Reportaje

EL HIJO DE “EL NIÑO DE LA CAPEA”, TRAS LOS PASOS DE SU PADRE

  • Fecha: 04/06/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Carmen Martín
  • Fotos: 11
  • Palabras: 1169
  • Referencia: 4000008160

Pedro Gutiérrez Lorenzo, el hijo de “El niño de la Capea”, debuta de luces el próximo día 22 en la Feria Algeciras. Con 24 años y licenciado en Empresariales, cambia los libros por el capote para conseguir su verdadero sueño: ser figura del toreo.

Junto a sus padres, Pedro y Carmen, y su hermana, Verónica, Pedro nos recibe en la magnifica finca, “Espino Rapado”, que la familia posee muy cerca de Ledesma, Salamanca, donde más de cuatrocientas reses bravas pastan entre encinas y alcornoques y abrevan en un hermoso pantano en medio de las praderas.

Su padre, Pedro Moya, que sigue muy de cerca la entrevista, declara: “Hubiera preferido que no eligiese esta profesión, pero quiero que cumpla su sueño, que sea feliz delante del toro. En mi hijo esta profesión solo la justifico y entiendo si es feliz toreando, no por dinero”.

-- Has terminado la carrera de Empresariales y ahora te propones ser matador de toros, ¿Qué ha ocurrido para que tomes esa decisión?.

- Estudié una carrera porque mis padres querían que estudiara y me formara. Elegí Empresariales porque era corta. No he tenido predilección por ninguna, escogí esa como podía haber sido otra. La idea de ser torero me rondaba desde niño, sentía el gusanillo de los toros, pero hasta...

  • Fecha: 04/06/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Carmen Martín
  • Fotos: 11
  • Palabras: 1169
  • Referencia: 4000008160

Pedro Gutiérrez Lorenzo, el hijo de “El niño de la Capea”, debuta de luces el próximo día 22 en la Feria Algeciras. Con 24 años y licenciado en Empresariales, cambia los libros por el capote para conseguir su verdadero sueño: ser figura del toreo.

Junto a sus padres, Pedro y Carmen, y su hermana, Verónica, Pedro nos recibe en la magnifica finca, “Espino Rapado”, que la familia posee muy cerca de Ledesma, Salamanca, donde más de cuatrocientas reses bravas pastan entre encinas y alcornoques y abrevan en un hermoso pantano en medio de las praderas.

Su padre, Pedro Moya, que sigue muy de cerca la entrevista, declara: “Hubiera preferido que no eligiese esta profesión, pero quiero que cumpla su sueño, que sea feliz delante del toro. En mi hijo esta profesión solo la justifico y entiendo si es feliz toreando, no por dinero”.

-- Has terminado la carrera de Empresariales y ahora te propones ser matador de toros, ¿Qué ha ocurrido para que tomes esa decisión?.

- Estudié una carrera porque mis padres querían que estudiara y me formara. Elegí Empresariales porque era corta. No he tenido predilección por ninguna, escogí esa como podía haber sido otra. La idea de ser torero me rondaba desde niño, sentía el gusanillo de los toros, pero hasta...

  • Fecha: 04/06/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Carmen Martín
  • Fotos: 11
  • Palabras: 1169
  • Referencia: 4000008160

Pedro Gutiérrez Lorenzo, el hijo de “El niño de la Capea”, debuta de luces el próximo día 22 en la Feria Algeciras. Con 24 años y licenciado en Empresariales, cambia los libros por el capote para conseguir su verdadero sueño: ser figura del toreo.

Junto a sus padres, Pedro y Carmen, y su hermana, Verónica, Pedro nos recibe en la magnifica finca, “Espino Rapado”, que la familia posee muy cerca de Ledesma, Salamanca, donde más de cuatrocientas reses bravas pastan entre encinas y alcornoques y abrevan en un hermoso pantano en medio de las praderas.

Su padre, Pedro Moya, que sigue muy de cerca la entrevista, declara: “Hubiera preferido que no eligiese esta profesión, pero quiero que cumpla su sueño, que sea feliz delante del toro. En mi hijo esta profesión solo la justifico y entiendo si es feliz toreando, no por dinero”.

-- Has terminado la carrera de Empresariales y ahora te propones ser matador de toros, ¿Qué ha ocurrido para que tomes esa decisión?.

- Estudié una carrera porque mis padres querían que estudiara y me formara. Elegí Empresariales porque era corta. No he tenido predilección por ninguna, escogí esa como podía haber sido otra. La idea de ser torero me rondaba desde niño, sentía el gusanillo de los toros, pero hasta...

  • Fecha: 04/06/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Carmen Martín
  • Fotos: 11
  • Palabras: 1169
  • Referencia: 4000008160

Pedro Gutiérrez Lorenzo, el hijo de “El niño de la Capea”, debuta de luces el próximo día 22 en la Feria Algeciras. Con 24 años y licenciado en Empresariales, cambia los libros por el capote para conseguir su verdadero sueño: ser figura del toreo.

Junto a sus padres, Pedro y Carmen, y su hermana, Verónica, Pedro nos recibe en la magnifica finca, “Espino Rapado”, que la familia posee muy cerca de Ledesma, Salamanca, donde más de cuatrocientas reses bravas pastan entre encinas y alcornoques y abrevan en un hermoso pantano en medio de las praderas.

Su padre, Pedro Moya, que sigue muy de cerca la entrevista, declara: “Hubiera preferido que no eligiese esta profesión, pero quiero que cumpla su sueño, que sea feliz delante del toro. En mi hijo esta profesión solo la justifico y entiendo si es feliz toreando, no por dinero”.

-- Has terminado la carrera de Empresariales y ahora te propones ser matador de toros, ¿Qué ha ocurrido para que tomes esa decisión?.

- Estudié una carrera porque mis padres querían que estudiara y me formara. Elegí Empresariales porque era corta. No he tenido predilección por ninguna, escogí esa como podía haber sido otra. La idea de ser torero me rondaba desde niño, sentía el gusanillo de los toros, pero hasta...

  • Fecha: 04/06/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Carmen Martín
  • Fotos: 11
  • Palabras: 1169
  • Referencia: 4000008160

Pedro Gutiérrez Lorenzo, el hijo de “El niño de la Capea”, debuta de luces el próximo día 22 en la Feria Algeciras. Con 24 años y licenciado en Empresariales, cambia los libros por el capote para conseguir su verdadero sueño: ser figura del toreo.

Junto a sus padres, Pedro y Carmen, y su hermana, Verónica, Pedro nos recibe en la magnifica finca, “Espino Rapado”, que la familia posee muy cerca de Ledesma, Salamanca, donde más de cuatrocientas reses bravas pastan entre encinas y alcornoques y abrevan en un hermoso pantano en medio de las praderas.

Su padre, Pedro Moya, que sigue muy de cerca la entrevista, declara: “Hubiera preferido que no eligiese esta profesión, pero quiero que cumpla su sueño, que sea feliz delante del toro. En mi hijo esta profesión solo la justifico y entiendo si es feliz toreando, no por dinero”.

-- Has terminado la carrera de Empresariales y ahora te propones ser matador de toros, ¿Qué ha ocurrido para que tomes esa decisión?.

- Estudié una carrera porque mis padres querían que estudiara y me formara. Elegí Empresariales porque era corta. No he tenido predilección por ninguna, escogí esa como podía haber sido otra. La idea de ser torero me rondaba desde niño, sentía el gusanillo de los toros, pero hasta...

  • Fecha: 04/06/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Carmen Martín
  • Fotos: 11
  • Palabras: 1169
  • Referencia: 4000008160

Pedro Gutiérrez Lorenzo, el hijo de “El niño de la Capea”, debuta de luces el próximo día 22 en la Feria Algeciras. Con 24 años y licenciado en Empresariales, cambia los libros por el capote para conseguir su verdadero sueño: ser figura del toreo.

Junto a sus padres, Pedro y Carmen, y su hermana, Verónica, Pedro nos recibe en la magnifica finca, “Espino Rapado”, que la familia posee muy cerca de Ledesma, Salamanca, donde más de cuatrocientas reses bravas pastan entre encinas y alcornoques y abrevan en un hermoso pantano en medio de las praderas.

Su padre, Pedro Moya, que sigue muy de cerca la entrevista, declara: “Hubiera preferido que no eligiese esta profesión, pero quiero que cumpla su sueño, que sea feliz delante del toro. En mi hijo esta profesión solo la justifico y entiendo si es feliz toreando, no por dinero”.

-- Has terminado la carrera de Empresariales y ahora te propones ser matador de toros, ¿Qué ha ocurrido para que tomes esa decisión?.

- Estudié una carrera porque mis padres querían que estudiara y me formara. Elegí Empresariales porque era corta. No he tenido predilección por ninguna, escogí esa como podía haber sido otra. La idea de ser torero me rondaba desde niño, sentía el gusanillo de los toros, pero hasta...

  • Fecha: 04/06/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Carmen Martín
  • Fotos: 11
  • Palabras: 1169
  • Referencia: 4000008160

Pedro Gutiérrez Lorenzo, el hijo de “El niño de la Capea”, debuta de luces el próximo día 22 en la Feria Algeciras. Con 24 años y licenciado en Empresariales, cambia los libros por el capote para conseguir su verdadero sueño: ser figura del toreo.

Junto a sus padres, Pedro y Carmen, y su hermana, Verónica, Pedro nos recibe en la magnifica finca, “Espino Rapado”, que la familia posee muy cerca de Ledesma, Salamanca, donde más de cuatrocientas reses bravas pastan entre encinas y alcornoques y abrevan en un hermoso pantano en medio de las praderas.

Su padre, Pedro Moya, que sigue muy de cerca la entrevista, declara: “Hubiera preferido que no eligiese esta profesión, pero quiero que cumpla su sueño, que sea feliz delante del toro. En mi hijo esta profesión solo la justifico y entiendo si es feliz toreando, no por dinero”.

-- Has terminado la carrera de Empresariales y ahora te propones ser matador de toros, ¿Qué ha ocurrido para que tomes esa decisión?.

- Estudié una carrera porque mis padres querían que estudiara y me formara. Elegí Empresariales porque era corta. No he tenido predilección por ninguna, escogí esa como podía haber sido otra. La idea de ser torero me rondaba desde niño, sentía el gusanillo de los toros, pero hasta...

  • Fecha: 04/06/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Carmen Martín
  • Fotos: 11
  • Palabras: 1169
  • Referencia: 4000008160

Pedro Gutiérrez Lorenzo, el hijo de “El niño de la Capea”, debuta de luces el próximo día 22 en la Feria Algeciras. Con 24 años y licenciado en Empresariales, cambia los libros por el capote para conseguir su verdadero sueño: ser figura del toreo.

Junto a sus padres, Pedro y Carmen, y su hermana, Verónica, Pedro nos recibe en la magnifica finca, “Espino Rapado”, que la familia posee muy cerca de Ledesma, Salamanca, donde más de cuatrocientas reses bravas pastan entre encinas y alcornoques y abrevan en un hermoso pantano en medio de las praderas.

Su padre, Pedro Moya, que sigue muy de cerca la entrevista, declara: “Hubiera preferido que no eligiese esta profesión, pero quiero que cumpla su sueño, que sea feliz delante del toro. En mi hijo esta profesión solo la justifico y entiendo si es feliz toreando, no por dinero”.

-- Has terminado la carrera de Empresariales y ahora te propones ser matador de toros, ¿Qué ha ocurrido para que tomes esa decisión?.

- Estudié una carrera porque mis padres querían que estudiara y me formara. Elegí Empresariales porque era corta. No he tenido predilección por ninguna, escogí esa como podía haber sido otra. La idea de ser torero me rondaba desde niño, sentía el gusanillo de los toros, pero hasta...

  • Fecha: 04/06/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Carmen Martín
  • Fotos: 11
  • Palabras: 1169
  • Referencia: 4000008160

Pedro Gutiérrez Lorenzo, el hijo de “El niño de la Capea”, debuta de luces el próximo día 22 en la Feria Algeciras. Con 24 años y licenciado en Empresariales, cambia los libros por el capote para conseguir su verdadero sueño: ser figura del toreo.

Junto a sus padres, Pedro y Carmen, y su hermana, Verónica, Pedro nos recibe en la magnifica finca, “Espino Rapado”, que la familia posee muy cerca de Ledesma, Salamanca, donde más de cuatrocientas reses bravas pastan entre encinas y alcornoques y abrevan en un hermoso pantano en medio de las praderas.

Su padre, Pedro Moya, que sigue muy de cerca la entrevista, declara: “Hubiera preferido que no eligiese esta profesión, pero quiero que cumpla su sueño, que sea feliz delante del toro. En mi hijo esta profesión solo la justifico y entiendo si es feliz toreando, no por dinero”.

-- Has terminado la carrera de Empresariales y ahora te propones ser matador de toros, ¿Qué ha ocurrido para que tomes esa decisión?.

- Estudié una carrera porque mis padres querían que estudiara y me formara. Elegí Empresariales porque era corta. No he tenido predilección por ninguna, escogí esa como podía haber sido otra. La idea de ser torero me rondaba desde niño, sentía el gusanillo de los toros, pero hasta...

  • Fecha: 04/06/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Carmen Martín
  • Fotos: 11
  • Palabras: 1169
  • Referencia: 4000008160

Pedro Gutiérrez Lorenzo, el hijo de “El niño de la Capea”, debuta de luces el próximo día 22 en la Feria Algeciras. Con 24 años y licenciado en Empresariales, cambia los libros por el capote para conseguir su verdadero sueño: ser figura del toreo.

Junto a sus padres, Pedro y Carmen, y su hermana, Verónica, Pedro nos recibe en la magnifica finca, “Espino Rapado”, que la familia posee muy cerca de Ledesma, Salamanca, donde más de cuatrocientas reses bravas pastan entre encinas y alcornoques y abrevan en un hermoso pantano en medio de las praderas.

Su padre, Pedro Moya, que sigue muy de cerca la entrevista, declara: “Hubiera preferido que no eligiese esta profesión, pero quiero que cumpla su sueño, que sea feliz delante del toro. En mi hijo esta profesión solo la justifico y entiendo si es feliz toreando, no por dinero”.

-- Has terminado la carrera de Empresariales y ahora te propones ser matador de toros, ¿Qué ha ocurrido para que tomes esa decisión?.

- Estudié una carrera porque mis padres querían que estudiara y me formara. Elegí Empresariales porque era corta. No he tenido predilección por ninguna, escogí esa como podía haber sido otra. La idea de ser torero me rondaba desde niño, sentía el gusanillo de los toros, pero hasta...

  • Fecha: 04/06/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Carmen Martín
  • Fotos: 11
  • Palabras: 1169
  • Referencia: 4000008160

Pedro Gutiérrez Lorenzo, el hijo de “El niño de la Capea”, debuta de luces el próximo día 22 en la Feria Algeciras. Con 24 años y licenciado en Empresariales, cambia los libros por el capote para conseguir su verdadero sueño: ser figura del toreo.

Junto a sus padres, Pedro y Carmen, y su hermana, Verónica, Pedro nos recibe en la magnifica finca, “Espino Rapado”, que la familia posee muy cerca de Ledesma, Salamanca, donde más de cuatrocientas reses bravas pastan entre encinas y alcornoques y abrevan en un hermoso pantano en medio de las praderas.

Su padre, Pedro Moya, que sigue muy de cerca la entrevista, declara: “Hubiera preferido que no eligiese esta profesión, pero quiero que cumpla su sueño, que sea feliz delante del toro. En mi hijo esta profesión solo la justifico y entiendo si es feliz toreando, no por dinero”.

-- Has terminado la carrera de Empresariales y ahora te propones ser matador de toros, ¿Qué ha ocurrido para que tomes esa decisión?.

- Estudié una carrera porque mis padres querían que estudiara y me formara. Elegí Empresariales porque era corta. No he tenido predilección por ninguna, escogí esa como podía haber sido otra. La idea de ser torero me rondaba desde niño, sentía el gusanillo de los toros, pero hasta...

Contenidos del Reportaje:

<
>

"El niño de la Capea", junto a su hijo, Pedro, con los trofeos taurinos en su casa.

Pedro, junto a sus padres Carmen y Pedro, en el jardín de su casa.

Pedro junto a su hermana Verónica en el campo.

Verónica, Pedro y sus padres, Carmen y Pedro, en el campo.

El joven torero en la finca el Espino Rapado.

Pedro posa en las padreras de la finca, mientras la reses bravas pastan.

El sueño de Pedro es llegar a lo más alto del escalafón taurino

El joven torero posa junto a su padre, Pedro Moya

Pedro junto a su padre, Pedro, y su madre, Carmen,

Pedro y su hermana, Verónica, en la finca salmantina.

La familia Gutiérrez Lorenzo en la finca salmantina.

Sugerencias de Producto

Texto
Texto Andalucía
Vídeo
EFE VÍDEO
Foto
Gráfico Galicia
Foto
Gráfico Cataluña
Texto
Texto deportes general España
Texto
Texto internacional general para España
Foto
Gráfico deportes España
Texto
Efedata