Reportaje

LUCÍA BOSÉ: “ME SEPARÉ CUANDO ENCONTRÉ A MI MARIDO CON MARIVÍ DOMINGUÍN BESÁNDOSE EN UN COCHE”

  • Fecha: 12/03/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Ricardo Albillos
  • Fotos: 16
  • Palabras: 1467
  • Referencia: 4000007262

*** "Mi marido me decía, "Qué culpa tengo yo si abro un armario y me sale una mujer, no tengo más remedio que conquistarla". Cuando iba a torear, se las encontraba en los hoteles, en los armarios, debajo de la cama. Frente a estas cosas, una no puede luchar".

*** "Los encontré en un coche besándose, era una situación insostenible. Era como si me insultaran en la propia cara, era tan evidente que decidí terminar con mi matrimonio. Conquistaba a mis propias amigas…”.

*** Relata su gran amor: un hombre casado, italiano, con el que salió un año: un día desaparece y recibe una llamada de su esposa, una mujer paralítica que le explica que el marido ha muerto y que era un enfermo terminal, aunque Lucía no lo sabía.

Lucía Bosé, a sus 72 años, conserva una memoria imperturbable de lo que ha sido su vida, con episodios tan turbulentos como su matrimonio con el torero Luis Miguel Dominguín, ilustrativo de la oscura España de los sesenta. La actriz, musa de directores de cine tan importantes como Antonioni, Visconti o Bardem, ha recordado sus días de vino y gresca con Dominguín, de la mano de la periodista Begoña Aranguren, que recoge sus confesiones en el libro "Diva divina”. “Contar te libera: recordar es un acto de coraje, no de soberbia”. Lucía Bosé ya no posee aquella incesante belleza que la hizo célebre, su rostro aparece pespunteado por un oleaje de finas arrugas, pero su ironía, su lucidez, se mantienen en buen estado. "No acabo de entender por qué Luis Miguel se casó conmigo, por qué me eligió a mí. No teníamos nada en común", advierte en el marco de la entrevista.

-- Aún hay quien te considera extranjera, a pesar de haber elegido vivir aquí, después de 48 años residiendo en España. En la...

  • Fecha: 12/03/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Ricardo Albillos
  • Fotos: 16
  • Palabras: 1467
  • Referencia: 4000007262

*** "Mi marido me decía, "Qué culpa tengo yo si abro un armario y me sale una mujer, no tengo más remedio que conquistarla". Cuando iba a torear, se las encontraba en los hoteles, en los armarios, debajo de la cama. Frente a estas cosas, una no puede luchar".

*** "Los encontré en un coche besándose, era una situación insostenible. Era como si me insultaran en la propia cara, era tan evidente que decidí terminar con mi matrimonio. Conquistaba a mis propias amigas…”.

*** Relata su gran amor: un hombre casado, italiano, con el que salió un año: un día desaparece y recibe una llamada de su esposa, una mujer paralítica que le explica que el marido ha muerto y que era un enfermo terminal, aunque Lucía no lo sabía.

Lucía Bosé, a sus 72 años, conserva una memoria imperturbable de lo que ha sido su vida, con episodios tan turbulentos como su matrimonio con el torero Luis Miguel Dominguín, ilustrativo de la oscura España de los sesenta. La actriz, musa de directores de cine tan importantes como Antonioni, Visconti o Bardem, ha recordado sus días de vino y gresca con Dominguín, de la mano de la periodista Begoña Aranguren, que recoge sus confesiones en el libro "Diva divina”. “Contar te libera: recordar es un acto de coraje, no de soberbia”. Lucía Bosé ya no posee aquella incesante belleza que la hizo célebre, su rostro aparece pespunteado por un oleaje de finas arrugas, pero su ironía, su lucidez, se mantienen en buen estado. "No acabo de entender por qué Luis Miguel se casó conmigo, por qué me eligió a mí. No teníamos nada en común", advierte en el marco de la entrevista.

-- Aún hay quien te considera extranjera, a pesar de haber elegido vivir aquí, después de 48 años residiendo en España. En la...

  • Fecha: 12/03/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Ricardo Albillos
  • Fotos: 16
  • Palabras: 1467
  • Referencia: 4000007262

*** "Mi marido me decía, "Qué culpa tengo yo si abro un armario y me sale una mujer, no tengo más remedio que conquistarla". Cuando iba a torear, se las encontraba en los hoteles, en los armarios, debajo de la cama. Frente a estas cosas, una no puede luchar".

*** "Los encontré en un coche besándose, era una situación insostenible. Era como si me insultaran en la propia cara, era tan evidente que decidí terminar con mi matrimonio. Conquistaba a mis propias amigas…”.

*** Relata su gran amor: un hombre casado, italiano, con el que salió un año: un día desaparece y recibe una llamada de su esposa, una mujer paralítica que le explica que el marido ha muerto y que era un enfermo terminal, aunque Lucía no lo sabía.

Lucía Bosé, a sus 72 años, conserva una memoria imperturbable de lo que ha sido su vida, con episodios tan turbulentos como su matrimonio con el torero Luis Miguel Dominguín, ilustrativo de la oscura España de los sesenta. La actriz, musa de directores de cine tan importantes como Antonioni, Visconti o Bardem, ha recordado sus días de vino y gresca con Dominguín, de la mano de la periodista Begoña Aranguren, que recoge sus confesiones en el libro "Diva divina”. “Contar te libera: recordar es un acto de coraje, no de soberbia”. Lucía Bosé ya no posee aquella incesante belleza que la hizo célebre, su rostro aparece pespunteado por un oleaje de finas arrugas, pero su ironía, su lucidez, se mantienen en buen estado. "No acabo de entender por qué Luis Miguel se casó conmigo, por qué me eligió a mí. No teníamos nada en común", advierte en el marco de la entrevista.

-- Aún hay quien te considera extranjera, a pesar de haber elegido vivir aquí, después de 48 años residiendo en España. En la...

  • Fecha: 12/03/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Ricardo Albillos
  • Fotos: 16
  • Palabras: 1467
  • Referencia: 4000007262

*** "Mi marido me decía, "Qué culpa tengo yo si abro un armario y me sale una mujer, no tengo más remedio que conquistarla". Cuando iba a torear, se las encontraba en los hoteles, en los armarios, debajo de la cama. Frente a estas cosas, una no puede luchar".

*** "Los encontré en un coche besándose, era una situación insostenible. Era como si me insultaran en la propia cara, era tan evidente que decidí terminar con mi matrimonio. Conquistaba a mis propias amigas…”.

*** Relata su gran amor: un hombre casado, italiano, con el que salió un año: un día desaparece y recibe una llamada de su esposa, una mujer paralítica que le explica que el marido ha muerto y que era un enfermo terminal, aunque Lucía no lo sabía.

Lucía Bosé, a sus 72 años, conserva una memoria imperturbable de lo que ha sido su vida, con episodios tan turbulentos como su matrimonio con el torero Luis Miguel Dominguín, ilustrativo de la oscura España de los sesenta. La actriz, musa de directores de cine tan importantes como Antonioni, Visconti o Bardem, ha recordado sus días de vino y gresca con Dominguín, de la mano de la periodista Begoña Aranguren, que recoge sus confesiones en el libro "Diva divina”. “Contar te libera: recordar es un acto de coraje, no de soberbia”. Lucía Bosé ya no posee aquella incesante belleza que la hizo célebre, su rostro aparece pespunteado por un oleaje de finas arrugas, pero su ironía, su lucidez, se mantienen en buen estado. "No acabo de entender por qué Luis Miguel se casó conmigo, por qué me eligió a mí. No teníamos nada en común", advierte en el marco de la entrevista.

-- Aún hay quien te considera extranjera, a pesar de haber elegido vivir aquí, después de 48 años residiendo en España. En la...

  • Fecha: 12/03/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Ricardo Albillos
  • Fotos: 16
  • Palabras: 1467
  • Referencia: 4000007262

*** "Mi marido me decía, "Qué culpa tengo yo si abro un armario y me sale una mujer, no tengo más remedio que conquistarla". Cuando iba a torear, se las encontraba en los hoteles, en los armarios, debajo de la cama. Frente a estas cosas, una no puede luchar".

*** "Los encontré en un coche besándose, era una situación insostenible. Era como si me insultaran en la propia cara, era tan evidente que decidí terminar con mi matrimonio. Conquistaba a mis propias amigas…”.

*** Relata su gran amor: un hombre casado, italiano, con el que salió un año: un día desaparece y recibe una llamada de su esposa, una mujer paralítica que le explica que el marido ha muerto y que era un enfermo terminal, aunque Lucía no lo sabía.

Lucía Bosé, a sus 72 años, conserva una memoria imperturbable de lo que ha sido su vida, con episodios tan turbulentos como su matrimonio con el torero Luis Miguel Dominguín, ilustrativo de la oscura España de los sesenta. La actriz, musa de directores de cine tan importantes como Antonioni, Visconti o Bardem, ha recordado sus días de vino y gresca con Dominguín, de la mano de la periodista Begoña Aranguren, que recoge sus confesiones en el libro "Diva divina”. “Contar te libera: recordar es un acto de coraje, no de soberbia”. Lucía Bosé ya no posee aquella incesante belleza que la hizo célebre, su rostro aparece pespunteado por un oleaje de finas arrugas, pero su ironía, su lucidez, se mantienen en buen estado. "No acabo de entender por qué Luis Miguel se casó conmigo, por qué me eligió a mí. No teníamos nada en común", advierte en el marco de la entrevista.

-- Aún hay quien te considera extranjera, a pesar de haber elegido vivir aquí, después de 48 años residiendo en España. En la...

  • Fecha: 12/03/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Ricardo Albillos
  • Fotos: 16
  • Palabras: 1467
  • Referencia: 4000007262

*** "Mi marido me decía, "Qué culpa tengo yo si abro un armario y me sale una mujer, no tengo más remedio que conquistarla". Cuando iba a torear, se las encontraba en los hoteles, en los armarios, debajo de la cama. Frente a estas cosas, una no puede luchar".

*** "Los encontré en un coche besándose, era una situación insostenible. Era como si me insultaran en la propia cara, era tan evidente que decidí terminar con mi matrimonio. Conquistaba a mis propias amigas…”.

*** Relata su gran amor: un hombre casado, italiano, con el que salió un año: un día desaparece y recibe una llamada de su esposa, una mujer paralítica que le explica que el marido ha muerto y que era un enfermo terminal, aunque Lucía no lo sabía.

Lucía Bosé, a sus 72 años, conserva una memoria imperturbable de lo que ha sido su vida, con episodios tan turbulentos como su matrimonio con el torero Luis Miguel Dominguín, ilustrativo de la oscura España de los sesenta. La actriz, musa de directores de cine tan importantes como Antonioni, Visconti o Bardem, ha recordado sus días de vino y gresca con Dominguín, de la mano de la periodista Begoña Aranguren, que recoge sus confesiones en el libro "Diva divina”. “Contar te libera: recordar es un acto de coraje, no de soberbia”. Lucía Bosé ya no posee aquella incesante belleza que la hizo célebre, su rostro aparece pespunteado por un oleaje de finas arrugas, pero su ironía, su lucidez, se mantienen en buen estado. "No acabo de entender por qué Luis Miguel se casó conmigo, por qué me eligió a mí. No teníamos nada en común", advierte en el marco de la entrevista.

-- Aún hay quien te considera extranjera, a pesar de haber elegido vivir aquí, después de 48 años residiendo en España. En la...

  • Fecha: 12/03/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Ricardo Albillos
  • Fotos: 16
  • Palabras: 1467
  • Referencia: 4000007262

*** "Mi marido me decía, "Qué culpa tengo yo si abro un armario y me sale una mujer, no tengo más remedio que conquistarla". Cuando iba a torear, se las encontraba en los hoteles, en los armarios, debajo de la cama. Frente a estas cosas, una no puede luchar".

*** "Los encontré en un coche besándose, era una situación insostenible. Era como si me insultaran en la propia cara, era tan evidente que decidí terminar con mi matrimonio. Conquistaba a mis propias amigas…”.

*** Relata su gran amor: un hombre casado, italiano, con el que salió un año: un día desaparece y recibe una llamada de su esposa, una mujer paralítica que le explica que el marido ha muerto y que era un enfermo terminal, aunque Lucía no lo sabía.

Lucía Bosé, a sus 72 años, conserva una memoria imperturbable de lo que ha sido su vida, con episodios tan turbulentos como su matrimonio con el torero Luis Miguel Dominguín, ilustrativo de la oscura España de los sesenta. La actriz, musa de directores de cine tan importantes como Antonioni, Visconti o Bardem, ha recordado sus días de vino y gresca con Dominguín, de la mano de la periodista Begoña Aranguren, que recoge sus confesiones en el libro "Diva divina”. “Contar te libera: recordar es un acto de coraje, no de soberbia”. Lucía Bosé ya no posee aquella incesante belleza que la hizo célebre, su rostro aparece pespunteado por un oleaje de finas arrugas, pero su ironía, su lucidez, se mantienen en buen estado. "No acabo de entender por qué Luis Miguel se casó conmigo, por qué me eligió a mí. No teníamos nada en común", advierte en el marco de la entrevista.

-- Aún hay quien te considera extranjera, a pesar de haber elegido vivir aquí, después de 48 años residiendo en España. En la...

  • Fecha: 12/03/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Ricardo Albillos
  • Fotos: 16
  • Palabras: 1467
  • Referencia: 4000007262

*** "Mi marido me decía, "Qué culpa tengo yo si abro un armario y me sale una mujer, no tengo más remedio que conquistarla". Cuando iba a torear, se las encontraba en los hoteles, en los armarios, debajo de la cama. Frente a estas cosas, una no puede luchar".

*** "Los encontré en un coche besándose, era una situación insostenible. Era como si me insultaran en la propia cara, era tan evidente que decidí terminar con mi matrimonio. Conquistaba a mis propias amigas…”.

*** Relata su gran amor: un hombre casado, italiano, con el que salió un año: un día desaparece y recibe una llamada de su esposa, una mujer paralítica que le explica que el marido ha muerto y que era un enfermo terminal, aunque Lucía no lo sabía.

Lucía Bosé, a sus 72 años, conserva una memoria imperturbable de lo que ha sido su vida, con episodios tan turbulentos como su matrimonio con el torero Luis Miguel Dominguín, ilustrativo de la oscura España de los sesenta. La actriz, musa de directores de cine tan importantes como Antonioni, Visconti o Bardem, ha recordado sus días de vino y gresca con Dominguín, de la mano de la periodista Begoña Aranguren, que recoge sus confesiones en el libro "Diva divina”. “Contar te libera: recordar es un acto de coraje, no de soberbia”. Lucía Bosé ya no posee aquella incesante belleza que la hizo célebre, su rostro aparece pespunteado por un oleaje de finas arrugas, pero su ironía, su lucidez, se mantienen en buen estado. "No acabo de entender por qué Luis Miguel se casó conmigo, por qué me eligió a mí. No teníamos nada en común", advierte en el marco de la entrevista.

-- Aún hay quien te considera extranjera, a pesar de haber elegido vivir aquí, después de 48 años residiendo en España. En la...

  • Fecha: 12/03/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Ricardo Albillos
  • Fotos: 16
  • Palabras: 1467
  • Referencia: 4000007262

*** "Mi marido me decía, "Qué culpa tengo yo si abro un armario y me sale una mujer, no tengo más remedio que conquistarla". Cuando iba a torear, se las encontraba en los hoteles, en los armarios, debajo de la cama. Frente a estas cosas, una no puede luchar".

*** "Los encontré en un coche besándose, era una situación insostenible. Era como si me insultaran en la propia cara, era tan evidente que decidí terminar con mi matrimonio. Conquistaba a mis propias amigas…”.

*** Relata su gran amor: un hombre casado, italiano, con el que salió un año: un día desaparece y recibe una llamada de su esposa, una mujer paralítica que le explica que el marido ha muerto y que era un enfermo terminal, aunque Lucía no lo sabía.

Lucía Bosé, a sus 72 años, conserva una memoria imperturbable de lo que ha sido su vida, con episodios tan turbulentos como su matrimonio con el torero Luis Miguel Dominguín, ilustrativo de la oscura España de los sesenta. La actriz, musa de directores de cine tan importantes como Antonioni, Visconti o Bardem, ha recordado sus días de vino y gresca con Dominguín, de la mano de la periodista Begoña Aranguren, que recoge sus confesiones en el libro "Diva divina”. “Contar te libera: recordar es un acto de coraje, no de soberbia”. Lucía Bosé ya no posee aquella incesante belleza que la hizo célebre, su rostro aparece pespunteado por un oleaje de finas arrugas, pero su ironía, su lucidez, se mantienen en buen estado. "No acabo de entender por qué Luis Miguel se casó conmigo, por qué me eligió a mí. No teníamos nada en común", advierte en el marco de la entrevista.

-- Aún hay quien te considera extranjera, a pesar de haber elegido vivir aquí, después de 48 años residiendo en España. En la...

  • Fecha: 12/03/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Ricardo Albillos
  • Fotos: 16
  • Palabras: 1467
  • Referencia: 4000007262

*** "Mi marido me decía, "Qué culpa tengo yo si abro un armario y me sale una mujer, no tengo más remedio que conquistarla". Cuando iba a torear, se las encontraba en los hoteles, en los armarios, debajo de la cama. Frente a estas cosas, una no puede luchar".

*** "Los encontré en un coche besándose, era una situación insostenible. Era como si me insultaran en la propia cara, era tan evidente que decidí terminar con mi matrimonio. Conquistaba a mis propias amigas…”.

*** Relata su gran amor: un hombre casado, italiano, con el que salió un año: un día desaparece y recibe una llamada de su esposa, una mujer paralítica que le explica que el marido ha muerto y que era un enfermo terminal, aunque Lucía no lo sabía.

Lucía Bosé, a sus 72 años, conserva una memoria imperturbable de lo que ha sido su vida, con episodios tan turbulentos como su matrimonio con el torero Luis Miguel Dominguín, ilustrativo de la oscura España de los sesenta. La actriz, musa de directores de cine tan importantes como Antonioni, Visconti o Bardem, ha recordado sus días de vino y gresca con Dominguín, de la mano de la periodista Begoña Aranguren, que recoge sus confesiones en el libro "Diva divina”. “Contar te libera: recordar es un acto de coraje, no de soberbia”. Lucía Bosé ya no posee aquella incesante belleza que la hizo célebre, su rostro aparece pespunteado por un oleaje de finas arrugas, pero su ironía, su lucidez, se mantienen en buen estado. "No acabo de entender por qué Luis Miguel se casó conmigo, por qué me eligió a mí. No teníamos nada en común", advierte en el marco de la entrevista.

-- Aún hay quien te considera extranjera, a pesar de haber elegido vivir aquí, después de 48 años residiendo en España. En la...

  • Fecha: 12/03/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Ricardo Albillos
  • Fotos: 16
  • Palabras: 1467
  • Referencia: 4000007262

*** "Mi marido me decía, "Qué culpa tengo yo si abro un armario y me sale una mujer, no tengo más remedio que conquistarla". Cuando iba a torear, se las encontraba en los hoteles, en los armarios, debajo de la cama. Frente a estas cosas, una no puede luchar".

*** "Los encontré en un coche besándose, era una situación insostenible. Era como si me insultaran en la propia cara, era tan evidente que decidí terminar con mi matrimonio. Conquistaba a mis propias amigas…”.

*** Relata su gran amor: un hombre casado, italiano, con el que salió un año: un día desaparece y recibe una llamada de su esposa, una mujer paralítica que le explica que el marido ha muerto y que era un enfermo terminal, aunque Lucía no lo sabía.

Lucía Bosé, a sus 72 años, conserva una memoria imperturbable de lo que ha sido su vida, con episodios tan turbulentos como su matrimonio con el torero Luis Miguel Dominguín, ilustrativo de la oscura España de los sesenta. La actriz, musa de directores de cine tan importantes como Antonioni, Visconti o Bardem, ha recordado sus días de vino y gresca con Dominguín, de la mano de la periodista Begoña Aranguren, que recoge sus confesiones en el libro "Diva divina”. “Contar te libera: recordar es un acto de coraje, no de soberbia”. Lucía Bosé ya no posee aquella incesante belleza que la hizo célebre, su rostro aparece pespunteado por un oleaje de finas arrugas, pero su ironía, su lucidez, se mantienen en buen estado. "No acabo de entender por qué Luis Miguel se casó conmigo, por qué me eligió a mí. No teníamos nada en común", advierte en el marco de la entrevista.

-- Aún hay quien te considera extranjera, a pesar de haber elegido vivir aquí, después de 48 años residiendo en España. En la...

  • Fecha: 12/03/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Ricardo Albillos
  • Fotos: 16
  • Palabras: 1467
  • Referencia: 4000007262

*** "Mi marido me decía, "Qué culpa tengo yo si abro un armario y me sale una mujer, no tengo más remedio que conquistarla". Cuando iba a torear, se las encontraba en los hoteles, en los armarios, debajo de la cama. Frente a estas cosas, una no puede luchar".

*** "Los encontré en un coche besándose, era una situación insostenible. Era como si me insultaran en la propia cara, era tan evidente que decidí terminar con mi matrimonio. Conquistaba a mis propias amigas…”.

*** Relata su gran amor: un hombre casado, italiano, con el que salió un año: un día desaparece y recibe una llamada de su esposa, una mujer paralítica que le explica que el marido ha muerto y que era un enfermo terminal, aunque Lucía no lo sabía.

Lucía Bosé, a sus 72 años, conserva una memoria imperturbable de lo que ha sido su vida, con episodios tan turbulentos como su matrimonio con el torero Luis Miguel Dominguín, ilustrativo de la oscura España de los sesenta. La actriz, musa de directores de cine tan importantes como Antonioni, Visconti o Bardem, ha recordado sus días de vino y gresca con Dominguín, de la mano de la periodista Begoña Aranguren, que recoge sus confesiones en el libro "Diva divina”. “Contar te libera: recordar es un acto de coraje, no de soberbia”. Lucía Bosé ya no posee aquella incesante belleza que la hizo célebre, su rostro aparece pespunteado por un oleaje de finas arrugas, pero su ironía, su lucidez, se mantienen en buen estado. "No acabo de entender por qué Luis Miguel se casó conmigo, por qué me eligió a mí. No teníamos nada en común", advierte en el marco de la entrevista.

-- Aún hay quien te considera extranjera, a pesar de haber elegido vivir aquí, después de 48 años residiendo en España. En la...

  • Fecha: 12/03/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Ricardo Albillos
  • Fotos: 16
  • Palabras: 1467
  • Referencia: 4000007262

*** "Mi marido me decía, "Qué culpa tengo yo si abro un armario y me sale una mujer, no tengo más remedio que conquistarla". Cuando iba a torear, se las encontraba en los hoteles, en los armarios, debajo de la cama. Frente a estas cosas, una no puede luchar".

*** "Los encontré en un coche besándose, era una situación insostenible. Era como si me insultaran en la propia cara, era tan evidente que decidí terminar con mi matrimonio. Conquistaba a mis propias amigas…”.

*** Relata su gran amor: un hombre casado, italiano, con el que salió un año: un día desaparece y recibe una llamada de su esposa, una mujer paralítica que le explica que el marido ha muerto y que era un enfermo terminal, aunque Lucía no lo sabía.

Lucía Bosé, a sus 72 años, conserva una memoria imperturbable de lo que ha sido su vida, con episodios tan turbulentos como su matrimonio con el torero Luis Miguel Dominguín, ilustrativo de la oscura España de los sesenta. La actriz, musa de directores de cine tan importantes como Antonioni, Visconti o Bardem, ha recordado sus días de vino y gresca con Dominguín, de la mano de la periodista Begoña Aranguren, que recoge sus confesiones en el libro "Diva divina”. “Contar te libera: recordar es un acto de coraje, no de soberbia”. Lucía Bosé ya no posee aquella incesante belleza que la hizo célebre, su rostro aparece pespunteado por un oleaje de finas arrugas, pero su ironía, su lucidez, se mantienen en buen estado. "No acabo de entender por qué Luis Miguel se casó conmigo, por qué me eligió a mí. No teníamos nada en común", advierte en el marco de la entrevista.

-- Aún hay quien te considera extranjera, a pesar de haber elegido vivir aquí, después de 48 años residiendo en España. En la...

  • Fecha: 12/03/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Ricardo Albillos
  • Fotos: 16
  • Palabras: 1467
  • Referencia: 4000007262

*** "Mi marido me decía, "Qué culpa tengo yo si abro un armario y me sale una mujer, no tengo más remedio que conquistarla". Cuando iba a torear, se las encontraba en los hoteles, en los armarios, debajo de la cama. Frente a estas cosas, una no puede luchar".

*** "Los encontré en un coche besándose, era una situación insostenible. Era como si me insultaran en la propia cara, era tan evidente que decidí terminar con mi matrimonio. Conquistaba a mis propias amigas…”.

*** Relata su gran amor: un hombre casado, italiano, con el que salió un año: un día desaparece y recibe una llamada de su esposa, una mujer paralítica que le explica que el marido ha muerto y que era un enfermo terminal, aunque Lucía no lo sabía.

Lucía Bosé, a sus 72 años, conserva una memoria imperturbable de lo que ha sido su vida, con episodios tan turbulentos como su matrimonio con el torero Luis Miguel Dominguín, ilustrativo de la oscura España de los sesenta. La actriz, musa de directores de cine tan importantes como Antonioni, Visconti o Bardem, ha recordado sus días de vino y gresca con Dominguín, de la mano de la periodista Begoña Aranguren, que recoge sus confesiones en el libro "Diva divina”. “Contar te libera: recordar es un acto de coraje, no de soberbia”. Lucía Bosé ya no posee aquella incesante belleza que la hizo célebre, su rostro aparece pespunteado por un oleaje de finas arrugas, pero su ironía, su lucidez, se mantienen en buen estado. "No acabo de entender por qué Luis Miguel se casó conmigo, por qué me eligió a mí. No teníamos nada en común", advierte en el marco de la entrevista.

-- Aún hay quien te considera extranjera, a pesar de haber elegido vivir aquí, después de 48 años residiendo en España. En la...

  • Fecha: 12/03/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Ricardo Albillos
  • Fotos: 16
  • Palabras: 1467
  • Referencia: 4000007262

*** "Mi marido me decía, "Qué culpa tengo yo si abro un armario y me sale una mujer, no tengo más remedio que conquistarla". Cuando iba a torear, se las encontraba en los hoteles, en los armarios, debajo de la cama. Frente a estas cosas, una no puede luchar".

*** "Los encontré en un coche besándose, era una situación insostenible. Era como si me insultaran en la propia cara, era tan evidente que decidí terminar con mi matrimonio. Conquistaba a mis propias amigas…”.

*** Relata su gran amor: un hombre casado, italiano, con el que salió un año: un día desaparece y recibe una llamada de su esposa, una mujer paralítica que le explica que el marido ha muerto y que era un enfermo terminal, aunque Lucía no lo sabía.

Lucía Bosé, a sus 72 años, conserva una memoria imperturbable de lo que ha sido su vida, con episodios tan turbulentos como su matrimonio con el torero Luis Miguel Dominguín, ilustrativo de la oscura España de los sesenta. La actriz, musa de directores de cine tan importantes como Antonioni, Visconti o Bardem, ha recordado sus días de vino y gresca con Dominguín, de la mano de la periodista Begoña Aranguren, que recoge sus confesiones en el libro "Diva divina”. “Contar te libera: recordar es un acto de coraje, no de soberbia”. Lucía Bosé ya no posee aquella incesante belleza que la hizo célebre, su rostro aparece pespunteado por un oleaje de finas arrugas, pero su ironía, su lucidez, se mantienen en buen estado. "No acabo de entender por qué Luis Miguel se casó conmigo, por qué me eligió a mí. No teníamos nada en común", advierte en el marco de la entrevista.

-- Aún hay quien te considera extranjera, a pesar de haber elegido vivir aquí, después de 48 años residiendo en España. En la...

  • Fecha: 12/03/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Ricardo Albillos
  • Fotos: 16
  • Palabras: 1467
  • Referencia: 4000007262

*** "Mi marido me decía, "Qué culpa tengo yo si abro un armario y me sale una mujer, no tengo más remedio que conquistarla". Cuando iba a torear, se las encontraba en los hoteles, en los armarios, debajo de la cama. Frente a estas cosas, una no puede luchar".

*** "Los encontré en un coche besándose, era una situación insostenible. Era como si me insultaran en la propia cara, era tan evidente que decidí terminar con mi matrimonio. Conquistaba a mis propias amigas…”.

*** Relata su gran amor: un hombre casado, italiano, con el que salió un año: un día desaparece y recibe una llamada de su esposa, una mujer paralítica que le explica que el marido ha muerto y que era un enfermo terminal, aunque Lucía no lo sabía.

Lucía Bosé, a sus 72 años, conserva una memoria imperturbable de lo que ha sido su vida, con episodios tan turbulentos como su matrimonio con el torero Luis Miguel Dominguín, ilustrativo de la oscura España de los sesenta. La actriz, musa de directores de cine tan importantes como Antonioni, Visconti o Bardem, ha recordado sus días de vino y gresca con Dominguín, de la mano de la periodista Begoña Aranguren, que recoge sus confesiones en el libro "Diva divina”. “Contar te libera: recordar es un acto de coraje, no de soberbia”. Lucía Bosé ya no posee aquella incesante belleza que la hizo célebre, su rostro aparece pespunteado por un oleaje de finas arrugas, pero su ironía, su lucidez, se mantienen en buen estado. "No acabo de entender por qué Luis Miguel se casó conmigo, por qué me eligió a mí. No teníamos nada en común", advierte en el marco de la entrevista.

-- Aún hay quien te considera extranjera, a pesar de haber elegido vivir aquí, después de 48 años residiendo en España. En la...

Contenidos del Reportaje:

<
>

Lucía Bosé

Lucía Bosé

Lucía Bosé

Lucía Bosé

Lucía Bosé

Lucía Bosé

Lucía Bosé

Lucía Bosé

Lucía Bosé

Lucía Bosé

Lucía Bosé

En mayo de 1967, con su marido, y sus hijos Lucía y Miguel.

En mayo de 1967, con su marido, y sus hijos Lucía y Miguel.

Con su hija recién nacida, Paloma, el resto de su familia y Picasso

Lucía Bosé, junto a Luis Dominguín y la actriz Sofía Loren

En el Festival de Cine de San Sebastian, con su hijo Miguel, en 1981.

Sugerencias de Producto

Multimedia
Contenidos digitales general multimedia con vídeo España
Texto
Texto España
Reportaje
Reportajes general España
Foto
Servicio Gráfico General España
Vídeo
EFE VÍDEO Internacional para España
Vídeo
EFE VÍDEO España
Texto
Efedata
Vídeo
EFE VÍDEO