Reportaje

08/09/2009 12:00 (UTC)

DEPORTES

Aprendices de Sharápova

La ambición rubia de María Sharápova no tiene límites. Tenis, publicidad y moda. Es la encarnación del sueño americano. En Rusia hay una pléyade de niñas dispuestas a recoger el testigo.

DESTACADOS.

-- Belokámennaya (Piedra blanca) es una de las mejores academias de Rusia. En sus rojizas pistas de arcilla entrenan las futuras estrellas del tenis ruso y mundial. Una visita a sus instalaciones permite entender por qué este país ha producido en los últimos años las mejores tenistas del circuito profesional.

-- Pese a que la competencia es despiadada y todos aspiran a ganar un “grand slam”, la relación entre los niños es muy amistosa. Se pasan el tiempo riendo y gastando bromas.

-- Para ser una estrella, afirma, se necesita “buena salud, una buena academia, un buen entrenador, unos padres comprensivos y, por supuesto, dinero”, explica Naúmov.

Sharápova es la encarnación del sueño americano. Desde que emigró a Florida a los siete años de edad ha conseguido casi todo lo que se ha propuesto. Con todo, últimamente, entre lesiones y noviazgos, parece más concentrada en todo menos en el deporte que le lanzó a la fama. No hay por qué alarmarse. En Rusia hay una pléyade de niñas...

La ambición rubia de María Sharápova no tiene límites. Tenis, publicidad y moda. Es la encarnación del sueño americano. En Rusia hay una pléyade de niñas dispuestas a recoger el testigo.

DESTACADOS.

-- Belokámennaya (Piedra blanca) es una de las mejores academias de Rusia. En sus rojizas pistas de arcilla entrenan las futuras estrellas del tenis ruso y mundial. Una visita a sus instalaciones permite entender por qué este país ha producido en los últimos años las mejores tenistas del circuito profesional.

-- Pese a que la competencia es despiadada y todos aspiran a ganar un “grand slam”, la relación entre los niños es muy amistosa. Se pasan el tiempo riendo y gastando bromas.

-- Para ser una estrella, afirma, se necesita “buena salud, una buena academia, un buen entrenador, unos padres comprensivos y, por supuesto, dinero”, explica Naúmov.

Sharápova es la encarnación del sueño americano. Desde que emigró a Florida a los siete años de edad ha conseguido casi todo lo que se ha propuesto. Con todo, últimamente, entre lesiones y noviazgos, parece más concentrada en todo menos en el deporte que le lanzó a la fama. No hay por qué alarmarse. En Rusia hay una pléyade de niñas...

La ambición rubia de María Sharápova no tiene límites. Tenis, publicidad y moda. Es la encarnación del sueño americano. En Rusia hay una pléyade de niñas dispuestas a recoger el testigo.

DESTACADOS.

-- Belokámennaya (Piedra blanca) es una de las mejores academias de Rusia. En sus rojizas pistas de arcilla entrenan las futuras estrellas del tenis ruso y mundial. Una visita a sus instalaciones permite entender por qué este país ha producido en los últimos años las mejores tenistas del circuito profesional.

-- Pese a que la competencia es despiadada y todos aspiran a ganar un “grand slam”, la relación entre los niños es muy amistosa. Se pasan el tiempo riendo y gastando bromas.

-- Para ser una estrella, afirma, se necesita “buena salud, una buena academia, un buen entrenador, unos padres comprensivos y, por supuesto, dinero”, explica Naúmov.

Sharápova es la encarnación del sueño americano. Desde que emigró a Florida a los siete años de edad ha conseguido casi todo lo que se ha propuesto. Con todo, últimamente, entre lesiones y noviazgos, parece más concentrada en todo menos en el deporte que le lanzó a la fama. No hay por qué alarmarse. En Rusia hay una pléyade de niñas...

La ambición rubia de María Sharápova no tiene límites. Tenis, publicidad y moda. Es la encarnación del sueño americano. En Rusia hay una pléyade de niñas dispuestas a recoger el testigo.

DESTACADOS.

-- Belokámennaya (Piedra blanca) es una de las mejores academias de Rusia. En sus rojizas pistas de arcilla entrenan las futuras estrellas del tenis ruso y mundial. Una visita a sus instalaciones permite entender por qué este país ha producido en los últimos años las mejores tenistas del circuito profesional.

-- Pese a que la competencia es despiadada y todos aspiran a ganar un “grand slam”, la relación entre los niños es muy amistosa. Se pasan el tiempo riendo y gastando bromas.

-- Para ser una estrella, afirma, se necesita “buena salud, una buena academia, un buen entrenador, unos padres comprensivos y, por supuesto, dinero”, explica Naúmov.

Sharápova es la encarnación del sueño americano. Desde que emigró a Florida a los siete años de edad ha conseguido casi todo lo que se ha propuesto. Con todo, últimamente, entre lesiones y noviazgos, parece más concentrada en todo menos en el deporte que le lanzó a la fama. No hay por qué alarmarse. En Rusia hay una pléyade de niñas...

La ambición rubia de María Sharápova no tiene límites. Tenis, publicidad y moda. Es la encarnación del sueño americano. En Rusia hay una pléyade de niñas dispuestas a recoger el testigo.

DESTACADOS.

-- Belokámennaya (Piedra blanca) es una de las mejores academias de Rusia. En sus rojizas pistas de arcilla entrenan las futuras estrellas del tenis ruso y mundial. Una visita a sus instalaciones permite entender por qué este país ha producido en los últimos años las mejores tenistas del circuito profesional.

-- Pese a que la competencia es despiadada y todos aspiran a ganar un “grand slam”, la relación entre los niños es muy amistosa. Se pasan el tiempo riendo y gastando bromas.

-- Para ser una estrella, afirma, se necesita “buena salud, una buena academia, un buen entrenador, unos padres comprensivos y, por supuesto, dinero”, explica Naúmov.

Sharápova es la encarnación del sueño americano. Desde que emigró a Florida a los siete años de edad ha conseguido casi todo lo que se ha propuesto. Con todo, últimamente, entre lesiones y noviazgos, parece más concentrada en todo menos en el deporte que le lanzó a la fama. No hay por qué alarmarse. En Rusia hay una pléyade de niñas...

Contenidos del Reportaje:

<
>

La niña Dasha Chendanova, de once años, entrenando en la academia de Belokámennaya.

Yevgueni Naumov, director de la famosa academia de tenis.

No todas son tan rubias, altas y guapas como la tenista siberiana, pero su ambición es igualmente ilimitada. Un grupo de alumnas antes de iniciar sus clases.

Aunque en minoría, los niños también tienen un hueco en la famosa academia.

Sharápova es la encarnación del sueño americano. Desde que emigró a Florida a los siete años de edad ha conseguido casi todo lo que se ha propuesto.

Sugerencias de Producto

Texto
Texto deportes general América
Foto
Gráfico deportes España
Foto
Servicio Gráfico Internacional-América-Deportes
Texto
Texto deportes general España
Vídeo
EFE VÍDEO Internacional para España
Foto
Gráfico Galicia
Reportaje
Reportajes general España
Foto
Fototeca