Reportaje

23/08/2003 12:00 (UTC)

MODA

Arte precolombino para la nueva moda mexicana

  • Fecha: 23/08/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Alberto Cabezas
  • Fotos: 12
  • Palabras: 1422
  • Referencia: 4000008998

Las nuevas tendencias de diseño y moda mexicanos no se olvidan de las tradiciones del país, y junto a planes para darse a conocer en el extranjero convive la búsqueda de las más hondas raíces de la tradición indigenista.

Este es el planteamiento de los jóvenes diseñadores Ricardo Covalín y Cristina Pineda, quienes basan sus trabajos en la herencia viva de los huicholes, tarahumaras, mixtecos, mayas o zapotecos entre otros grupos étnicos mexicanos.

El concepto de Pineda-Covalin, la empresa de diseño que la pareja fundó hace siete años en la Ciudad de México, surgió de los museos, recuerda Ricardo Covalín, de 31 años, quien conoció su socia, Cristina, cuando ambos colaboraron en el servicio social con comunidades de la península de Yucatán.

"Nos llamaron porque había una empresa con 2.000 artesanos que cerró y los dejaron sin trabajo. Ellos querían ideas de productos para ser autosuficientes", explica Ricardo.

El trabajo entonces consistió en utilizar los recursos autóctonos de las comunidades, la madera y el enequén (fibra vegetal que sale del maguey) para hacer bolsos, artesanías y figurillas que se pudieran vender en ciudades como Mérida, una de las más turísticas de la zona.

"Ni cobrábamos ni nada", explica Ricardo, quien destaca cómo los que confiaron en ellos vieron muy pronto que la experiencia funcionaba: “Les hacíamos una bolsa más contemporánea que las mujeres podían tejer y al día siguiente decían, 'no traje lo que me...

  • Fecha: 23/08/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Alberto Cabezas
  • Fotos: 12
  • Palabras: 1422
  • Referencia: 4000008998

Las nuevas tendencias de diseño y moda mexicanos no se olvidan de las tradiciones del país, y junto a planes para darse a conocer en el extranjero convive la búsqueda de las más hondas raíces de la tradición indigenista.

Este es el planteamiento de los jóvenes diseñadores Ricardo Covalín y Cristina Pineda, quienes basan sus trabajos en la herencia viva de los huicholes, tarahumaras, mixtecos, mayas o zapotecos entre otros grupos étnicos mexicanos.

El concepto de Pineda-Covalin, la empresa de diseño que la pareja fundó hace siete años en la Ciudad de México, surgió de los museos, recuerda Ricardo Covalín, de 31 años, quien conoció su socia, Cristina, cuando ambos colaboraron en el servicio social con comunidades de la península de Yucatán.

"Nos llamaron porque había una empresa con 2.000 artesanos que cerró y los dejaron sin trabajo. Ellos querían ideas de productos para ser autosuficientes", explica Ricardo.

El trabajo entonces consistió en utilizar los recursos autóctonos de las comunidades, la madera y el enequén (fibra vegetal que sale del maguey) para hacer bolsos, artesanías y figurillas que se pudieran vender en ciudades como Mérida, una de las más turísticas de la zona.

"Ni cobrábamos ni nada", explica Ricardo, quien destaca cómo los que confiaron en ellos vieron muy pronto que la experiencia funcionaba: “Les hacíamos una bolsa más contemporánea que las mujeres podían tejer y al día siguiente decían, 'no traje lo que me...

  • Fecha: 23/08/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Alberto Cabezas
  • Fotos: 12
  • Palabras: 1422
  • Referencia: 4000008998

Las nuevas tendencias de diseño y moda mexicanos no se olvidan de las tradiciones del país, y junto a planes para darse a conocer en el extranjero convive la búsqueda de las más hondas raíces de la tradición indigenista.

Este es el planteamiento de los jóvenes diseñadores Ricardo Covalín y Cristina Pineda, quienes basan sus trabajos en la herencia viva de los huicholes, tarahumaras, mixtecos, mayas o zapotecos entre otros grupos étnicos mexicanos.

El concepto de Pineda-Covalin, la empresa de diseño que la pareja fundó hace siete años en la Ciudad de México, surgió de los museos, recuerda Ricardo Covalín, de 31 años, quien conoció su socia, Cristina, cuando ambos colaboraron en el servicio social con comunidades de la península de Yucatán.

"Nos llamaron porque había una empresa con 2.000 artesanos que cerró y los dejaron sin trabajo. Ellos querían ideas de productos para ser autosuficientes", explica Ricardo.

El trabajo entonces consistió en utilizar los recursos autóctonos de las comunidades, la madera y el enequén (fibra vegetal que sale del maguey) para hacer bolsos, artesanías y figurillas que se pudieran vender en ciudades como Mérida, una de las más turísticas de la zona.

"Ni cobrábamos ni nada", explica Ricardo, quien destaca cómo los que confiaron en ellos vieron muy pronto que la experiencia funcionaba: “Les hacíamos una bolsa más contemporánea que las mujeres podían tejer y al día siguiente decían, 'no traje lo que me...

  • Fecha: 23/08/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Alberto Cabezas
  • Fotos: 12
  • Palabras: 1422
  • Referencia: 4000008998

Las nuevas tendencias de diseño y moda mexicanos no se olvidan de las tradiciones del país, y junto a planes para darse a conocer en el extranjero convive la búsqueda de las más hondas raíces de la tradición indigenista.

Este es el planteamiento de los jóvenes diseñadores Ricardo Covalín y Cristina Pineda, quienes basan sus trabajos en la herencia viva de los huicholes, tarahumaras, mixtecos, mayas o zapotecos entre otros grupos étnicos mexicanos.

El concepto de Pineda-Covalin, la empresa de diseño que la pareja fundó hace siete años en la Ciudad de México, surgió de los museos, recuerda Ricardo Covalín, de 31 años, quien conoció su socia, Cristina, cuando ambos colaboraron en el servicio social con comunidades de la península de Yucatán.

"Nos llamaron porque había una empresa con 2.000 artesanos que cerró y los dejaron sin trabajo. Ellos querían ideas de productos para ser autosuficientes", explica Ricardo.

El trabajo entonces consistió en utilizar los recursos autóctonos de las comunidades, la madera y el enequén (fibra vegetal que sale del maguey) para hacer bolsos, artesanías y figurillas que se pudieran vender en ciudades como Mérida, una de las más turísticas de la zona.

"Ni cobrábamos ni nada", explica Ricardo, quien destaca cómo los que confiaron en ellos vieron muy pronto que la experiencia funcionaba: “Les hacíamos una bolsa más contemporánea que las mujeres podían tejer y al día siguiente decían, 'no traje lo que me...

  • Fecha: 23/08/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Alberto Cabezas
  • Fotos: 12
  • Palabras: 1422
  • Referencia: 4000008998

Las nuevas tendencias de diseño y moda mexicanos no se olvidan de las tradiciones del país, y junto a planes para darse a conocer en el extranjero convive la búsqueda de las más hondas raíces de la tradición indigenista.

Este es el planteamiento de los jóvenes diseñadores Ricardo Covalín y Cristina Pineda, quienes basan sus trabajos en la herencia viva de los huicholes, tarahumaras, mixtecos, mayas o zapotecos entre otros grupos étnicos mexicanos.

El concepto de Pineda-Covalin, la empresa de diseño que la pareja fundó hace siete años en la Ciudad de México, surgió de los museos, recuerda Ricardo Covalín, de 31 años, quien conoció su socia, Cristina, cuando ambos colaboraron en el servicio social con comunidades de la península de Yucatán.

"Nos llamaron porque había una empresa con 2.000 artesanos que cerró y los dejaron sin trabajo. Ellos querían ideas de productos para ser autosuficientes", explica Ricardo.

El trabajo entonces consistió en utilizar los recursos autóctonos de las comunidades, la madera y el enequén (fibra vegetal que sale del maguey) para hacer bolsos, artesanías y figurillas que se pudieran vender en ciudades como Mérida, una de las más turísticas de la zona.

"Ni cobrábamos ni nada", explica Ricardo, quien destaca cómo los que confiaron en ellos vieron muy pronto que la experiencia funcionaba: “Les hacíamos una bolsa más contemporánea que las mujeres podían tejer y al día siguiente decían, 'no traje lo que me...

  • Fecha: 23/08/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Alberto Cabezas
  • Fotos: 12
  • Palabras: 1422
  • Referencia: 4000008998

Las nuevas tendencias de diseño y moda mexicanos no se olvidan de las tradiciones del país, y junto a planes para darse a conocer en el extranjero convive la búsqueda de las más hondas raíces de la tradición indigenista.

Este es el planteamiento de los jóvenes diseñadores Ricardo Covalín y Cristina Pineda, quienes basan sus trabajos en la herencia viva de los huicholes, tarahumaras, mixtecos, mayas o zapotecos entre otros grupos étnicos mexicanos.

El concepto de Pineda-Covalin, la empresa de diseño que la pareja fundó hace siete años en la Ciudad de México, surgió de los museos, recuerda Ricardo Covalín, de 31 años, quien conoció su socia, Cristina, cuando ambos colaboraron en el servicio social con comunidades de la península de Yucatán.

"Nos llamaron porque había una empresa con 2.000 artesanos que cerró y los dejaron sin trabajo. Ellos querían ideas de productos para ser autosuficientes", explica Ricardo.

El trabajo entonces consistió en utilizar los recursos autóctonos de las comunidades, la madera y el enequén (fibra vegetal que sale del maguey) para hacer bolsos, artesanías y figurillas que se pudieran vender en ciudades como Mérida, una de las más turísticas de la zona.

"Ni cobrábamos ni nada", explica Ricardo, quien destaca cómo los que confiaron en ellos vieron muy pronto que la experiencia funcionaba: “Les hacíamos una bolsa más contemporánea que las mujeres podían tejer y al día siguiente decían, 'no traje lo que me...

  • Fecha: 23/08/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Alberto Cabezas
  • Fotos: 12
  • Palabras: 1422
  • Referencia: 4000008998

Las nuevas tendencias de diseño y moda mexicanos no se olvidan de las tradiciones del país, y junto a planes para darse a conocer en el extranjero convive la búsqueda de las más hondas raíces de la tradición indigenista.

Este es el planteamiento de los jóvenes diseñadores Ricardo Covalín y Cristina Pineda, quienes basan sus trabajos en la herencia viva de los huicholes, tarahumaras, mixtecos, mayas o zapotecos entre otros grupos étnicos mexicanos.

El concepto de Pineda-Covalin, la empresa de diseño que la pareja fundó hace siete años en la Ciudad de México, surgió de los museos, recuerda Ricardo Covalín, de 31 años, quien conoció su socia, Cristina, cuando ambos colaboraron en el servicio social con comunidades de la península de Yucatán.

"Nos llamaron porque había una empresa con 2.000 artesanos que cerró y los dejaron sin trabajo. Ellos querían ideas de productos para ser autosuficientes", explica Ricardo.

El trabajo entonces consistió en utilizar los recursos autóctonos de las comunidades, la madera y el enequén (fibra vegetal que sale del maguey) para hacer bolsos, artesanías y figurillas que se pudieran vender en ciudades como Mérida, una de las más turísticas de la zona.

"Ni cobrábamos ni nada", explica Ricardo, quien destaca cómo los que confiaron en ellos vieron muy pronto que la experiencia funcionaba: “Les hacíamos una bolsa más contemporánea que las mujeres podían tejer y al día siguiente decían, 'no traje lo que me...

  • Fecha: 23/08/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Alberto Cabezas
  • Fotos: 12
  • Palabras: 1422
  • Referencia: 4000008998

Las nuevas tendencias de diseño y moda mexicanos no se olvidan de las tradiciones del país, y junto a planes para darse a conocer en el extranjero convive la búsqueda de las más hondas raíces de la tradición indigenista.

Este es el planteamiento de los jóvenes diseñadores Ricardo Covalín y Cristina Pineda, quienes basan sus trabajos en la herencia viva de los huicholes, tarahumaras, mixtecos, mayas o zapotecos entre otros grupos étnicos mexicanos.

El concepto de Pineda-Covalin, la empresa de diseño que la pareja fundó hace siete años en la Ciudad de México, surgió de los museos, recuerda Ricardo Covalín, de 31 años, quien conoció su socia, Cristina, cuando ambos colaboraron en el servicio social con comunidades de la península de Yucatán.

"Nos llamaron porque había una empresa con 2.000 artesanos que cerró y los dejaron sin trabajo. Ellos querían ideas de productos para ser autosuficientes", explica Ricardo.

El trabajo entonces consistió en utilizar los recursos autóctonos de las comunidades, la madera y el enequén (fibra vegetal que sale del maguey) para hacer bolsos, artesanías y figurillas que se pudieran vender en ciudades como Mérida, una de las más turísticas de la zona.

"Ni cobrábamos ni nada", explica Ricardo, quien destaca cómo los que confiaron en ellos vieron muy pronto que la experiencia funcionaba: “Les hacíamos una bolsa más contemporánea que las mujeres podían tejer y al día siguiente decían, 'no traje lo que me...

  • Fecha: 23/08/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Alberto Cabezas
  • Fotos: 12
  • Palabras: 1422
  • Referencia: 4000008998

Las nuevas tendencias de diseño y moda mexicanos no se olvidan de las tradiciones del país, y junto a planes para darse a conocer en el extranjero convive la búsqueda de las más hondas raíces de la tradición indigenista.

Este es el planteamiento de los jóvenes diseñadores Ricardo Covalín y Cristina Pineda, quienes basan sus trabajos en la herencia viva de los huicholes, tarahumaras, mixtecos, mayas o zapotecos entre otros grupos étnicos mexicanos.

El concepto de Pineda-Covalin, la empresa de diseño que la pareja fundó hace siete años en la Ciudad de México, surgió de los museos, recuerda Ricardo Covalín, de 31 años, quien conoció su socia, Cristina, cuando ambos colaboraron en el servicio social con comunidades de la península de Yucatán.

"Nos llamaron porque había una empresa con 2.000 artesanos que cerró y los dejaron sin trabajo. Ellos querían ideas de productos para ser autosuficientes", explica Ricardo.

El trabajo entonces consistió en utilizar los recursos autóctonos de las comunidades, la madera y el enequén (fibra vegetal que sale del maguey) para hacer bolsos, artesanías y figurillas que se pudieran vender en ciudades como Mérida, una de las más turísticas de la zona.

"Ni cobrábamos ni nada", explica Ricardo, quien destaca cómo los que confiaron en ellos vieron muy pronto que la experiencia funcionaba: “Les hacíamos una bolsa más contemporánea que las mujeres podían tejer y al día siguiente decían, 'no traje lo que me...

  • Fecha: 23/08/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Alberto Cabezas
  • Fotos: 12
  • Palabras: 1422
  • Referencia: 4000008998

Las nuevas tendencias de diseño y moda mexicanos no se olvidan de las tradiciones del país, y junto a planes para darse a conocer en el extranjero convive la búsqueda de las más hondas raíces de la tradición indigenista.

Este es el planteamiento de los jóvenes diseñadores Ricardo Covalín y Cristina Pineda, quienes basan sus trabajos en la herencia viva de los huicholes, tarahumaras, mixtecos, mayas o zapotecos entre otros grupos étnicos mexicanos.

El concepto de Pineda-Covalin, la empresa de diseño que la pareja fundó hace siete años en la Ciudad de México, surgió de los museos, recuerda Ricardo Covalín, de 31 años, quien conoció su socia, Cristina, cuando ambos colaboraron en el servicio social con comunidades de la península de Yucatán.

"Nos llamaron porque había una empresa con 2.000 artesanos que cerró y los dejaron sin trabajo. Ellos querían ideas de productos para ser autosuficientes", explica Ricardo.

El trabajo entonces consistió en utilizar los recursos autóctonos de las comunidades, la madera y el enequén (fibra vegetal que sale del maguey) para hacer bolsos, artesanías y figurillas que se pudieran vender en ciudades como Mérida, una de las más turísticas de la zona.

"Ni cobrábamos ni nada", explica Ricardo, quien destaca cómo los que confiaron en ellos vieron muy pronto que la experiencia funcionaba: “Les hacíamos una bolsa más contemporánea que las mujeres podían tejer y al día siguiente decían, 'no traje lo que me...

  • Fecha: 23/08/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Alberto Cabezas
  • Fotos: 12
  • Palabras: 1422
  • Referencia: 4000008998

Las nuevas tendencias de diseño y moda mexicanos no se olvidan de las tradiciones del país, y junto a planes para darse a conocer en el extranjero convive la búsqueda de las más hondas raíces de la tradición indigenista.

Este es el planteamiento de los jóvenes diseñadores Ricardo Covalín y Cristina Pineda, quienes basan sus trabajos en la herencia viva de los huicholes, tarahumaras, mixtecos, mayas o zapotecos entre otros grupos étnicos mexicanos.

El concepto de Pineda-Covalin, la empresa de diseño que la pareja fundó hace siete años en la Ciudad de México, surgió de los museos, recuerda Ricardo Covalín, de 31 años, quien conoció su socia, Cristina, cuando ambos colaboraron en el servicio social con comunidades de la península de Yucatán.

"Nos llamaron porque había una empresa con 2.000 artesanos que cerró y los dejaron sin trabajo. Ellos querían ideas de productos para ser autosuficientes", explica Ricardo.

El trabajo entonces consistió en utilizar los recursos autóctonos de las comunidades, la madera y el enequén (fibra vegetal que sale del maguey) para hacer bolsos, artesanías y figurillas que se pudieran vender en ciudades como Mérida, una de las más turísticas de la zona.

"Ni cobrábamos ni nada", explica Ricardo, quien destaca cómo los que confiaron en ellos vieron muy pronto que la experiencia funcionaba: “Les hacíamos una bolsa más contemporánea que las mujeres podían tejer y al día siguiente decían, 'no traje lo que me...

  • Fecha: 23/08/2003 12:00 (UTC)
  • Autor: Alberto Cabezas
  • Fotos: 12
  • Palabras: 1422
  • Referencia: 4000008998

Las nuevas tendencias de diseño y moda mexicanos no se olvidan de las tradiciones del país, y junto a planes para darse a conocer en el extranjero convive la búsqueda de las más hondas raíces de la tradición indigenista.

Este es el planteamiento de los jóvenes diseñadores Ricardo Covalín y Cristina Pineda, quienes basan sus trabajos en la herencia viva de los huicholes, tarahumaras, mixtecos, mayas o zapotecos entre otros grupos étnicos mexicanos.

El concepto de Pineda-Covalin, la empresa de diseño que la pareja fundó hace siete años en la Ciudad de México, surgió de los museos, recuerda Ricardo Covalín, de 31 años, quien conoció su socia, Cristina, cuando ambos colaboraron en el servicio social con comunidades de la península de Yucatán.

"Nos llamaron porque había una empresa con 2.000 artesanos que cerró y los dejaron sin trabajo. Ellos querían ideas de productos para ser autosuficientes", explica Ricardo.

El trabajo entonces consistió en utilizar los recursos autóctonos de las comunidades, la madera y el enequén (fibra vegetal que sale del maguey) para hacer bolsos, artesanías y figurillas que se pudieran vender en ciudades como Mérida, una de las más turísticas de la zona.

"Ni cobrábamos ni nada", explica Ricardo, quien destaca cómo los que confiaron en ellos vieron muy pronto que la experiencia funcionaba: “Les hacíamos una bolsa más contemporánea que las mujeres podían tejer y al día siguiente decían, 'no traje lo que me...

Contenidos del Reportaje:

<
>

Los motivos prehispánicos han sido muy utilizados en los trabajos de los diseñadores mexicanos. En la foto una corbata junto a un ídolo prehispánico.

Una modelo mexicana con el cuerpo pintado con diseños inspirados en el dios del tabaco posa en el Centro Cultural de España en México durante una presentación de la colección de tabaco veracruzano “Te-Amo”.

Los bolsos de señora están entre los productos más populares de Pineda-Covalin

Las corbatas diseñadas por Pineda-Covalin aluden a productos y diseños muy mexicanos y se presentan con gran variedad de colores.

Un modelo mexicano camina mostrando las corbatas de Pineda-Covalín durante uno de los desfiles de la empresa.

Una modelo vestida como Frida Kahlo y en silla de ruedas participa en un desfile. Los diseñadores mexicanos han popularizado productos inspirados en esta pintora y en Diego Rivera.

Una modelo mexicana vestida con un traje inspirado en la Virgen de Guadalupe desfila por la pasarela durante una presentación de Pineda-Covalín.

Dos modelos mexicanas posan en el Centro Cultural de España en México durante la presentación del diseño de una caja de tabaco y otros productos de Pineda-Covalin.

Los diseños prehispánicos y basados en la cultura indígena también se utilizan en productos para el hogar, como perfumes o velas.

Ricardo Covalín muestra el diseño de una mascada (pañuelo de señora) diseñada con un diseño tehuano.

Lámparas con diseños inspirados en la cultura indígena también forman parte de los artículos que comercializa Pineda-Covalin.

Las mascadas (pañuelos de seda para señora) están entre los productos más vendidos por Pineda-Covalín. En la foto una inspirada en el papel picado.

Sugerencias de Producto

Vídeo
EFE VÍDEO Internacional para España
Texto
Texto internacional general para España
Texto
Efedata
Foto
Gráfico Galicia
Texto
Texto deportes general España
Foto
Gráfico Cataluña
Foto
Servicio Gráfico General España
Vídeo
EFE VÍDEO España