Free
Reportaje

28/08/2010 12:00 (UTC)

GASTRONOMÍA

Gastronomía del Camino de Santiago

Aunque se recomendaba ayuno para beneficiarse de las indulgencias, en el Camino había que atender al estómago para asegurar que la curación del alma corriese paralela con la atención debida al cuerpo. El cuidado al peregrino fue constante en grandes centros y en los lugares más miserables. En los hospitales mayores se le solía ofrecer un caldo, un pedazo de pan, un trozo de carne y vino.

DESTACADOS:.

+++ Lo de la sopa era común en todo el Camino Francés. Aunque era habitual que el viajero se la tuviera que hacer. En un humilde pueblo como San Martín del Camino, entre León y Astorga, el hospital del lugar tenía establecido –según dice el Catastro de Ensenada- que hay que dar al peregrino pan y manteca para que haga sopas calientes.

+++ Hoy los viajeros acostumbran a pagarse la restauración... y en muchos lugares del Camino hay un menú para el peregrino que le proporciona una comida sencilla, a un precio normal. En algunos puntos se sigue atendiendo al viajero, que suele pagar “a voluntad”.

+++ Sin duda, la capital del vino era Sahagún, ciudad benedictina, animada y propicia para el placer, cuyo recinto monacal albergaba la mayor cuba del mundo. Debía ser muy necesaria, porque el gasto anual de vino del referido monasterio era –datos de 1782- de tres mil cien cántaras.

En el Códice Calixtino, se pone en boca del “Santo Papa Calixto” la recomendación del ayuno, “para...

Aunque se recomendaba ayuno para beneficiarse de las indulgencias, en el Camino había que atender al estómago para asegurar que la curación del alma corriese paralela con la atención debida al cuerpo. El cuidado al peregrino fue constante en grandes centros y en los lugares más miserables. En los hospitales mayores se le solía ofrecer un caldo, un pedazo de pan, un trozo de carne y vino.

DESTACADOS:.

+++ Lo de la sopa era común en todo el Camino Francés. Aunque era habitual que el viajero se la tuviera que hacer. En un humilde pueblo como San Martín del Camino, entre León y Astorga, el hospital del lugar tenía establecido –según dice el Catastro de Ensenada- que hay que dar al peregrino pan y manteca para que haga sopas calientes.

+++ Hoy los viajeros acostumbran a pagarse la restauración... y en muchos lugares del Camino hay un menú para el peregrino que le proporciona una comida sencilla, a un precio normal. En algunos puntos se sigue atendiendo al viajero, que suele pagar “a voluntad”.

+++ Sin duda, la capital del vino era Sahagún, ciudad benedictina, animada y propicia para el placer, cuyo recinto monacal albergaba la mayor cuba del mundo. Debía ser muy necesaria, porque el gasto anual de vino del referido monasterio era –datos de 1782- de tres mil cien cántaras.

En el Códice Calixtino, se pone en boca del “Santo Papa Calixto” la recomendación del ayuno, “para...

Aunque se recomendaba ayuno para beneficiarse de las indulgencias, en el Camino había que atender al estómago para asegurar que la curación del alma corriese paralela con la atención debida al cuerpo. El cuidado al peregrino fue constante en grandes centros y en los lugares más miserables. En los hospitales mayores se le solía ofrecer un caldo, un pedazo de pan, un trozo de carne y vino.

DESTACADOS:.

+++ Lo de la sopa era común en todo el Camino Francés. Aunque era habitual que el viajero se la tuviera que hacer. En un humilde pueblo como San Martín del Camino, entre León y Astorga, el hospital del lugar tenía establecido –según dice el Catastro de Ensenada- que hay que dar al peregrino pan y manteca para que haga sopas calientes.

+++ Hoy los viajeros acostumbran a pagarse la restauración... y en muchos lugares del Camino hay un menú para el peregrino que le proporciona una comida sencilla, a un precio normal. En algunos puntos se sigue atendiendo al viajero, que suele pagar “a voluntad”.

+++ Sin duda, la capital del vino era Sahagún, ciudad benedictina, animada y propicia para el placer, cuyo recinto monacal albergaba la mayor cuba del mundo. Debía ser muy necesaria, porque el gasto anual de vino del referido monasterio era –datos de 1782- de tres mil cien cántaras.

En el Códice Calixtino, se pone en boca del “Santo Papa Calixto” la recomendación del ayuno, “para...

Aunque se recomendaba ayuno para beneficiarse de las indulgencias, en el Camino había que atender al estómago para asegurar que la curación del alma corriese paralela con la atención debida al cuerpo. El cuidado al peregrino fue constante en grandes centros y en los lugares más miserables. En los hospitales mayores se le solía ofrecer un caldo, un pedazo de pan, un trozo de carne y vino.

DESTACADOS:.

+++ Lo de la sopa era común en todo el Camino Francés. Aunque era habitual que el viajero se la tuviera que hacer. En un humilde pueblo como San Martín del Camino, entre León y Astorga, el hospital del lugar tenía establecido –según dice el Catastro de Ensenada- que hay que dar al peregrino pan y manteca para que haga sopas calientes.

+++ Hoy los viajeros acostumbran a pagarse la restauración... y en muchos lugares del Camino hay un menú para el peregrino que le proporciona una comida sencilla, a un precio normal. En algunos puntos se sigue atendiendo al viajero, que suele pagar “a voluntad”.

+++ Sin duda, la capital del vino era Sahagún, ciudad benedictina, animada y propicia para el placer, cuyo recinto monacal albergaba la mayor cuba del mundo. Debía ser muy necesaria, porque el gasto anual de vino del referido monasterio era –datos de 1782- de tres mil cien cántaras.

En el Códice Calixtino, se pone en boca del “Santo Papa Calixto” la recomendación del ayuno, “para...

Aunque se recomendaba ayuno para beneficiarse de las indulgencias, en el Camino había que atender al estómago para asegurar que la curación del alma corriese paralela con la atención debida al cuerpo. El cuidado al peregrino fue constante en grandes centros y en los lugares más miserables. En los hospitales mayores se le solía ofrecer un caldo, un pedazo de pan, un trozo de carne y vino.

DESTACADOS:.

+++ Lo de la sopa era común en todo el Camino Francés. Aunque era habitual que el viajero se la tuviera que hacer. En un humilde pueblo como San Martín del Camino, entre León y Astorga, el hospital del lugar tenía establecido –según dice el Catastro de Ensenada- que hay que dar al peregrino pan y manteca para que haga sopas calientes.

+++ Hoy los viajeros acostumbran a pagarse la restauración... y en muchos lugares del Camino hay un menú para el peregrino que le proporciona una comida sencilla, a un precio normal. En algunos puntos se sigue atendiendo al viajero, que suele pagar “a voluntad”.

+++ Sin duda, la capital del vino era Sahagún, ciudad benedictina, animada y propicia para el placer, cuyo recinto monacal albergaba la mayor cuba del mundo. Debía ser muy necesaria, porque el gasto anual de vino del referido monasterio era –datos de 1782- de tres mil cien cántaras.

En el Códice Calixtino, se pone en boca del “Santo Papa Calixto” la recomendación del ayuno, “para...

Contenidos del Reportaje:

<
>

Los peregrinos hacían sopas de pan. Sopa de ajo con truchas, típica de las riberas leonesas.Fotos: Beatriz Álvarez Sánchez

En la Última Cena, de Gil de Siloé, en la Cartuja de Miraflores (Burgos), se mostró una cocina tradicional. En el centro de la mesa, un cochinillo asado.Fotos: Beatriz Álvarez Sánchez

En este relieve sepulcral gótico de la Catedral de León, se ven peregrinos y mendicantes recibiendo pan.Fotos: Beatriz Álvarez Sánchez

Sin duda, los peregrinos disfrutaron en la antigüedad de manjares que siguen hoy surtiendo la mesas de León y Castilla: el vino, el jamón, la cecina, el lomo curado y los embutidos.Fotos: Beatriz Álvarez Sánchez

La pierna de cordero asada fue un manjar que gozaron las gentes del medievo y que se sigue gozando hoy.Fotos: Beatriz Álvarez Sánchez

Sugerencias de Producto

Texto
Texto economía Turismo
Vídeo
EFE VÍDEO Internacional para España
Texto
Efedata
Texto
EFECOM
Multimedia
Contenidos digitales general multimedia con vídeo España
Foto
Gráfico Cataluña
Vídeo
EFE VÍDEO
Foto
Fototeca