Reportaje

23/04/2004 12:00 (UTC)

MEDIO AMBIENTE

Animales fuera de lugar

  • Fecha: 23/04/2004 12:00 (UTC)
  • Autor: Inmaculada Tapia
  • Fotos: 6
  • Palabras: 893
  • Referencia: 4000013122

El capricho y el desconocimiento están provocando viajes inauditos de especies exóticas a las que se aleja de su hábitat natural. Un perjuicio que no sólo se manifiesta en el animal sino que también provoca estragos en el medio ambiente del país de acogida, cuando después de la ilusión que provoca la novedad, sus propietarios se deshacen de ellos en un espacio inadecuado.

El comercio ilegal de especies exóticas es un negocio rentable del que se aprovechan desaprensivos en busca de una abultada cuenta corriente. Los viajes alrededor del mundo han creado en la mentalidad de muchos turistas la idea errónea de adquirir una especie autóctona como si fuera un `souvenir´ más. Su compra en mercadillos o su captura durante un paseo convierte luego los aeropuertos en auténticos zoológicos, pues es la policía quien se encarga de retener las especies a la espera de repatriarlas a su lugar de origen.

Sin embargo, muchas de estas especies pueblan los hogares de todo el mundo. Caimanes, serpientes, arañas, salamandras o monos han cohabitado en viviendas de 70 metros o menos con sus inquilinos habituales. La situación se descubre cuando cansados de cuidar el animal sus dueños lo abandonan a su suerte en cualquier paraje; si antes no han decidido ellos mismos investigar su nuevo entorno y aventurarse fuera de su lugar de reclusión.

El Convenio Internacional de...

  • Fecha: 23/04/2004 12:00 (UTC)
  • Autor: Inmaculada Tapia
  • Fotos: 6
  • Palabras: 893
  • Referencia: 4000013122

El capricho y el desconocimiento están provocando viajes inauditos de especies exóticas a las que se aleja de su hábitat natural. Un perjuicio que no sólo se manifiesta en el animal sino que también provoca estragos en el medio ambiente del país de acogida, cuando después de la ilusión que provoca la novedad, sus propietarios se deshacen de ellos en un espacio inadecuado.

El comercio ilegal de especies exóticas es un negocio rentable del que se aprovechan desaprensivos en busca de una abultada cuenta corriente. Los viajes alrededor del mundo han creado en la mentalidad de muchos turistas la idea errónea de adquirir una especie autóctona como si fuera un `souvenir´ más. Su compra en mercadillos o su captura durante un paseo convierte luego los aeropuertos en auténticos zoológicos, pues es la policía quien se encarga de retener las especies a la espera de repatriarlas a su lugar de origen.

Sin embargo, muchas de estas especies pueblan los hogares de todo el mundo. Caimanes, serpientes, arañas, salamandras o monos han cohabitado en viviendas de 70 metros o menos con sus inquilinos habituales. La situación se descubre cuando cansados de cuidar el animal sus dueños lo abandonan a su suerte en cualquier paraje; si antes no han decidido ellos mismos investigar su nuevo entorno y aventurarse fuera de su lugar de reclusión.

El Convenio Internacional de...

  • Fecha: 23/04/2004 12:00 (UTC)
  • Autor: Inmaculada Tapia
  • Fotos: 6
  • Palabras: 893
  • Referencia: 4000013122

El capricho y el desconocimiento están provocando viajes inauditos de especies exóticas a las que se aleja de su hábitat natural. Un perjuicio que no sólo se manifiesta en el animal sino que también provoca estragos en el medio ambiente del país de acogida, cuando después de la ilusión que provoca la novedad, sus propietarios se deshacen de ellos en un espacio inadecuado.

El comercio ilegal de especies exóticas es un negocio rentable del que se aprovechan desaprensivos en busca de una abultada cuenta corriente. Los viajes alrededor del mundo han creado en la mentalidad de muchos turistas la idea errónea de adquirir una especie autóctona como si fuera un `souvenir´ más. Su compra en mercadillos o su captura durante un paseo convierte luego los aeropuertos en auténticos zoológicos, pues es la policía quien se encarga de retener las especies a la espera de repatriarlas a su lugar de origen.

Sin embargo, muchas de estas especies pueblan los hogares de todo el mundo. Caimanes, serpientes, arañas, salamandras o monos han cohabitado en viviendas de 70 metros o menos con sus inquilinos habituales. La situación se descubre cuando cansados de cuidar el animal sus dueños lo abandonan a su suerte en cualquier paraje; si antes no han decidido ellos mismos investigar su nuevo entorno y aventurarse fuera de su lugar de reclusión.

El Convenio Internacional de...

  • Fecha: 23/04/2004 12:00 (UTC)
  • Autor: Inmaculada Tapia
  • Fotos: 6
  • Palabras: 893
  • Referencia: 4000013122

El capricho y el desconocimiento están provocando viajes inauditos de especies exóticas a las que se aleja de su hábitat natural. Un perjuicio que no sólo se manifiesta en el animal sino que también provoca estragos en el medio ambiente del país de acogida, cuando después de la ilusión que provoca la novedad, sus propietarios se deshacen de ellos en un espacio inadecuado.

El comercio ilegal de especies exóticas es un negocio rentable del que se aprovechan desaprensivos en busca de una abultada cuenta corriente. Los viajes alrededor del mundo han creado en la mentalidad de muchos turistas la idea errónea de adquirir una especie autóctona como si fuera un `souvenir´ más. Su compra en mercadillos o su captura durante un paseo convierte luego los aeropuertos en auténticos zoológicos, pues es la policía quien se encarga de retener las especies a la espera de repatriarlas a su lugar de origen.

Sin embargo, muchas de estas especies pueblan los hogares de todo el mundo. Caimanes, serpientes, arañas, salamandras o monos han cohabitado en viviendas de 70 metros o menos con sus inquilinos habituales. La situación se descubre cuando cansados de cuidar el animal sus dueños lo abandonan a su suerte en cualquier paraje; si antes no han decidido ellos mismos investigar su nuevo entorno y aventurarse fuera de su lugar de reclusión.

El Convenio Internacional de...

  • Fecha: 23/04/2004 12:00 (UTC)
  • Autor: Inmaculada Tapia
  • Fotos: 6
  • Palabras: 893
  • Referencia: 4000013122

El capricho y el desconocimiento están provocando viajes inauditos de especies exóticas a las que se aleja de su hábitat natural. Un perjuicio que no sólo se manifiesta en el animal sino que también provoca estragos en el medio ambiente del país de acogida, cuando después de la ilusión que provoca la novedad, sus propietarios se deshacen de ellos en un espacio inadecuado.

El comercio ilegal de especies exóticas es un negocio rentable del que se aprovechan desaprensivos en busca de una abultada cuenta corriente. Los viajes alrededor del mundo han creado en la mentalidad de muchos turistas la idea errónea de adquirir una especie autóctona como si fuera un `souvenir´ más. Su compra en mercadillos o su captura durante un paseo convierte luego los aeropuertos en auténticos zoológicos, pues es la policía quien se encarga de retener las especies a la espera de repatriarlas a su lugar de origen.

Sin embargo, muchas de estas especies pueblan los hogares de todo el mundo. Caimanes, serpientes, arañas, salamandras o monos han cohabitado en viviendas de 70 metros o menos con sus inquilinos habituales. La situación se descubre cuando cansados de cuidar el animal sus dueños lo abandonan a su suerte en cualquier paraje; si antes no han decidido ellos mismos investigar su nuevo entorno y aventurarse fuera de su lugar de reclusión.

El Convenio Internacional de...

  • Fecha: 23/04/2004 12:00 (UTC)
  • Autor: Inmaculada Tapia
  • Fotos: 6
  • Palabras: 893
  • Referencia: 4000013122

El capricho y el desconocimiento están provocando viajes inauditos de especies exóticas a las que se aleja de su hábitat natural. Un perjuicio que no sólo se manifiesta en el animal sino que también provoca estragos en el medio ambiente del país de acogida, cuando después de la ilusión que provoca la novedad, sus propietarios se deshacen de ellos en un espacio inadecuado.

El comercio ilegal de especies exóticas es un negocio rentable del que se aprovechan desaprensivos en busca de una abultada cuenta corriente. Los viajes alrededor del mundo han creado en la mentalidad de muchos turistas la idea errónea de adquirir una especie autóctona como si fuera un `souvenir´ más. Su compra en mercadillos o su captura durante un paseo convierte luego los aeropuertos en auténticos zoológicos, pues es la policía quien se encarga de retener las especies a la espera de repatriarlas a su lugar de origen.

Sin embargo, muchas de estas especies pueblan los hogares de todo el mundo. Caimanes, serpientes, arañas, salamandras o monos han cohabitado en viviendas de 70 metros o menos con sus inquilinos habituales. La situación se descubre cuando cansados de cuidar el animal sus dueños lo abandonan a su suerte en cualquier paraje; si antes no han decidido ellos mismos investigar su nuevo entorno y aventurarse fuera de su lugar de reclusión.

El Convenio Internacional de...

Contenidos del Reportaje:

<
>

El propietario de un concesionario de Haley Davindson tiene una mascota como pitón, a la que llama Miren.

Una iguana “Tijuana” uno de los objetos de deseo de los turistas. Las mascotas tradicionales han pasado a un segundo plano.

Camaleones, ardillas voladoras y otros animales viven en la casa de un joven en San Salvador (El Salvador).

Tres monos pertenecientes a la especie macacos fueron requisados en la frontera de Algeciras (España) con destino a Francia.

En la foto la imagen de una caimán abandonado en Málaga (España)

Dos boas constrictor fueron decomisadas en el aeropuerto de Barajas (Madrid-España). Medían entre dos y tres metros y viajaban con dos compañeras más: dos pitones molurus de dos metros.

Sugerencias de Producto

Texto
Texto deportes general España
Foto
Gráfico Cataluña
Foto
Fototeca
Reportaje
Reportajes general España
Vídeo
EFE VÍDEO España
Texto
EFECOM
Vídeo
EFE VÍDEO
Texto
Efedata