Reportaje

24/11/2009 12:00 (UTC)

TURISMO

Abbotsford, el castillo de Walter Scott

En una visita a Escocia es obligado contemplar la majestuosidad del castillo de Abbotsford, el lugar donde el escritor Walter Scott dio rienda suelta a su imaginación.

DESTACADOS:.

--- La casa de ese nombre, situada en un paisaje de paradisíaca calma, en medio de un valle pintoresco por el que discurre el Tweed, uno de los grandes ríos salmoneros del país, es todo un monumento al gusto de Scott por la historia, por el pasado romántico de su patria y su tenacidad de escritor.

--- Rodeada por una muralla con torreones, Abbotsford ofrece hoy testimonio de la pasión de Scott no sólo por el pasado escocés, idealizado en sus novelas históricas, que fascinaron en su día a millones de lectores de distintos continentes, sino también y de modo tal vez consecuente de su afición por la heráldica y la armería.

--- En su estudio, la más personal de las habitaciones, puede verse el escritorio sobre el que creó sus obras más célebres mientras que el salón de estar, dotado de una espléndida chimenea, tiene las paredes tapizadas con papel chino, un regalo al escritor de su primo, Hugh Scott, que trabajaba para la East India Company.

Para los amantes de su literatura,...

En una visita a Escocia es obligado contemplar la majestuosidad del castillo de Abbotsford, el lugar donde el escritor Walter Scott dio rienda suelta a su imaginación.

DESTACADOS:.

--- La casa de ese nombre, situada en un paisaje de paradisíaca calma, en medio de un valle pintoresco por el que discurre el Tweed, uno de los grandes ríos salmoneros del país, es todo un monumento al gusto de Scott por la historia, por el pasado romántico de su patria y su tenacidad de escritor.

--- Rodeada por una muralla con torreones, Abbotsford ofrece hoy testimonio de la pasión de Scott no sólo por el pasado escocés, idealizado en sus novelas históricas, que fascinaron en su día a millones de lectores de distintos continentes, sino también y de modo tal vez consecuente de su afición por la heráldica y la armería.

--- En su estudio, la más personal de las habitaciones, puede verse el escritorio sobre el que creó sus obras más célebres mientras que el salón de estar, dotado de una espléndida chimenea, tiene las paredes tapizadas con papel chino, un regalo al escritor de su primo, Hugh Scott, que trabajaba para la East India Company.

Para los amantes de su literatura,...

En una visita a Escocia es obligado contemplar la majestuosidad del castillo de Abbotsford, el lugar donde el escritor Walter Scott dio rienda suelta a su imaginación.

DESTACADOS:.

--- La casa de ese nombre, situada en un paisaje de paradisíaca calma, en medio de un valle pintoresco por el que discurre el Tweed, uno de los grandes ríos salmoneros del país, es todo un monumento al gusto de Scott por la historia, por el pasado romántico de su patria y su tenacidad de escritor.

--- Rodeada por una muralla con torreones, Abbotsford ofrece hoy testimonio de la pasión de Scott no sólo por el pasado escocés, idealizado en sus novelas históricas, que fascinaron en su día a millones de lectores de distintos continentes, sino también y de modo tal vez consecuente de su afición por la heráldica y la armería.

--- En su estudio, la más personal de las habitaciones, puede verse el escritorio sobre el que creó sus obras más célebres mientras que el salón de estar, dotado de una espléndida chimenea, tiene las paredes tapizadas con papel chino, un regalo al escritor de su primo, Hugh Scott, que trabajaba para la East India Company.

Para los amantes de su literatura,...

En una visita a Escocia es obligado contemplar la majestuosidad del castillo de Abbotsford, el lugar donde el escritor Walter Scott dio rienda suelta a su imaginación.

DESTACADOS:.

--- La casa de ese nombre, situada en un paisaje de paradisíaca calma, en medio de un valle pintoresco por el que discurre el Tweed, uno de los grandes ríos salmoneros del país, es todo un monumento al gusto de Scott por la historia, por el pasado romántico de su patria y su tenacidad de escritor.

--- Rodeada por una muralla con torreones, Abbotsford ofrece hoy testimonio de la pasión de Scott no sólo por el pasado escocés, idealizado en sus novelas históricas, que fascinaron en su día a millones de lectores de distintos continentes, sino también y de modo tal vez consecuente de su afición por la heráldica y la armería.

--- En su estudio, la más personal de las habitaciones, puede verse el escritorio sobre el que creó sus obras más célebres mientras que el salón de estar, dotado de una espléndida chimenea, tiene las paredes tapizadas con papel chino, un regalo al escritor de su primo, Hugh Scott, que trabajaba para la East India Company.

Para los amantes de su literatura,...

Contenidos del Reportaje:

<
>

Estatua de Sir Walter Scott en Edimburgo

Entrada a la casa erigida por el escritor y poeta Sir Walter Scott, llamada Abbotsford house. Abbotsford fue su posesión más querida, el sueño de su vida, fruto de su imaginación.

La casa de Abbotsford, situada en un paisaje de paradisíaca calma, en medio de un valle pintoresco por el que discurre el Tweed, uno de los grandes ríos salmoneros del país, en las llamadas Scottish Borders -la frontera entre Escocia e Inglaterra-, es todo un monumento al gusto de Scott por la historia, por el pasado romántico de su patria y su tenacidad de escritor.

Monumento levantado a la memoria de Scott en la comercial Princes Street de Edimburgo, el más alto erigido a un escritor en todo el mundo, un híbrido entre un cohete espacial y un templete gótico.

Sugerencias de Producto

Texto
Texto deportes general España
Texto
Texto internacional general para España
Foto
Gráfico Galicia
Vídeo
EFE VÍDEO España
Foto
Fototeca
Texto
EFECOM
Texto
Texto Andalucía
Foto
Gráfico Cataluña