Reportaje

11/02/2003 12:00 (UTC)

Cultura

El crimen. Más allá de la ficción.

  • Fecha: 11/02/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Juan Manuel González
  • Fotos: 3
  • Palabras: 1005
  • Referencia: 4000007041

La novela negra, policiaca, de suspense o de intriga –que de todas estas maneras es llamada- ha sido desde sus orígenes sólidos en la Inglaterra victoriana un género de ficción que ha gozado del favor de los lectores. Pero el género se admite desde la gran inventiva a la sobriedad absoluta. Este es el caso de la reciente obra “Asesinos”, cuya autoría es compartida por Francisco Pérez Abellán y Francisco Pérez Caballero.

La novela negra, policiaca, de suspense o de intriga ha gozado del favor de los lectores. Este éxito, mantenido en el tiempo gracias a la labor de autores de todas las latitudes europeas y norteamericanas, se debe a tres componentes esenciales del género: la representación de cierta realidad con objetivos nítida o indirectamente moralizantes, el morbo que surge de la crudeza de tal realidad, y el dibujo de las contradicciones y dobleces del alma humana que constituyen el eje de la trama propia de este tipo de narrativa.

Gracias a la novela negra muchos lectores que han tenido reticencias a acercarse a otras variedades de narrativa, menos imbricadas en lo real o lastradas por más digresiones conceptuales, lograron -y logran- por un lado participar del festín de la literatura y por otro conocer el lado obscuro de sí mismos y de sus congéneres.

CARÁCTER DIDÁCTICO. No es la novela negra un género declaradamente didáctico, pero sus efectos si lo son, pues al mostrar las simas y...

  • Fecha: 11/02/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Juan Manuel González
  • Fotos: 3
  • Palabras: 1005
  • Referencia: 4000007041

La novela negra, policiaca, de suspense o de intriga –que de todas estas maneras es llamada- ha sido desde sus orígenes sólidos en la Inglaterra victoriana un género de ficción que ha gozado del favor de los lectores. Pero el género se admite desde la gran inventiva a la sobriedad absoluta. Este es el caso de la reciente obra “Asesinos”, cuya autoría es compartida por Francisco Pérez Abellán y Francisco Pérez Caballero.

La novela negra, policiaca, de suspense o de intriga ha gozado del favor de los lectores. Este éxito, mantenido en el tiempo gracias a la labor de autores de todas las latitudes europeas y norteamericanas, se debe a tres componentes esenciales del género: la representación de cierta realidad con objetivos nítida o indirectamente moralizantes, el morbo que surge de la crudeza de tal realidad, y el dibujo de las contradicciones y dobleces del alma humana que constituyen el eje de la trama propia de este tipo de narrativa.

Gracias a la novela negra muchos lectores que han tenido reticencias a acercarse a otras variedades de narrativa, menos imbricadas en lo real o lastradas por más digresiones conceptuales, lograron -y logran- por un lado participar del festín de la literatura y por otro conocer el lado obscuro de sí mismos y de sus congéneres.

CARÁCTER DIDÁCTICO. No es la novela negra un género declaradamente didáctico, pero sus efectos si lo son, pues al mostrar las simas y...

  • Fecha: 11/02/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Juan Manuel González
  • Fotos: 3
  • Palabras: 1005
  • Referencia: 4000007041

La novela negra, policiaca, de suspense o de intriga –que de todas estas maneras es llamada- ha sido desde sus orígenes sólidos en la Inglaterra victoriana un género de ficción que ha gozado del favor de los lectores. Pero el género se admite desde la gran inventiva a la sobriedad absoluta. Este es el caso de la reciente obra “Asesinos”, cuya autoría es compartida por Francisco Pérez Abellán y Francisco Pérez Caballero.

La novela negra, policiaca, de suspense o de intriga ha gozado del favor de los lectores. Este éxito, mantenido en el tiempo gracias a la labor de autores de todas las latitudes europeas y norteamericanas, se debe a tres componentes esenciales del género: la representación de cierta realidad con objetivos nítida o indirectamente moralizantes, el morbo que surge de la crudeza de tal realidad, y el dibujo de las contradicciones y dobleces del alma humana que constituyen el eje de la trama propia de este tipo de narrativa.

Gracias a la novela negra muchos lectores que han tenido reticencias a acercarse a otras variedades de narrativa, menos imbricadas en lo real o lastradas por más digresiones conceptuales, lograron -y logran- por un lado participar del festín de la literatura y por otro conocer el lado obscuro de sí mismos y de sus congéneres.

CARÁCTER DIDÁCTICO. No es la novela negra un género declaradamente didáctico, pero sus efectos si lo son, pues al mostrar las simas y...

Contenidos del Reportaje:

<
>

La novela negra, policiaca, de suspense o de intriga ha gozado del favor de los lectores

Alfred Hitchcock, el rey del relato de intriga y muerte en el cine

Reparto de la obra "Diez negritos" representada en un teatro de Madrid. Un clásico en el género de novela negra, de Agatha Christie

Sugerencias de Producto

Texto
EFECOM
Reportaje
Reportajes general España
Texto
Efedata
Foto
Gráfico deportes España
Foto
Gráfico Galicia
Foto
Fototeca
Foto
Gráfico Cataluña
Multimedia
Contenidos digitales general multimedia con vídeo España