Reportaje

22/07/2011 12:00 (UTC)

MÚSICA

Fantasmas de la ópera

Ovacionadas por la alta sociedad de París, decenas de musas del canto se sucedieron en la escena de la imponente Ópera Garnier hasta el estallido de la Segunda Guerra Mundial. Sólo un puñado de ellas han pasado a la posteridad como figuras míticas de aquella época dorada.

DESTACADOS:.

--- Sus voces convirtieron el Palacio Garnier en uno de los templos mundiales de la lírica, y ahora esa institución ha querido rendirles un homenaje.

--- Cada una de ellas tenía indudablemente su estilo: Cavallieri (1874-1944) y Vix eran "casi modelos, más conocidas por su plástica que por su lírica", según Christophe Ghristi, comisario de la exposición. "Tenían el 'chic' de insinuar su cuerpo bajo el vestido", apostilla.

--- La ruptura principal la introdujo Jacques Rouchet, director de la institución entre 1914 y 1944, al apostar por nuevas obras y encargar innovaciones escénicas radicales, como el uso de las proyecciones cinematográficas durante los espectáculos. Hasta entonces, los cambios habían sido, si no menores, menos bruscos.



Sus nombres son Lina Cavallieri, Rose Caron o Geneviève Vix, entre otras estrellas legendarias, y aunque sus ecos ya no resuenan en las galerías de mármol bruñido que mandó erigir el emperador Napoleón III, el público parisino no las ha...

Ovacionadas por la alta sociedad de París, decenas de musas del canto se sucedieron en la escena de la imponente Ópera Garnier hasta el estallido de la Segunda Guerra Mundial. Sólo un puñado de ellas han pasado a la posteridad como figuras míticas de aquella época dorada.

DESTACADOS:.

--- Sus voces convirtieron el Palacio Garnier en uno de los templos mundiales de la lírica, y ahora esa institución ha querido rendirles un homenaje.

--- Cada una de ellas tenía indudablemente su estilo: Cavallieri (1874-1944) y Vix eran "casi modelos, más conocidas por su plástica que por su lírica", según Christophe Ghristi, comisario de la exposición. "Tenían el 'chic' de insinuar su cuerpo bajo el vestido", apostilla.

--- La ruptura principal la introdujo Jacques Rouchet, director de la institución entre 1914 y 1944, al apostar por nuevas obras y encargar innovaciones escénicas radicales, como el uso de las proyecciones cinematográficas durante los espectáculos. Hasta entonces, los cambios habían sido, si no menores, menos bruscos.



Sus nombres son Lina Cavallieri, Rose Caron o Geneviève Vix, entre otras estrellas legendarias, y aunque sus ecos ya no resuenan en las galerías de mármol bruñido que mandó erigir el emperador Napoleón III, el público parisino no las ha...

Ovacionadas por la alta sociedad de París, decenas de musas del canto se sucedieron en la escena de la imponente Ópera Garnier hasta el estallido de la Segunda Guerra Mundial. Sólo un puñado de ellas han pasado a la posteridad como figuras míticas de aquella época dorada.

DESTACADOS:.

--- Sus voces convirtieron el Palacio Garnier en uno de los templos mundiales de la lírica, y ahora esa institución ha querido rendirles un homenaje.

--- Cada una de ellas tenía indudablemente su estilo: Cavallieri (1874-1944) y Vix eran "casi modelos, más conocidas por su plástica que por su lírica", según Christophe Ghristi, comisario de la exposición. "Tenían el 'chic' de insinuar su cuerpo bajo el vestido", apostilla.

--- La ruptura principal la introdujo Jacques Rouchet, director de la institución entre 1914 y 1944, al apostar por nuevas obras y encargar innovaciones escénicas radicales, como el uso de las proyecciones cinematográficas durante los espectáculos. Hasta entonces, los cambios habían sido, si no menores, menos bruscos.



Sus nombres son Lina Cavallieri, Rose Caron o Geneviève Vix, entre otras estrellas legendarias, y aunque sus ecos ya no resuenan en las galerías de mármol bruñido que mandó erigir el emperador Napoleón III, el público parisino no las ha...

Ovacionadas por la alta sociedad de París, decenas de musas del canto se sucedieron en la escena de la imponente Ópera Garnier hasta el estallido de la Segunda Guerra Mundial. Sólo un puñado de ellas han pasado a la posteridad como figuras míticas de aquella época dorada.

DESTACADOS:.

--- Sus voces convirtieron el Palacio Garnier en uno de los templos mundiales de la lírica, y ahora esa institución ha querido rendirles un homenaje.

--- Cada una de ellas tenía indudablemente su estilo: Cavallieri (1874-1944) y Vix eran "casi modelos, más conocidas por su plástica que por su lírica", según Christophe Ghristi, comisario de la exposición. "Tenían el 'chic' de insinuar su cuerpo bajo el vestido", apostilla.

--- La ruptura principal la introdujo Jacques Rouchet, director de la institución entre 1914 y 1944, al apostar por nuevas obras y encargar innovaciones escénicas radicales, como el uso de las proyecciones cinematográficas durante los espectáculos. Hasta entonces, los cambios habían sido, si no menores, menos bruscos.



Sus nombres son Lina Cavallieri, Rose Caron o Geneviève Vix, entre otras estrellas legendarias, y aunque sus ecos ya no resuenan en las galerías de mármol bruñido que mandó erigir el emperador Napoleón III, el público parisino no las ha...

Ovacionadas por la alta sociedad de París, decenas de musas del canto se sucedieron en la escena de la imponente Ópera Garnier hasta el estallido de la Segunda Guerra Mundial. Sólo un puñado de ellas han pasado a la posteridad como figuras míticas de aquella época dorada.

DESTACADOS:.

--- Sus voces convirtieron el Palacio Garnier en uno de los templos mundiales de la lírica, y ahora esa institución ha querido rendirles un homenaje.

--- Cada una de ellas tenía indudablemente su estilo: Cavallieri (1874-1944) y Vix eran "casi modelos, más conocidas por su plástica que por su lírica", según Christophe Ghristi, comisario de la exposición. "Tenían el 'chic' de insinuar su cuerpo bajo el vestido", apostilla.

--- La ruptura principal la introdujo Jacques Rouchet, director de la institución entre 1914 y 1944, al apostar por nuevas obras y encargar innovaciones escénicas radicales, como el uso de las proyecciones cinematográficas durante los espectáculos. Hasta entonces, los cambios habían sido, si no menores, menos bruscos.



Sus nombres son Lina Cavallieri, Rose Caron o Geneviève Vix, entre otras estrellas legendarias, y aunque sus ecos ya no resuenan en las galerías de mármol bruñido que mandó erigir el emperador Napoleón III, el público parisino no las ha...

Contenidos del Reportaje:

<
>

"Fotografía de la soprano italiana Lina Cavalieri en el papel protagonista de "Thaïs" de Jules Massenet" (1907)

"Estampa de la soprano francesa Geneviève Vix en el papel protagonista de "Salomé" de Johann Strauss" (1926). Estampa firmada por P. Godard

El caso de Lubin es el más flagrante, porque la rubia de ojos azules que encarnó a las grandes heroínas de Wagner pasó por la cárcel tras la liberación de Francia y, aunque fue absuelta posteriormente, su carrera quedó maltrecha para siempre.

"Fotografía de la soprano francesa Rose Caron en el papel de "Iphigénie en Tauride" del compositor Christoph Willibald Gluck" (1900) Photografía de Reutlinger (No especifican su nombre)

A las intérpretes de la tragedia clásica como Rose Caron (1857-1930) o Lucienne Bréval (1869-1935), las define en cambio por su "nobleza natural". En la imagen, Rose Caron.

Sugerencias de Producto

Multimedia
Contenidos digitales general multimedia con vídeo España
Texto
Texto internacional general para España
Foto
Gráfico Galicia
Vídeo
EFE VÍDEO España
Vídeo
EFE VÍDEO
Texto
Texto Andalucía
Texto
Texto España
Texto
Texto deportes general España