Reportaje

15/07/2011 12:00 (UTC)

TELEVISIÓN

Los hijos del Chavo del Ocho

“El Chavo del Ocho”, el programa número uno de la televisión humorística en Latinoamérica, parece tener un futuro asegurado gracias a la audiencia que ha venido cultivando en todo el continente desde hace ya 40 años y a la apuesta por llegar a las nuevas generaciones.

DESTACADOS:.

-- Capítulos originales del Chavo todavía se emiten en al menos 15 países de Latinoamérica a la par con una serie de dibujos animados del mismo nombre.

-- Según el crítico de televisión Ómar Rincón, el éxito del programa está en representar una realidad común y corriente de Latinoamérica.

-- El personaje de Don Ramón alcanzó tal reconocimiento que es un icono popular en Brasil y fue la imagen de una campaña contra la extorsión en El Salvador.

El Chavo y Quiquo están en el patio de la vecindad a punto de cometer una travesura. Don Ramón sale de su casa para evitar que los niños completen su infantil plan, pero no logra detenerlo y por el contrario, queda involucrado dentro del embrollo. Doña Florinda entra en escena y con una cachetada culpa a Ron Damón, como le dicen los niños.

Aunque traducida en palabras, esta imagen seguro que tiene un lugar en el imaginario de millones de latinoamericanos de diferentes edades, quienes de alguna u otra manera han estado relacionados...

“El Chavo del Ocho”, el programa número uno de la televisión humorística en Latinoamérica, parece tener un futuro asegurado gracias a la audiencia que ha venido cultivando en todo el continente desde hace ya 40 años y a la apuesta por llegar a las nuevas generaciones.

DESTACADOS:.

-- Capítulos originales del Chavo todavía se emiten en al menos 15 países de Latinoamérica a la par con una serie de dibujos animados del mismo nombre.

-- Según el crítico de televisión Ómar Rincón, el éxito del programa está en representar una realidad común y corriente de Latinoamérica.

-- El personaje de Don Ramón alcanzó tal reconocimiento que es un icono popular en Brasil y fue la imagen de una campaña contra la extorsión en El Salvador.

El Chavo y Quiquo están en el patio de la vecindad a punto de cometer una travesura. Don Ramón sale de su casa para evitar que los niños completen su infantil plan, pero no logra detenerlo y por el contrario, queda involucrado dentro del embrollo. Doña Florinda entra en escena y con una cachetada culpa a Ron Damón, como le dicen los niños.

Aunque traducida en palabras, esta imagen seguro que tiene un lugar en el imaginario de millones de latinoamericanos de diferentes edades, quienes de alguna u otra manera han estado relacionados...

“El Chavo del Ocho”, el programa número uno de la televisión humorística en Latinoamérica, parece tener un futuro asegurado gracias a la audiencia que ha venido cultivando en todo el continente desde hace ya 40 años y a la apuesta por llegar a las nuevas generaciones.

DESTACADOS:.

-- Capítulos originales del Chavo todavía se emiten en al menos 15 países de Latinoamérica a la par con una serie de dibujos animados del mismo nombre.

-- Según el crítico de televisión Ómar Rincón, el éxito del programa está en representar una realidad común y corriente de Latinoamérica.

-- El personaje de Don Ramón alcanzó tal reconocimiento que es un icono popular en Brasil y fue la imagen de una campaña contra la extorsión en El Salvador.

El Chavo y Quiquo están en el patio de la vecindad a punto de cometer una travesura. Don Ramón sale de su casa para evitar que los niños completen su infantil plan, pero no logra detenerlo y por el contrario, queda involucrado dentro del embrollo. Doña Florinda entra en escena y con una cachetada culpa a Ron Damón, como le dicen los niños.

Aunque traducida en palabras, esta imagen seguro que tiene un lugar en el imaginario de millones de latinoamericanos de diferentes edades, quienes de alguna u otra manera han estado relacionados...

“El Chavo del Ocho”, el programa número uno de la televisión humorística en Latinoamérica, parece tener un futuro asegurado gracias a la audiencia que ha venido cultivando en todo el continente desde hace ya 40 años y a la apuesta por llegar a las nuevas generaciones.

DESTACADOS:.

-- Capítulos originales del Chavo todavía se emiten en al menos 15 países de Latinoamérica a la par con una serie de dibujos animados del mismo nombre.

-- Según el crítico de televisión Ómar Rincón, el éxito del programa está en representar una realidad común y corriente de Latinoamérica.

-- El personaje de Don Ramón alcanzó tal reconocimiento que es un icono popular en Brasil y fue la imagen de una campaña contra la extorsión en El Salvador.

El Chavo y Quiquo están en el patio de la vecindad a punto de cometer una travesura. Don Ramón sale de su casa para evitar que los niños completen su infantil plan, pero no logra detenerlo y por el contrario, queda involucrado dentro del embrollo. Doña Florinda entra en escena y con una cachetada culpa a Ron Damón, como le dicen los niños.

Aunque traducida en palabras, esta imagen seguro que tiene un lugar en el imaginario de millones de latinoamericanos de diferentes edades, quienes de alguna u otra manera han estado relacionados...

“El Chavo del Ocho”, el programa número uno de la televisión humorística en Latinoamérica, parece tener un futuro asegurado gracias a la audiencia que ha venido cultivando en todo el continente desde hace ya 40 años y a la apuesta por llegar a las nuevas generaciones.

DESTACADOS:.

-- Capítulos originales del Chavo todavía se emiten en al menos 15 países de Latinoamérica a la par con una serie de dibujos animados del mismo nombre.

-- Según el crítico de televisión Ómar Rincón, el éxito del programa está en representar una realidad común y corriente de Latinoamérica.

-- El personaje de Don Ramón alcanzó tal reconocimiento que es un icono popular en Brasil y fue la imagen de una campaña contra la extorsión en El Salvador.

El Chavo y Quiquo están en el patio de la vecindad a punto de cometer una travesura. Don Ramón sale de su casa para evitar que los niños completen su infantil plan, pero no logra detenerlo y por el contrario, queda involucrado dentro del embrollo. Doña Florinda entra en escena y con una cachetada culpa a Ron Damón, como le dicen los niños.

Aunque traducida en palabras, esta imagen seguro que tiene un lugar en el imaginario de millones de latinoamericanos de diferentes edades, quienes de alguna u otra manera han estado relacionados...

Contenidos del Reportaje:

<
>

La imagen de Don Ramón fue utilizada en El Salvador en una campaña contra la extosión realizada por las pandillas.

Las nuevas generaciones tienen muy presente a los personajes del "Chavo del Ocho" ya que también los han podido ver por televisión, tal y como lo hicieron sus padres 40 años atrás.

Roberto Gómez Bolaños, mejor conocido como "Chespirito", tiene más de un millón de seguidores en su cuenta de Twitter, donde debutó con un mensaje que decía: "Síganme los buenos".

En 2006 se estrenó una serie de dibujos animados que recrea las aventuras del Chavo del Ocho y sus amigos de la vecindad.

"Chespirito", creador del "Chavo del Ocho", está casado con Florinda Meza, quien interpretaba en el programa a Doña Florinda y a la Popis.

Sugerencias de Producto

Reportaje
Reportajes general España
Foto
Servicio Gráfico General España
Multimedia
Contenidos digitales general multimedia con vídeo España
Foto
Fototeca
Texto
EFECOM
Texto
Texto deportes general España
Texto
Texto internacional general para España
Vídeo
EFE VÍDEO Internacional para España