Reportaje

25/02/2010 12:00 (UTC)

PSICOLOGÍA

¡Cuidado con las frases incendiarias!

Hay algunas expresiones que siempre consiguen acabar con el diálogo normal y provocar discusiones explosivas y agotadoras. A nadie le gusta escucharlas: son auténticos detonantes de la hostilidad mutua. Para llegar a acuerdos en pareja conviene evitarlas.

DESTACADOS:.

-- La expresión "la culpa la tiene tu familia" es una de las que más mella suele hacer en las relaciones y es percibida como una traición y un golpe bajo.

-- Recriminar a nuestra pareja que "siempre me dejas de lado" no es el mejor camino para que cambie de actitud.

-- Otro error frecuente consiste en suponer que el otro sabrá lo que queremos sin que se lo digamos "porque nos quiere", pero no se puede pedir a nadie que nos lea la mente.

“Los culpables de todo como de costumbre son tus padres y hermanos”. “Siempre me dejas sola y abandonada”. “Si me quieres de verdad, sabrás lo que necesito sin que te lo diga”.

Si no quiere que las conversaciones con su pareja se vuelvan tormentosas y naufraguen sistemáticamente en medio de grandes y agitadas olas de descalificaciones e improperios, antes de pronunciar una de estas frases u otra similar, ¡muérdase la lengua, cuente hasta diez o haga lo que sea”, pero evite que salgan de su boca porque se arrepentirá casi de inmediato.

Si...

Hay algunas expresiones que siempre consiguen acabar con el diálogo normal y provocar discusiones explosivas y agotadoras. A nadie le gusta escucharlas: son auténticos detonantes de la hostilidad mutua. Para llegar a acuerdos en pareja conviene evitarlas.

DESTACADOS:.

-- La expresión "la culpa la tiene tu familia" es una de las que más mella suele hacer en las relaciones y es percibida como una traición y un golpe bajo.

-- Recriminar a nuestra pareja que "siempre me dejas de lado" no es el mejor camino para que cambie de actitud.

-- Otro error frecuente consiste en suponer que el otro sabrá lo que queremos sin que se lo digamos "porque nos quiere", pero no se puede pedir a nadie que nos lea la mente.

“Los culpables de todo como de costumbre son tus padres y hermanos”. “Siempre me dejas sola y abandonada”. “Si me quieres de verdad, sabrás lo que necesito sin que te lo diga”.

Si no quiere que las conversaciones con su pareja se vuelvan tormentosas y naufraguen sistemáticamente en medio de grandes y agitadas olas de descalificaciones e improperios, antes de pronunciar una de estas frases u otra similar, ¡muérdase la lengua, cuente hasta diez o haga lo que sea”, pero evite que salgan de su boca porque se arrepentirá casi de inmediato.

Si...

Hay algunas expresiones que siempre consiguen acabar con el diálogo normal y provocar discusiones explosivas y agotadoras. A nadie le gusta escucharlas: son auténticos detonantes de la hostilidad mutua. Para llegar a acuerdos en pareja conviene evitarlas.

DESTACADOS:.

-- La expresión "la culpa la tiene tu familia" es una de las que más mella suele hacer en las relaciones y es percibida como una traición y un golpe bajo.

-- Recriminar a nuestra pareja que "siempre me dejas de lado" no es el mejor camino para que cambie de actitud.

-- Otro error frecuente consiste en suponer que el otro sabrá lo que queremos sin que se lo digamos "porque nos quiere", pero no se puede pedir a nadie que nos lea la mente.

“Los culpables de todo como de costumbre son tus padres y hermanos”. “Siempre me dejas sola y abandonada”. “Si me quieres de verdad, sabrás lo que necesito sin que te lo diga”.

Si no quiere que las conversaciones con su pareja se vuelvan tormentosas y naufraguen sistemáticamente en medio de grandes y agitadas olas de descalificaciones e improperios, antes de pronunciar una de estas frases u otra similar, ¡muérdase la lengua, cuente hasta diez o haga lo que sea”, pero evite que salgan de su boca porque se arrepentirá casi de inmediato.

Si...

Contenidos del Reportaje:

<
>

La expresión "la culpa la tiene tu familia" es una de las que más mella suele hacer en las relaciones y es percibida como una traición y un golpe bajo. En la imagen un momento del espectáculo "Corazón Loco", inspirada en el amor y creada en 2007 en el Teatro Nacional de Chaillot, en Toulouse, Francia.EFE/Arnold Jerocki

PARIS (FRANCIA) 27/3/2009.- Pocos términos resultan tan nocivos para la comunicación como “siempre”, “nunca” o “tu eres”, los cuales son indicadores de que se entra en el terreno del blanco o negro, del todo o nada, del bueno o malo. En la imagen una pareja mira unos graffitis. EFE/Lucas Dolega

Las palabras lesivas son muy duras de encajar en las relaciones de pareja. En la imagen una pareja pasa ante unos carteles de rebajas en LONDRES (REINO UNIDO) 25/1/2010. EFE/Andy Rain

Sugerencias de Producto

Texto
Texto economía Turismo
Texto
Texto Castilla y León
Foto
Gráfico Cataluña
Foto
Servicio Gráfico General España
Texto
Texto internacional general para España
Texto
Efedata
Foto
Gráfico Galicia
Texto
Texto España