo su compromiso con la libertad y lo fraterno. Nos queda además una imagen, un símbolo, para ilustrar ese compromiso, la de aquel Cernuda enrolado en el batallón alpino que durante la Guerra Civil española defendió las sierras de Madrid, “con un fusil y un tomo de Hölderlin en la chaqueta”. Un deseo vencedor de la realidad, incluso gracias a la derrota.

En uno de sus poemas esenciales, incluido en las páginas de “Los placeres prohibidos”, ese poeta fundamental que fue -y es- Luis Cernuda nos recordaba:

“Si el hombre pudiera decir lo que ama, si el hombre pudiera levantar su amor por el cielo como una nube en la luz; si como los muros se derrumban, para saludar la verdad erguida en medio, pudiera derrumbar su cuerpo, dejando sólo la verdad de su amor, la verdad de si mismo, que no se llama gloria, fortuna o ambición, sino amor o deseo, yo sería aquel que imaginaba”.

Como una quilla decisiva y hermosa, este poema abre aún para muchos de nosotros la estela del legado que Cernuda dejó para todos. En sus líneas ha quedado para siempre, nítido y diáfano, el objetivo central de los trabajos del poeta: el descubrimiento de sí mismo, la intuición del ser propio, a través del conocimiento de ese eterno choque inevitable entre la realidad y el deseo.

Palpar la humanidad profunda que reside en cada uno.

No sólo en Cernuda, sino en todo...

Contenidos del Reportaje:

<
>

Cernuda1.- El sobrino del poeta Luis Cernuda, Angel María Yanguas Cernuda (d) y el consejero de Cultura, Turismo y Deporte del Gobierno de Cantabria, José Antonio Cagigas, durante la inauguración en Madrid de las jornadas en recuerdo de su tio.

Un sello de correos homenaje al poeta.

Una de las exposiciones que se han realizado en España en homenaje a Cernuda. En este caso en la Residencia de Estudiantes en Madrid.

Encuentro literario en torno a la figura de Cernuda en la ciudad de Sevilla.

Sugerencias de Producto

Texto
Texto internacional general para España
Foto
Fototeca
Foto
Gráfico deportes España
Vídeo
EFE VÍDEO España
Reportaje
Reportajes general España
Vídeo
EFE VÍDEO Internacional para España
Foto
Servicio Gráfico General España
Texto
Texto Andalucía