Reportaje

02/12/2002 12:00 (UTC)

ESPECIAL NAVIDAD

Aires de fiesta en Navidad

  • Fecha: 02/12/2002 12:00 (UTC)
  • Autor: Carmen Martín
  • Fotos: 5
  • Palabras: 924
  • Referencia: 4000006585

En estas fiestas navideñas, el personal principia a vestir con cierto esmero, con cierto delicado "glamour", como si en las postrimerías del año nos entraran unas ganas desmesuradas de mudar hacia unas prendas elegantonas, atildadas e incluso emperifolladas. Pero siempre es tiempo de cambio.

En Navidad, durante las reuniones de familia, en las cenas entre amigos y entre el copeo galante de fiestas y francachelas, cada año que pasa se va imponiendo lucir trajes engalanados de brillos, chaqués con aires de revivida belle epoque, entre ellos, y escotes en inquietas uves, entre ellas. Como si no quedara otro remedio que aposentarnos entre un poso de lujo o una convulsa vistosidad.

La fiesta de Fin de año, esa celebración de despedida última y cíclica, se erige en el estandarte de estas maneras atildadas en el vestir, y así vemos por las calles, entre el aroma del año que se marchita y el que nace, festejantes embozados en trajes de noche, con apariencia de espectros endomingados o tipos de gentes que parecen tener diferente piel.

APUESTA POR EL RECICLAJE. En esta época de economía convulsa, en la que no se vive el mejor momento económico, es preferible recurrir al fondo de armario y mezclar distintas prendas hasta conseguir el atuendo deseado. Este año la Navidad admite...

  • Fecha: 02/12/2002 12:00 (UTC)
  • Autor: Carmen Martín
  • Fotos: 5
  • Palabras: 924
  • Referencia: 4000006585

En estas fiestas navideñas, el personal principia a vestir con cierto esmero, con cierto delicado "glamour", como si en las postrimerías del año nos entraran unas ganas desmesuradas de mudar hacia unas prendas elegantonas, atildadas e incluso emperifolladas. Pero siempre es tiempo de cambio.

En Navidad, durante las reuniones de familia, en las cenas entre amigos y entre el copeo galante de fiestas y francachelas, cada año que pasa se va imponiendo lucir trajes engalanados de brillos, chaqués con aires de revivida belle epoque, entre ellos, y escotes en inquietas uves, entre ellas. Como si no quedara otro remedio que aposentarnos entre un poso de lujo o una convulsa vistosidad.

La fiesta de Fin de año, esa celebración de despedida última y cíclica, se erige en el estandarte de estas maneras atildadas en el vestir, y así vemos por las calles, entre el aroma del año que se marchita y el que nace, festejantes embozados en trajes de noche, con apariencia de espectros endomingados o tipos de gentes que parecen tener diferente piel.

APUESTA POR EL RECICLAJE. En esta época de economía convulsa, en la que no se vive el mejor momento económico, es preferible recurrir al fondo de armario y mezclar distintas prendas hasta conseguir el atuendo deseado. Este año la Navidad admite...

  • Fecha: 02/12/2002 12:00 (UTC)
  • Autor: Carmen Martín
  • Fotos: 5
  • Palabras: 924
  • Referencia: 4000006585

En estas fiestas navideñas, el personal principia a vestir con cierto esmero, con cierto delicado "glamour", como si en las postrimerías del año nos entraran unas ganas desmesuradas de mudar hacia unas prendas elegantonas, atildadas e incluso emperifolladas. Pero siempre es tiempo de cambio.

En Navidad, durante las reuniones de familia, en las cenas entre amigos y entre el copeo galante de fiestas y francachelas, cada año que pasa se va imponiendo lucir trajes engalanados de brillos, chaqués con aires de revivida belle epoque, entre ellos, y escotes en inquietas uves, entre ellas. Como si no quedara otro remedio que aposentarnos entre un poso de lujo o una convulsa vistosidad.

La fiesta de Fin de año, esa celebración de despedida última y cíclica, se erige en el estandarte de estas maneras atildadas en el vestir, y así vemos por las calles, entre el aroma del año que se marchita y el que nace, festejantes embozados en trajes de noche, con apariencia de espectros endomingados o tipos de gentes que parecen tener diferente piel.

APUESTA POR EL RECICLAJE. En esta época de economía convulsa, en la que no se vive el mejor momento económico, es preferible recurrir al fondo de armario y mezclar distintas prendas hasta conseguir el atuendo deseado. Este año la Navidad admite...

  • Fecha: 02/12/2002 12:00 (UTC)
  • Autor: Carmen Martín
  • Fotos: 5
  • Palabras: 924
  • Referencia: 4000006585

En estas fiestas navideñas, el personal principia a vestir con cierto esmero, con cierto delicado "glamour", como si en las postrimerías del año nos entraran unas ganas desmesuradas de mudar hacia unas prendas elegantonas, atildadas e incluso emperifolladas. Pero siempre es tiempo de cambio.

En Navidad, durante las reuniones de familia, en las cenas entre amigos y entre el copeo galante de fiestas y francachelas, cada año que pasa se va imponiendo lucir trajes engalanados de brillos, chaqués con aires de revivida belle epoque, entre ellos, y escotes en inquietas uves, entre ellas. Como si no quedara otro remedio que aposentarnos entre un poso de lujo o una convulsa vistosidad.

La fiesta de Fin de año, esa celebración de despedida última y cíclica, se erige en el estandarte de estas maneras atildadas en el vestir, y así vemos por las calles, entre el aroma del año que se marchita y el que nace, festejantes embozados en trajes de noche, con apariencia de espectros endomingados o tipos de gentes que parecen tener diferente piel.

APUESTA POR EL RECICLAJE. En esta época de economía convulsa, en la que no se vive el mejor momento económico, es preferible recurrir al fondo de armario y mezclar distintas prendas hasta conseguir el atuendo deseado. Este año la Navidad admite...

  • Fecha: 02/12/2002 12:00 (UTC)
  • Autor: Carmen Martín
  • Fotos: 5
  • Palabras: 924
  • Referencia: 4000006585

En estas fiestas navideñas, el personal principia a vestir con cierto esmero, con cierto delicado "glamour", como si en las postrimerías del año nos entraran unas ganas desmesuradas de mudar hacia unas prendas elegantonas, atildadas e incluso emperifolladas. Pero siempre es tiempo de cambio.

En Navidad, durante las reuniones de familia, en las cenas entre amigos y entre el copeo galante de fiestas y francachelas, cada año que pasa se va imponiendo lucir trajes engalanados de brillos, chaqués con aires de revivida belle epoque, entre ellos, y escotes en inquietas uves, entre ellas. Como si no quedara otro remedio que aposentarnos entre un poso de lujo o una convulsa vistosidad.

La fiesta de Fin de año, esa celebración de despedida última y cíclica, se erige en el estandarte de estas maneras atildadas en el vestir, y así vemos por las calles, entre el aroma del año que se marchita y el que nace, festejantes embozados en trajes de noche, con apariencia de espectros endomingados o tipos de gentes que parecen tener diferente piel.

APUESTA POR EL RECICLAJE. En esta época de economía convulsa, en la que no se vive el mejor momento económico, es preferible recurrir al fondo de armario y mezclar distintas prendas hasta conseguir el atuendo deseado. Este año la Navidad admite...

Contenidos del Reportaje:

<
>

Vestido largo negro de gasa con escote en “uve”, popuesta de Loewe

La modelo luce un traje de chaqueta sobre stilettos.

Top y pantalón de terciopelo negro con complementos en tonos dorados, de Roberto Verino.

Vestido de pailletes de colores del diseñador Valentino.

Blusa blanca con bordados y falda negra plisada, propuesta de Oscar de la Renta.

Sugerencias de Producto

Texto
EFECOM
Vídeo
EFE VÍDEO Internacional para España
Foto
Fototeca
Texto
Texto Castilla y León
Texto
Efedata
Vídeo
EFE VÍDEO España
Reportaje
Reportajes general España
Foto
Gráfico deportes España