Reportaje

27/02/2004 12:00 (UTC)

HOGAR Y DECORACIÓN

Aislados del mundanal ruido

  • Fecha: 27/02/2004 12:00 (UTC)
  • Autor: Inmaculada Tapia
  • Fotos: 6
  • Palabras: 727
  • Referencia: 4000012112

Evitar los ruidos que llegan a nuestra vivienda del exterior no sólo es una necesidad, sino que puede convertirse en una obsesión. Cuando la privacidad de las conversaciones ajenas invade nuestra intimidad, nos hace suponer que también se produce ese efecto en sentido inverso. Poner algo más que una pared de por medio es la solución y las lanas minerales constituyen un buen remedio.

Cuando el ruido se convierte en un elemento distorsionador del ambiente, sus efectos negativos repercuten en el sistema nervioso de los inquilinos de la vivienda y, según algunos estudios, es el responsable de un gran número de enfermedades cardiovasculares y del sistema digestivo.

Uno de los descubrimientos más irritantes que se producen nada más mudarse de vivienda es comprobar que nuestros tabiques no son inmunes a los ruidos de la comunidad.

El ruido se mide en decibelios. Un nivel de 20 o 30 indica silencio; el ruido normal de la calle aumenta hasta 80, y la media del confort acústico se sitúa tres decibelios por debajo. Cuando de una habitación a otra la apreciación acústica se mantiene en un aislamiento de 30 dB es ineficaz: se entiende todo de una habitación a otra; si hablamos de 35dB es insuficiente: se oyen las voces, pero no se comprende su significado; 40dB se puede considerar suficiente: se percibe una conversación con esfuerzo, no se comprende su significado; la...

  • Fecha: 27/02/2004 12:00 (UTC)
  • Autor: Inmaculada Tapia
  • Fotos: 6
  • Palabras: 727
  • Referencia: 4000012112

Evitar los ruidos que llegan a nuestra vivienda del exterior no sólo es una necesidad, sino que puede convertirse en una obsesión. Cuando la privacidad de las conversaciones ajenas invade nuestra intimidad, nos hace suponer que también se produce ese efecto en sentido inverso. Poner algo más que una pared de por medio es la solución y las lanas minerales constituyen un buen remedio.

Cuando el ruido se convierte en un elemento distorsionador del ambiente, sus efectos negativos repercuten en el sistema nervioso de los inquilinos de la vivienda y, según algunos estudios, es el responsable de un gran número de enfermedades cardiovasculares y del sistema digestivo.

Uno de los descubrimientos más irritantes que se producen nada más mudarse de vivienda es comprobar que nuestros tabiques no son inmunes a los ruidos de la comunidad.

El ruido se mide en decibelios. Un nivel de 20 o 30 indica silencio; el ruido normal de la calle aumenta hasta 80, y la media del confort acústico se sitúa tres decibelios por debajo. Cuando de una habitación a otra la apreciación acústica se mantiene en un aislamiento de 30 dB es ineficaz: se entiende todo de una habitación a otra; si hablamos de 35dB es insuficiente: se oyen las voces, pero no se comprende su significado; 40dB se puede considerar suficiente: se percibe una conversación con esfuerzo, no se comprende su significado; la...

  • Fecha: 27/02/2004 12:00 (UTC)
  • Autor: Inmaculada Tapia
  • Fotos: 6
  • Palabras: 727
  • Referencia: 4000012112

Evitar los ruidos que llegan a nuestra vivienda del exterior no sólo es una necesidad, sino que puede convertirse en una obsesión. Cuando la privacidad de las conversaciones ajenas invade nuestra intimidad, nos hace suponer que también se produce ese efecto en sentido inverso. Poner algo más que una pared de por medio es la solución y las lanas minerales constituyen un buen remedio.

Cuando el ruido se convierte en un elemento distorsionador del ambiente, sus efectos negativos repercuten en el sistema nervioso de los inquilinos de la vivienda y, según algunos estudios, es el responsable de un gran número de enfermedades cardiovasculares y del sistema digestivo.

Uno de los descubrimientos más irritantes que se producen nada más mudarse de vivienda es comprobar que nuestros tabiques no son inmunes a los ruidos de la comunidad.

El ruido se mide en decibelios. Un nivel de 20 o 30 indica silencio; el ruido normal de la calle aumenta hasta 80, y la media del confort acústico se sitúa tres decibelios por debajo. Cuando de una habitación a otra la apreciación acústica se mantiene en un aislamiento de 30 dB es ineficaz: se entiende todo de una habitación a otra; si hablamos de 35dB es insuficiente: se oyen las voces, pero no se comprende su significado; 40dB se puede considerar suficiente: se percibe una conversación con esfuerzo, no se comprende su significado; la...

  • Fecha: 27/02/2004 12:00 (UTC)
  • Autor: Inmaculada Tapia
  • Fotos: 6
  • Palabras: 727
  • Referencia: 4000012112

Evitar los ruidos que llegan a nuestra vivienda del exterior no sólo es una necesidad, sino que puede convertirse en una obsesión. Cuando la privacidad de las conversaciones ajenas invade nuestra intimidad, nos hace suponer que también se produce ese efecto en sentido inverso. Poner algo más que una pared de por medio es la solución y las lanas minerales constituyen un buen remedio.

Cuando el ruido se convierte en un elemento distorsionador del ambiente, sus efectos negativos repercuten en el sistema nervioso de los inquilinos de la vivienda y, según algunos estudios, es el responsable de un gran número de enfermedades cardiovasculares y del sistema digestivo.

Uno de los descubrimientos más irritantes que se producen nada más mudarse de vivienda es comprobar que nuestros tabiques no son inmunes a los ruidos de la comunidad.

El ruido se mide en decibelios. Un nivel de 20 o 30 indica silencio; el ruido normal de la calle aumenta hasta 80, y la media del confort acústico se sitúa tres decibelios por debajo. Cuando de una habitación a otra la apreciación acústica se mantiene en un aislamiento de 30 dB es ineficaz: se entiende todo de una habitación a otra; si hablamos de 35dB es insuficiente: se oyen las voces, pero no se comprende su significado; 40dB se puede considerar suficiente: se percibe una conversación con esfuerzo, no se comprende su significado; la...

  • Fecha: 27/02/2004 12:00 (UTC)
  • Autor: Inmaculada Tapia
  • Fotos: 6
  • Palabras: 727
  • Referencia: 4000012112

Evitar los ruidos que llegan a nuestra vivienda del exterior no sólo es una necesidad, sino que puede convertirse en una obsesión. Cuando la privacidad de las conversaciones ajenas invade nuestra intimidad, nos hace suponer que también se produce ese efecto en sentido inverso. Poner algo más que una pared de por medio es la solución y las lanas minerales constituyen un buen remedio.

Cuando el ruido se convierte en un elemento distorsionador del ambiente, sus efectos negativos repercuten en el sistema nervioso de los inquilinos de la vivienda y, según algunos estudios, es el responsable de un gran número de enfermedades cardiovasculares y del sistema digestivo.

Uno de los descubrimientos más irritantes que se producen nada más mudarse de vivienda es comprobar que nuestros tabiques no son inmunes a los ruidos de la comunidad.

El ruido se mide en decibelios. Un nivel de 20 o 30 indica silencio; el ruido normal de la calle aumenta hasta 80, y la media del confort acústico se sitúa tres decibelios por debajo. Cuando de una habitación a otra la apreciación acústica se mantiene en un aislamiento de 30 dB es ineficaz: se entiende todo de una habitación a otra; si hablamos de 35dB es insuficiente: se oyen las voces, pero no se comprende su significado; 40dB se puede considerar suficiente: se percibe una conversación con esfuerzo, no se comprende su significado; la...

  • Fecha: 27/02/2004 12:00 (UTC)
  • Autor: Inmaculada Tapia
  • Fotos: 6
  • Palabras: 727
  • Referencia: 4000012112

Evitar los ruidos que llegan a nuestra vivienda del exterior no sólo es una necesidad, sino que puede convertirse en una obsesión. Cuando la privacidad de las conversaciones ajenas invade nuestra intimidad, nos hace suponer que también se produce ese efecto en sentido inverso. Poner algo más que una pared de por medio es la solución y las lanas minerales constituyen un buen remedio.

Cuando el ruido se convierte en un elemento distorsionador del ambiente, sus efectos negativos repercuten en el sistema nervioso de los inquilinos de la vivienda y, según algunos estudios, es el responsable de un gran número de enfermedades cardiovasculares y del sistema digestivo.

Uno de los descubrimientos más irritantes que se producen nada más mudarse de vivienda es comprobar que nuestros tabiques no son inmunes a los ruidos de la comunidad.

El ruido se mide en decibelios. Un nivel de 20 o 30 indica silencio; el ruido normal de la calle aumenta hasta 80, y la media del confort acústico se sitúa tres decibelios por debajo. Cuando de una habitación a otra la apreciación acústica se mantiene en un aislamiento de 30 dB es ineficaz: se entiende todo de una habitación a otra; si hablamos de 35dB es insuficiente: se oyen las voces, pero no se comprende su significado; 40dB se puede considerar suficiente: se percibe una conversación con esfuerzo, no se comprende su significado; la...

Contenidos del Reportaje:

<
>

La música suele ser uno de los elementos habituales de queja en las comunidades de vecinos.

Acondicionar acústicamente una habitación consiste en dotarla de un revestimiento adecuado en muros, suelos y techos

El sistema de lana que propone Rockwool posee una estructura multidireccional abierta que frena los movimientos de las partículas de aire y disipa la energía sonora, proporcionando absorción acústica y aislamiento.

El ruido se mide en decibelios. Un nivel de 20 o 30 indica silencio; el ruido normal de la calle aumenta hasta 80, y la media del confort acústico se sitúa tres decibelios por debajo.

Los tabiques han pasado de ser un elemento realmente separador y aislante, en una comunidad de vecinos, a un simple elemento decorativo que divide espacios.

El ruido repercute en el sistema nervioso de los inquilinos de la vivienda y, según algunos estudios, es el responsable de un gran número de enfermedades cardiovasculares y del sistema digestivo.

Sugerencias de Producto

Vídeo
EFE VÍDEO España
Foto
Gráfico deportes España
Foto
Fototeca
Texto
Texto España
Texto
Texto deportes general España
Reportaje
Reportajes general España
Vídeo
EFE VÍDEO
Foto
Servicio Gráfico General España