Reportaje

11/12/2009 12:00 (UTC)

ARTE

La Capilla Sixtina del Arte Románico

Hay una Capilla Sixtina en la que Miguel Angel nos dejó los mejores frescos del Renacimiento, pero hay otro enclave, calificado como la Capilla Sixtina del románico, donde brilla el mejor arte de varios siglos antes: el Panteón Real de San Isidoro, en León, España.

DESTACADOS.

*** Con cerca de 900 años de existencia, las pinturas del techo están tal como las dejó el primitivo artista.

*** El artista plasmó historias religiosas diversas, profundamente enraizadas en la cosmovisión de aquella oscura época.

*** Son seis las bóvedas, decoradas con excepcionales pinturas al temple, en un programa iconográfico variado que incluye escenas del Evangelio y hasta un calendario agrícola.

La Capilla Sixtina es una de las mayores expresiones del arte de la humanidad. Construida en el siglo XV, durante el mandato del papa Sixto IV, es una de las estancias más celebres del Vaticano. Pero su fama no proviene de su estructura constructiva, ni siquiera porque sea el lugar de los cónclaves para la elección papa, sino se debe a la obra pictórica que allí dejó Michelangelo Buonaroti, conocido como Miguel Angel.

Podrían desaparecer todas las pinturas que realizó el ser humano en el siglo XVI y sólo con contemplar ésta cualquier espíritu sensible se percataría del...

Hay una Capilla Sixtina en la que Miguel Angel nos dejó los mejores frescos del Renacimiento, pero hay otro enclave, calificado como la Capilla Sixtina del románico, donde brilla el mejor arte de varios siglos antes: el Panteón Real de San Isidoro, en León, España.

DESTACADOS.

*** Con cerca de 900 años de existencia, las pinturas del techo están tal como las dejó el primitivo artista.

*** El artista plasmó historias religiosas diversas, profundamente enraizadas en la cosmovisión de aquella oscura época.

*** Son seis las bóvedas, decoradas con excepcionales pinturas al temple, en un programa iconográfico variado que incluye escenas del Evangelio y hasta un calendario agrícola.

La Capilla Sixtina es una de las mayores expresiones del arte de la humanidad. Construida en el siglo XV, durante el mandato del papa Sixto IV, es una de las estancias más celebres del Vaticano. Pero su fama no proviene de su estructura constructiva, ni siquiera porque sea el lugar de los cónclaves para la elección papa, sino se debe a la obra pictórica que allí dejó Michelangelo Buonaroti, conocido como Miguel Angel.

Podrían desaparecer todas las pinturas que realizó el ser humano en el siglo XVI y sólo con contemplar ésta cualquier espíritu sensible se percataría del...

Hay una Capilla Sixtina en la que Miguel Angel nos dejó los mejores frescos del Renacimiento, pero hay otro enclave, calificado como la Capilla Sixtina del románico, donde brilla el mejor arte de varios siglos antes: el Panteón Real de San Isidoro, en León, España.

DESTACADOS.

*** Con cerca de 900 años de existencia, las pinturas del techo están tal como las dejó el primitivo artista.

*** El artista plasmó historias religiosas diversas, profundamente enraizadas en la cosmovisión de aquella oscura época.

*** Son seis las bóvedas, decoradas con excepcionales pinturas al temple, en un programa iconográfico variado que incluye escenas del Evangelio y hasta un calendario agrícola.

La Capilla Sixtina es una de las mayores expresiones del arte de la humanidad. Construida en el siglo XV, durante el mandato del papa Sixto IV, es una de las estancias más celebres del Vaticano. Pero su fama no proviene de su estructura constructiva, ni siquiera porque sea el lugar de los cónclaves para la elección papa, sino se debe a la obra pictórica que allí dejó Michelangelo Buonaroti, conocido como Miguel Angel.

Podrían desaparecer todas las pinturas que realizó el ser humano en el siglo XVI y sólo con contemplar ésta cualquier espíritu sensible se percataría del...

Hay una Capilla Sixtina en la que Miguel Angel nos dejó los mejores frescos del Renacimiento, pero hay otro enclave, calificado como la Capilla Sixtina del románico, donde brilla el mejor arte de varios siglos antes: el Panteón Real de San Isidoro, en León, España.

DESTACADOS.

*** Con cerca de 900 años de existencia, las pinturas del techo están tal como las dejó el primitivo artista.

*** El artista plasmó historias religiosas diversas, profundamente enraizadas en la cosmovisión de aquella oscura época.

*** Son seis las bóvedas, decoradas con excepcionales pinturas al temple, en un programa iconográfico variado que incluye escenas del Evangelio y hasta un calendario agrícola.

La Capilla Sixtina es una de las mayores expresiones del arte de la humanidad. Construida en el siglo XV, durante el mandato del papa Sixto IV, es una de las estancias más celebres del Vaticano. Pero su fama no proviene de su estructura constructiva, ni siquiera porque sea el lugar de los cónclaves para la elección papa, sino se debe a la obra pictórica que allí dejó Michelangelo Buonaroti, conocido como Miguel Angel.

Podrían desaparecer todas las pinturas que realizó el ser humano en el siglo XVI y sólo con contemplar ésta cualquier espíritu sensible se percataría del...

Hay una Capilla Sixtina en la que Miguel Angel nos dejó los mejores frescos del Renacimiento, pero hay otro enclave, calificado como la Capilla Sixtina del románico, donde brilla el mejor arte de varios siglos antes: el Panteón Real de San Isidoro, en León, España.

DESTACADOS.

*** Con cerca de 900 años de existencia, las pinturas del techo están tal como las dejó el primitivo artista.

*** El artista plasmó historias religiosas diversas, profundamente enraizadas en la cosmovisión de aquella oscura época.

*** Son seis las bóvedas, decoradas con excepcionales pinturas al temple, en un programa iconográfico variado que incluye escenas del Evangelio y hasta un calendario agrícola.

La Capilla Sixtina es una de las mayores expresiones del arte de la humanidad. Construida en el siglo XV, durante el mandato del papa Sixto IV, es una de las estancias más celebres del Vaticano. Pero su fama no proviene de su estructura constructiva, ni siquiera porque sea el lugar de los cónclaves para la elección papa, sino se debe a la obra pictórica que allí dejó Michelangelo Buonaroti, conocido como Miguel Angel.

Podrían desaparecer todas las pinturas que realizó el ser humano en el siglo XVI y sólo con contemplar ésta cualquier espíritu sensible se percataría del...

Hay una Capilla Sixtina en la que Miguel Angel nos dejó los mejores frescos del Renacimiento, pero hay otro enclave, calificado como la Capilla Sixtina del románico, donde brilla el mejor arte de varios siglos antes: el Panteón Real de San Isidoro, en León, España.

DESTACADOS.

*** Con cerca de 900 años de existencia, las pinturas del techo están tal como las dejó el primitivo artista.

*** El artista plasmó historias religiosas diversas, profundamente enraizadas en la cosmovisión de aquella oscura época.

*** Son seis las bóvedas, decoradas con excepcionales pinturas al temple, en un programa iconográfico variado que incluye escenas del Evangelio y hasta un calendario agrícola.

La Capilla Sixtina es una de las mayores expresiones del arte de la humanidad. Construida en el siglo XV, durante el mandato del papa Sixto IV, es una de las estancias más celebres del Vaticano. Pero su fama no proviene de su estructura constructiva, ni siquiera porque sea el lugar de los cónclaves para la elección papa, sino se debe a la obra pictórica que allí dejó Michelangelo Buonaroti, conocido como Miguel Angel.

Podrían desaparecer todas las pinturas que realizó el ser humano en el siglo XVI y sólo con contemplar ésta cualquier espíritu sensible se percataría del...

Contenidos del Reportaje:

<
>

Son seis las bóvedas, decoradas con excepcionales pinturas al temple, en un programa iconográfico variado que incluye escenas del Evangelio y hasta un calendario agrícola.

Son seis las bóvedas, decoradas con excepcionales pinturas al temple, en un programa iconográfico variado que incluye escenas del Evangelio y hasta un calendario agrícola.

El artista plasmó historias religiosas diversas, profundamente enraizadas en la cosmovisión de aquella oscura época.

Con cerca de 900 años de existencia, las pinturas del techo están tal como las dejó el primitivo artista.

Son seis las bóvedas, decoradas con excepcionales pinturas al temple, en un programa iconográfico variado que incluye escenas del Evangelio y hasta un calendario agrícola.

El artista plasmó historias religiosas diversas, profundamente enraizadas en la cosmovisión de aquella oscura época.

Sugerencias de Producto

Vídeo
EFE VÍDEO España
Texto
Texto deportes general España
Texto
Efedata
Foto
Gráfico Cataluña
Foto
Gráfico deportes España
Texto
Texto España
Texto
Texto Andalucía
Foto
Gráfico Galicia