Reportaje

25/01/2010 12:00 (UTC)

CINE

Cocinero Luc Besson

Con el medio siglo cumplido y una docena de películas a sus espaldas, el realizador francés Luc Besson reitera su labor como cocinero cinematográfico, feliz de servir sus obras al comensal pero sin ansia de transmitir con ellas mensajes inapelables.

DESTACADOS.

--En su última película, "Arthur y la venganza de Maltazard", Besson ha cocido a fuego lento los siguientes ingredientes: magia, ecologismo y respeto.

--Tras lograr el éxito en su país con películas de acción y hastiado del cine realista, Besson se sintió tentado por la fantasía.

--"Si voy al cine es para vivir una vida distinta a la que tengo. Quiero soñar, quiero volar sobre una mariposa o una mariquita, quiero salvar a una princesa...", explica.

Después de más de 30 años de trabajo, Luc Besson considera el cine como un arte culinario y a él mismo como un chef dueño de un recetario donde, incluso, cabe la magia.

"Yo soy el cocinero. Cocino y sirvo", indica el director para luego matizar que su responsabilidad no reside en cómo el espectador valora la comida, sino que su "enorme tarea" es hacer el plato lo mejor posible con los ingredientes de que disponga.

"Mi placer es servirlo", apunta. Y es consciente de que siempre habrá alguien que diga "lo siento, estoy lleno, no...

Con el medio siglo cumplido y una docena de películas a sus espaldas, el realizador francés Luc Besson reitera su labor como cocinero cinematográfico, feliz de servir sus obras al comensal pero sin ansia de transmitir con ellas mensajes inapelables.

DESTACADOS.

--En su última película, "Arthur y la venganza de Maltazard", Besson ha cocido a fuego lento los siguientes ingredientes: magia, ecologismo y respeto.

--Tras lograr el éxito en su país con películas de acción y hastiado del cine realista, Besson se sintió tentado por la fantasía.

--"Si voy al cine es para vivir una vida distinta a la que tengo. Quiero soñar, quiero volar sobre una mariposa o una mariquita, quiero salvar a una princesa...", explica.

Después de más de 30 años de trabajo, Luc Besson considera el cine como un arte culinario y a él mismo como un chef dueño de un recetario donde, incluso, cabe la magia.

"Yo soy el cocinero. Cocino y sirvo", indica el director para luego matizar que su responsabilidad no reside en cómo el espectador valora la comida, sino que su "enorme tarea" es hacer el plato lo mejor posible con los ingredientes de que disponga.

"Mi placer es servirlo", apunta. Y es consciente de que siempre habrá alguien que diga "lo siento, estoy lleno, no...

Con el medio siglo cumplido y una docena de películas a sus espaldas, el realizador francés Luc Besson reitera su labor como cocinero cinematográfico, feliz de servir sus obras al comensal pero sin ansia de transmitir con ellas mensajes inapelables.

DESTACADOS.

--En su última película, "Arthur y la venganza de Maltazard", Besson ha cocido a fuego lento los siguientes ingredientes: magia, ecologismo y respeto.

--Tras lograr el éxito en su país con películas de acción y hastiado del cine realista, Besson se sintió tentado por la fantasía.

--"Si voy al cine es para vivir una vida distinta a la que tengo. Quiero soñar, quiero volar sobre una mariposa o una mariquita, quiero salvar a una princesa...", explica.

Después de más de 30 años de trabajo, Luc Besson considera el cine como un arte culinario y a él mismo como un chef dueño de un recetario donde, incluso, cabe la magia.

"Yo soy el cocinero. Cocino y sirvo", indica el director para luego matizar que su responsabilidad no reside en cómo el espectador valora la comida, sino que su "enorme tarea" es hacer el plato lo mejor posible con los ingredientes de que disponga.

"Mi placer es servirlo", apunta. Y es consciente de que siempre habrá alguien que diga "lo siento, estoy lleno, no...

Con el medio siglo cumplido y una docena de películas a sus espaldas, el realizador francés Luc Besson reitera su labor como cocinero cinematográfico, feliz de servir sus obras al comensal pero sin ansia de transmitir con ellas mensajes inapelables.

DESTACADOS.

--En su última película, "Arthur y la venganza de Maltazard", Besson ha cocido a fuego lento los siguientes ingredientes: magia, ecologismo y respeto.

--Tras lograr el éxito en su país con películas de acción y hastiado del cine realista, Besson se sintió tentado por la fantasía.

--"Si voy al cine es para vivir una vida distinta a la que tengo. Quiero soñar, quiero volar sobre una mariposa o una mariquita, quiero salvar a una princesa...", explica.

Después de más de 30 años de trabajo, Luc Besson considera el cine como un arte culinario y a él mismo como un chef dueño de un recetario donde, incluso, cabe la magia.

"Yo soy el cocinero. Cocino y sirvo", indica el director para luego matizar que su responsabilidad no reside en cómo el espectador valora la comida, sino que su "enorme tarea" es hacer el plato lo mejor posible con los ingredientes de que disponga.

"Mi placer es servirlo", apunta. Y es consciente de que siempre habrá alguien que diga "lo siento, estoy lleno, no...

Con el medio siglo cumplido y una docena de películas a sus espaldas, el realizador francés Luc Besson reitera su labor como cocinero cinematográfico, feliz de servir sus obras al comensal pero sin ansia de transmitir con ellas mensajes inapelables.

DESTACADOS.

--En su última película, "Arthur y la venganza de Maltazard", Besson ha cocido a fuego lento los siguientes ingredientes: magia, ecologismo y respeto.

--Tras lograr el éxito en su país con películas de acción y hastiado del cine realista, Besson se sintió tentado por la fantasía.

--"Si voy al cine es para vivir una vida distinta a la que tengo. Quiero soñar, quiero volar sobre una mariposa o una mariquita, quiero salvar a una princesa...", explica.

Después de más de 30 años de trabajo, Luc Besson considera el cine como un arte culinario y a él mismo como un chef dueño de un recetario donde, incluso, cabe la magia.

"Yo soy el cocinero. Cocino y sirvo", indica el director para luego matizar que su responsabilidad no reside en cómo el espectador valora la comida, sino que su "enorme tarea" es hacer el plato lo mejor posible con los ingredientes de que disponga.

"Mi placer es servirlo", apunta. Y es consciente de que siempre habrá alguien que diga "lo siento, estoy lleno, no...

Contenidos del Reportaje:

<
>

El director de cine francés Luc Besson, que se considera un cocinero del celuloide, se encuentra promocionando la segunda entrega de la trilogía fantástica "Arthur y los minimoys".

En "Arthur y la venganza de Maltazard", el protagonista se vuelve a convertir en Minimoy, una suerte de elfo, para ayudar a esta especie diminuta a luchar contra el mal.

En su última película, "Arthur y la venganza de Maltazard", el director de cine Luc Besson ha cocido a fuego lento los siguientes ingredientes: magia, ecologismo y respeto.

Tras lograr el éxito en su país con películas de acción y hastiado del cine realista, Besson se sintió atraído por el cine fantástico.

En "Arthur y la venganza de Maltazard", Besson vuelve a mezclar imágenes reales con imágenes animadas. En la foto, una secuencia del filme protagonizada por el actor Freddie Highmore.

Sugerencias de Producto

Foto
Fototeca
Reportaje
Reportajes general España
Texto
EFECOM
Multimedia
Contenidos digitales general multimedia con vídeo España
Foto
Gráfico Galicia
Foto
Gráfico Cataluña
Texto
Texto deportes general España
Texto
Texto España