Reportaje

03/07/2011 12:00 (UTC)

GENTE

El glamur se da cita en Mónaco

La Costa Azul se viste de gala y de glamur. Con un traje de Giorgio Armani, la princesa Charlene, deslumbró en un día en el que nadie le robó protagonismo. Un maravilloso vestido del modisto italiano la convirtió en la reina del día.

DESTACADOS:.

-- El traje de novia estaba confeccionado en seda, con escote barco y no decepcionó a nadie. Estaba diseñado para resaltar la belleza de la princesa. 40.000 cristales de Swarovski y 30.000 perlas doradas caían sobre el cuerpo y la falda.

-- Aparentemente más relajado que la novia, apareció por una escalinata lateral del palacio Alberto II. El príncipe vestía el blanco traje oficial de gala de los Carabineros de Mónaco sin ningún tipo de condecoración, cuya gorra se colocó durante el paseo en el automóvil Lexus por las calles de Mónaco.

-- La belleza de la Carlota Casiraghi resplandecía bajo una diadema que dejaba caer una redecilla negra hasta sus pómulos.

Ni la elegancia natural de la princesa Carolina, ni la belleza y sofisticación de su hija Carlota, ni la espontaneidad de Estefanía, ni la juventud de Paulina, Alexandra y Camila pudieron eclipsar a la ex nadadora sudafricana que ya es alteza serenísima y primera dama del Principado de Mónaco.

El espectacular diseño del...

La Costa Azul se viste de gala y de glamur. Con un traje de Giorgio Armani, la princesa Charlene, deslumbró en un día en el que nadie le robó protagonismo. Un maravilloso vestido del modisto italiano la convirtió en la reina del día.

DESTACADOS:.

-- El traje de novia estaba confeccionado en seda, con escote barco y no decepcionó a nadie. Estaba diseñado para resaltar la belleza de la princesa. 40.000 cristales de Swarovski y 30.000 perlas doradas caían sobre el cuerpo y la falda.

-- Aparentemente más relajado que la novia, apareció por una escalinata lateral del palacio Alberto II. El príncipe vestía el blanco traje oficial de gala de los Carabineros de Mónaco sin ningún tipo de condecoración, cuya gorra se colocó durante el paseo en el automóvil Lexus por las calles de Mónaco.

-- La belleza de la Carlota Casiraghi resplandecía bajo una diadema que dejaba caer una redecilla negra hasta sus pómulos.

Ni la elegancia natural de la princesa Carolina, ni la belleza y sofisticación de su hija Carlota, ni la espontaneidad de Estefanía, ni la juventud de Paulina, Alexandra y Camila pudieron eclipsar a la ex nadadora sudafricana que ya es alteza serenísima y primera dama del Principado de Mónaco.

El espectacular diseño del...

La Costa Azul se viste de gala y de glamur. Con un traje de Giorgio Armani, la princesa Charlene, deslumbró en un día en el que nadie le robó protagonismo. Un maravilloso vestido del modisto italiano la convirtió en la reina del día.

DESTACADOS:.

-- El traje de novia estaba confeccionado en seda, con escote barco y no decepcionó a nadie. Estaba diseñado para resaltar la belleza de la princesa. 40.000 cristales de Swarovski y 30.000 perlas doradas caían sobre el cuerpo y la falda.

-- Aparentemente más relajado que la novia, apareció por una escalinata lateral del palacio Alberto II. El príncipe vestía el blanco traje oficial de gala de los Carabineros de Mónaco sin ningún tipo de condecoración, cuya gorra se colocó durante el paseo en el automóvil Lexus por las calles de Mónaco.

-- La belleza de la Carlota Casiraghi resplandecía bajo una diadema que dejaba caer una redecilla negra hasta sus pómulos.

Ni la elegancia natural de la princesa Carolina, ni la belleza y sofisticación de su hija Carlota, ni la espontaneidad de Estefanía, ni la juventud de Paulina, Alexandra y Camila pudieron eclipsar a la ex nadadora sudafricana que ya es alteza serenísima y primera dama del Principado de Mónaco.

El espectacular diseño del...

La Costa Azul se viste de gala y de glamur. Con un traje de Giorgio Armani, la princesa Charlene, deslumbró en un día en el que nadie le robó protagonismo. Un maravilloso vestido del modisto italiano la convirtió en la reina del día.

DESTACADOS:.

-- El traje de novia estaba confeccionado en seda, con escote barco y no decepcionó a nadie. Estaba diseñado para resaltar la belleza de la princesa. 40.000 cristales de Swarovski y 30.000 perlas doradas caían sobre el cuerpo y la falda.

-- Aparentemente más relajado que la novia, apareció por una escalinata lateral del palacio Alberto II. El príncipe vestía el blanco traje oficial de gala de los Carabineros de Mónaco sin ningún tipo de condecoración, cuya gorra se colocó durante el paseo en el automóvil Lexus por las calles de Mónaco.

-- La belleza de la Carlota Casiraghi resplandecía bajo una diadema que dejaba caer una redecilla negra hasta sus pómulos.

Ni la elegancia natural de la princesa Carolina, ni la belleza y sofisticación de su hija Carlota, ni la espontaneidad de Estefanía, ni la juventud de Paulina, Alexandra y Camila pudieron eclipsar a la ex nadadora sudafricana que ya es alteza serenísima y primera dama del Principado de Mónaco.

El espectacular diseño del...

La Costa Azul se viste de gala y de glamur. Con un traje de Giorgio Armani, la princesa Charlene, deslumbró en un día en el que nadie le robó protagonismo. Un maravilloso vestido del modisto italiano la convirtió en la reina del día.

DESTACADOS:.

-- El traje de novia estaba confeccionado en seda, con escote barco y no decepcionó a nadie. Estaba diseñado para resaltar la belleza de la princesa. 40.000 cristales de Swarovski y 30.000 perlas doradas caían sobre el cuerpo y la falda.

-- Aparentemente más relajado que la novia, apareció por una escalinata lateral del palacio Alberto II. El príncipe vestía el blanco traje oficial de gala de los Carabineros de Mónaco sin ningún tipo de condecoración, cuya gorra se colocó durante el paseo en el automóvil Lexus por las calles de Mónaco.

-- La belleza de la Carlota Casiraghi resplandecía bajo una diadema que dejaba caer una redecilla negra hasta sus pómulos.

Ni la elegancia natural de la princesa Carolina, ni la belleza y sofisticación de su hija Carlota, ni la espontaneidad de Estefanía, ni la juventud de Paulina, Alexandra y Camila pudieron eclipsar a la ex nadadora sudafricana que ya es alteza serenísima y primera dama del Principado de Mónaco.

El espectacular diseño del...

La Costa Azul se viste de gala y de glamur. Con un traje de Giorgio Armani, la princesa Charlene, deslumbró en un día en el que nadie le robó protagonismo. Un maravilloso vestido del modisto italiano la convirtió en la reina del día.

DESTACADOS:.

-- El traje de novia estaba confeccionado en seda, con escote barco y no decepcionó a nadie. Estaba diseñado para resaltar la belleza de la princesa. 40.000 cristales de Swarovski y 30.000 perlas doradas caían sobre el cuerpo y la falda.

-- Aparentemente más relajado que la novia, apareció por una escalinata lateral del palacio Alberto II. El príncipe vestía el blanco traje oficial de gala de los Carabineros de Mónaco sin ningún tipo de condecoración, cuya gorra se colocó durante el paseo en el automóvil Lexus por las calles de Mónaco.

-- La belleza de la Carlota Casiraghi resplandecía bajo una diadema que dejaba caer una redecilla negra hasta sus pómulos.

Ni la elegancia natural de la princesa Carolina, ni la belleza y sofisticación de su hija Carlota, ni la espontaneidad de Estefanía, ni la juventud de Paulina, Alexandra y Camila pudieron eclipsar a la ex nadadora sudafricana que ya es alteza serenísima y primera dama del Principado de Mónaco.

El espectacular diseño del...

Contenidos del Reportaje:

<
>

Máxima de Holanda lució un vestido naranja y una elegante pamela.

La familia de la princesa Charlene entre las que destaca su madre Lynette Wittstock (c) y sus hermanos, Gareth Wittstock (d) y Sean-Michael Wittstock (i), a su llegada a la misa de la boda del príncipe Alberto II de Mónaco y la princesa Charlene en el Patio de Honor del Palacio Real en Mónaco , hoy sábado, 02 de julio de 2011. Unos 850 invitados asistirána la misa en el Patio de Honor. La ceremonia será emitida en pantallas gigantes de la plaza del Palacio para unos 3.500 monegascos. EFE/Emma Foster ***POOL ***

Mary Donalson esposa de Federico de Dinamarca optó por el azul intenso.

Luis, primogénito de la princesa Estefanía, la princes Estefanía, Camila y Paulina sus hijas, Alexandra de Hannover y la princesa Carolina.

Carlota, hija de Carolina, demostró, de nuevo, su elegancia natural.

Los novios vestidos de blanco, ella con undiseño de Armani y él con el traje de gala de los carabineros de Mónaco.

Sugerencias de Producto

Texto
Texto internacional general para España
Foto
Gráfico deportes España
Foto
Gráfico Galicia
Foto
Gráfico Cataluña
Vídeo
EFE VÍDEO España
Foto
Fototeca
Vídeo
EFE VÍDEO
Foto
Servicio Gráfico General España