Reportaje

23/12/2003 12:00 (UTC)

sociedad

Internet, el terror de Hollywood

  • Fecha: 23/12/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Antonio Muñoz Vélez
  • Fotos: 6
  • Palabras: 1140
  • Referencia: 4000011134

En vista de la amarga experiencia de sus ‘primas’, las discográficas, la

industria del cine empieza a tomar medidas para frenar la cada vez más extendida práctica de intercambiar películas en Internet. Guardias de seguridad en los cines, campañas de concienciación, o la polémica prohibición de enviar las películas candidatas a los Oscar a los miembros de la Academia de Hollywood. Todo vale, con tal de evitar que la piratería se convierta, también para la industria cinematográfica, en un permanente quebradero de cabeza.

Una de las últimas muestras de cómo Hollywood empieza a tomarse muy en serio la piratería se vio en septiembre pasado, durante el Festival de Cine de Toronto (Canadá), considerado por la industria estadounidense como el más importante del mundo después del de Cannes (Francia).

A petición de los grandes estudios, la organización del prestigioso certamen canadiense no tuvo más remedio que contratar los servicios de una empresa de seguridad, ‘OBN’, formada por ex policías y militares, y dotada con tecnología de última generación, más propia de unos servicios de espionaje que de una sala de cine.

Poco antes del pase de cada película, un empleado del festival se dirigía al público –formado, en su mayoría, por periodistas-, y solicitaba el habitual “por favor, desconecten sus móviles durante la proyección”. Hasta ahí, nada extraño; la sorpresa llegaba justo después, cuando el empleado lanzaba una esclarecedora advertencia: “Utilizamos instrumentos para prevenir la piratería, y sus teléfonos...

  • Fecha: 23/12/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Antonio Muñoz Vélez
  • Fotos: 6
  • Palabras: 1140
  • Referencia: 4000011134

En vista de la amarga experiencia de sus ‘primas’, las discográficas, la

industria del cine empieza a tomar medidas para frenar la cada vez más extendida práctica de intercambiar películas en Internet. Guardias de seguridad en los cines, campañas de concienciación, o la polémica prohibición de enviar las películas candidatas a los Oscar a los miembros de la Academia de Hollywood. Todo vale, con tal de evitar que la piratería se convierta, también para la industria cinematográfica, en un permanente quebradero de cabeza.

Una de las últimas muestras de cómo Hollywood empieza a tomarse muy en serio la piratería se vio en septiembre pasado, durante el Festival de Cine de Toronto (Canadá), considerado por la industria estadounidense como el más importante del mundo después del de Cannes (Francia).

A petición de los grandes estudios, la organización del prestigioso certamen canadiense no tuvo más remedio que contratar los servicios de una empresa de seguridad, ‘OBN’, formada por ex policías y militares, y dotada con tecnología de última generación, más propia de unos servicios de espionaje que de una sala de cine.

Poco antes del pase de cada película, un empleado del festival se dirigía al público –formado, en su mayoría, por periodistas-, y solicitaba el habitual “por favor, desconecten sus móviles durante la proyección”. Hasta ahí, nada extraño; la sorpresa llegaba justo después, cuando el empleado lanzaba una esclarecedora advertencia: “Utilizamos instrumentos para prevenir la piratería, y sus teléfonos...

  • Fecha: 23/12/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Antonio Muñoz Vélez
  • Fotos: 6
  • Palabras: 1140
  • Referencia: 4000011134

En vista de la amarga experiencia de sus ‘primas’, las discográficas, la

industria del cine empieza a tomar medidas para frenar la cada vez más extendida práctica de intercambiar películas en Internet. Guardias de seguridad en los cines, campañas de concienciación, o la polémica prohibición de enviar las películas candidatas a los Oscar a los miembros de la Academia de Hollywood. Todo vale, con tal de evitar que la piratería se convierta, también para la industria cinematográfica, en un permanente quebradero de cabeza.

Una de las últimas muestras de cómo Hollywood empieza a tomarse muy en serio la piratería se vio en septiembre pasado, durante el Festival de Cine de Toronto (Canadá), considerado por la industria estadounidense como el más importante del mundo después del de Cannes (Francia).

A petición de los grandes estudios, la organización del prestigioso certamen canadiense no tuvo más remedio que contratar los servicios de una empresa de seguridad, ‘OBN’, formada por ex policías y militares, y dotada con tecnología de última generación, más propia de unos servicios de espionaje que de una sala de cine.

Poco antes del pase de cada película, un empleado del festival se dirigía al público –formado, en su mayoría, por periodistas-, y solicitaba el habitual “por favor, desconecten sus móviles durante la proyección”. Hasta ahí, nada extraño; la sorpresa llegaba justo después, cuando el empleado lanzaba una esclarecedora advertencia: “Utilizamos instrumentos para prevenir la piratería, y sus teléfonos...

  • Fecha: 23/12/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Antonio Muñoz Vélez
  • Fotos: 6
  • Palabras: 1140
  • Referencia: 4000011134

En vista de la amarga experiencia de sus ‘primas’, las discográficas, la

industria del cine empieza a tomar medidas para frenar la cada vez más extendida práctica de intercambiar películas en Internet. Guardias de seguridad en los cines, campañas de concienciación, o la polémica prohibición de enviar las películas candidatas a los Oscar a los miembros de la Academia de Hollywood. Todo vale, con tal de evitar que la piratería se convierta, también para la industria cinematográfica, en un permanente quebradero de cabeza.

Una de las últimas muestras de cómo Hollywood empieza a tomarse muy en serio la piratería se vio en septiembre pasado, durante el Festival de Cine de Toronto (Canadá), considerado por la industria estadounidense como el más importante del mundo después del de Cannes (Francia).

A petición de los grandes estudios, la organización del prestigioso certamen canadiense no tuvo más remedio que contratar los servicios de una empresa de seguridad, ‘OBN’, formada por ex policías y militares, y dotada con tecnología de última generación, más propia de unos servicios de espionaje que de una sala de cine.

Poco antes del pase de cada película, un empleado del festival se dirigía al público –formado, en su mayoría, por periodistas-, y solicitaba el habitual “por favor, desconecten sus móviles durante la proyección”. Hasta ahí, nada extraño; la sorpresa llegaba justo después, cuando el empleado lanzaba una esclarecedora advertencia: “Utilizamos instrumentos para prevenir la piratería, y sus teléfonos...

  • Fecha: 23/12/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Antonio Muñoz Vélez
  • Fotos: 6
  • Palabras: 1140
  • Referencia: 4000011134

En vista de la amarga experiencia de sus ‘primas’, las discográficas, la

industria del cine empieza a tomar medidas para frenar la cada vez más extendida práctica de intercambiar películas en Internet. Guardias de seguridad en los cines, campañas de concienciación, o la polémica prohibición de enviar las películas candidatas a los Oscar a los miembros de la Academia de Hollywood. Todo vale, con tal de evitar que la piratería se convierta, también para la industria cinematográfica, en un permanente quebradero de cabeza.

Una de las últimas muestras de cómo Hollywood empieza a tomarse muy en serio la piratería se vio en septiembre pasado, durante el Festival de Cine de Toronto (Canadá), considerado por la industria estadounidense como el más importante del mundo después del de Cannes (Francia).

A petición de los grandes estudios, la organización del prestigioso certamen canadiense no tuvo más remedio que contratar los servicios de una empresa de seguridad, ‘OBN’, formada por ex policías y militares, y dotada con tecnología de última generación, más propia de unos servicios de espionaje que de una sala de cine.

Poco antes del pase de cada película, un empleado del festival se dirigía al público –formado, en su mayoría, por periodistas-, y solicitaba el habitual “por favor, desconecten sus móviles durante la proyección”. Hasta ahí, nada extraño; la sorpresa llegaba justo después, cuando el empleado lanzaba una esclarecedora advertencia: “Utilizamos instrumentos para prevenir la piratería, y sus teléfonos...

  • Fecha: 23/12/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Antonio Muñoz Vélez
  • Fotos: 6
  • Palabras: 1140
  • Referencia: 4000011134

En vista de la amarga experiencia de sus ‘primas’, las discográficas, la

industria del cine empieza a tomar medidas para frenar la cada vez más extendida práctica de intercambiar películas en Internet. Guardias de seguridad en los cines, campañas de concienciación, o la polémica prohibición de enviar las películas candidatas a los Oscar a los miembros de la Academia de Hollywood. Todo vale, con tal de evitar que la piratería se convierta, también para la industria cinematográfica, en un permanente quebradero de cabeza.

Una de las últimas muestras de cómo Hollywood empieza a tomarse muy en serio la piratería se vio en septiembre pasado, durante el Festival de Cine de Toronto (Canadá), considerado por la industria estadounidense como el más importante del mundo después del de Cannes (Francia).

A petición de los grandes estudios, la organización del prestigioso certamen canadiense no tuvo más remedio que contratar los servicios de una empresa de seguridad, ‘OBN’, formada por ex policías y militares, y dotada con tecnología de última generación, más propia de unos servicios de espionaje que de una sala de cine.

Poco antes del pase de cada película, un empleado del festival se dirigía al público –formado, en su mayoría, por periodistas-, y solicitaba el habitual “por favor, desconecten sus móviles durante la proyección”. Hasta ahí, nada extraño; la sorpresa llegaba justo después, cuando el empleado lanzaba una esclarecedora advertencia: “Utilizamos instrumentos para prevenir la piratería, y sus teléfonos...

Contenidos del Reportaje:

<
>

Puesto de DVD´s y VCD´s piratas en Yakarta (Indonesia).

El director de cine Pedro Almodóvar se ha declarado en contra de la prohibición de enviar copias de las películas que aspiran a los Oscar a los académicos de Hollywood.

Puesto de DVD´s y VCD´s piratas en Yakarta (Indonesia)

El actor Adrien Brody no apoya la prohibición de enviar copias de las películas candidatas a los Oscar

Susan Sarandon, otra actriz del Hollywood rebelde, que ha criticado el veto al envío de copias de películas candidatas a los Oscar a los miembros de la Academia.

Francis Ford Coppola ha pedido que se permita a la Academia de Hollywood enviar copias de las películas candidatas a los Oscar.

Sugerencias de Producto

Vídeo
EFE VÍDEO España
Texto
Texto Castilla y León
Foto
Gráfico Galicia
Foto
Fototeca
Texto
Texto deportes general España
Texto
Texto España
Foto
Gráfico deportes España
Foto
Gráfico Cataluña