Reportaje

30/06/2009 12:00 (UTC)

CURIOSIDADES

El Bucarest más viejo

El barrio de Lipscani, corazón del pequeño Bucarest medieval que dejó en pie la locura destructora del dictador Nicolae Ceausescu, es la zona más vibrante y entretenida de la capital de Rumanía

DESTACADOS.

*** Fue el centro político y administrativo en la Edad Media desde que se

trasladara a Bucarest la capital de los reinos rumanos y punto

comercial capital de la Valaquia a partir del siglo XVIII.

*** Las nacionalizaciones del comunismo comenzaron una degradación que se

incrementó después de la Revolución.

*** En las mesas de madera de las terrazas más baratas beben sin parar

vino blanco rumano mezclado con agua con gas -spritz- viejos

barbudos y marginales.

Centro político y administrativo en la Edad Media desde que se

trasladara a Bucarest la capital de los reinos rumanos y punto

comercial capital de la Valaquia a partir del siglo XVIII, en sus

arterias se mezclaban comerciantes judíos, griegos, armenios, turcos,

polacos y rumanos.

Las nacionalizaciones del comunismo comenzaron una degradación que se

incrementó después de la Revolución, cuando en los años noventa las

casas abandonadas fueron ocupadas por gitanos, a menudo en oscuras

operaciones de interés inmobiliario...

El barrio de Lipscani, corazón del pequeño Bucarest medieval que dejó en pie la locura destructora del dictador Nicolae Ceausescu, es la zona más vibrante y entretenida de la capital de Rumanía

DESTACADOS.

*** Fue el centro político y administrativo en la Edad Media desde que se

trasladara a Bucarest la capital de los reinos rumanos y punto

comercial capital de la Valaquia a partir del siglo XVIII.

*** Las nacionalizaciones del comunismo comenzaron una degradación que se

incrementó después de la Revolución.

*** En las mesas de madera de las terrazas más baratas beben sin parar

vino blanco rumano mezclado con agua con gas -spritz- viejos

barbudos y marginales.

Centro político y administrativo en la Edad Media desde que se

trasladara a Bucarest la capital de los reinos rumanos y punto

comercial capital de la Valaquia a partir del siglo XVIII, en sus

arterias se mezclaban comerciantes judíos, griegos, armenios, turcos,

polacos y rumanos.

Las nacionalizaciones del comunismo comenzaron una degradación que se

incrementó después de la Revolución, cuando en los años noventa las

casas abandonadas fueron ocupadas por gitanos, a menudo en oscuras

operaciones de interés inmobiliario...

El barrio de Lipscani, corazón del pequeño Bucarest medieval que dejó en pie la locura destructora del dictador Nicolae Ceausescu, es la zona más vibrante y entretenida de la capital de Rumanía

DESTACADOS.

*** Fue el centro político y administrativo en la Edad Media desde que se

trasladara a Bucarest la capital de los reinos rumanos y punto

comercial capital de la Valaquia a partir del siglo XVIII.

*** Las nacionalizaciones del comunismo comenzaron una degradación que se

incrementó después de la Revolución.

*** En las mesas de madera de las terrazas más baratas beben sin parar

vino blanco rumano mezclado con agua con gas -spritz- viejos

barbudos y marginales.

Centro político y administrativo en la Edad Media desde que se

trasladara a Bucarest la capital de los reinos rumanos y punto

comercial capital de la Valaquia a partir del siglo XVIII, en sus

arterias se mezclaban comerciantes judíos, griegos, armenios, turcos,

polacos y rumanos.

Las nacionalizaciones del comunismo comenzaron una degradación que se

incrementó después de la Revolución, cuando en los años noventa las

casas abandonadas fueron ocupadas por gitanos, a menudo en oscuras

operaciones de interés inmobiliario...

El barrio de Lipscani, corazón del pequeño Bucarest medieval que dejó en pie la locura destructora del dictador Nicolae Ceausescu, es la zona más vibrante y entretenida de la capital de Rumanía

DESTACADOS.

*** Fue el centro político y administrativo en la Edad Media desde que se

trasladara a Bucarest la capital de los reinos rumanos y punto

comercial capital de la Valaquia a partir del siglo XVIII.

*** Las nacionalizaciones del comunismo comenzaron una degradación que se

incrementó después de la Revolución.

*** En las mesas de madera de las terrazas más baratas beben sin parar

vino blanco rumano mezclado con agua con gas -spritz- viejos

barbudos y marginales.

Centro político y administrativo en la Edad Media desde que se

trasladara a Bucarest la capital de los reinos rumanos y punto

comercial capital de la Valaquia a partir del siglo XVIII, en sus

arterias se mezclaban comerciantes judíos, griegos, armenios, turcos,

polacos y rumanos.

Las nacionalizaciones del comunismo comenzaron una degradación que se

incrementó después de la Revolución, cuando en los años noventa las

casas abandonadas fueron ocupadas por gitanos, a menudo en oscuras

operaciones de interés inmobiliario...

El barrio de Lipscani, corazón del pequeño Bucarest medieval que dejó en pie la locura destructora del dictador Nicolae Ceausescu, es la zona más vibrante y entretenida de la capital de Rumanía

DESTACADOS.

*** Fue el centro político y administrativo en la Edad Media desde que se

trasladara a Bucarest la capital de los reinos rumanos y punto

comercial capital de la Valaquia a partir del siglo XVIII.

*** Las nacionalizaciones del comunismo comenzaron una degradación que se

incrementó después de la Revolución.

*** En las mesas de madera de las terrazas más baratas beben sin parar

vino blanco rumano mezclado con agua con gas -spritz- viejos

barbudos y marginales.

Centro político y administrativo en la Edad Media desde que se

trasladara a Bucarest la capital de los reinos rumanos y punto

comercial capital de la Valaquia a partir del siglo XVIII, en sus

arterias se mezclaban comerciantes judíos, griegos, armenios, turcos,

polacos y rumanos.

Las nacionalizaciones del comunismo comenzaron una degradación que se

incrementó después de la Revolución, cuando en los años noventa las

casas abandonadas fueron ocupadas por gitanos, a menudo en oscuras

operaciones de interés inmobiliario...

El barrio de Lipscani, corazón del pequeño Bucarest medieval que dejó en pie la locura destructora del dictador Nicolae Ceausescu, es la zona más vibrante y entretenida de la capital de Rumanía

DESTACADOS.

*** Fue el centro político y administrativo en la Edad Media desde que se

trasladara a Bucarest la capital de los reinos rumanos y punto

comercial capital de la Valaquia a partir del siglo XVIII.

*** Las nacionalizaciones del comunismo comenzaron una degradación que se

incrementó después de la Revolución.

*** En las mesas de madera de las terrazas más baratas beben sin parar

vino blanco rumano mezclado con agua con gas -spritz- viejos

barbudos y marginales.

Centro político y administrativo en la Edad Media desde que se

trasladara a Bucarest la capital de los reinos rumanos y punto

comercial capital de la Valaquia a partir del siglo XVIII, en sus

arterias se mezclaban comerciantes judíos, griegos, armenios, turcos,

polacos y rumanos.

Las nacionalizaciones del comunismo comenzaron una degradación que se

incrementó después de la Revolución, cuando en los años noventa las

casas abandonadas fueron ocupadas por gitanos, a menudo en oscuras

operaciones de interés inmobiliario...

El barrio de Lipscani, corazón del pequeño Bucarest medieval que dejó en pie la locura destructora del dictador Nicolae Ceausescu, es la zona más vibrante y entretenida de la capital de Rumanía

DESTACADOS.

*** Fue el centro político y administrativo en la Edad Media desde que se

trasladara a Bucarest la capital de los reinos rumanos y punto

comercial capital de la Valaquia a partir del siglo XVIII.

*** Las nacionalizaciones del comunismo comenzaron una degradación que se

incrementó después de la Revolución.

*** En las mesas de madera de las terrazas más baratas beben sin parar

vino blanco rumano mezclado con agua con gas -spritz- viejos

barbudos y marginales.

Centro político y administrativo en la Edad Media desde que se

trasladara a Bucarest la capital de los reinos rumanos y punto

comercial capital de la Valaquia a partir del siglo XVIII, en sus

arterias se mezclaban comerciantes judíos, griegos, armenios, turcos,

polacos y rumanos.

Las nacionalizaciones del comunismo comenzaron una degradación que se

incrementó después de la Revolución, cuando en los años noventa las

casas abandonadas fueron ocupadas por gitanos, a menudo en oscuras

operaciones de interés inmobiliario...

Contenidos del Reportaje:

<
>

Zanjas y pasarelas de madera en una calle del barrio de Lipscani.

Dos transeúntes pasan frente a un escaparate de trajes de novia.

Tienda de sombreros en una de las aceras.

Un ciudadano pasea ante una tienda de trajes de novia.

Terraza popular.

Lipscani 025. Edificios históricos degradados en Lipscani.

Terraza de moda.

Sugerencias de Producto

Texto
Texto deportes general España
Texto
Efedata
Texto
EFECOM
Multimedia
Contenidos digitales general multimedia con vídeo España
Foto
Gráfico Galicia
Foto
Gráfico Cataluña
Foto
Fototeca
Foto
Servicio Gráfico General España