Reportaje

21/09/2010 12:00 (UTC)

DECORACIÓN

Baúles, la tradición más moderna

De cuero, pintados, lijados a mano y restaurados o recién comprados, los baúles, que siempre han estado ahí, presentan nueva cara.

DESTACADOS:.

-- El diseño colonial ha apostado fuerte por este tipo de mobiliario. Pero en su factura, el wengué o el iroco pasan de largo.

-- Como mesa auxiliar en el salón o a los pies de la cama puede resultar un elemento ideal.

-- “Un baúl colonial resulta un complemento del mobiliario del hogar realmente versátil. Su capacidad interior es perfecta como espacio de almacenaje adicional, mientras que la superficie superior que queda tras cerrarlo es ideal como soporte”, afirma un responsable de la firma PortobelloStreet.

Los baúles siempre han escondido misterios, historias de otros tiempos que estamos deseando escuchar para que nos desvelen más sobre nuestro pasado familiar, aunque sea el más próximo.

Siempre de gran tamaño, lo habitual es que uno olvide lo que guardan dentro y, una vez que los abre, vaya descubriendo algún hallazgo de esos que nos devuelven una sonrisa por un grato recuerdo.

Como en un juego, como si desaparecieran por arte de magia, en un baúl caben todo tipo...

De cuero, pintados, lijados a mano y restaurados o recién comprados, los baúles, que siempre han estado ahí, presentan nueva cara.

DESTACADOS:.

-- El diseño colonial ha apostado fuerte por este tipo de mobiliario. Pero en su factura, el wengué o el iroco pasan de largo.

-- Como mesa auxiliar en el salón o a los pies de la cama puede resultar un elemento ideal.

-- “Un baúl colonial resulta un complemento del mobiliario del hogar realmente versátil. Su capacidad interior es perfecta como espacio de almacenaje adicional, mientras que la superficie superior que queda tras cerrarlo es ideal como soporte”, afirma un responsable de la firma PortobelloStreet.

Los baúles siempre han escondido misterios, historias de otros tiempos que estamos deseando escuchar para que nos desvelen más sobre nuestro pasado familiar, aunque sea el más próximo.

Siempre de gran tamaño, lo habitual es que uno olvide lo que guardan dentro y, una vez que los abre, vaya descubriendo algún hallazgo de esos que nos devuelven una sonrisa por un grato recuerdo.

Como en un juego, como si desaparecieran por arte de magia, en un baúl caben todo tipo...

De cuero, pintados, lijados a mano y restaurados o recién comprados, los baúles, que siempre han estado ahí, presentan nueva cara.

DESTACADOS:.

-- El diseño colonial ha apostado fuerte por este tipo de mobiliario. Pero en su factura, el wengué o el iroco pasan de largo.

-- Como mesa auxiliar en el salón o a los pies de la cama puede resultar un elemento ideal.

-- “Un baúl colonial resulta un complemento del mobiliario del hogar realmente versátil. Su capacidad interior es perfecta como espacio de almacenaje adicional, mientras que la superficie superior que queda tras cerrarlo es ideal como soporte”, afirma un responsable de la firma PortobelloStreet.

Los baúles siempre han escondido misterios, historias de otros tiempos que estamos deseando escuchar para que nos desvelen más sobre nuestro pasado familiar, aunque sea el más próximo.

Siempre de gran tamaño, lo habitual es que uno olvide lo que guardan dentro y, una vez que los abre, vaya descubriendo algún hallazgo de esos que nos devuelven una sonrisa por un grato recuerdo.

Como en un juego, como si desaparecieran por arte de magia, en un baúl caben todo tipo...

Contenidos del Reportaje:

<
>

En las habitaciones infantiles los baúles ayudan amantener el orden.

En piel sintética, se convierte en una mesa ideal para el salón.

A los pies de la cama, el lugar ideal para guardar ropa para el hogar.

Sugerencias de Producto

Texto
Texto economía Turismo
Texto
Efedata
Reportaje
Reportajes general España
Foto
Gráfico Cataluña
Texto
Texto Andalucía
Vídeo
EFE VÍDEO Internacional para España
Foto
Gráfico Galicia
Multimedia
Contenidos digitales general multimedia con vídeo España