Reportaje

21/04/2009 12:00 (UTC)

ESPECTÁCULOS

"El Chino", el legendario antro tanguero de Buenos Aires, se renueva

Enclavado en Pompeya, uno de los barrios porteños que fueron cuna del tango arrabalero, el bar "El Chino" sobrevive, renovado, como una leyenda del tango tradicional si perder su espíritu: un lugar en el mundo para encontrarse con amigos.

DESTACADOS:.

-- Jorge Eduardo “el Chino” García, cantante y admirado de Gardel, transformó a finales de los años treinta un viejo almacén en un bar de amigos para compartir su pasión por el tango.

-- Decenas de personas se reunían los viernes en "El Chino" para escuchar la voz desgarrada de los cantantes. Así nació la peña "Los amigos", que, con los años, se convirtió en una referencia para los tangueros de la ciudad.

-- Tras la muerte de Jorge Eduardo, en agosto de 2001, su esposa, Delfina, se hizo cargo del bar y trató de mantener la esencia de "El Chino" hasta su fallecimiento, en 2006. Fue entonces cuando José Oscar Rey, hijo de los propietarios de la casona donde se encuentra "El Chino", decidió, junto a su amigo y socio Juan Carlos Meloni, renovar el lugar y mantener viva la leyenda.

Fue a finales de los años treinta cuando Jorge Eduardo "el Chino" García, cantante aficionado de tangos y profundo admirador de Carlos Gardel -tanto que cambió el García por Garcés para parecerse...

Enclavado en Pompeya, uno de los barrios porteños que fueron cuna del tango arrabalero, el bar "El Chino" sobrevive, renovado, como una leyenda del tango tradicional si perder su espíritu: un lugar en el mundo para encontrarse con amigos.

DESTACADOS:.

-- Jorge Eduardo “el Chino” García, cantante y admirado de Gardel, transformó a finales de los años treinta un viejo almacén en un bar de amigos para compartir su pasión por el tango.

-- Decenas de personas se reunían los viernes en "El Chino" para escuchar la voz desgarrada de los cantantes. Así nació la peña "Los amigos", que, con los años, se convirtió en una referencia para los tangueros de la ciudad.

-- Tras la muerte de Jorge Eduardo, en agosto de 2001, su esposa, Delfina, se hizo cargo del bar y trató de mantener la esencia de "El Chino" hasta su fallecimiento, en 2006. Fue entonces cuando José Oscar Rey, hijo de los propietarios de la casona donde se encuentra "El Chino", decidió, junto a su amigo y socio Juan Carlos Meloni, renovar el lugar y mantener viva la leyenda.

Fue a finales de los años treinta cuando Jorge Eduardo "el Chino" García, cantante aficionado de tangos y profundo admirador de Carlos Gardel -tanto que cambió el García por Garcés para parecerse...

Enclavado en Pompeya, uno de los barrios porteños que fueron cuna del tango arrabalero, el bar "El Chino" sobrevive, renovado, como una leyenda del tango tradicional si perder su espíritu: un lugar en el mundo para encontrarse con amigos.

DESTACADOS:.

-- Jorge Eduardo “el Chino” García, cantante y admirado de Gardel, transformó a finales de los años treinta un viejo almacén en un bar de amigos para compartir su pasión por el tango.

-- Decenas de personas se reunían los viernes en "El Chino" para escuchar la voz desgarrada de los cantantes. Así nació la peña "Los amigos", que, con los años, se convirtió en una referencia para los tangueros de la ciudad.

-- Tras la muerte de Jorge Eduardo, en agosto de 2001, su esposa, Delfina, se hizo cargo del bar y trató de mantener la esencia de "El Chino" hasta su fallecimiento, en 2006. Fue entonces cuando José Oscar Rey, hijo de los propietarios de la casona donde se encuentra "El Chino", decidió, junto a su amigo y socio Juan Carlos Meloni, renovar el lugar y mantener viva la leyenda.

Fue a finales de los años treinta cuando Jorge Eduardo "el Chino" García, cantante aficionado de tangos y profundo admirador de Carlos Gardel -tanto que cambió el García por Garcés para parecerse...

Enclavado en Pompeya, uno de los barrios porteños que fueron cuna del tango arrabalero, el bar "El Chino" sobrevive, renovado, como una leyenda del tango tradicional si perder su espíritu: un lugar en el mundo para encontrarse con amigos.

DESTACADOS:.

-- Jorge Eduardo “el Chino” García, cantante y admirado de Gardel, transformó a finales de los años treinta un viejo almacén en un bar de amigos para compartir su pasión por el tango.

-- Decenas de personas se reunían los viernes en "El Chino" para escuchar la voz desgarrada de los cantantes. Así nació la peña "Los amigos", que, con los años, se convirtió en una referencia para los tangueros de la ciudad.

-- Tras la muerte de Jorge Eduardo, en agosto de 2001, su esposa, Delfina, se hizo cargo del bar y trató de mantener la esencia de "El Chino" hasta su fallecimiento, en 2006. Fue entonces cuando José Oscar Rey, hijo de los propietarios de la casona donde se encuentra "El Chino", decidió, junto a su amigo y socio Juan Carlos Meloni, renovar el lugar y mantener viva la leyenda.

Fue a finales de los años treinta cuando Jorge Eduardo "el Chino" García, cantante aficionado de tangos y profundo admirador de Carlos Gardel -tanto que cambió el García por Garcés para parecerse...

Contenidos del Reportaje:

<
>

BUENOS AIRES (ARGENTINA) Enclavado en Pompeya, uno de los barrios porteños que fueron cuna del tango arrabalero, el bar "El Chino" sobrevive, renovado, como una leyenda del tango tradicional si perder su espíritu: un lugar en el mundo para encontrase son amigos. EFE/Cézaro De Luca

Inés Arce, la "Calandria", acaba de cumplir 82 años y se encarama cada semana al escenario de "El Chino" para demostrar que el tango no tiene edad. EFE/Cézaro De Luca

"El Chino" es hoy un reducto tanguero de barrio y lugar en el mundo para encontrarse con amigos. EFE/Cezaro De Luca

Tras la rehabilitación, que concluyó en 2007, "El Chino" se ha transformado en un amplio restaurante, más impersonal, con un pequeño escenario rodeado de mesas y sillas. EFE/Cezaro De Luca

Sugerencias de Producto

Texto
Efedata
Texto
Texto internacional general para España
Foto
Gráfico Cataluña
Texto
Texto España
Texto
EFECOM
Reportaje
Reportajes general España
Foto
Gráfico Galicia
Texto
Texto Andalucía