Reportaje

06/07/2011 12:00 (UTC)

Cultura

La huella de Hemingway en Cuba

El escritor estadounidense Ernest Hemingway (1899-1961) dejó en Cuba una marcada huella que, cincuenta años después de su muerte, atrae a estudiosos, seguidores de su obra e incluso a turistas y visitantes que buscan el espíritu de este gigante literario en los rincones de La Habana donde vivió largas temporadas y donde escribió algunas de sus novelas más famosas.

DESTACADOS:.

-- El escritor norteamericano llegó a La Habana por primera vez en la primavera de 1928, a bordo del vapor francés "Orita" para una breve escala de dos días de camino a Cayo Hueso (EE. UU.) en un momento en el que estaba enfrascado en la escritura de "Adiós a las armas".

-- El mítico bar-restaurante "Floridita", uno de los más lujosos y más visitados por los turistas que llegan a la isla, se convirtió en lugar de constantes visitas en sus temporadas habaneras.

-- Otro punto obligado de la ruta de Hemingway en Cuba es Cojímar, un pueblo de pescadores, donde Hemingway entabló grandes amistades, donde tenía anclado su yate "El Pilar" y donde visitaba el restaurante "Las Terrazas".



Hemingway decidió poner fin a su vida con una de sus escopetas de caza el 2 de julio de 1961 en Idaho (EE.UU.), pero en Cuba quedó parte de su legado espiritual y material en los sitios que acostumbraba visitar y la casa que eligió para alejarse de la vida mundanal y escribir.

Una pequeña...

El escritor estadounidense Ernest Hemingway (1899-1961) dejó en Cuba una marcada huella que, cincuenta años después de su muerte, atrae a estudiosos, seguidores de su obra e incluso a turistas y visitantes que buscan el espíritu de este gigante literario en los rincones de La Habana donde vivió largas temporadas y donde escribió algunas de sus novelas más famosas.

DESTACADOS:.

-- El escritor norteamericano llegó a La Habana por primera vez en la primavera de 1928, a bordo del vapor francés "Orita" para una breve escala de dos días de camino a Cayo Hueso (EE. UU.) en un momento en el que estaba enfrascado en la escritura de "Adiós a las armas".

-- El mítico bar-restaurante "Floridita", uno de los más lujosos y más visitados por los turistas que llegan a la isla, se convirtió en lugar de constantes visitas en sus temporadas habaneras.

-- Otro punto obligado de la ruta de Hemingway en Cuba es Cojímar, un pueblo de pescadores, donde Hemingway entabló grandes amistades, donde tenía anclado su yate "El Pilar" y donde visitaba el restaurante "Las Terrazas".



Hemingway decidió poner fin a su vida con una de sus escopetas de caza el 2 de julio de 1961 en Idaho (EE.UU.), pero en Cuba quedó parte de su legado espiritual y material en los sitios que acostumbraba visitar y la casa que eligió para alejarse de la vida mundanal y escribir.

Una pequeña...

El escritor estadounidense Ernest Hemingway (1899-1961) dejó en Cuba una marcada huella que, cincuenta años después de su muerte, atrae a estudiosos, seguidores de su obra e incluso a turistas y visitantes que buscan el espíritu de este gigante literario en los rincones de La Habana donde vivió largas temporadas y donde escribió algunas de sus novelas más famosas.

DESTACADOS:.

-- El escritor norteamericano llegó a La Habana por primera vez en la primavera de 1928, a bordo del vapor francés "Orita" para una breve escala de dos días de camino a Cayo Hueso (EE. UU.) en un momento en el que estaba enfrascado en la escritura de "Adiós a las armas".

-- El mítico bar-restaurante "Floridita", uno de los más lujosos y más visitados por los turistas que llegan a la isla, se convirtió en lugar de constantes visitas en sus temporadas habaneras.

-- Otro punto obligado de la ruta de Hemingway en Cuba es Cojímar, un pueblo de pescadores, donde Hemingway entabló grandes amistades, donde tenía anclado su yate "El Pilar" y donde visitaba el restaurante "Las Terrazas".



Hemingway decidió poner fin a su vida con una de sus escopetas de caza el 2 de julio de 1961 en Idaho (EE.UU.), pero en Cuba quedó parte de su legado espiritual y material en los sitios que acostumbraba visitar y la casa que eligió para alejarse de la vida mundanal y escribir.

Una pequeña...

El escritor estadounidense Ernest Hemingway (1899-1961) dejó en Cuba una marcada huella que, cincuenta años después de su muerte, atrae a estudiosos, seguidores de su obra e incluso a turistas y visitantes que buscan el espíritu de este gigante literario en los rincones de La Habana donde vivió largas temporadas y donde escribió algunas de sus novelas más famosas.

DESTACADOS:.

-- El escritor norteamericano llegó a La Habana por primera vez en la primavera de 1928, a bordo del vapor francés "Orita" para una breve escala de dos días de camino a Cayo Hueso (EE. UU.) en un momento en el que estaba enfrascado en la escritura de "Adiós a las armas".

-- El mítico bar-restaurante "Floridita", uno de los más lujosos y más visitados por los turistas que llegan a la isla, se convirtió en lugar de constantes visitas en sus temporadas habaneras.

-- Otro punto obligado de la ruta de Hemingway en Cuba es Cojímar, un pueblo de pescadores, donde Hemingway entabló grandes amistades, donde tenía anclado su yate "El Pilar" y donde visitaba el restaurante "Las Terrazas".



Hemingway decidió poner fin a su vida con una de sus escopetas de caza el 2 de julio de 1961 en Idaho (EE.UU.), pero en Cuba quedó parte de su legado espiritual y material en los sitios que acostumbraba visitar y la casa que eligió para alejarse de la vida mundanal y escribir.

Una pequeña...

El escritor estadounidense Ernest Hemingway (1899-1961) dejó en Cuba una marcada huella que, cincuenta años después de su muerte, atrae a estudiosos, seguidores de su obra e incluso a turistas y visitantes que buscan el espíritu de este gigante literario en los rincones de La Habana donde vivió largas temporadas y donde escribió algunas de sus novelas más famosas.

DESTACADOS:.

-- El escritor norteamericano llegó a La Habana por primera vez en la primavera de 1928, a bordo del vapor francés "Orita" para una breve escala de dos días de camino a Cayo Hueso (EE. UU.) en un momento en el que estaba enfrascado en la escritura de "Adiós a las armas".

-- El mítico bar-restaurante "Floridita", uno de los más lujosos y más visitados por los turistas que llegan a la isla, se convirtió en lugar de constantes visitas en sus temporadas habaneras.

-- Otro punto obligado de la ruta de Hemingway en Cuba es Cojímar, un pueblo de pescadores, donde Hemingway entabló grandes amistades, donde tenía anclado su yate "El Pilar" y donde visitaba el restaurante "Las Terrazas".



Hemingway decidió poner fin a su vida con una de sus escopetas de caza el 2 de julio de 1961 en Idaho (EE.UU.), pero en Cuba quedó parte de su legado espiritual y material en los sitios que acostumbraba visitar y la casa que eligió para alejarse de la vida mundanal y escribir.

Una pequeña...

Contenidos del Reportaje:

<
>

Busto del escritor norteamericano Ernest Hemingway, erigido por los pescadores del poblado de Cojímar. EFE/Alejandro Ernesto

Una turista de Costa Rica posa junto a la estatua de Hemingway ubicada en la esquina preferida por el escritor en la barra del bar El Floridita, en La Habana. EFE/Alejandro Ernesto

Interior de Finca Vigía, en La Habana, donde el escritor Ernest Hemingway residiera por más de 20 años. EFE/Alejandro Ernesto

Fachada del hotel Ambos Mundos, ubicado en La Habana Vieja y en el que Hemingway se hospedó en varias ocasiones. EFE/Alejandro Ernesto

Cama de la habitación que rentaba Hemingway en el hotel Ambos Mundos, ubicado en La Habana Vieja y en el que se hospedó en varias ocasiones. EFE/Alejandro Ernesto

Sugerencias de Producto

Multimedia
Contenidos digitales general multimedia con vídeo España
Foto
Fototeca
Foto
Gráfico deportes España
Vídeo
EFE VÍDEO Internacional para España
Reportaje
Reportajes general España
Texto
Efedata
Texto
Texto Castilla y León
Texto
Texto España