Reportaje

27/05/2002 12:00 (UTC)

GALERÍA DE ARTE:

Cien años de luz de Sorolla.

  • Fecha: 27/05/2002 12:00 (UTC)
  • Autor: Desconocido
  • Fotos: 5
  • Palabras: 1183
  • Referencia: 4000005152

Hace ahora cien años, Joaquín Sorolla y Bastida era tal vez el pintor más cotizado de su tiempo. Él desarrolló su propia vía impresionista: el luminismo, una vía que sigue teniendo cultivadores.

En el inicio del XX, Joaquín Sorolla, a punto de entrar en los cuarenta años, inició la etapa culminante de su carrera, dejando en sus lienzos una personalísima huella de la luz de su tierra, Valencia, y de su mar, el Mediterráneo.

Eran los días en los que alcanzaba el triunfo artístico internacional, con exposiciones y distinciones en Europa y América, mientras su pincel recreaba paisajes y escenas costumbristas marineras en las que el protagonismo recaía en la luz tanto como en los propios personajes que aparecían a la vera del mar.

Hijo de la luz.

Valencia es una tierra radiante y luminosa. En ella nació el artista el 27 de febrero de 1983, y en ella quedó huérfano cuando tenía dos años, durante una epidemia del cólera. Acogido por unos tíos maternos, trabajó en un taller familiar hasta que en 1878 ingresó en la Academia de Bellas Artes de San Carlos, y empezó a destacar en diversos certámenes.

En 1885 marchó a Roma, pensionado por la Diputación Provincial de Valencia, y luego viajó...

  • Fecha: 27/05/2002 12:00 (UTC)
  • Autor: Desconocido
  • Fotos: 5
  • Palabras: 1183
  • Referencia: 4000005152

Hace ahora cien años, Joaquín Sorolla y Bastida era tal vez el pintor más cotizado de su tiempo. Él desarrolló su propia vía impresionista: el luminismo, una vía que sigue teniendo cultivadores.

En el inicio del XX, Joaquín Sorolla, a punto de entrar en los cuarenta años, inició la etapa culminante de su carrera, dejando en sus lienzos una personalísima huella de la luz de su tierra, Valencia, y de su mar, el Mediterráneo.

Eran los días en los que alcanzaba el triunfo artístico internacional, con exposiciones y distinciones en Europa y América, mientras su pincel recreaba paisajes y escenas costumbristas marineras en las que el protagonismo recaía en la luz tanto como en los propios personajes que aparecían a la vera del mar.

Hijo de la luz.

Valencia es una tierra radiante y luminosa. En ella nació el artista el 27 de febrero de 1983, y en ella quedó huérfano cuando tenía dos años, durante una epidemia del cólera. Acogido por unos tíos maternos, trabajó en un taller familiar hasta que en 1878 ingresó en la Academia de Bellas Artes de San Carlos, y empezó a destacar en diversos certámenes.

En 1885 marchó a Roma, pensionado por la Diputación Provincial de Valencia, y luego viajó...

  • Fecha: 27/05/2002 12:00 (UTC)
  • Autor: Desconocido
  • Fotos: 5
  • Palabras: 1183
  • Referencia: 4000005152

Hace ahora cien años, Joaquín Sorolla y Bastida era tal vez el pintor más cotizado de su tiempo. Él desarrolló su propia vía impresionista: el luminismo, una vía que sigue teniendo cultivadores.

En el inicio del XX, Joaquín Sorolla, a punto de entrar en los cuarenta años, inició la etapa culminante de su carrera, dejando en sus lienzos una personalísima huella de la luz de su tierra, Valencia, y de su mar, el Mediterráneo.

Eran los días en los que alcanzaba el triunfo artístico internacional, con exposiciones y distinciones en Europa y América, mientras su pincel recreaba paisajes y escenas costumbristas marineras en las que el protagonismo recaía en la luz tanto como en los propios personajes que aparecían a la vera del mar.

Hijo de la luz.

Valencia es una tierra radiante y luminosa. En ella nació el artista el 27 de febrero de 1983, y en ella quedó huérfano cuando tenía dos años, durante una epidemia del cólera. Acogido por unos tíos maternos, trabajó en un taller familiar hasta que en 1878 ingresó en la Academia de Bellas Artes de San Carlos, y empezó a destacar en diversos certámenes.

En 1885 marchó a Roma, pensionado por la Diputación Provincial de Valencia, y luego viajó...

  • Fecha: 27/05/2002 12:00 (UTC)
  • Autor: Desconocido
  • Fotos: 5
  • Palabras: 1183
  • Referencia: 4000005152

Hace ahora cien años, Joaquín Sorolla y Bastida era tal vez el pintor más cotizado de su tiempo. Él desarrolló su propia vía impresionista: el luminismo, una vía que sigue teniendo cultivadores.

En el inicio del XX, Joaquín Sorolla, a punto de entrar en los cuarenta años, inició la etapa culminante de su carrera, dejando en sus lienzos una personalísima huella de la luz de su tierra, Valencia, y de su mar, el Mediterráneo.

Eran los días en los que alcanzaba el triunfo artístico internacional, con exposiciones y distinciones en Europa y América, mientras su pincel recreaba paisajes y escenas costumbristas marineras en las que el protagonismo recaía en la luz tanto como en los propios personajes que aparecían a la vera del mar.

Hijo de la luz.

Valencia es una tierra radiante y luminosa. En ella nació el artista el 27 de febrero de 1983, y en ella quedó huérfano cuando tenía dos años, durante una epidemia del cólera. Acogido por unos tíos maternos, trabajó en un taller familiar hasta que en 1878 ingresó en la Academia de Bellas Artes de San Carlos, y empezó a destacar en diversos certámenes.

En 1885 marchó a Roma, pensionado por la Diputación Provincial de Valencia, y luego viajó...

  • Fecha: 27/05/2002 12:00 (UTC)
  • Autor: Desconocido
  • Fotos: 5
  • Palabras: 1183
  • Referencia: 4000005152

Hace ahora cien años, Joaquín Sorolla y Bastida era tal vez el pintor más cotizado de su tiempo. Él desarrolló su propia vía impresionista: el luminismo, una vía que sigue teniendo cultivadores.

En el inicio del XX, Joaquín Sorolla, a punto de entrar en los cuarenta años, inició la etapa culminante de su carrera, dejando en sus lienzos una personalísima huella de la luz de su tierra, Valencia, y de su mar, el Mediterráneo.

Eran los días en los que alcanzaba el triunfo artístico internacional, con exposiciones y distinciones en Europa y América, mientras su pincel recreaba paisajes y escenas costumbristas marineras en las que el protagonismo recaía en la luz tanto como en los propios personajes que aparecían a la vera del mar.

Hijo de la luz.

Valencia es una tierra radiante y luminosa. En ella nació el artista el 27 de febrero de 1983, y en ella quedó huérfano cuando tenía dos años, durante una epidemia del cólera. Acogido por unos tíos maternos, trabajó en un taller familiar hasta que en 1878 ingresó en la Academia de Bellas Artes de San Carlos, y empezó a destacar en diversos certámenes.

En 1885 marchó a Roma, pensionado por la Diputación Provincial de Valencia, y luego viajó...

Contenidos del Reportaje:

<
>

Sugerencias de Producto

Texto
Texto Andalucía
Foto
Fototeca
Foto
Servicio Gráfico General España
Texto
Efedata
Vídeo
EFE VÍDEO España
Foto
Gráfico Galicia
Reportaje
Reportajes general España
Multimedia
Contenidos digitales general multimedia con vídeo España