Reportaje

14/12/2010 12:00 (UTC)

GENTE

Isabel II celebra la Navidad en Sandringham

  • Fecha: 14/12/2010 12:00 (UTC)
  • Temática: Interés humano » Gente
  • Autor: Judith Mora
  • Fotos: 5
  • Palabras: 844
  • Referencia: 4000041755

Con la vista puesta en la próxima boda de su nieto Guillermo, un año más la reina Isabel II pasará la Navidad con su familia en la mansión campestre de Sandringham, propiedad de la Familia Real desde 1862, y uno de los hogares más personales de la soberana.

DESTACADOS:.

*** "Se dedican a cazar, a pasear con los perros, montar a caballo o, si están en casa, a hacer puzzles, jugar a las cartas o ver la tele, como cualquier familia normal", explica la directora de iniciativas públicas de Sandringham, Helen Walch.

*** La mansión, que en su momento de esplendor tuvo 365 habitaciones -una por cada día del año-, siempre ha sido de las preferidas de la realeza.

*** Sandringham no es más que una típica casa clásica inglesa, con sus diminutos adornos de cerámica, colecciones de objetos eclécticos y hasta alguna pared necesitada de una mano de pintura.

Es también uno de sus hogares más personales, ya que la casa, a diferencia del resto de las residencias reales -excepto Balmoral, en Escocia-, es propiedad privada de la Reina y no pertenece al Estado, por lo que la soberana puede tenerla a su gusto y disfrutarla a su

conveniencia.

Cada año el príncipe Felipe, que se encarga personalmente de la gestión de la finca, e Isabel II, acompañados por sus...

  • Fecha: 14/12/2010 12:00 (UTC)
  • Temática: Interés humano » Gente
  • Autor: Judith Mora
  • Fotos: 5
  • Palabras: 844
  • Referencia: 4000041755

Con la vista puesta en la próxima boda de su nieto Guillermo, un año más la reina Isabel II pasará la Navidad con su familia en la mansión campestre de Sandringham, propiedad de la Familia Real desde 1862, y uno de los hogares más personales de la soberana.

DESTACADOS:.

*** "Se dedican a cazar, a pasear con los perros, montar a caballo o, si están en casa, a hacer puzzles, jugar a las cartas o ver la tele, como cualquier familia normal", explica la directora de iniciativas públicas de Sandringham, Helen Walch.

*** La mansión, que en su momento de esplendor tuvo 365 habitaciones -una por cada día del año-, siempre ha sido de las preferidas de la realeza.

*** Sandringham no es más que una típica casa clásica inglesa, con sus diminutos adornos de cerámica, colecciones de objetos eclécticos y hasta alguna pared necesitada de una mano de pintura.

Es también uno de sus hogares más personales, ya que la casa, a diferencia del resto de las residencias reales -excepto Balmoral, en Escocia-, es propiedad privada de la Reina y no pertenece al Estado, por lo que la soberana puede tenerla a su gusto y disfrutarla a su

conveniencia.

Cada año el príncipe Felipe, que se encarga personalmente de la gestión de la finca, e Isabel II, acompañados por sus...

  • Fecha: 14/12/2010 12:00 (UTC)
  • Temática: Interés humano » Gente
  • Autor: Judith Mora
  • Fotos: 5
  • Palabras: 844
  • Referencia: 4000041755

Con la vista puesta en la próxima boda de su nieto Guillermo, un año más la reina Isabel II pasará la Navidad con su familia en la mansión campestre de Sandringham, propiedad de la Familia Real desde 1862, y uno de los hogares más personales de la soberana.

DESTACADOS:.

*** "Se dedican a cazar, a pasear con los perros, montar a caballo o, si están en casa, a hacer puzzles, jugar a las cartas o ver la tele, como cualquier familia normal", explica la directora de iniciativas públicas de Sandringham, Helen Walch.

*** La mansión, que en su momento de esplendor tuvo 365 habitaciones -una por cada día del año-, siempre ha sido de las preferidas de la realeza.

*** Sandringham no es más que una típica casa clásica inglesa, con sus diminutos adornos de cerámica, colecciones de objetos eclécticos y hasta alguna pared necesitada de una mano de pintura.

Es también uno de sus hogares más personales, ya que la casa, a diferencia del resto de las residencias reales -excepto Balmoral, en Escocia-, es propiedad privada de la Reina y no pertenece al Estado, por lo que la soberana puede tenerla a su gusto y disfrutarla a su

conveniencia.

Cada año el príncipe Felipe, que se encarga personalmente de la gestión de la finca, e Isabel II, acompañados por sus...

  • Fecha: 14/12/2010 12:00 (UTC)
  • Temática: Interés humano » Gente
  • Autor: Judith Mora
  • Fotos: 5
  • Palabras: 844
  • Referencia: 4000041755

Con la vista puesta en la próxima boda de su nieto Guillermo, un año más la reina Isabel II pasará la Navidad con su familia en la mansión campestre de Sandringham, propiedad de la Familia Real desde 1862, y uno de los hogares más personales de la soberana.

DESTACADOS:.

*** "Se dedican a cazar, a pasear con los perros, montar a caballo o, si están en casa, a hacer puzzles, jugar a las cartas o ver la tele, como cualquier familia normal", explica la directora de iniciativas públicas de Sandringham, Helen Walch.

*** La mansión, que en su momento de esplendor tuvo 365 habitaciones -una por cada día del año-, siempre ha sido de las preferidas de la realeza.

*** Sandringham no es más que una típica casa clásica inglesa, con sus diminutos adornos de cerámica, colecciones de objetos eclécticos y hasta alguna pared necesitada de una mano de pintura.

Es también uno de sus hogares más personales, ya que la casa, a diferencia del resto de las residencias reales -excepto Balmoral, en Escocia-, es propiedad privada de la Reina y no pertenece al Estado, por lo que la soberana puede tenerla a su gusto y disfrutarla a su

conveniencia.

Cada año el príncipe Felipe, que se encarga personalmente de la gestión de la finca, e Isabel II, acompañados por sus...

  • Fecha: 14/12/2010 12:00 (UTC)
  • Temática: Interés humano » Gente
  • Autor: Judith Mora
  • Fotos: 5
  • Palabras: 844
  • Referencia: 4000041755

Con la vista puesta en la próxima boda de su nieto Guillermo, un año más la reina Isabel II pasará la Navidad con su familia en la mansión campestre de Sandringham, propiedad de la Familia Real desde 1862, y uno de los hogares más personales de la soberana.

DESTACADOS:.

*** "Se dedican a cazar, a pasear con los perros, montar a caballo o, si están en casa, a hacer puzzles, jugar a las cartas o ver la tele, como cualquier familia normal", explica la directora de iniciativas públicas de Sandringham, Helen Walch.

*** La mansión, que en su momento de esplendor tuvo 365 habitaciones -una por cada día del año-, siempre ha sido de las preferidas de la realeza.

*** Sandringham no es más que una típica casa clásica inglesa, con sus diminutos adornos de cerámica, colecciones de objetos eclécticos y hasta alguna pared necesitada de una mano de pintura.

Es también uno de sus hogares más personales, ya que la casa, a diferencia del resto de las residencias reales -excepto Balmoral, en Escocia-, es propiedad privada de la Reina y no pertenece al Estado, por lo que la soberana puede tenerla a su gusto y disfrutarla a su

conveniencia.

Cada año el príncipe Felipe, que se encarga personalmente de la gestión de la finca, e Isabel II, acompañados por sus...

Contenidos del Reportaje:

<
>

La mansión, que en su momento de esplendor tuvo 365 habitaciones -una por cada día del año-, siempre ha sido de las preferidas de la realeza.

"Se dedican a cazar, a pasear con los perros, montar a caballo o, si están en casa, a hacer puzzles, jugar a las cartas o ver la tele, como cualquier familia normal", explica la directora de iniciativas públicas de Sandringham, Helen Walch.

Sandringham no es más que una típica casa clásica inglesa, con sus diminutos adornos de cerámica, colecciones de objetos eclécticos y hasta alguna pared necesitada de una mano de pintura.

La mansión, que en su momento de esplendor tuvo 365 habitaciones -una por cada día del año-, siempre ha sido de las preferidas de la realeza.

Una foto antigua de la Familia Real en Sandringham

Sugerencias de Producto

Foto
Gráfico Cataluña
Texto
Texto deportes general España
Texto
Texto Castilla y León
Texto
Texto España
Foto
Fototeca
Vídeo
EFE VÍDEO España
Vídeo
EFE VÍDEO Internacional para España
Texto
Efedata